martes, 26 de junio de 2012

La sed primitiva


Publiqué el relato La sed primitiva. Rumor otoñal en la umbría de La fuente del lobo el 9 de diciembre del año 2007, tras un viaje a Béjar en compañía de mi amigo Javier García Riobó y en el que conocí, de su mano, a tantos amigos como ahora tengo allí. La narración se escribió casi sola al juntarse alguno de los temas recurrentes de mi escritura de entonces con el impresionante paisaje que rodea la ciudad y, en especial, el paraje conocido por ese nombre. Desde allí se ve la ciudad, en la ribera del río Cuerpo de hombre -qué hermosa recreación etimológica popular para construir toda una fantasía de evocaciones-, como encogida ante el espectáculo de la naturaleza. Cuando visité la zona era tiempo otoñal y la humedad y los colores predisponían al sobrecogimiento. Siempre he tenido un aprecio especial por este relato.

Ahora, Manuel Casadiego, uno de los amigos bejaranos y asidua referencia de La Acequia, me hace un regalo. Ha publicado de nuevo el relato mejorándolo con sus fotografías y dotándolo de toda la fuerza que requería. El resultado es tan acertado, que me abruma su cariñosa dedicación. Él conoce mucho mejor el lugar y es, también, mucho mejor fotógrafo. Además, tiene el gesto de convertir esta entrada en la que presidirá su blog durante las vacaciones. Después, como ha decidido hacer con sus entradas, será retirada y no podrá volver a ser visitada.

No sé si este lobo tiene aun algo de corazón humano. Pero si lo tiene, Manuel, conseguirás que de ese resto crezca un ser agradecido.

16 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Este relato que recomiendas, debe de ser de lo mejor que se publica en estos dias,y mas aún si lo adornas con las fotos de J.G. Riobó.
veré como lo consigo.
Gracias profesor, como siempre.

Lichazul dijo...

pues sigues siendo ese hombrelobo, no calza otro animal más excepcional en ti

besos y feliz semana

Lichazul dijo...

pd... que conste que adoro a los lobos así que soy absolutamente arbitraria

Merche Pallarés dijo...

¡Maravillosas las fotos de MANOLO CASADIEGO! Muy bonito el relato con sus fotos correspondientes tanto el original tuyo con fotos de, supongo, Riobó pero especialmente las de Manolo--¡preciosas! Besotes lobunos, M.

Delgado dijo...

Ese relato se me pasó en su día, ahora bien la escena de la servilletas resulta un claro ejemplo de "Spain pyscho" Solo que en nuestras tierras se tornan los ejecutivos por ermitaños del medio rural: más castizo. En "Cuarto milenio" hubo un capítulo muy interesante dedicado a estos sacamantecas de comienzos del XX.

Por cierto las fotos impresionantes, desde luego el juego de saturaciones hace ganar al relato en intensidad.

Saludos Pedro.

pancho dijo...

En modo alguno cabría calificar el relato de cuento amable. Diría con Joaquín Sabina que le falta un buen estribillo para ser comercial.
Bienvenida sea esta Fuente del Lobo tan bejarana de meriendas a la fresca del verano que tanto inspira a los artistas. Nos abre a un Manolo más imaginativo, creativo y juguetón con la imagen. Impresionante y fructífero resultado de una colaboración bien llevada.

El Pinto dijo...

Me gusta el detalle de esa foto, en Bejar cae el agua desde su sierra, donde el lobo ha convivido entre la fascinación y el miedo.

Myriam dijo...

Había leído tu relato hace mucho tiempo y ahora lo releo con las magníficas fotografías de Manolo y me gusta tanto o más que antes. No lo se, solo se que la combinación es muy fuerte.

¡Y esa fuente!. Quizás algún día visite a Bejar y beba de ella y puede que sus cristalinas aguas calmen mi propia sed primitiva, esa que todos llevamos dentro.

Un abrazo a cada uno: al fotógrafo, al hombre-lobo, al escritor y al amigo que te llevó de su mano la primera vez a incursionar por esos parajes otoñales y sobrecogedores.

moderato_Dos_josef dijo...

Es un gran cuento. Más aún, con las preciosas imágenes que lo adornan.

Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

de vuelta a leer tu blog, es bien evidente que ayer, nocomprendí bien el que decias . Sin duda el cansancio, i lo impetuoso de la hora, me la jugaron.
las salidas,por la tangente ya sabes que son mi especialidad. pero yer no iba por aquí la cosa.
Disculpa.
Él trabajo de tu amigo que me ha gustado de veras. Yo no conocia tu escrito anterior, pero en conjunto fotos y palabras, geniales. Un abrazo

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

Profe, un lujo, bien ilustrado por Manuel,
felicitaciones a ambos
saludos

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:
Recordaba su relato. Y la foto de Riobó
Nuestros amigos bejaranos nos han enseñado su fuente, de la que están orgullosos y que todos conocemos.
El lugar –de día debe ser maravilloso- para estar acompañado y...mejor en grupo.

Dicen que por la noche, la música que se escucha, entre los árboles, y procedente de la fuente es esta.

Abrazos

P.D.: Las fotos de Manuel Casadiego estupendas, no podían ser de otra manera.

Aldabra dijo...

desde luego la conexión entre fotos y relato es espectacular; el relato tiene así muchísima más fuerza.

todos somos hombres lobo, lo inusual es lo otro, los hombres hombres limpios de corazón.

biquiños,

LA ZARZAMORA dijo...

Es una joya el conjunto.
Sin comentarios...

Besos.

Asun dijo...

Las fotos de Manolo son espectaculares —así como el entorno—, e ilustran a la perfección tu relato. Hacéis un buen duo.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Narración e imagen quedan registrados como pareja.