viernes, 15 de junio de 2012

Al caer la tarde


Al caer la tarde, estos campos se recogen hacia el horizonte. Todos cargamos con el peso de nuestro paisaje y a él vamos o de él huimos. Reconozco mi condición cuando me enfrento al de estas tierras: solo espacio abierto y aire. El castellano que quiere quedarse debe mirar hacia dentro o hacia abajo porque no hay nada que le retenga. Por aquí se ha mirado demasiado hacia abajo o hacia afuera por no mirar hacia adentro. Por miedo. O por pereza. Ya es hora de pensar en la próxima cosecha.

29 comentarios:

Juan Navarro Fernández-Pacheco dijo...

Esa tierra, como la mía, es de cereal. Así que el problema es que todavía está granando y hay que esperar a que llegue agosto, salvo que esta ola de calor nos lo arrebate y no haya cosecha ni nada, sino pajital.

lichazul dijo...

sé que tu cosecha será plena Pedro
porque tu interior es rico y variado

besos y feliz fin de semana

São dijo...

Contemplo esta paisagem larga e sem nada a impedir o alongar dos olhos e me encontro no meu querido Alentejo!

A colheita será aquilo que temos dentro. No teu caso será bem rica, meu amigo querido.

Bem hajas!

María dijo...

Tierras castellanas, con bellos y amplios paisajes como amplia lo es Castilla.

Un beso.

Un beso.

Abejita de la Vega dijo...

Ese azul...

Anónimo dijo...

Abejita: el mar subió al cielo.

Espero que la cosecha sea abundante, los comensales andan con los bolsillos vacíos.

Abrazos Pedro y paseantes

antonio aguilera

pancho dijo...

Buena gana de mirarse el ombligo cuando delante se te ofrece un amplio horizonte tan pródigo de generosidad.

Marina dijo...

Cuando se siembra, siempre se cosecha y ésta depende siempre de la tierra que alberga y de las semillas que elegimos sembrar.

Buena cosecha compañero...:)

Bertha dijo...

Por supuesto hay que mimarla y quererla que de la tierra y la cosecha depende nuestro bien vivir...!

Un saludo Pedro.

XuanRata dijo...

Así es, Pedro, el horizonte es la bisagra de una puerta batiente.

Aldabra dijo...

tenemos que querer a nuestro entorno, mirarlo bien, sentirlo... y hacerlo parte de nosotros.

y que la próxima cosecha sea productiva.

biquiños,

Ele Bergón dijo...

Cuando miro estos horizontes me quedo fascinada por ellos, me siento muy castellana, y miro allá, a lo lejos.........

Besos

Luz

Luis Antonio dijo...

Prefiero el paisaje roto por altibajos...como la vida misma.

Merche Pallarés dijo...

Precioso paisaje pero echo de menos el mar... Besotes mediterráneos, M.

Isabel Huete dijo...

Me gusta :)

Jorge Godoy dijo...

NO CONOZCO EL LUGAR, ESTOS CAMPOS PARENCEN PRODUCTIVOS, QUE LO SEAN SIEMPRE, MI ABUELA DECIA, 7 AÑOS BUENOS Y 7 AÑOS MALOS, NO SE DE DONDE LO SACO, ELLA ERA AUSTRIACA. TE MANDO UN SALUDO CORDIAL

virgi dijo...

Esos campos de Castilla que a los isleños nos suenan a conquistas, caballeros, castillos, molinos, sol, girasoles, puentes, ríos...
¡Ah, hermoso!

Lola dijo...

Hermoso paisaje, se presagia vida en el... Besos Pedro, buen fin de semana

José María Souza Costa dijo...

Lindo, lindo.
Belissímo.
Felicidades, sempre.

Pamisola dijo...

Ese azul degradado que parece una acuarela, invita a buscar el mar.
Los castellanos sabemos que queda bastante lejos, pero podemos imaginar el agua, en los sembrados movidos por el viento.

Saludos.

Isabel Barceló Chico dijo...

También yo creo que el paisaje tiene una gran influencia en nuestras vidas. Mirar hacia adentro... No siempre es fácil. Un abrazo, querido amigo.

Alimontero dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada Pedro, me lleva a la introspección y ver mi sembra y cosecha....
Creo que la tuya es tremendamente rica.... y yo estoy en esa misma búsqueda...
Es un hermoso proceso---;-)

Ali

Montserrat Sala dijo...

Los campos interiores de mi terruño, estan dorados, como les que tu nos muestras eperando que vengan a aliberarles de su carga, de pan i vida.

Un abrazo, profesor.

José Núñez de Cela dijo...

Acostumbrado a otros paisajes, esa amplitud parece de sueño.Para mirarlo y disfrutarlo parece preciso mirar para dentro también.

Myriam dijo...

Nada mejor que mirar hacia dentro y sembrar buena simiente, para poder hacer una buena cosecha.

Besos
PD- Esos trigales son una belleza.

Asun dijo...

Al final, hay que mirar a todos lados: hacia abajo, hacia dentro, hacia el frente... si no seguro que alguna faceta se nos escapa.

Un beso.

Paco Cuesta dijo...

Hacia afuera, Pedro, sin valorar lo nuestro. Es una pena

LA ZARZAMORA dijo...

El Camino de la Mesta arrasó con la siembra y la deforestación.
Reinó la aridez y la apatía en tierras yermas.
Pero aún quedan cosechas...
Al menos eso quiero seguir creyendo.

Un beso, Pedro.

mojadopapel dijo...

El paisaje es nuestra mejor compañía, saberlo ver esta solo en nuestro interior....y la cosecha, si sabemos sembrar...recogeremos.