miércoles, 12 de septiembre de 2012

Suites, series y secuencias de Jessica Lange y la mala costumbre de los reflejos en las exposiciones


He reconocer que esta exposición ha supuesto toda una agradable sorpresa para mí. No conocía la afición de la actriz Jessica Lange a la fotografía -que le viene de joven, cuando obtuvo una beca de la Universidad de Minnesota para estudiar este arte y que se desarrolla definitivamente a partir de los noventa, cuando Sam Shepard le regaló una Leica M6-. Las fotografías que se exponen (Sala municipal de exposiciones de San Benito de Valladolid, hasta el 4 de noviembre) han sido tomadas en sus muchos viajes por motivos profesinales o personales y en ellos, a pesar de la variedad de paisajes y asuntos, se percibe una mirada común y una forma de acercarse peculiar a las personas y los objetos en las que se resalta el dramatismo del blanco y negro, los excelentes juegos con la luz, los volúmenes y la geometría. Son especialemente llamativas las que toma en México, a partir de su sorpresa ante costumbres y tipos peculiares.

Esta entrada debería terminar aquí, con la recomendación para visitar esta muestra de fotografías, pero lamentablemente he de aludir, de nuevo, a la desacertada costumbre de muchas salas de exposiciones en las que la mala iluminación, junto a la protección de lo expuesto mediante cristal, impide contemplar en condiciones óptimas lo que se muestra. En ocasiones, puedes verte mejor a ti y a tus acompañantes y lo expuesto en la pared de enfrente que lo que miras directamente. No pienso que sea voluntad de los comisarios y programadores un inteligente juego de espejos mediante el cual el espectador se convierte en protagonista de la obra, por lo que sería conveniente recordar que no todas las exposiciones deben iluminarse de la misma manera, con luces generales, y que no cuesta tanto -ni en tiempo ni en dinero ni en esfuerzo- hacerlo de la mejor forma para que se pueda ver aquello que se expone. No basta con colgar las obras ordenadamente.


13 comentarios:

Pamisola dijo...

Esta exposición la vi la semana pasada, no sabía que esta actriz fuera también fotógrafa. No soy entendida, pero me gustaron sobre todo las hechas en Méjico, y especialmente una muchacha en el banco de una iglesia con toda la luz de la ventana encima, la única foto que hice, y claro con todo el reflejo de la cámara. Me consuela saber que el fallo no es sólo mío.

Saludos.

Delgado dijo...

No es esta la única exposición donde sucede eso, y pensando mal me pregunto si no lo hacen para evitar que los visitantes saquen buenas fotografías ya sean legales o furtivamente.

Lichazul dijo...

buen post nos dejas Pedro
y recomendación para los organizadores de estos eventos
besos

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Jessica Lange, siempre recordaré su actuación en
‘La caja de música’.
Seguro que las fotografías expuestas son excelentes.
La iluminación y los reflejos en los cristales, cuando quieren evitarse...¡qué problema!.

Saludos.

Anónimo dijo...

LOS REFLEJOS NO SON DE LA MALA ILUMINACION. QUE MANIA DE HACER ESTOS COMENTARIOS TAN POCO PROFESIONALES. NI TAMPOCO DE HACERLO QUERIENDO PAAR QUE LA GENTE NO HAGA FOTOGRAFIAS. LA GENTE SE "RETRATA" CON ELLOS. ME DICEN QUE LA AUTORA APRUEBA LA FORMA DE EXPONER LAS OBRAS EN CUALQUIER LUGAR ANTES DE PRESENTARLA. MIREN LAS FOTOGRAFIAS, LAS OBRAS .

Abejita de la Vega dijo...

No entiendo de reflejos, así que no sé qué decir ante el comentario anónimo y mayúsculo que me precede. Sólo destacaría su titubeante redacción.

Sólo la recordaba en manos de King Kong... casada con un fotógrafo español y nuera del científico Grande Covián, experto en nutricíón.

Veré las fotos, que es lo pricipal.

Besos

Natàlia Tàrraco dijo...

Muy cierto, acabamos haciendo guiños y vemos doble, no se lo merece Jessica.
Abrazo buscando ángulo para ver la foto, uyy.

Anónimo dijo...

Agradable descubrimiento, el saber Que Jessica Lange es también amante de la fotografía, una pena no vivir en Valladolid.
Estoy de acuerdo contigo, respecto a la iluminación en las salas de exposiciones.
Una entrada muy interesante la de hoy.

Rita.

Myriam dijo...

Entiendo perfectamente a lo que te refieres con eso de los reflejos, si bien no he estado en esta exposición.

La iluminación es un aspecto importantísimo a la hora de montar una exposición y muchas veces no se lo toma debidamente en cuenta.

Al menos así ha sido en muchos de los miles de montajes que he visto en los museos u otras salas de exposición de Europa, Norteamérica y Sudamérica.

Algo para pensar y tener en cuenta.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Yo, como ABEJITA, también me acuerdo de Jessica Lange como gran actriz, que se casó, efectivamente con un fotógrafo español pero lo que no sabía era que había sido nuera del científico Grande Covián. Esa exposición debe de ser interesante, lástima no estar en Valladolid... Besotes sin reflejos molestos, M.

Aldabra dijo...

yo sí conocía de la afición de Jessica, lo ví alguna vez en la tele... me encantaría ver la exposición aunque fuera mal iluminada... pero sí, supongo que no debe iluminarse todo por igual, es de lógica aplastante.

biquiños,

p.d.: ¿por qué los anónimos no dan la cara y expresan sus opiniones como tú, a cara descubierta, con nombre y apellidos?

dice mucho de ellos, claro está.

Asun dijo...

Pues sí que es una pena que las obras no se puedan apreciar con su plena calidad por culpa de una incorrecta iluminación. A mí me ha pasado alguna vez y te pasas la mayor parte de la visita girando el cuello a un lado y al otro para buscar un ángulo sin reflejos, cosa que la mayoría de las veces no se consigue.

Besos

Alimontero dijo...

Hola Pedro, muy acertada tu observación. Y fíjate lo importante es lo que el profesional desea entregar depende de esa buena asistencia e instalación profesional que cuida todo esto que aquí destacas.
asistí a una de María Gracia Subercaseaux, conocida profesional de nuestro país, y había personal que se preocupaba del efecto de las luces sobre las fotografías.

Una abrazo grande!

Ali