miércoles, 9 de mayo de 2012

Juego de espejos


Hoy todo el día ha sido un juego de espejos. Todo comenzó en clase con Patsy Kensit y Rita Hayworth. De Beltenebros de Muñoz Molina a Pilar Miró para terminar en Charles Vidor. No es mal camino. Hay días que se presentan así y te arrastran y te quedas prendado definitivamente de una canción y de una secuencia en la que una mujer te arrebata el ánimo para siempre y ya no eres libre y juegas las vidas que te quedan sin saber bien cuál será la última bala que rompa el espejo definitivo.Y qué importa si en el juego apuestas todo y no va más. Cuando he regresado tenía la sensación de no saber qué imagen abría la puerta de casa y en qué local había olvidado la vida. 

20 comentarios:

Myriam dijo...

Vivir la vida tiene sus riesgos, pero bien merece la pena para que si vaya, hasta el final.

Besos

Merche Pallarés dijo...

¿Cogiste un pedal? Me ha gustado mucho eso de "no saber en qué local había olvidado la vida". Besotes sobrios, M.

virgi dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=QGYxFDMN61M&feature=fvw
Sé que la conoces, pero me da que te hará tilín una vez más.
Besos

pancho dijo...

Parecen lo mismo, pero no lo es. En la escena moderna hay un interés en quitarle hierro a la escena original, en acentuar la corrección que afecta al producto final. Tampoco viene mal guardar la ropa, por si acaso.

Juan Luis Garcia dijo...

Beltenebros es una película que me encantó. Ha sido la única que me ha hecho ir dos días seguidos al cine para verla. Saludos.

XuanRata dijo...

Hay días que nos bifurcan. ¿Dónde y cuando volverán a encontrase nuestros reflejos? ¿Sabremos para enotonces reconocernos en ellos?

Natàlia Tàrraco dijo...

Magnífico micro lleno de esencias, de imagenes cinematográficas, de instantes...y esa bala hizo trizas el espejo, nada más mirarnos en él, a veces lo rompemos, eso parece.

Pamisola dijo...

Pues debió de ser una clase muy interesante. Fantástico el mundo del cine, y estupenda la reflexión, a veces pocas palabras dan mucho de sí.
Saludos.

José Núñez de Cela dijo...

La escena de los espejos de la Dama de Shangai también me viene a la cabeza de tanto en tanto. Muchas veces no sé en qué lado del espejo me encuentro.

lichazul...elisa dijo...

sin duda la vida a veces se protege no sé de qué en los espejos que son fríos , duros, e insensibles

Asun dijo...

Hay momentos en la vida en los que ante una encrucijada tenemos que apostar, muchas veces casi a ciegas. Sólo el tiempo nos dirá si la opción por la que apostamos merecía la pena.

Un beso.

pluvisca dijo...

Y es que si te pasas un rato entre los que comentas, lo raro es no empezar a volar a tierras lejanas y hermosas

besos

enletrasarte, Omar dijo...

la vida no sé, pero el dedo índice se te quedó en la foto, xD
..
pasa, recuerda que no hay puente que una dos paisajes iguales
saludos para vos

El Deme dijo...

La peli Beltenebros tiene algo de cine clásico antiguo muy sugerente. Hay días en que se te queda pegada a la memoria una melodía y no te la puedes quitar de encima.

Estrella dijo...

Estaba sentado al final de la barra, guarecido por la soledad que la oscuridad de aquél rincón le proporcionaba. Apuraba el último whisky de una larga cuenta de ellos que a esas horas de la madrugada era imposible recordar. Además de indiferente. Qué importaban los whiskys. Al final siempre habrá una bala que rompa el espejo, oyó decir en alguna película ¿O lo había leído en una novela? Dio una calada al cigarrillo que sostenía entre los dedos y entonces fue cuando la vio. Estaba a unos pasos de él, mirándolo fijamente entre el humo que acababa de exhalar. Era como una diosa inalcanzable; la melena caoba le caía en suaves ondulaciones sobre los hombros desnudos enmarcando unos ojos podían arrastrar a un hombre al abismo de la locura. Iba envuelta en un vestido negro que le ceñía un cuerpo de vértigo. Lo miró en silencio unos segundos y se fue. La vio alejarse atravesando el local medio vacío bajo las lámparas de colores y aquella bola de espejos que giraba lentamente en el techo. Y no supo si aquella mujer había estado allí o si sólo había sido un sueño. Volvió a acodarse en la barra mientras The year of tthe cat inundaba el local con su solo de saxo.

:-)

Edurne dijo...

Pues si tú has empezado el día entre espejos, has hecho que yo lo termine entre ellos.

Un verdadero placer recordar a Rita,a Glenn y a Orson, acompañados en este caso por Patsy. Un verdadero placer.
Y sí, a mí ahora se me ha metido en la cabeza la famosa canción de Gilda.

La vida, a veces, es un contínuo espejo donde se nos reflejan tantas cosas...!
Un abrazo!

;)

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Leer esta entrada suya, e imaginar la clase con sus alumnos, ha hecho que dejara esta noche a Bette Davis y escuchara las voces de Rita Hayworth y Orson Welles, en mi blog de cine.
Preciosa la canción que le enlaza virgi: ‘Johnny Guitar’
Se la dejo en la versión en español

Saludos

Ele Bergón dijo...

Hay unos versos de Jorge Luis Borges que siempre me ha gustado:

Qué importa el tiempo sucesivo si en él/hubo una plenitud, un éxtasis, una tarde.

Me gustó tanto que después escribí un cuento.

Hay, días, hay tardes que te compensan de todo. Me alegro que lo hayas disfrutado

Un abrazo

Luz

Isabel Huete dijo...

Los espejos duplican la escena de la vida y esa es mucha carga para cualquiera. Mejor quedarse con el original y olvidarse de la copia o te expones a perder la razón .

Aldabra dijo...

leo este texto y tengo la sensación de que a veces "no te hallas", aún cuando hubieras tenido un buen e interesante día.
biquiños,