jueves, 30 de enero de 2014

Balance final de la lectura de los Veinte poemas de amor y una canción desesperada y noticias de nuestras lecturas, con anuncio de la próxima.

Diseño de Rita para la lectura del poemario de Neruda

Leer los Veinte poemas de amor y una canción desesperada en estas semanas me ha deparado pocas sorpresas con respecto a lo que me esperaba. Constato que Neruda acertó en aquel poemario publicado en 1924: nos presentó, desde Chile, quizá por su misma condición de joven poeta desde un punto alejado de los circuitos más estables de la poesía de su tiempo, una expresión amorosa que recogía y ampliaba el modernismo de Rubén Darío tanto en el tratamiento del amor desde la carnalidad misma hasta su ritmo y estructura métrica que ya predecía la ruptura con lo tradicional. Escribió Neruda los poemas desde el núcleo mismo de una concepción del modernismo que parte del romanticismo vitial. Por eso las contradicciones -contradicciones aparentes- entre el feroz deseo de que el amor salve al yo poético con la exaltación de la necesidad de la pasión y la felicidad entre los amantes y la inevitable angustia de la tristeza cuando no se tiene el amor o se ha perdido. Sabemos que  después Neruda evolució tanto en la perspectiva personal como en la poética en su tratamiento del amor.En el poemario también está algo imprescindible para la poesía de la modernidad: lo metapoético, la propia reflexión sobre la poesía hilada con el tema amoroso. La escritura como hecho conceptual está inevitablemente presente. También está algo que lastra un poco, visto desde hoy, el acercamiento a su poesía: hay demasiada torrentera de expresiones, una cierta tendencia a la retórica misma. Sin embargo, nada puede oscurecer la brillante oportunidad de su publicación y el feliz hallazgo de un buen puñado de versos y alguno de los poemas, que han pasado ya a la historia literaria.

No he podido terminar de montar el recitado del resto de los poemas, lo haré en próximas entregas.

Noticias de nuestras lecturas


Campurriana se une a nuestra lectura del poemario de Neruda. Siento que se me pasara informar de su entrada en su día. En ella podréis ver cómo nos marcan las lecturas hechas en el momento justo de nuestra vida.

Paco Cuesta encuentra la inteligente forma definitiva de dejarse llevar por la poesía de Neruda. Imprescindible.

Mª Ángeles Merino comenta el poema 19, con unas ilustraciones que son una glosa al mismo poema. Os invito a ver esta entrada.

Gelu comenta el poema 12 de Neruda y completa la información biográfica que nos ayuda a comprenderlo.


Excelente la nueva entrada que publica Pancho sobre Todo lo que era sólido de Muñoz Molina, que nos ocupó en diciembre. Toca dos temas interesantes del libro: la comparación con los EE.UU. y la necesidad de dar testimonio de lo vivido. No menos interesante e imprescindible es la que dedica a la que podríamos pensar la verdadera causa de todo: el olvido de lo que éramos.

 

Gelu continúa con sus entradas sobre La estafeta romántica de Galdós, aquí para seleccionar y comentar las cartas XX y XXI. Buena oportunidad para engancharse a esta lectura que hicimos el año pasado.

Anuncio de la lectura del mes de febrero


En el mes de febrero leemos la novela de Laura Castañón Dejar las cosas en sus días, una magnífica saga familiar que atrapará al lector tanto por lo que cuenta como por la forma en la que lo hace. En este enlace podéis encontrar su página oficial en Facebook, con toda la información necesaria. La autora está al tanto de esta lectura y participará en la reunión de febrero del Club de lectura presencial, en Burgos. Todos aquellos seguidores de La Acequia estáis invitados a participar en ese acto, que se anunciará oportunamente.


Ya sabéis que recojo en estas entradas de los jueves los comentarios que los seguidores del Club de lectura hacen en su blog hasta el miércoles y aquellos que me dé tiempo del mismo jueves. Si me he olvidado de alguno, os agradecería que me lo hicierais saber.

12 comentarios:

Misterio dijo...

Me gusta Neruda... Me parece preciosa su poesía.

Lo que pasa es que estamos demasiado acostumbrados a ella, porque siempre salen sus versos por todas las partes, y eso hace que algunos le valoren menos.

Un beso.

elisa lichazul dijo...

Bien el resumen Pedro
pero a mi me gusta el Neruda maduro
sorry
me quedo con Los Versos del Capitán

besos

Marina dijo...

Neruda. Un poeta imprescindible en mis años de Universidad. Yo volaba coon él, iba del suelo a las más altas alturas de los altos espacios de mi mente imaginando y sintiendo con él...en un momento él me soltaba de su mano y loa caída siempre era estrepitosa... aún hoy, cuando lo recuerdo, me sobresalto.

... me sobresalto.

Besos para todos y muy buen trabajo. Yo no me uno porque soy una procrastinadora de superlujo y porque ahora mismo...estoy con un proyecto...

Creo, sinceramente, Pedro, que he perdido la poca razón que me quedaba. Pero o tienes un proyecto o te quedas inmóvil y te pilla el tiempo...

Besos corazón.

Rita dijo...

Me encanta Neruda. Y los versos quedaron de lujo en tu voz.

Que maravilla, poder contar con la autora entre vosotros para la próxima lectura. ¡Que pena que no vivo en Burgos!

Besos.

Abejita de la Vega dijo...

¿Neruda? Nunca me hubiera puesto a leer los "Veinte poemas..." por propia iniciativa. Objetivo conseguido, familiarizada con pájaros que picotean estrellas y demás. Las bellas y misteriosas imágenes que nos presenta el adolescente Neruda para contarnos su historia de amor imposible. Y la música de sus palabras, desde "cuerpo de mujer" hasta "abandonado". No era Pablo la alegría de la huerta, no.
Encantada de haber entrado en un ámbito literario distinto.
Animo a todos a leer el libro de Laura Castañón.
Gracias por tus comentarios.
Besos, Pedro.


Aristos Veyrud dijo...

Los 20 poemas de Amor y una Canción Desesperada corresponde a esa primera etapa de su universal obra que muchos críticos dividen en cinco, otros en cuatro, y algunos menos en tres.
Esos veinte poemas de AMOR, recurriendo a un símil, sería como la ruptura del cascarón del huevo que tanto obsesionó a Hermann Hesse, podría decirse que fue un segundo parto, para un segundo nacimiento al océano de la vida. Y fue una ruptura a un ritmo de intensas ausencias y encuentros, llegadas y partidas, de un corazón a otro, de un lugar a otro, de un ideal a otro, de un estilo del decir del verso a otro, en un ritmo vital como las olas del mar, como el viento y su calma, como los nacimientos y ocasos de los días, donde los puertos sólo eran una estadía temporal. Tales vaivenes y consciencia poética de un continuo cambio obligaban a preguntarse hasta sentir un centro desde de donde todo giraba u orbitaba, un centro que uniera todos los elementos sin que estos perdieran su mágica estructura, fuerza y vitalidad, la respuesta era siempre la misma: EL AMOR.
Pero ese amor no era un producto acabado el cual era preciso solo destapar, usar y luego tirar, no era el amor que tradicionalmente se vendía a los jóvenes corazones de su época, sabido es que las religiones e ideologías regulan esta gran pasión hasta lograr que enferme, se marchite y hasta se transmute en odio al ser humano, a la naturaleza, al devenir transformado en pánico y angustia al correr del tiempo. Los cánones seguidos tradicionalmente no ofrecieron entonces la respuesta, la respuesta estaba en la poesía pero no como solución a un acertijo, sino como puerta a un camino infinito, a una "Tentativa del hombre infinito" como sinfonía universal jamás concluida, sin acordes finales, ya que cada acorde era la apertura de una nueva sinfonía en un juego hacia la inmensidad del mundo y del corazón humano y del universo.
En esta intensa y constante búsqueda universal era natural que abordara más tarde lo que ya un filósofo y preceptor de Alejandro Magno enunciara, "El hombre es un animal político" pero eso ya corresponde a una etapa posterior al tema de los veinte poemas.
En esa temprana obra, casi que de adolescente, donde el amor repica en el poeta, lo acosa, y lo interroga, se empieza a dirimir el cuerpo y el espacio de esta fuerza universal donde él apenas es un iniciado. Para mí el Poeta abre los horizontes de su gran descubrimiento existencial en estos dos versos del poema X:
"Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana? "

Me queda felicitarle a usted Profesor por esta importante actividad blog de la lengua hispana que la retroalimenta y la reconstruye manteniéndola viva y llameante.
Un abrazo!!!

Omar enletrasarte dijo...

Neruda dejó su rastro en Uruguay
saludos

São dijo...

Que grata te fico por estas ruas preciosas análises, que tanto me ajudam, ainda quando não conheço as obras. O que não o caso deste livro de Neruda.

Pena não poder participar nas interessantes actividades que propões...

Grande abraço, querido amigo mio

pancho dijo...

A la vista está que tu propuesta de lectura mensual es un éxito, hay lectores y comentaristas de todos los rincones de habla hispana. Por ahí cada vez se ven más clubs de lectura por internet, pero La Acequia fue primero con el Quijote. Los participantes te agradecemos tu constancia, coordinación y horas que le dedicas, que seguro quitarás de otras cosas.Por supuesto lo mucho que enseñas al que no sabe.

Yo aquí sigo con el ensayo de Muñoz Molina, parece que estoy escribiendo otro, no hay manera de resumirlo más y mira que lo intento. Pero el autor lo borda y así es imposible sintetizar más.

Un abrazo

Myriam dijo...

Cómo te dije en una oportunidad, debo de ser una de las pocas personas que no habían leído Neruda hasta que lo trajiste al Club de Lectura y encima con tu fantástica recitación de Los "20 poemas y la canción desesperada", así que gracias; gracias por tu dedicación, por el tiempo que nos das. Por todo.

Me bajé de Internet la Biografía de Neruda para leerla no bien pueda. Y ya empecé con la lectura de "Dejar las cosas en sus días". Que bien que los del grupo presencial puedan entrevistar a la escritora.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Para el lector "corriente" la suma de impulso juvenil desbordante, ruptura con lo establecido y torrentera de expresiones es un combinado fuerte que necesita un periodo de asimilación para que la digestión sea correcta. Al menos para éste lector.
Un abrazo

Esther dijo...

A mí después de esta lectura, los "20 poemas y ..." , con todas sus faltas y excesos, me siguen gustando. Será porque me gusta el lenguaje de Pablo Neruda en general y en particular encuentro que cada poemario suyo tiene su encanto, en su contexto. Bueno, miento, de Neruda no todo me gusta, aunque en este caso, mi aversión es relativa a su "estalinismo" pero éste es otro cantar.

Muchas gracias por vuestras lecturas, ha sido un placer leeros y descubrir un montón de cosas que en mis anteriores lecturas del poemario ni había percibido, ni mucho menos me había planteado. Muchas gracias Profesor Ojeda por este club de lectura, por su sabia dirección y coordinación. Abro esta ventana, os leo, comento -lo reconozco, demasiada verborrea, soy una pesada- y me siento un poquito más cerca de mi tierra.