martes, 10 de septiembre de 2013

Antoni Gaudí



No hace falta redescubrir a Antoni Gaudí: nunca se ha ido, a pesar de que durante un tiempo no fue un modelo a imitar. La exposición que se muestra en la Sala Municipal de Exposiciones del Museo de la Pasión de Valladolid hasta el 27 de octubre recoge un centenar de piezas que amplían oportunamente la propuesta inicial ofrecida en Zaragoza hace unos meses y sirve de paso intermedio para su viaje a otras localidades y al extranjero. La idea original parte de la Cátedra Gaudí de la Universidad Politécnica de Cataluña -de la que proceden la mayoría de las piezas- y no cae en la concesión fácil al visitante. Esto es lo mejor y lo peor de la exposición: aquellos que no conozcan la obra Gaudí tendrán dificultades para comprender su importancia, a los expertos les interesará pero a ambos sectores les parecerá insuficiente. A los primeros porque les faltará explicación, a los segundos porque les faltará profundidad. A pesar de que los cinco apartados en los que se estructura la exposición cumplen el recorrido esencial de Gaudí (Introducción y notas biográficas; Estudiante de arquitectura; El templo de la Sagrada Familia; Gaudí y Eusebi Güell, Las residencias urbanas), no debe esperar el visitante una explicación didáctica que le inicie. La exposición es, sin duda, muy interesante: planos, maquetas, muestras de materiales, muebles, etc.. Todo es esencial pero le falta una conexión argumental para el gran público. Eso sí, el iniciado disfrutará con lo expuesto.

No soy un entusiasta de Gaudí y siempre me ha llamado la atención el mito que se ha construido en torno a su personalidad. Reconozco que a mí me gusta más la arquitectura funcional, pero negar la importancia de Gaudí sería una estupidez a estas alturas. Fue uno de los primeros en darse cuenta de la necesidad de cuidar la totalidad de una obra: desde los elementos claves de la arquitectura hasta los decorativos, pasando también por los diseños de interiores y de los muebles que en ellos debían ponerse. Siempre es oportuno acercar a Gaudí, que no solo se ha convertido en una referencia arquitectónica sino en un referente turístico. Esta exposición cumple con la labor de acercar la obra del arquitecto catalán al público, pero debería ser completada con contextos históricos y una explicación mejor de lo expuesto para que sea más fácilmente comprensible a la mayoría de los visitantes. Y no estaría de más completarla con algún audiovisual y herramientas digitales. Si casi un siglo después de la muerte de Gaudí aún no tenemos en circulación una exposición completa de su obra, es una carencia notable, pero tendremos que contentarnos con esta aproximación. Buena, pero insuficiente.

13 comentarios:

mojadopapel dijo...

Me impresionó entrar en la Sagrada familia y ver el interior y su concepción arbórea y estilizada pero mucho más me impresiono los cálculos físicos y matemáticos que hizo Gaudí para ello, expuestos en el sótano de la Catedral.

Spaghetti dijo...

Aún faltando explicaciones para unos y profundidad para otros, una exposición de Gaudí nunca resulta insuficiente porque la obra (o el diseño de la obra)habla por si misma, suficiente y profundamente. A mi parecer la arquitectura debiera seguir siendo un arte, como lo es la diseñada por Gaudí, lo funcional y lo innoble ha devorado el arte en la arquitectura de forma más escandalosa que en las demás artes.

São dijo...

Sem retirar a António Gaudí a importância que teve , há edifícios de outros arquitectos no Passeio da Graça(Barcelona) que me agradam mais e fiquei muito desiludida com a sua intervenção na Catedral de Palma de Maiorca.

A Sagrada Família é um símbolo , mas o contraste entre a exuberância na fachada de Gaudí e o despojamento da fachada da Paixão choca(-me). Obviamente a responsabilidade não é dele...

Além disso, como pessoa não me agrada , até porque não esqueço a sua posição na Semana Sangrenta vivida na capital catalã. entre outros factos.

De qualquer modo, seria tontice não dar a conhecer a sua obra, embora não perceba o mito em seu redor.

Querido amigo, grande abraço.

Bertha dijo...

Gaudí fué el máximo esponente del Modernismo Catalán en arquitectura. era de los pocos geómetras y sobre todo tenía una capacidad asombrosa para el volumen.Su familia fabricaban calderas posiblemente eso le hizo tener esa perspectiva...Sus obras son para contemplarla esas formas orgánicas se explican por si solas.

Estoy contigo: sino se puede explicar en su mínimos detalle es como si la exposición se quedara coja.Pero esto es parte y culpa de los que organizan estos programas que todo lo hacen por encima y luego vienen los desencantos.

Un abrazo Pedro.

Paco Cuesta dijo...

Goticismo, Modernismo, Historicismo... tal vez todos, tal vez ninguno. Es Gaudí

elisa lichazul dijo...

su genio único fluye hasta nuestros días

besos

Gelu dijo...

Buenas tardes, profesor Ojeda:

Aunque insuficiente, será una estupenda exposición; ya de entrada, solamente por hablar de las creaciones de Gaudí y de sus magníficos colaboradores. Los visitantes querrán saber más y buscarán información y los que no hayan visto sus edificios, se acercarán a conocerlos.
Es una de las personas que más admiro, por su vida y por sus obras.

Saludos.

P.D.: He recordado que Pío Baroja
decía en sus memorias que a él no le gustaba La Pedrera,
, y que en una ocasión Coullaut Valera
se medio enfadó por este motivo.

pancho dijo...

Lo que más veces he visitado de Gaudí es el Capricho de Comillas. Aunque a uno no le guste tanto colorido y ringundango en una casa, tampoco se puede negar su atractivo. El vídeo que ponen al comienzo es bastante explicativo y didáctico para entender su vida y trabajo. En este caso, al menos por una vez, la obra del hombre no desentona con la belleza natural del paraje.
La Sagrada Familia me parece algo faraónico.

Isabel Barceló Chico dijo...

A mí si me gusta Gaudí. Hay en su obra cierta magia que me conmueve y me conduce al universo de mi imaginario infantil. Ojala se tome nota de tus sugerencias para completar y hacer mejor la exposición. Besazos.

dafd dijo...

Solo he visto sus obras de León y Santander. Son tan llamativas que no puedo por menos que quedarme contemplándolas como un hecho extraño. Parecen un cruce de caminos entre muchas sensibilidades arquitectónicas. Como si la tradición se enlazara con lo moderno de una forma personal, o como si la tradición perdiera su esencia sustituida por otra alma.

Anónimo dijo...

Me encanta Gaudí, la verdad que del arte me gusta todo. Si es verdad que aveces las exposiciones no estan bien preparadas y completas y aveces resultan un chasco.
Estoy de acuerdo con el comentario de Bertha.

Besos.

Rita.

Myriam dijo...

NO elegiría su estilo para una casa propia, pero visitar su Sagrada Familia, fue una gran experiencia.

Besos

Ele Bergón dijo...

Con Gaudí tengo sentimientos encontrados: Me gusta, pero hay algo que no me termina de convencer. De lo que conozco, me quedo con El Parque Guell,El Capricho de Comillas, que como Pancho lo he visitado más de una vez, es bonito, pero sólo eso bonito, La Pedrera, también me atrae y confieso que La Sagrada Familia, no la conozco terminada.El Edificio que hay en Astorga, no me dice nada. No obstante, puede estar interesante la exposición.

Un abrazo

Luz