domingo, 13 de octubre de 2013

Convertirse en un político-menina


Basta sacar la cabeza por el hueco para convertirte en una menina. Luego ya no encuentras forma de retirarte con dignidad. Es lo que tiene la adulación cortesana, un trabajo en el que se es soberbio con los de abajo y humilde con los de arriba, y en el que acabas entrampado en dimes, diretes, enredos de salón y no consigues ser más que un político servil que tiene miedo a perder el cargo y vértigo a pisar la calle. Y hoy ni siquiera te retratará Velázquez.

15 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Y de menina a bufón.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Económicamente lo encuentran rentable. Se arrastran y babean por entrar en el círculo.
Hay que servir. En fin.

Saludos.

elisa lichazul dijo...

en todos lados se cuecen habas
además ellos son un mal necesario, pocos son los que están dispuestos a jugarse el pellejo en lo político, muchos prefieren la periferia o el ostracismo

besos fugaces jajaja

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
En el Prado, en la sala de las Meninas, había un espejo de pared enfrente (supongo que seguirá) así cuando entrabas y mirabas en el espejo, en según que perspectiva estabas dentro.

Los políticos de hoy son aquellos que entran en esa sala grandiosa de Velázquez y quedan atrapados para siempre, como en el film de Buñuel el Ángel Exterminador, nadie les impide salir, de hecho es sano mentalmente e higiénicamente, pero les resulta imposible; al parecer les atrapa el encuadre y pierden la perspectiva para siempre.

Suyo, Z+-----

Rayén dijo...

En política y en otras cosas de la vida, dicen que cuando se mueven los de abajo caen los de arriba.
Ha sido un agrado pasar a visitarte.
Un abrazo y que tengas una linda semana.

Bertha dijo...

Tienes razón; la política se a vuelto servil al dinero y sorda a la justicia.

Un saludo.

Paco Cuesta dijo...

Cambió varias veces de nombre hasta quedarse con el actual, sinónimo de paje (menino) a la sazón, oficio un tanto servil.
Un abrazo

Isabel dijo...

Muy bueno Pedro, y cuanta razón tienes. Besos Isabel.

José Núñez de Cela dijo...

Muy acertado.
El problema es ¿de quién son meninas? ¿A quién adulan? o es que ¿son todos meninas? Más bien parece esto último.

Un saludo!

Omar enletrasarte dijo...

hay días en que uno, quisiera amanecer lelo, ingenuo, alejado de la mundanal cloaca, y perseguir mariposas, juntar macachines y reirse tan solo por reír
.
pero viene un arrebato de cordura y te hace ver las cosas como son
¡mi madriña!
.
es tal cual lo dices, imposible de negar
.
el abrazo fraterno de siempre

Ele Bergón dijo...

¡Qué bien los retratas! "Soberbios con los de abajo y humildes, rastreros, añadiría yo, con los de arriba".

Un abrazo

Luz

pancho dijo...

Si abandonas el redil, te marcan como a las reses, te hacen la vida imposible. Si callas ante las injusticias, callarás para siempre, serás un muerto en vida.

XuanRata dijo...

Qué foto tan acertada: es por ahí por donde hay que asomarse y no por el lado donde lo hacen todos.

Un abrazo.

virgi dijo...

Tal vez ni conozcan a Velázquez.
Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Ahora ya ni Meninas, son Montoros...
Besos, Pedro.