sábado, 15 de febrero de 2014

Fracturas


Todas las vidas llevan, al menos, una fractura dentro. Algunos no se dan por enterados. Hasta que un día se caen al suelo porque se les ha roto algún hueso.

17 comentarios:

Antonio Aguilera dijo...

Algunos llevamos varias. Pero si caigo era consciente de ello. Hay que sentirse vivo!!

elisa lichazul dijo...

somos un rompecabeza inacabado Pedro
estamos llenos de ranuras , cortes y fracturas
todos desde nenes
la realidad siempre nos sorprende


besos

virgi dijo...

¡Uf, y lo complicado que es solucionar esas roturas!
Besos

María dijo...

¡Qué razón llevas, Pedro!

Me encanta la imagen.

Un beso.

São dijo...

Existe também quem tenha muitas e se reconstrua com grampos, porque não quer dar o prazer da sua destruição a ninguém!

Querido amigo mio, bom domingo.

Aristos Veyrud dijo...

Lo difícil es levantarse luego, y si se tiene ya bastantes años todavía lo es más.
Saludos!!!

Emilio Manuel dijo...

Las vidas formas sociedades, algunas de ellas están muy fracturadas y quien tiene que curar no se entera o no quiere ver.

Saludos

Ele Bergón dijo...

Y más de una pero ahí estamos, intentando curarlas. No obstante se te puede escapar alguna que no sabías que la tenías. También es muy frecuente el que la arregles por un lado y se rompa por otro. En fin así es la vida de entretenida.

Besos

Luz

Ele Bergón dijo...

Por muchas cadenas que la eches, siempre puedes dejar algún resquicio. No todo se puede controlar.

Besos

Esther dijo...

Una franctura dentro? A sí, de lo más tonto, un día andando, la tibia y el peroné, qué sé yo!, me dijeron que por el hueso del crecimiento. Otro día abrí los ojos y se me quebró el mundo, sin embargo, la rotura más grave que he sufrido me aconteció un 13 de febrero; la muerte con sonrisa de guadaña me miró através de los ojos de mi hermana pequeña, caí fulminada al suelo y lo peor ... no estaba sola; un montón de cuerpos quebrados yacían a mi par. Durante mucho tiempo creí no poder levantarme, pero un día, la vida con su voz de pájaro, entonando una canción matutina, abríó sus brazos de arcoíris y me dijo: ven aquí que te levanto!"

Abejita de la Vega dijo...

Los huesos soldaron, ahí dentro quedaron huellas.

mojadopapel dijo...

Para las fracturas.... nada mejor que hacer un buen callo y olvidarlas.

Aldabra dijo...

Breve pero muy muy directo. Yo sé dónde tengo todas y cada una de mis fracturas y por eso siempre me acompaño de mis muletas invisibles para cuando las necesito.

Hay tantan soberbia en el mundo, Pedro. Soy de las que digo que miedo me dan aquellos que van por la vida de sobrados, de autosuficientes, esos que se comen el mundo hasta que el mundo se los come a ellos.

biquiños,

Pamisola dijo...

Es difícil no darse por enterado, depende de lo profundo de la fractura.
Una buena escayola...

Besos

Campurriana Campu dijo...

Si vives, te rompes de alguna manera...

Luis Antonio dijo...

Y lo que cuesta que suelden algunas de ellas...

José Luis Ríos Gabás dijo...

Creo que sí, y es lo normal. Tiramos con ellas toda la vida, a veces incluso incorporamos fracturas heredadas.

Un abrazo