domingo, 31 de marzo de 2013

Picasso creador


Picasso se acercó al grabado desde joven. No era algo inusual. Muchos de los mejores pintores lo practicaban. En principio, grabar permitía obtener unos recursos económicos, especialmente a partir del desarrollo de la imprenta, pero también del coleccionismo de este tipo de obras, cuyo interés para las escuelas de pintura y la decoración de las casas fue creciendo. En especial, a partir de la segunda mitad del XVIII, la burguesía presta atención a esta técnica, que permite la posesión de copias relativamente baratas de las pinturas más afamadas o la posesión de obras con escasa tirada que permiten la ilusión de poseer un original. Los cambios introducidos en la impresión en las primeras décadas del siglo XIX terminaron por consolidar esta técnica, que se asociaba con los mejores libros. Contribuyó, también, a dar a conocer la producción artística de los mejores pintores de todos los tiempos antes de la aparición de la fotografía. Creció el interés por los grabados, lo que generó un negocio en el que todas las partes salían favorecidas. A los artistas grabadores, aparte del dinero que ganaban, les permitió estudiar de otra manera las técnicas de los autores a los que copiaban, conocerlas desde dentro y experimentar con ellas en otros soportes que no fueran el lienzo. De hecho, gran parte del conocimiento de la obra de Velázquez se debió a la labor poco conocida de Goya como grabador, que copiaba y alteraba sutilmente en ese proceso de aprendizaje y experimentador los cuadros que tanto admiraba.

Picasso usó el grabado de una forma radicalmente moderna y experimentó con varias de las técnicas más importantes haciendo avanzar el grabado como una de las formas de arte más interesantes del mundo contemporáneo. No como difusión de copias de otros autores o de la suya propia, sino como una parte más de su concepto artístico. Trabajó y experimentó con la técnica del grabado como lo hizo con la pintura, la cerámica o la escultura. Grabar era una parte más de su forma de entender del arte y evolucionó en el grabado como lo hizo en la pintura hacia una mayor libertad tanto en el trazo como en la temática. No deberíamos olvidar que una de sus obras más populares, el Guernica, no puede entenderse sin la faceta como grabador del autor. De hecho, el Guernica está concebido como si fuera una enorme plancha de grabar y, por eso, debe leerse en el orden inverso, de derecha a izquierda y prestar atención a los rasgos comunes con los grabados de Picasso de aquella época.

Picasso grabador es el núcleo de esta exposición que se muestra en la Sala municipal de exposiciones del Museo de Pasión de Valladolid hasta el 5 de mayo. Picasso creador no es una buena exposición, se limita a mostrar correctamente un conjunto heterogéneo de obras, sin unidad temática ni de época ni de motivos más allá de que todas procedan de la faceta como grabador del malagueño. Engaña desde el título, que no se sabe a qué viene y contiene en sí misma dos exposiciones mal unidas: la que está relacionada con el grabado -láminas, una plancha, libros- y una interesante colección de imágenes de Picasso poco conocidas, debidas a la cámara del fotógrafo Antonio Cores. Quizá se podrían haber hecho dos exposiciones mejor unidas y mejor explicadas y más modestas que esta, demasiado pretenciosa. El público hubiera salido ganando.

A estas alturas, mostrar la obra de Picasso debería hacerse con mayor rigor. No basta con tener a mano un centenar de obras y ocupar una sala sin más, sobre todo si no se trata de piezas únicas.

11 comentarios:

Pi-paso,,,, dijo...

ESO

Abejita de la Vega dijo...

Me ha dejado atónita el grabado burgalés que nos ofrece el amigo Pi-paso. Quijotesco parece. Y vivanquiano, además de inspirado en el "Orbis civitates terrarum".

No conocía esa faceta de Picasso. En realidad, no había reparado en la importancia del grabado hasta ver la exposición de grabados de Durero en la casa del Cordón,en Burgos, este invierno. Un dibujante genial.

Besos y pasa buena Pascua.

Bertha dijo...

Es uno de los artístas plásticos mas completos tocaba todas las técnicas .Muy interesante esta entrada a un gran artísta.Tienes mucha razón con los de la exposición aveces lo que hacen es confundir mas que informar.

Feliz Pascua Pedro.

Un saludo.

Paco Cuesta dijo...

Podríamos decir que en Picasso todo vale.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Es sabido que Picasso lo tocaba todo.
Feliz Pascual te deseo.

Myriam dijo...

Montar adecuadamente un Exposición es en sí es todo un arte (con sentido) que como bien dices, nada tiene que ver con el mostrar un amontonamiento de piezas de un autor.

Besos

pancho dijo...

El día ocho del presente se cumplen cuarenta años de su muerte y su obra sigue cada vez más viva y apreciada. Su fuerza creativa sorprende más a medida que lo vamos conociendo.

enletrasarte (omar) dijo...

pudo interpretar la vida con el arte, llegando hasta el sentido del dolor como en Guernica, eso lo destaca sobre muchos otros
.
hago acuerdo contigo que las muestras portentosas no tienen mucho que ver con la grandiosidad que por sí tiene el artista
abrazo

Teresa J. dijo...

Que bueno que hayas dedicado un entero post a esa grande mente creadora de Picasso,un genio como èl merece ser recordado en todo momento.Excelente post.

dafd dijo...

Una exposición no es un ente inorgánico, vacío de pretensiones, sino que tiene un argumento, el de una conciencia que le da un sentido. Claro, en caso de que a la exposición esto le faltara, podríamos esperar que fuesen los ojos del visitante los que se lo dieran. ¿Pero cuál sería el objetivo del comisario?

José Luis Ríos Gabás dijo...

Exagerando un poco: si nos mienten en tantas cosas, por qué no lo van a hacer en una exposición.

Un abrazo