lunes, 25 de noviembre de 2013

donde nos quieren llevar no me gusta


Donde nos quieren llevar no me gusta. Donde nos quieren llevar es a un mundo lleno de alambradas para las personas pero no para el dinero. Donde nos quieren llevar es a un mundo en el que las cosas se decidan por encima de mi voto, en el que yo no pueda tener raíces y la memoria sea tan frágil que nos la dibujen. Donde nos quieren llevar es a un tiempo sin tiempo para estar en casa con los míos ni siquiera un domingo. Donde nos quieren llevar es a un mundo en el que no sepa cómo pagaré las medicinas cuando enferme y sea viejo. Donde nos quieren llevar es a un mundo en el que yo no sea más que una parte de la cuenta de resultados de sus finanzas. Donde nos quieren llevar es a un espacio de frontera en el que yo me deba sentir culpable por no ser uno de ellos y reaccione contra los que como yo están en tierra de nadie, en el que nos convirtamos en colaboracionistas, delatores y perros guardianes de nuestro propio campo de trabajo a cambio de un mendrugo de pan mayor que al resto de los que en él trabajan. Donde nos quieren llevar es a un mundo en el que ni dignidad me dejen para acudir cada día a mi trabajo y volver a casa con la satisfacción del día cumplido y abrace a mis hijos con el tiempo suficiente para poder reírme con ellos. Donde nos quieren llevar es a una espiral en la que yo pierda la conciencia de mi origen y condición. Donde nos quieren llevar es a un mundo en el que tenga que sentirme tornillo de un engranaje del que nadie me ha mostrado los planos ni me haya consultado para construirlo y me tenga que creer que todo es por mi bien porque ellos saben lo que es bueno. Donde nos quieren llevar no me gusta y me lo repito cada día ante el espejo del cuarto de baño de mi casa porque, al menos, no podrán hacerme desear aquello que no me gusta. Por si algún día me encuentro con otro al que tampoco le guste y ya seamos dos. O cuatro. O una decena.

24 comentarios:

Pamisola dijo...

O muchas decenas; que llegado el día de tener que decidir, nos volvamos a sentir engañados, y otra vez volver a lo mismo.
Esperemos que no.

Besos.

elisa lichazul dijo...

somos miles y miles que a disgusto estamos Pedro, de eso no te quepa la duda

besos

Myriam dijo...

De tres en tres, más tres por tres, y otros rres o cuatro o una docena, yendo para otro lado que el que ellos quieren, pero siempre avanti.

Besos

Antonio Aguilera dijo...

Intento tirar en sentido contrario, no se las fuerzas que me acompañarán.

Antonio Aguilera dijo...

Intento tirar en sentido contrario, no se las fuerzas que me acompañarán.

María dijo...

No me gusta nada a dónde nos están llevando, ni a dónde nos llevarán, creo que para ellos somos un cero a la izquierda porque nos han utilizado para llegar a ser sus títeres, no miran por el pueblo, aunque ¿qué se podía esperar de un partido de derechas y más cuándo nos han mentido? un retroceso y recorte en todos los aspectos.

Un beso.

Spaghetti dijo...

Donde nos quieren llevar, ya estuvieron nuestros antepasados. Nos llevan hacia el pasado, a una España en blanco y negro, martillo de herejes y espada de la cristiandad. Pero no pueden pretender que nadie se sienta orgullosos de este retroceso, porque ni siquiera es deseable para los que lo pretenden.

Neogéminis dijo...

Un sitio horrible, por cierto. Pero no nos olvidemos que aún tenemos el poder de no dejar que nos lleven de las narices...si nos juntamos y nos oponemos, si no los dejamos, si nos permitimos ser libres... Me alegra estar otra vez revoloteando entre amigos, aunque la realidad duela.
Un abrazo!

LA ZARZAMORA dijo...

Yo tampoco iré...
Que no nos esperen.
Besos, Pedro.

Joselu dijo...

El género distópico alumbra posibles escenarios de adónde podemos terminar yendo en un mundo que ha llegado al límite de sus recursos que se creían inagotables y se esperaba que el crecimiento fuera indefinido. Ahora advertimos que no es así, y que vuelven a abrirse profundas grietas entre los que poseen mucho y los que cada vez tienen menos derechos y poseen menos. Es muy preocupante, pero la sociedad tras el estallido del 15.M ha parecido quedar anestesiada ante la hilaridad del poder que nos explica que lo hacen todo por nuestro bien.

Anabel Rodríguez dijo...

Me pregunto si nos quieren llevar, si nos llevan, es más a ratitos me pregunto si no estamos allí y lo que sucede es que aún no nos percatamos. Somos más de dos, mas de diez, más de una docena, somos muchos. Un beso,

Anónimo dijo...

Creo que la sociedad Española está anestesiada, y estos políticos que lo saben, hacen todo lo que les da la realisima gana. Ayer por la noche viendo y escuchando al ministro del interior, me produjo ASCO.

São dijo...

Tal como a ti, também não me agrada a Nova Ordem Mundial que uns tantos escroques sedentos de Poder, ainda mais do que de dinheiro, nos estão a querer impor.

Temos mesmo de lutar, Pedro, e até por isso partilhei no facebook.

Abraço forte, querido amigo mio

pancho dijo...

Hay más "colaboracionistas, delatores y perros guardianes" del uniforme de lo que parece a simple vista. Ahora más que nunca te castigan contra la pared si no estás a favor de la mansa unanimidad bovina.Hemos sido el tornillo moderno (brillante imagen)con guía incorporada y manual de instrucciones al que le dan todo hecho demasiado tiempo. Pero este pueblo es bravo, difícil de domar.

cristal00k dijo...

Me pregunto que harán/emos, ellos y nosotros... cuando seamos millones.

Y ojalá,a muchos, nos dé tiempo a verlo. :)

Magnífico texto.

AMALIA dijo...

Tampoco me gusta a dónde nos quieren llevar...

Un abrazo.

Marina dijo...

Pues apúntame en esa lista porque a mi no es que no me guste, que no, si no que me aterroriza la herencia que les vamos a dejar a nuestros hijos.
Besos

DORCA´S LIBRARY dijo...

Creo que tenemos más poder del que a veces somos conscientes. Tenemos el poder de decir NO. Pero para ejercerlo hace falta también una buena dosis de valor. Se puede empezar por las pequeñas cosas. Negándonos a ser parte de las pequeñas miserias cotidianas y cuando nos demos cuenta, habremos conseguido un largo camino. Y sobre todo no ir acomplejados por querer ser mejor persona. Si los que se dedican a hacer daño no se ocultan ¿por qué va a tener que vivir clandestinamente la buena gente?.

Ele Bergón dijo...

Somos muchos a los que no nos gustan a donde nos quieren llevar, así que nuestra arma es la unión. Yo lo tengo claro.

Un abrazo

Luz

mojadopapel dijo...

Donde nos quieran llevar no es donde queremos ir...creo que lo tenemos bien claro, y no hace falta decir el número de los que pensamos así...cada minuto que respiremos en esta tónica son minutos a restar de sus intenciones y no es tan fácil que nos dirijan.

Luis Antonio dijo...

Apúntame en la lista, amigo Pedro, pero me temo que, si no somos capaces de ir a más, quedará en "papel mojado"...

Esther dijo...

A mí tampoco me gusta, apúntame tb ...

Paco Cuesta dijo...

O todos, que sería lo acertado.
Un abrazo

Asun dijo...

Creo que somos muchos ya muchos, miles, los que no nos gusta donde nos quieren llevar.
Los que ya tenemos una cierta edad hemos conocido en directo parte de eso a lo que nos quieren llevar, y lo que no hemos conocido por nosotros mismos sí que lo hemos conocido por las múltiples historias que nos han contado nuestros padres y abuelos. Esto quiere decir que nos están llevando a la España de hacer unas cuantas décadas, y a mí tampoco me gusta.
Besos