lunes, 24 de septiembre de 2012

El problema de España (I)

España es un tema recurrente y, en los últimos días, ha vuelto a estar de actualidad por la celebración en Cataluña de unas manifestaciones que, con gran éxito en la convocatoria, han reclamado la separación de Cataluña, su independiencia de España. Aunque la amalgama que une a todos los que participaron en estas manifestaciones es aún  muy débil y se ha visto fortalecida tanto por el descontento generado por la crisis económica como por la irresponsable actuación de los políticos de uno y otro signo, que han mirado más por sus intereses electoralistas que por lo que de verdad debería importar en estos momentos, no se puede negar que hay un creciente sentimiento independentista en Cataluña que va mucho más allá de unas demandas de autonomía fiscal. Sentimiento más articulado que el similar de otros territorios españoles.

Dedicaré al tema, pidiendo vuestra paciencia, una serie de entradas, en las que quiero manifestar mi opinión.

Curiosamente, una de las primeras naciones modernas -según algunos historiadores, la primera que se constituyó así con la boda entre Fernando e Isabel, en 1469- ha necesitado repensarse continuamente a lo largo de los siglos, oscilando siempre entre tendencias unificadoras y disgregadoras. Cada cierto tiempo hay una necesidad de saber qué es España. La última vez que se llegó a un gran pacto fue con motivo de la redacción de la Constitución de 1978, que solucionando lo urgente dejó algunos de los aspectos esenciales sin cerrar.

En contra de la visión simplificadora de algunos y del desconocimiento de otros, no han comenzado los problemas en el siglo XX con el auge de los nacionalismos periféricos y su conflicto con el nacionalismo españolista. El mismo rey Fernando II de Aragón (debemos recordar, porque con el interesado revisionismo histórico de algunos nacionalismos parece que todo se revuelve, que Fernando nació en Sos y no fue un rey catalán) estuvo a punto de romper la incipiente unión y lo hubiera hecho con toda seguridad si el hijo que tuvo con su segunda esposa no hubiera muerto al poco de nacer. Es curioso cómo la visión oficial del nacionalismo españolista del franquismo enterró en el olvido a la segunda esposa del Rey Católico y los intentos de Fernando durante años para romper la unión con el Reino de Castilla, con cuyos nobles estaba enfrentado. De hecho, cuando pudo ser regente de Castilla tras encerrar a su hija Juana en Tordesillas, dejó esta labor en manos del Cardenal Cisneros, puesto que sabía de la imposibilidad de acuerdo con la nobleza castellana, fortalecida tras el reparto de los territorios conquistados a los musulmanes en el último siglo y que tan levantisca había resultado contra los intereses de sus monarcas, provocando varios conflictos civiles -uno de los cuales había aupado al trono a su esposa, Isabel I de Castilla, que no era la primera en la línea sucesoria.

Convendría recordar que, en gran medida, esta nobleza se había enfrentado a Fernando porque este quiso imponer un tipo de gobierno moderno en Castilla, a la manera de lo que pretendía para Aragón y más acorde con los tiempos del renacimiento humanista. Forma de gobierno que le convirtió en ejemplo a seguir en las páginas de los grandes tratados de la época, El Príncipe (1513) de Maquiavelo y El Político (1640) de Gracián. Mientras en la visión interesada del nacionalismo españolista, Fernando no fue más que un secundario de Isabel, entre los politólogos de su tiempo y posteriores, el Rey Católico era un modelo de príncipe, es decir, de buen gobernante.

Hubo otros momentos difíciles antes del siglo XX de los que no se salvaron ni el todopoderoso Felipe II ni los gobernantes liberales españoles, que llegaron a bombardear Barcelona en 1842, por no hablar del cantonalismo que tuvo lugar durante los años 1873-1874. Y gran parte de estas tendencias disgregadoras están en otras circunstancias como el apoyo de algunos territorios a uno u otro contrincante durante la Guerra de Sucesión española (1701-1715), el reconocimiento de los derechos forales a algunos territorios por parte de la tan centralista dinastía de los Borbón como agradecimiento tras el final del conflicto, y la implantación del carlismo precisamente en estos territorios, lo que llevó a tres guerras civiles durante el siglo XIX.

La cuestión de España, por lo tanto, no es un problema solo del siglo XX, sino una parte consustancial de la historia de su constitución como nación y nace, de hecho, en la forma en la que se gestó. Los Reyes Católicos, en contra de la visión franquista de la historia, no unificaron España de forma indisoluble e inalterable, sino que pusieron encima de la mesa un pacto: una visión muy moderna mediante la cual una nación no se construye de una sola pieza, sino por colaboración entre las partes.

22 comentarios:

Myriam dijo...

Interesantísima esta serie que inicias hoy. Como sabes, me estoy yendo de viaje pero la trataré de seguir desde donde esté y comentar en la medida en que lo permitan las conexiones.

Besos

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Estupendo y aclaratorio artículo Pedro. Ofreces una visión más cercana y real de lo que ocurrió de la que nos contaron o tergiversaron.

Spaghetti dijo...

Siempre está bien un repaso por la historia...pero siempre son las autonomías ricas las que quieren la independencia...no quieren cuentas con las regiones pobres ... y esta insolidaridad es el denominador común... No conozco ninguna reivindicación de independencia para "Las Hurdes"(tierra sin pan).
Lo mismo pasa en Italia con "La Padania" ... Pero esto queda feo y entonces buscan otros pretextos que los diferencien, en vez de buscar puntos en común que de seguro, son muchos más que las diferencias.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
Como siempre didáctica y entretenida su entrada, para desmitificar y enseñarnos.

Yo de la famosa pareja reinante, solo me sé el dicho (debe ser de antes de la visión españolista-franquista) "Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando" y siempre me gustó porque rimaba y porque igualaba macho y hembra, por encima de lo que se veía con la situación de la mujer cuando yo era niño, cierto que apostaría hoy, que la génesis del “dicho” sería el significar el equilibrio entre reinos y no entre géneros, lamentablemente.

¡¿Qué decir?! por mí, si la mayoría de las personas en el territorio catalán, o vasco o gallego o leonés, o andaluz..., quieren un estado independiente, hágase su voluntad, no seré yo quien me oponga, ni lo discuta desde otro estado igual de bochornoso.

Mi posición ética, sin embargo, considera "la frontera" estatal, como la mayor aberración invisible y administrativa creada por el hombre, causa de la mayoría de los males endémicos que arrastra la sociedad desde los primeras naciones estado, y que se ha trazado ignominiosamente, dividiendo pueblos, justificando guerras, hambres, masacres y genocidios.

La cuestión de fondo, para mí siempre es la misma, las fronteras (todas) no son otra cosa que vallas de control a intereses de propiedad (incluida la propiedad de los habitantes, como activo) que imponen las oligarquías dominantes a sus súbditos (convenientemente adoctrinados, para que confundan sentimientos y rasgos culturales con estado, hogar con paisaje, y mío con prestado, pues así transcurrimos en esta Tierra todos, de prestado.)

Los ricos no tienen patria, ni frontera que les limite; pero consiguen su propósito con los más pobres. Y así con falsos debates seguimos creando valores identitarios los ratones, mientras el gato se relame de gusto yendo de ratonera a ratonera.

Por otro lado, la frontera y el estado, solo es freno, cárcel o pesebre para los que sufren pobreza extrema, digamos el 25%, barrera administrativa para el 74% y nunca existieron realmente para los muy ricos, digamos que el 1%.

Claro, yo me uniría a una Diada donde el 99% si pidiésemos, el final de las fronteras para las personas, todas y cada una de las fronteras de este mundo, empezando por las nuestras; pero para conseguir eso, primero tendríamos que eliminar esas fronteras identitarias que nos segregan y nos encierran en guetos, en historias de la Historia que son un fraude; Estados escritos y contados por y para nombres de poderosos criminales con corona, levita, turbante u abalorios suntuarios; tendríamos que eliminar el miedo a la diferencia, habría que replantearse la herencia, la propiedad, lo valioso de la cultura que consideramos propia o lo despreciable, habría que mirar al futuro, al presente y estudiar el pasado para mejorarlo, no para repetirlo.

¡Dividir es tan fácil, e integrar tan difícil! como en física... será por eso que el triunfo del capitalismo resulta más patente, cuando observamos que su bastión e icono fronterizo es la individualidad, y que su frontera es cada día más reconocible, más infranqueable y más ubicua en todo el mundo; ciudades megalópolis Estado con frontera identitaria y espacial propia, un Neoyorkino no es un Norteamericano tipo; también barrios acomodados Estado, y urbanizaciones estado, o aquellas mansiones que tienden a ser su propio estado con guardias de seguridad, alambrada y puestos de control infranqueables; el extremo llega a coches hammer blindados o limusinas micro-estado, o consumistas que reclaman la República Independiente de su casa...
Sí, estados virtuales y la independencia personal extrema y egoísta como última frontera en nuestras vidas (así lo venden); donde el extremo más incongruente, odiado y a la vez admirado, son personas Estado que aparecen (o no) en listas, ricos multimillonarios con la riqueza de decenas de Estados, ellos solos. (Abominable pero lo permitimos)

En fin, si el problema fuera solo un Estado Catalunya, poco fuera.

Suyo, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

Entre tus artículos y los comentarios del SEÑOR DE LA VEGA, voy a aprender muchísimo. Me ha gustado mucho tu enfoque histórico :)) Besotes precisamente históricos, M.

Juan Navarro Fernández-Pacheco dijo...

Y me temo que te has olvidado de los comuneros, que ya en aquella época proponían una visión descentralizadora del estado.

Aldabra dijo...

sigo tus lecciones y escucho el debate de tus contertulios... interesante.

biquiños,

pancho dijo...

"Ya lo decía John Wayne en El Alamo. Independencia es una palabra que enciende el corazón de los jóvenes". Como casi siempre acierta Manolo Vicent el domingo. Pero después ya no habrá nacionalistas sino nacionales que acotan, prohíben, limitan y alzan mojones.

São dijo...

Gracias. Eu, que gosto imendo de História e sempre me interesei pelo teu país, aprendi hoje algumas coisas.

Embora saiba há muito que se Portugal conseguiu a sua independência foi ainda por essa vontade indomável que a Catalunha sempre teve de ser livre!

Besos, querido amigo mio.

José Núñez de Cela dijo...

La manipulación viene de lejos, de muy lejos y puede llegar a tomarse como una excusa, de forma que quienes manipularon la historia durante tanto tiempo, pueden recibir los efectos de sus "pecados" en sus propias carnes. A pesar de ello, no creo que las "tendencias disgregadoras" actuales beban de conflictos tan antiguos sino de una realidad mucho más cercana en el tiempo.

Enhorabuena/gracias por tu entrada.

Estrella dijo...

Pedro, vivo en Cataluña y lo que veo aquí es que por parte de los políticos separatistas, ninguna de sus reivindicaciones tiene nada que ver con esa lectura de la Historia tan esclarecedora que tú nos haces. No la he oído ni siquiera de boca de los historiadores catalanes que, siempre dispuestos a complacer a quien los subvencionan, aparecen por TV3, la tv autonómica, contando cuánto reprimió el malvado Felipe V a los justos y buenos catalanes y cuántos agravios nos han hecho los castellanos y qué poco nos quieren en España, sólo para chuparnos la sangre.

Te asombraría ver hasta qué punto ha calado en la sociedad esa labor de bolillos que con paciencia y sin empacho ninguno ha venido haciendo el gobierno nacionalista catalán, con la connivencia y complicidad del PSC y de IC-Verds, desde los planes de enseñanza en las escuelas hasta los medios de comunicación. Han logrado hacer creer a la gente que ser catalán, sólo catalán, es ser más importante, da más prestigio, es elitista. No como lo español, que es cutre y cateto.

Veo a jóvenes que se envuelven en esteladas con una frivolidad y una irresponsabilidad que me ponen el vello de punta. En fin, no sigo que me pongo de mal humor, sobre todo cuando oigo a hijos y nietos de andaluces, manchegos, extremeños, gritar "España nos roba" y llamar a los españoles "españolitos" de la manera más despectiva. Encima es que son imbéciles, ni se dan cuenta de que se están cagando en sus raices, con perdón por la palabra.

Ya te digo, borregos, y seguramente yo soy la primera y con cencerro en otros asuntos, que están sirviendo de tontos útiles a unos políticos codiciosos, trileros, mafiosos que van a hacer de Cataluña un lugar lleno de odios, rencores y pobreza.

Todo esto me da mucha tristeza y mucha rabia.

Saludos, Pedro, y seguiré con mucho interés tus reflexiones sobre este tema, que como ves me da muy de cerca.

MIMOSA dijo...

¡Con ésta no puedo! He quedado muy relajada tras mi taller de pintura como para meterme en camisa de once varas.
Seguiré atenta esta serie de entradas tuyas.

Un abrazo.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Para Estrella, yo vivo en Catalunya, he vivido siempre aquí y nunca he visto el panorama tremendista que la señora Estrella intenta dibujar.
Si los catalanes de segunda generación se envuelven en esteladas o si me envuelvo yo que tengo 60 años no es por el adoctrinamiento de la TV3 ni por la manipulación supuesta de los historiadores subvencionados. Leer estas cosas en un blog riguroso y serio como éste también me crispa un poco porque estas palabras son fruto de la manipulación al estilo Vidal-Moa, historiadores de pro, como todo el mundo sabe.
Disfrazar los motivos por los que buena parte de los "nuevos catalanes" son nacionalistas no solucionará el problema si es que lo hay. Pensar así puede ser cómodo pero es como hacerse trampas al solitario.
La unión fue fruto de un pacto: tanto monta....monta tanto. Es un buen resumen: los catalanes no queremos estar bajo queremos estar a la misma altura.
Me permito incluir un enlace porque las razones por las que me he transformado en una independentista de reacción la señora Estrella no iba a entenderlas y son mías exclusivamente.
http://ca.wikipedia.org/wiki/Decrets_de_Nova_Planta
Podemos afrontar la pobreza, de hecho lo hemos hecho muchas veces. Cataluña no es solo el país fabril y próspero, hay otras Catalunyas resignadas que trabajan incansablemente tierras estériles, que sobreviven en aldeas casi abandonadas,Catalunyas que conservan tenazmente una lengua y una identidad propias a pesar de que durante siglos se nos ha intentado arrebatar. Sabían que la lengua era un signo identitario importante e intentaron destruirla. No es que no se enseñara el catalán en las escuelas es que estaba prohibido hablarlo. No pudieron porque dentro del aula hablábamos el castellano pero fuera nunca. Y llegó la Transición y el catalán ocupó el lugar que nunca debería haber perdido. Un pueblo que conserva y sabe usar correctamente su lengua tiene en la mano las llaves de su Libertad. ¿Cómo voy a escribir una nota a mis hijas en castellano? No es que hablemos en catalán es que pensamos en catalán.
Si estos jóvenes se envuelven en la estelada no es precisamente porque Catalunya sea excluyente, elitista o separadora sino todo lo contrario.
En Catalunya jamás se ha perseguido a los castellanoparlantes la prueba fehaciente: en las diferentes evaluaciones sobre la educación el resultado es que los estudiantes catalanes usan mejor el castellano que el resto de España.
Hemos empezado a hacer camino al andar. A mí me parece que ya no hay vuelta atrás y si nos equivocamos éste es también nuestro derecho. Durante muchos años hemos usado el seny, ahora es tiempo de rauxa. Y ésta que escribe está viviendo el proceso con mucha esperanza, con dosis enormes de ilusión y con una gran curiosidad consciente de que vivimos momentos históricos. Me parece apasionante.
Un abrazo, Pedro.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

La lucha por el poder.
¡Qué poco importan las personas a los que quieren conseguirlo! Ni de su misma sangre.
Y los pobres súbditos, siempre haciéndoles el juego a los poderosos, para nada.

Saludos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Querida Antònia: permíteme que responda a una de las cuestiones que planteas en tu comentario. Las palabras de Estrella sí tienen cabida en este blog.
Por lo demás, es un placer plantear un debate como éste en el que tu opinión es muy importante, por supuesto. Solo espero que tus esperanzas, como las de cientos de miles de catalanes, no se vean defraudadas por los políticos que ahora las alientan.
Espero contar con tu opinión, tan formada y oportuna, en las próximas entradas aunque, como bien sabes, partimos de ideas contrapuestas. Desde hace tiempo sabes que no soy partidario de los nacionalismos. Ni del españolista. Pero siempre defenderé el debate democrático y la posibilidad de que los pueblos elijan su destino votando. Eso sí, las condiciones deben ponerlas todas las partes implicadas, no solo una de ellas.

LA ZARZAMORA dijo...

Seguiré este debate desde muy cerca, Pedro.
Aunque no te comente.
Porque entre otras cosas, también estoy trabajando en él.
Personalmente y disociando mi docencia de mis vivencias personales, te confieso que estoy cansada, muy cansada de exponer mis ideas sobre este tema, que sé de antemano no hará que nadie se replantee sus posturas ni nos haga avanzar.

Es como lanzar espadas al mar "lancer des épées dans la mer" que decimos por aquí.

No pienso debatir, ni exponer que aún recuerdo el porqué de la primera vez que me encarcelaron, y que fue por ir a un concierto de Lluis Llach, y la siguiente, en el teatro, viendo La Torna en un espacio reducido...
Mi cuerpo y mi alma estuvieron alimentados desde que nací por dos Españas opuestas: por Castilla ( mi madre) y Aragón ( mi padre).

Lo que pienso actualmente es que por poco que nos guste o lo aplaudamos, ese estallido nacionalista de la última Diada, no se puede ignorar.
Como no se puede seguir utilizando la catalanofobia porque lo único que lograremos es radicalizar más aún si cabe las posturas incluso de los que no quieren ni tomar parte.

Me llevo todas tus entradas (con tu permiso, siempre, para analizarlas con mis estudiantes) y ya te mostraré el dossier que ando preparando sobre este tema peliagudo y los resultados.

Un beso, Pedro.

(Sí, me debes un correo
;-)
pero pensé que como no contestaste, no entraba dentro del formato...)

Estrella dijo...

Antonia Pons Valldosera, lo primero que quiero decirte es que estoy de acuerdo contigo en que este es un blog riguroso y serio, en el que podemos expresar nuestras opiniones libremente y debatir tanto como queramos. Yo, y seguramente tú, no lo leería ni dejaría aquí mis opiniones de no contar con esa libertad. Y me alegra que Pedro lo reafirme y le agradezco que a mí también me de voz en su blog.

Dicho esto ¿Podrías decirme dónde he pintado yo un panorama tremendista? He dicho, y digo, porque así lo veo, que desde que el nacionalismo catalán llegó al poder hace treinta años, ocupándose de pedir cuanto antes competencias en Educación y creando unos medios de comunicación a su servicio (nada que ver la Cataluña que refleja TV3 con la realidad catalana; en Cataluña nos entendemos perfectamente hablando catalán-castellano sin necesidad de pinganillos traductores, por ejemplo. Jaume Barberà es de los pocos que no lo usa, por cierto), en Cataluña ha ido calando la idea del separatismo de lo español, de que Cataluña es diferente a España y de que no nos comprenden ni nos respetan, y yo te digo que para tremendismo esto que dices tú:
“Cataluña no es solo el país fabril y próspero, hay otras Catalunyas resignadas que trabajan incansablemente tierras estériles, que sobreviven en aldeas casi abandonadas,Catalunyas que conservan tenazmente una lengua y una identidad propias a pesar de que durante siglos se nos ha intentado arrebatar.”
¿Seguro que te refieres a Cataluña? ¿No te habrás confundido y estarás hablando de algún país africano?

Dices que te crispa lo que yo he escrito, me tildas de reaccionaria (¡cuánto daño hace el pensamiento único!) y sin embargo aparte de remitirme a los Decretos de Nueva Planta (seguimos agarrándonos a lo que ocurrió hace 300 años, mal vamos) tus únicos argumentos de respuesta son que mis palabras son fruto de la manipulación al estilo de Pío Moa ¿Quién es la reaccionaria? Por cierto, nunca he leído a Pío Moa, no me atrae leer nada suyo, pero creo que no está mal leer a según quién. Es muy ilustrativo. Incluso si mucha gente hubiera leído a Hitler, probablemente se habría ahorrado mucho sufrimiento en todo el mundo.

Continúo...

Estrella dijo...


Dices: “No es que no se enseñara el catalán en las escuelas es que estaba prohibido hablarlo.” Hasta qué punto ha calado la manipulación nacionalista. Eso no es del todo cierto. Yo llegué a Barcelona en 1964 con cuatro años desde La Mancha y aprendí a hablar el catalán jugando en la calle, mis hermanos mayores en los talleres donde trabajaban y en los sitios donde iban a divertirse los domingos, talmente que los personajes de Juan Marsé, a quien leo y releo, y nadie prohibía hablarlo, te lo aseguro. Mira esto. Son datos sacados de un curso de literatura catalana, editado por la editorial Planeta de Agostini:

“Amb el precedent de Poesia (1944-1945) del poeta Palau i Fabre, a Barcelona destaquen les revistes Ariel (1946-1948), d’arts i lletres i l’artística i rupturista Dau al
Set (1948-1951), i a València, Esclat (1948),” “Una de les iniciatives més ambicioses, rigoroses i imprescindibles, impulsada l’any 1949 per Francesc de Borja Moll (fundador de l’Obra Cultural Balear), Manuel Sanchos Guarner i Joan Ballester, va ser la Campanya per la Llengua del Diccionari català-va lencià-balear. També cal destacar, a Catalunya, la funció de mecenatge, encapçalada per Fèlix Millet amb la fundació d’Òmnium Cultural (1961), que va dur a terme alguns projectes importants:
• la creació i l’organització d’una xarxa d’ense nyament en llengua catalana; • la subvenció de l’Institut d’Estudis Catalans; • la promoció de premis literaris; • la creació del polèmic Premi d’Honor de les Lletres Catalanes. L’any 1951 va néixer la Nit de Santa Llúcia, en què es van agrupar els premis Joanot Martorell de novel•la i Óssa Menor de poesia. 1953 es van crear el Víctor Català de narrativa i l’Aedos de biografia; el 1960, gràcies a Òmnium Cultural, es va crear el Sant Jordi de novel•la, amb una dotació econòmica que pretenia equiparar-lo al Nadal de narrativa en castellà. Cal sementar les editorials Selecta i Barcino, la qual el 1947 va reprendre la col•lecció «Els Nostres Clàssics» –a més de crear la col•lecció poètica d’«Els Llibres de l’Óssa Menor», estrenada amb Les cançons d’Ariadna, d’Espriu, i la reedició de les Elegies de Bierville, de Riba–; a més, va crear col•leccions renovadores com «El Club dels Novel•listes» o la més popular «Nova Col•lecció Lletres”.
Extraigo sólo unos cuantos datos, pero son muestra suficiente para que veas que el catalán, el gallego y el vasco, si bien en un principio de la dictadura, represora y feroz, se prohibieron en todas partes (también la liberta sexual, religiosa, de expresión, de partidos políticos, etc. En toda España), al poco fueron apareciendo en el ámbito cultural. No en las administraciones públicas, tal como pasa ahora con el catalán en Cataluña, que es la única lengua usada, salvo algunas pocas excepciones donde hay bilingüismo. Tampoco se estudiaba en la escuela pública. Ahora en Cataluña hay inmersión en catalán y se da una hora de castellano, como me imagino que sabrás, y se prohíbe rotular en español en los comercios. Bien es verdad que se multa poco pero la ley está ahí.

Los jóvenes y no tan jóvenes del extrarradio barcelonés donde vivo se envuelven en esteladas, y perdóname que insista, no porque se sientan catalanes, jamás han leido un libro en catalán, dudo incluso de que lo hayan leído en castellano, no han pagado una entrada de cine en catalán en su vida, de la historia de Cataluña no saben ni siquiera quién fue Macià o qué es eso del Corpus de sang, su conocimiento sobre Cataluña empieza y acaba en el Barça, se envuelven en banderas por otros motivos: sentirse cerca del poder, que habla catalán y es catalanista, formar parte de este seísmo independentista, estar con lo que está de moda. Mil razones. Pero el sentimiento, ese que estoy segura que tienes tú de pertenencia a un territorio, a su historia, a sus rasgos culturales, de identidad, ese puedes estar segura que no lo tienen.

Ah, y las razones por las que tú, o cualquier persona, te has hecho independentista yo las entiendo y entenderé siempre. No lo dudes. Basta con que se expliquen claramente.

Saludos.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Vamos a ver, en primer término yo hablo de lo que conozco y de lo que he vivido. Naturalmente ni la dictadura pudo impedir que habláramos catalán en nuestros hogares, en nuestras calles y en nuestros juegos. Eso está muy claro, pero hablar no es conocer un idioma y yo sé porque he sido maestra muchos años que hasta los 80 no se pudo estudiar. En las escuelas, en los estamentos oficiales en los tribunales etc. era castellano y punto.
No voy a discutir los datos sobre premios, colecciones o literatura catalana pero ahí estás haciendo trampa ya que esto podía darse en determinados círculos muy restringidos a los que mi generación o la clase social a la que pertenezco no tuvimos acceso y colijo por tus palabras que tú tampoco. Incluso hoy en día te invito a entrar en cualquier librería y a comparar el número de traducciones de obras clásicas en catalán o en en castellano, imagínate en los 60 o en los 70. Tengo una novela que data de aquellos años,finales de los 60, principios de los 70: Incerta Glòria de Joan Sales. Me costó muchísimo encontrarlo.
En cuanto a la inmersión decirte que es un modelo de enseñanza reconocido como excelente en toda Europa, además de un modelo de integración por medio de la lengua. En cuanto a que en las escuelas se imparte 1 hora semanal de castellano no es cierto. Son tres horas semanales igual que son 3 horas semanales de inglés, 4 de catalán dejando aparte que es la lengua vehicular. A las 3 horas hay que sumar la transversalidad que cada profesor quiera implementar en Conocimiento del medio, o en Matemáticas, por ejemplo. Un artículo científico sobre el agua puede discutirse en clase tanto si está en castellano como si el redactado está en catalán o en inglés.
En cuanto a TV3 no entiendo el porqué dices que manipula en favor del nacionalismo excluyente. Nunca lo he entendido. La veo, de hecho veo mucho el 3/24 y la TV3. Lo único que le podría reprochar es que tal vez sea endogámica en los magazines de tarde pero por lo demás no le veo el problema. Creo que hay programas de una calidad que ya quisieran para sí otras Tvs autonómicas. Trenta minuts, 60 minuts, Sense ficció, el programa de entrevistas de la Terribas, el Polònia y el Crakòvia son para mi gusto excelentes.Incluso los culebrones de después de comer son mucho mejores que los de otros canales. Y los doblajes de las películas son muy dignos. Quizás le reprocharía respecto a la lengua que incluyan pocas variantes dialectales pero esa sería otra historia.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Yo no sé si los jóvenes que se envuelven en la estelada se han leído un libro o no. Imagino que al menos las lecturas obligatorias en Primaria y en la ESO sí que las habrán leído. Conozco a jóvenes que se envuelven en la estelada que sí que han leído muchísimos libros porque son licenciados universitarios que de pequeños he tenido en mi clase por tanto sí sé de qué hablo, no me limito a presuponer. Entre ellos una de mis hijas y su marido que iba de capitán Catalunya. Lo curioso del caso es que mis yernos son hijos de catalán y aragonesa uno y el otro hijo de catalán y creo que murciana, no estoy segura. Y sí, son del Barça como tantos y tantos aficionados al fútbol. De hecho el himno culé dice: tant se val d'on venim.
Lo de la rotulación es un argumento que se esgrime cuando se quiere mostrar lo perversos que somos en Catalunya serà que el rótulo Farmàcia o FARMACIA difieren tanto. la ley está ahí y todo el mundo se la pasa por el arco del triunfo. No he visto aún ninguna tienda de comestibles que ponga QUEVIURES que sería lo correcto. Pone PLUS o CARREFOURS o EL CORTE INGLÉS y no inglès como marca la norma.
Termino: no estoy hablando de un país africano, no, estoy hablando de mi país, Catalunya en el que hay pueblos abandonados y mal comunicados, en el que hay secanos y payeses que dependen de la lluvia para sobrevivir. Los Pirineos no es solo Baqueira Beret son Bretui, Sellui, Mentui, Pauls, Aubeix, Peramea, Montros, Isavarre o Montcortés a los que tardas más en llegar que en ir desde Lleida a
Madrid ¿sabes? Durante años hice el trayecto Lleida-Pobla y te aseguro que el servicio era y es tercermundista y si no lo crees pruébalo y ya nos dirás cuánto tardas en llegar a la estación término y sin embargo los pallareses pagan impuestos del primer mundo y tienen servicios del tercero.
No creo haberte tachado de reaccionaria aunque sí te he atribuido los tópicos que se vienen repitiendo acerca de los nacionalismos periféricos.
Voy a volver a decirlo: jamás he sido convergente ni les he votado jamás aunque en las próximas elecciones puede que lo haga ya que van a ser como una especie de plesbicito acerca del estado propio. Veremos que ocurre. Sin embargo admiro al President Pujol porque fue un estadista inteligente y por su labor en favor de la lengua y la cultura catalanas. Y he empezado a admirar a Mas porque empieza a comportarse como un estadista. Lo del pacto fiscal ya sabíamos todos que no saldría adelante en el momento en que el PP alcanzó la mayoría absoluta. Y sí, hay aspectos de las políticas de CiU que me disgustan pero dentro de lo que hay, hoy por hoy, me parecen la mejor opción a pesar de los recortes y las privatizaciones.

Estrella dijo...

Bien, tú sabrás a quién votas. Ojalá no tengas que arrepentirte.

La situación tercermundista (es mucho decir, ya me gustaría a mí que todos los pueblos tercermundistas que hay en el mundo estuvieran como estos) de esos pueblos catalanes no es tal porque sean catalanes. Pueblos como esos, mal comunicados, sin que les llegue la señal de TDT o en los que hablar desde un teléfono móvil es ciencia-ficción los hay también en Asturias, Baleares, Extremadura o Madrid; en toda España. Y no todo va a ser culpa del gobierno central. Cataluña es una de las regiones europeas que mayor capacidad de autogobierno tiene y mejor habría sido que los sucesivos gobernantes catalanes, esos seis millones de euros anuales que se han venido gastando en proyectos y propaganda pancatalanista en el sureste de Francia los hubieran empleado en mejorar las condiciones de esos pueblos. Digo yo.

En ninguna tienda de Cataluña ves el rótulo de “Queviures” por la misma razón que en ninguna tienda de España ves el de “Ultramarinos”. Son palabras que han dejado de usarse porque ha desaparecido el comercio que las originó. Ya no existe la tienda de la esquina. Ahora todo son supermercados Dia, Condis, Rio.

Lo de la rotulación sólo en catalán yo no lo esgrimo contra nada. Lo de la rotulación sólo en catalán me parece una ley abyecta y represiva. Aunque se multe poco, que siendo así ¿para qué la han hecho entonces? Si yo pongo una tienda en mi barrio, con todo el esfuerzo que me supone y toda la ilusión que vuelco en ello ¿Por qué no puedo poner en mi letrero y en mis escaparates, en español, panadería, tienda de muebles, cerrajería, carpintería si esa es mi lengua materna y de uso y es oficial en toda España? Y además, que con eso no privo a nadie de que en la suya lo ponga en catalán. Es una ley claramente manipuladora y separatista. Como lo de toros, no; correbous, sí. Por un lado el español es idioma oficial en Cataluña y por otro, me pueden multar si rotulo en ese idioma, desde y en las instituciones de gobierno se ignora y en los medios de comunicación de la Generalitat, en general, ni se usa, y en la escuela, inmersión. Y no me digas eso de que “es así porque el catalán es la lengua propia de Cataluña”. El don de la lengua lo tenemos las personas. Los árboles no tienen lengua, ni los ríos, ni las piedras, ni las montañas. Así que, la lengua propia de un territorio es la que hablan las personas que lo habitan y aquí en Cataluña el porcentaje de personas que hablamos en español es ligeramente superior al de las que hablan en catalán. Y hace siglos que se habla. Ya Cervantes estuvo aquí y no necesitó de ningún traductor.

Y con todo, la verdad es que este asunto es la mar de ilustrativo. Resulta maravilloso comprobar lo asombrosamente española que es el alma catalana. Goya, que tan bien supo retratarnos, tiene un cuadro que se titula “Duelo a garrotazos”. En él hay dos hombres de pie, hundidos en la tierra hasta las rodillas, uno frente al otro, con un garrote en la mano machacándose a palos. En lugar de dejar rencillas a un lado y ayudarse mutuamente a salir del cenagal en el que están lo que hacen es darse de palos, a ver quién acaba antes con quién. Ese cuadro escenifica magistralmente ese dicho tan español del “aunque yo me quede tuerto, pero que mi enemigo se quede ciego”. Eso está pasando con el idioma español en Cataluña. Una lengua que ya es la segunda más estudiada en el mundo, en Estados Unidos ya no es lengua de inmigración, es lengua de negocios, de política, de cultura; una lengua que nos permite comunicarnos con más de cuatrocientos millones de personas y aquí, la Generalitat, diu que tararí, que pudiendo hablar sólo una lengua ¿para qué dos? Si el bilingüismo es natural en las calles catalanas ¿por qué no en la escuela, en TV3, en el Parlament? En fin.

Saludos.

Campurriana dijo...

Interesante entrada enriquecida más aún por los comentarios, por el debate vivo y abierto a pesar de los pesares. Creo que, efectivamente, hay que conocer la historia. Pero es la historia reciente lo que más pesa. Pena de las manipulaciones...

Sigo leyendo.