domingo, 25 de marzo de 2012

El coste personal de tener un blog. Consejos para un bloguero que comienza


Desde que abrí este espacio, en octubre de 2006, he visto cerrar muchos blogs con los que había establecido una red social. Algunos fueron tan importantes en los inicios de La Acequia que los echo de menos casi a diario. En compensación, otros muchos han aparecido nuevos. Algunos de los autores que han cerrado sus blogs han dado las razones, otros no: se han limitado a cerrarlos. En ocasiones, ni siquiera hay despedida y uno puede visitar, con cierta añoranza, la última entrada publicada preguntándose qué habrá pasado con aquella persona con la que se había establecido una corriente de intercambio de ideas, emociones y propuestas y a la que, en ocasiones, se había llegado a conocer en algunos de los frecuentes encuentros que se organizan. Es frecuente, también, que quien cierra un blog lo reabra pasado un tiempo o cree otro, cediendo a la misma necesidad que le llevó a publicar la primera entrada (necesidad de comunicarse, de expresar emociones, de publicar textos o fotografías que de otra manera no podría dar a conocer, etc.) y retome los viejos contactos o establezca otros nuevos más acordes al nuevo giro que ha dado a su espacio virtual.

Publicar un blog tiene un coste personal para muchos autores. Este coste es asumible cuando las ventajas son superiores. A veces el coste personal es solo de tiempo: se necesita tiempo para escribir, publicar, aprender y mejorar, también para difundir el propio blog y ampliar la red de contactos. Pero ese tiempo se puede sustraer, sin más, de muchas actividades diarias que no nos resultan tan placenteras. Hay un momento en el que el tiempo que se dedica a un blog en crecimiento es mucho, por lo tanto, mantenerlo abierto debe traer una rentabilidad determinada: bien con beneficios económicos por la publicidad que se aloja en él, bien personales porque satisface la necesidad de difundir las ideas, de contactos personales o de divulgar la propia obra de creación. A veces el rendimiento procede de razones laborales: un blog puede posicionarte en un sector profesional y, aunque no te de dinero directamente, te permite convertirte en una referencia en ese sector y, a medio plazo, eso tiene un beneficio. En otras se convierte en la mejor forma de darte a conocer al público que te interesa.

Pero hay blogs que suponen un desgaste personal. Cuando uno publica un blog -o escribe poesía, o tiene una afición que su entorno no comprende como coleccionar saltamontes para lo que debe salir al campo todos los fines de semana- se expone a las miradas ajenas. Antes o después, todos los que escribirmos un blog y, además, lo hacemos con nuestro nombre y apellidos pasamos una etapa en la que nos damos cuenta de que en nuestro entorno comienzan a darse comentarios que revelan que no gusta nuestra dedicación al blog. Generalmente, al inicio de la andadura hay que soportar bromas. Luego nos damos cuenta de que hay personas que nos conocen y que se cruzan con nosotros a diario, cuando no conviven con nosotros, que leen nuestros escritos como si fueran un diario íntimo al que acceder para el cotilleo o para comprender las razones de algo que ha sucedido durante el día. Ese es el momento en el que muchos cierran su blog: no pueden asumir el coste personal que supone la mirada irónica o la crítica. O que se utilice en contra de uno lo que se ha escrito en el blog con otras intenciones. Es frecuente, en las discusiones, que algunos tengan que oír cómo se achaca al blog -al hecho de mantener un blog- la culpa de las desaveniencias o de la falta de concentración en el trabajo o del calentamiento climático.

Cada uno tiene sus razones para cerrar un espacio o para continuar publicándolo, todas válidas. Siempre que alguien me pregunta, cuando llega el momento de la duda, digo lo mismo: haz balance de lo que te aporta y del coste personal que supone. La cuenta final indicará si tienes que cerrar el blog, mantenerlo, cambiarlo de temática o publicar más o menos entradas semanales y visitar más o menos blogs amigos. Pero en el balance recomiendo poner siempre un componente: la autonomía personal. No dejes nunca que otros decidan por ti, no cedas sin más al chantaje emocional o a la crítica fácil o a la envidia o al temor que provocan los comentarios de los demás sobre tu blog. Si lo haces, lo lamentarás siempre y, antes o después, pasarás esa factura a quien te forzó a dejarlo. Y si lo haces por presiones ajenas, antes o después echarás de menos el blog, como aquel que pintaba o escribía o hacía senderismo de joven y veinte años después se da cuenta de que tiene una asignatura pendiente con su pasado.

Hace mucho que hice mi propio balance y por eso La Acequia sigue publicándose: es algo mío y no permito que otros decidan sobre este espacio (excepto Blogger cuando se enfurruña). Superadas aquellas primeras etapas de incertidumbre, sé que el peso de las casi mil setecientas entradas publicadas aquí me ha terminado dando la razón. Eso sí, como todos los proyectos, La Acequia, algún día, tendrá su final. Pero lo decidiré yo. Si no me muero antes, claro.

57 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Y aquí seguimos, con los mismos huesos y la misma memoria, aguantando el temporal y dando un paso delante del otro.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Querido FRAN: Cómo echo de menos aquellos tiempos iniciales y a muchos compañeros que han ido cerrando sus espacios.

José Vte. Verdú Gisbert dijo...

Totalmente de acuerdo con la mayoría de las cosas que dices. En mi caso, mi blog es sobre política local básicamente y siempre he pensado que cuando deje de ser concejal se acabará el blog.

Julita Fernández (Profesora) dijo...

En mi caso, será mi jubilación (no sé cuándo, por la reforma laboral ja, ja...) quien determine el final.
Pedro, pero quiero seguir leyéndote, tú eres mucho más joven que yo.
Un abrazo

BLOGOFAGO dijo...

Unos que fueron se fueron...aunque siguen allá, detrás de la mata, oteando el horizonte hasta que algo les hace moverse..como es hoy mi caso.

Salud

Alimontero dijo...

Querido Pedro, concuerdo con todo lo expuesto...
A mi me ha pasado que mi vida personal-laboral de pronto me ha absorvido más o por mis viajes he suspendido... aunque ùltimamente ha sido por necesidad de estar más conmigo. Es y ha sido vital.

Mis blogs,http://elartedemorir.blogspot.com ha sido mi primer blog y fue por la necesidad imperiosa de comunicar que la muerte no es tan terrible como nos la pintan....porque he seguido la línea budista al respecto que me ha dado mucha "lógica" y amorosa que la cristiana y "Punto Aparte" es mi contrapeso energético... donde publico mis temas sin una conexión con el otro....

Estos dos van conmigo de la mano, he tratado dejar uno, y el "otro" me reclama... ;-)

Me permito descansar y continuar.. son parte de mi.. ;-)

un gran abrazo semanal!

Ali♫♪

pancho dijo...

Lo tuyo con los blogs es un idilio permanente. Este mundillo sin la Acequia, no sería lo mismo.

Recuerdo haberte leído que un blog es el mejor taller literario que existe para alguien que tenga algo que contar y quiera hacerlo. Sin la disciplina y casi la obligación personal que impone la publicación de una entrada, uno no sería capaz de escribir ni una línea.

De la calidad, hablaremos otro día, que cada uno hace lo que puede.

Yo entré en esto por la puerta grande, admirando tus comentarios del Quijote y poco a poco atreviéndome a dejar algo por escrito después de la lectura. No pudo haber mejor aprendizaje, aunque uno casi ni se atreva a leer los comienzos por no cambiarlo todo.

Un abrazo y aunque La Acequia pare, ya tenemos varios miles de páginas de creación de primera para recrearnos cuando queramos.

Chencho dijo...

No he cerrado mi blog, pero se ha quedado sin fuelle precisamente por lo que tu tan bien expresas. La perdida de intimidado el pudor es lo que peor llevo.
Un saludo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Amigo Pedro, hago casi por completo tus palabras mías... a mi el blog me supuso un reto personal, en tanto no sabía ni lo que supondría. Fue verdaderamente un placer, sobre todo en aquella aventura quijotesca....comencé visitando para que me visitaran...me di cuenta que esto es estéril.. luego no respondía...y más tarde visitaba en silencio...el blog supuso un palo pra mi vida familiar...me comió...luego abandoné su publicación.... mis problemas personales, familiares no me dan ánimos...pero tengo que reconocer que conseguí tejer unas fuertes amistades virtuales muy buenas - tu bien sabes a que me refiero.... - me pasa lo que a ti yo no lo cierro salvo que me muera antes...no asumo perder lo que conseguí...un abrazo

María dijo...

No me gustaría que tu blog se cerrara, lo sentiría mucho, ójala que sigas aquí por muchos años, y nosotros siguiéndote, sinceramente, a mí me parece tu blog muy bueno en cuanto a cultura, reflexiones, imágenes, me gusta venir a tu blog, aunque no siempre deje mis huellas...

Desde que llevo en este mundo bloguero ya cinco años, he visto como se han ido cerrando algunos blogs, como tú dices, algunos desde el silencio, otros, exponiendo sus razones, lo cierto es que cada cual es libre para decidir sobre su mundo, pero tengo que decirte que a mí me da pena, cuando veo que se van cerrando los blogs, después de tanto tiempo compartido, porque coges cariño y empatía con los autores de los blogs.

Pero también es cierto, que vamos caminando y descubriendo otros nuevos rincones, aunque aquellos que pasaron con nosotros momentos compartidos permanecerán siempre en el recuerdo.

Todo en la vida tiene su precio: tener blog también lo tiene, y es el desgaste y el tiempo que se necesita que no siempre se tiene disponible dependiendo de cada circunstancia personal, pero creo que las ventajas pesan: compartir, enriquecernos, aprender, dialogar, reflexionar, desahogarnos, volar, gritar, etc, etc...

Gracias Pedro por seguir con nosotros, ha sido un enriquecimiento personal para mí tu blog y seguirte cada día en este diario compartido como es el tuyo.

Un beso.

Myriam dijo...

Me alegro de que sigas adelante y ésta no sea una "crónica de una muerte anunciada". La Acequia, como otros muchos blogs amigos, forman parte inseparable de mi vida. Y como dices, duele cuando alguno se cierra y aún más si es por muerte del titular.

A mí mi blog solo me ha traido satisfacciones y desde luego sigo siempre adelante. Jamás lo cerraría por presiones de terceros.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Dices: "O que se utilice en contra de uno lo que se ha escrito en el blog con otras intenciones". Eso fue exactamente lo que me ocurrió a mí, cuando todavía no entraba en "La acequia". Mi blog "La arañita campeña" estuvo a punto de ser borrado. Linchamiento y amenazas, mi futuro profesional se vio ensombrecido.

El blog y el contacto con los acequianos ha sido para mí una fuente constante de aprendizaje y satisfacciones personales. Te cuento una maldad: me consta que a mis linchadores de antaño les molesta mucho que mi blog siga y siga como sigue. Y que entres tú, Pedro, eso les saca de quicio.

Tu entrada no puede dar mejor en la diana. A los que empiezan con un blog les diría que el tiempo empleado compensa.

A mí también me apena el cierre de los blogs amigos, aunque lo comprendo. Falta de tiempo, el trabajo, la familia, etc, etc.

Un abrazo

lichazul...elisa dijo...

llevo la misma cantidad de años que tú en Blogger y dos antes en otro portal, comparto absolutamente tu pensamiento querido Pedro, el coste también lo hice hace años, y sigo fiel a mi misma, aunque familia y compañeros de letras enpapel piensen otra cosa y hasta me miren como bicho raro , es mi LIbertad y mi independencia absoluta, sin corresponderle a nada ni nadie por mis publicaciones.
Y como tú he visto cerrar blog, he sabido de autores que dejaron sus blogs como legado y ellos han partido para siempre de este mundo real, en las palabras permanecemos , y nuestro pensamiento sigue

BEsos querido Pedro

Fer dijo...

Estamos en sintonía, Pedro. Mi mayor temor es que pegue la seca, que se me acaben las ideas, y sobre eso estoy a punto de publicar: es el miedo de quien escribe. Está también el peso de los que siguen y los que no apoyan, en el mundo virtual y sobre todo, en el real. Pero el balance es algo definitivamente personal.

Un saludo.

Lola dijo...

Sobre todo esta gente que pasa y se queda... va de largo y comenta.. otras veces no dicen nada, pero su presencia es sumada para seguir adelante dando aquello que tenemos dentro.. llevo desde 2009 en este mundo y siempre me ha dado más de lo que me ha podido quitar de tiempo. Un besazo

São dijo...

Ay, amigo mio, que me assustei pensando que era um adeus.

Graças a Deus que me equivoquei!

Pois seria uma perda irreparável para a blogosfera e mais ainda para mim, que me habituei a admirar.te como pensador e a estimar-te como ser humano rico e sensível que és.

Fuerte abrazo, Pedro.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Pedro, quando estamos bem connosco próprios, com a nossa consciencia, conseguimos resistir às pressões alheias, aos comentários menos felizes. Gosto de seguir lendo, sempre que posso, as pessoas que escrevem e me estimam, as quais eu estimo e respeito também. De facto investimos muito tempo neste mundo da blogosfera mas é muito gratificante sentir o respeito e a atenção por parte daqueles que também escrevem. Os assuntos podem interessar mais ou menos mas a educação e o respeito pelos outros é essencial, tanto nestes espaços comuns como na vida.

Sigo lendo-te
Abraço
cvb

JORGE dijo...

en realidad de eso se trata, amigo el que aguanta, es porque es mas fuerte, y como en todo los que llegan seran los ganadores, un abrazo y adelante
PD: no me tires abajo que yo recien empiezo, nos vemos

fiorella dijo...

Te había perdido la pista y re-encontré tu blog. Siempre es un placer leerte. No sé, pero para mí los blogs, el mío, es la vida misma y me gusta el respeto en la discusión.No entiendo el intercambio de ideas de otra manera. Un beso y ojalá sigas con este espacio, tan fermental y necesario.

Antón de Muros dijo...

Pedro: muchos nos beneficiamos de tu energía y convicciones.
Creo que haces muy bien en perseverar con La Acequia.

Recibe un abrazo.

Antón.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:
Creo que todos los que tenemos un blog nos hemos sentido identificados con sus reflexiones.
No siempre se puede hacer algo cuando se tienen presiones del exterior. Y ha explicado muy bien, que en muchos casos existen.
No todo el mundo entiende el tiempo que se dedica, ni lo que se comparte, ...
Compensa cuando -tantas veces- se encuentran personas más afines que cualquiera que tenemos más cercana, y coincide con nuestros gustos y aficiones. Y es natural.
Se crean lazos de afecto, y se añoran los blogs que desaparecen, y las personas que están detrás. Y es una cita, a la que siempre se va con ganas del encuentro.
Gracias, por La acequia, por su dedicación generosa en estas casi mil setecientas entradas, y por los amigos que aquí llegan aportando lo mejor.

Un abrazo

P.D.: Bonita fotografía del agua clara de la fuente

Bertha dijo...

Don Pedro, no nos asuste con este comentario a posteriori ahora que estoy descubriendo gente estupenda y entre ellas este magnífico blog; aunque no deje comentario por razones de tiempo, sí le leo y me empapo de su saber.Soy como la bruja novata: aprendo y consulto porque hace poquito que estoy en este mundo blogger, que me tiene atacá con tantos di y diretes.Sí que es verdad se establecen lazos de afecto ya que la inmensa mayoría carecemos de un rostro que nos identifique, solamente nuestros comentarios,poemas, reflexiones, manifiestos,recetas, y mil cosas más ya que este mundo es tan variopinto como blogs hay.Le comprendo en el vacío que queda cuando se cierra alguno.

Un abrazo.

@yurixicastro dijo...

Sin blog y sin twitter, no sé qué haría con tanta cosa escribiéndose en mi cabeza.

Manolo dijo...

La Acequia ha derivado en un caño, pero sique corriendo el agua y eso es lo que importa.
La fotografía es de las que me gustan: Siempre el agua... la vida.
Un abrazo, Pedro.

El Pinto dijo...

Pedro decir lo que se piensa es en ocasiones como reclamar al maestro armero, pero sin duda, peor es callar o no tener nada que decir.
Un fuerte abrazo

José Núñez de Cela dijo...

Esta es una de las entradas que me hubiera gustado escribir, por tanto, me ha encantado leer.
"necesidad de comunicarse, de expresar emociones, de publicar textos o fotografías que de otra manera no podría dar a conocer" esa es la verdadera razón y mientras perdure, pese a posibles presiones, incomprensiones, críticas o (pocos, es verdad) menosprecios, perdurará esta forma de abrirme, para mi y para quien quiera.
Un abrazo!

Merche Pallarés dijo...

Ay, Pedrito, ¡qué sería de mi sin tu maravillosa Acequia! A seguir hasta que el cuerpo (y la mente) aguante, querido. Besotes blogueros, M.

Isabel dijo...

Me has asustado. Hasta que no he llegado al final, pensaba que te estabas despidiendo. Personalmente, cada dia, cuando abro el ordenador, lo primero que leo es tu blog. Te echaría mucho de menos, pero mucho. Besos Isabel.

Paco Cuesta dijo...

Hay algo importante en los blogs y es que: ayuda a comprender y ser comprendido, el esfuerzo es una terapia positiva. De la cuenta de resultados...ya hablaremos

Aldabra dijo...

suscribo cada una de tus palabras, Pedro, si bien laboralmente nunca me ha afectado porque creo que casi ningún compañero me lee, aún cuando sepan que tengo un blog.

hasta ahora mi blog siempre ha sido una experiencia muy positiva, que ha ayudado incluso a afianzar lazos con mi hija, con mi pareja, y ahora, con mi madre, desde que se lo he dado a leer; no puedo darle más que las gracias.

respecto a La Acequia, creo [y que nadie se sienta menospreciado por lo que voy a decir ya que todo el grupo es importante] que eres el pilar de unión principal entre los blogs que yo denomino Quijotescos [con todo el cariño], a través de ti llegué a los demás y ya no concibo esta virutalidad sin vosotros: sin Abejita y sus refundiciones, sin Manolo y sus fotos, sin Pancho y su diccionario de Lumbrales, sin Myr con la que compartí un par de días muy reales y fructíferos, sin Luz y sus versos, sin la enérgica Merchiña, sin la sensibilidad y la sensatez de Asun y la ternura de Xana, sin Marina...

Ojalá que pueda disfrutar muchos años de vosotros porque me enseñáis mucho cada vez que os leo.

biquiños,

Campurriana dijo...

A mí me ha dado muchísimas satisfacciones tener un blog. Es cierto que a veces aparece algún irrespetuoso por medio pero en general la comunidad bloguera es un ejemplo de tolerancia.

Sólo tengo una cosa clara. No dejéis tampoco que el blog os quite horas de luz y contacto directo con los amigos. Hay tiempo para todo si nos organizamos.

Pedro, para mí también eres un referente dentro del mundo de las bitácoras. Me encanta leerte antes de dormir...y espero que no se cele mi pareja...
;)

Felicidades a todos los blogueros. Sobre todo a los que siguen aportando sentimiento y cultura a nuestras vidas.

Pamisola dijo...

Pedro, sin remedio me tengo que dar por aludida; acabo de empezar en este mundo bloguero, aunque hace mucho tiempo que soy lectora de unos cuantos entre ellos el tuyo.
Me ha costado decidirme por mi falta de seguridad en lo que hago, y también por miedo al "enganche", sé de quién dejó otras actividades, incluso de salir.
Cuando pase un poco de tiempo (si aguanto) seguiré tus consejos y haré balance, a ver que pasa.
Tengo la idea de que un blog es cómo una planta, que hay que regar de vez en cuando, y que aunque sea un "ficus" que aguanta mucho, se rendirá por falta de atención.
Cómo siempre tus entradas me parecen acertadas e interesantes, así es que de lectora seguiré por aquí,seguro.

Saludos Puri.

LA ZARZAMORA dijo...

He estado tentada muchas veces con el cierre.
De hecho creo ser una de las que más ha suprimido y reabierto su blog.
Tras mucho cavilar acabé decidiéndome por dejarlo siempre abierto aunque dejase de publicar un día.
Cuando abrí el mío puedo jurar que no tenía ni la más remota idea de lo que era un blog, y la exposición y los ojos ( recelosos, llenos de envidia, curiosos, y afines) que me leían y cómo funcionaba esto.
Me ayudó como terapia y me sacó de un mundo en el que no tiene mucha cabida otra cosa que no sea una gran seriedad y un constante trabajo arduo y pesado.
Supone una liberación en algunos aspectos y ha sido el encuentro con gente maravillosa con quien he compartido en carne y hueso experiencias inolvidables.
Dicho esto, nos queda aún una exposición por ver... ;-)así que espero que dures muchos años.

Besos, Pedro.

pluvisca dijo...

Buena entrada y mejor reflexión.LLevo unos años publicando, aunque al principio lo hacía de tard een tarde y no tenia muy claro lo que quería...con el tiempo se haciendo más concreto, más compacto, es como un hijo que va creciendo y que poco a poco lo hace casi solo...

Algunos que se fueron los añoro, lo que no entiendo ni en este mundo ni en el real es que no digan ni mu...gente con la que te has escrito durante mucho tiempo y que sientes algo y de repente desaparecen...no se, tal vez soy rara...

Vaya, hoy me he alargado muchisomo buffff, perdona mi rollo...

Saludos

enletrasarte(Omar) dijo...

querido 'Profe' como siempre, la reflexión inteligente puesta al servicio del prójimo,
.
doy gracias por la oportunidad de leeros
saludos

MIMOSA dijo...

Evidentemente,cada cual debe sopesar y emitir su lista de prioridades basándose en sus propios fundamentos, no en los dimes y diretes de otros. El tiempo de dedicación, muchas veces se nos mide por el entorno y las responsabilidades más que por las ganas, por lo menos así a mi me pasa, las ganas me pueden tanto que incluso en ocasiones, rasco minutos y hasta horas al sueño(aunque últimamente ni eso he podido)

Debo dar las gracias a la acequia por una gran amistad, que sin mi paso por aquí quizás no hubiésemos llegado a coincidir en este mundillo. Mi niña Asun, la cual tuve la fortuna de conocer personalmente esta navidad.
Y espero conocer algún día a otros que por aquí pasan y que el tiempo ha ido curtiendo ese cariño especial que se teje entre quienes te leemos, incluyéndote a ti, por supuesto. Esperemos que pronto, que para luego, es tarde.

Besos y gracias, Pedro.

Hernando dijo...

Yo con tu blog me siento un poco muérdago, pues me he alimentado de él, he aprendido, he disfrutado y creo que queda todavía gente que vale la pena de escuchar. Desde el primer día supe que tenía que poner los pies a remojar en la acequia.
Eres un tipo genial.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Pues espero que ese final sea tarde tardísimo, porque uno puede tardar, hasta tardar mucho, pero siempre es agradable poder volver.

Un abrazote
Marian.

El Gaucho Santillán dijo...

Completamente de acuerdo.

Faltò un inciso sobre "Novias celosas", que se creen que todas las lectoras estàn enamoradas de uno, y que uno mantiene con ellas fogozos romances secretos, aunque vivan en Tum Buc Tù.

Un abrazo.

Rebecca dijo...

hola Pedro,
has dicho algo muy cierto: Y si lo haces por presiones ajenas, antes o después echarás de menos el blog, como aquel que pintaba o escribía o hacía senderismo de joven y veinte años después se da cuenta de que tiene una asignatura pendiente con su pasado...
No necesitan pasar 20 agnos... yo he cerrado tres blogs , y estoy de lo más arrepentida, que no encuentro palabras para explicarlo. Traté de recuperar los dos primeros que eliminé, pero Blogger es radical: una vez que tu has apretado "el botón" de "cerrar el blog" no hay vuelta atrás ni que te pongas de rodillas. No hay manera....

un abrazo^^

Delgado dijo...

Acertada reflexión, los blogs bien trabajados suponen tiempo, tiempo del que algunos no pueden, en algún momento, disponer. Hay que saber medir lo que se escribe y realizarlo poco a poco. Llevo un año con el mío y a día de hoy me reporta más satisfacciones que otra cosa.

Un abrazo.

Martine dijo...

Egoistamente te ruego que sigas, y lo harás, que siga fluyendo esta agua de conocimientos, de encuentros y de afecto, donde somos muchos en acudir..

Gracias a Blog como el tuyo, sigo Bloggeando a mi manera, más silenciosa, discreta..Pero siempre presente ,leyendo, aprendiendo.

Mucho le debo, le debemos a La Acequia y a quien tan magistralmente la dirige, Besos para ti Pedro y para todos los que Post tras Post comentan tan y tan acertadamente..

(Yo no empiezo Blog, lo cerré, muy a pesar mío :( Pero los consejos que das son los mejores que se pueden dar )

Martine dijo...

No escarmiento: estE agua..

Carlos Alberto dijo...

Hola Pedro! a mi me ha servido de aprendizaje conocer otro medio, a relacionarme de otro modo. Cada vez me llena más seguir, aunque me falte tiempo y a veces fallen las fuerzas. Creo que aqui soy de los más jovenes y llevo ya un tiempo razonable...

La acequia me enseña mucho, es un placer haberle encontrado espero siga con nosotros y no se cierre ese grifo... Como a tantos otros blogs amigos; echo en falta a gente que nos dejo pero los recuerdo con cariño. Fue especial e enorme su apoyo.

Nadie puede decidir por nosotros claramente, es nuestro espacio y nuestra sera la última palabra.
Todo tiene su lugar en el tiempo... Ha ser felices.

Gracias amigo mi abrazo;)

amelche dijo...

¡Ufff! ¡Qué razón tienes! Y qué difícil es mantener un blog abierto durante tantos años.

elena clásica dijo...

A veces las circunstacias nos desposeen de momentos deseados, y tenemos que renunciar a publicar o comentar bajo mínimos, ¡duele! La amistad perdura.
Un abrazo, amigo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dafd dijo...

Desde luego el blog es tan íntimo como la libertad individual. Cuando no se sabe qué decir, mejor callar; no vayamos a ser un estorbo. Pero cuando sí, hay que sostenerlo; no vayan los otros a ser el estorbo.

Señor De la Vega dijo...

Mi querido Señor Ojeda,

Hemos visto en este tiempo de existencia virtual, pérdidas enormes e irrecuperables, pero también nacimientos generosos y brillantes.

Mi placer es manifiesto, cuando descubro lugares mágicos a un golpe de clic que habían estado siempre sin yo saberlo ni notarlo, y me adentró en su evolución, viajando a su génesis y aprendiendo, creciendo al notar como se crecen.

Ser como es mi caso, una sombra, además de impredecible, nunca me ha permitido otros gozos de los que disfrutan tantos bloggers, como incluso el compartir mantel y mesa; pero son cientos de balcones en los que me encontraría en mi casa, a pesar de mi especial interpretación de la cortesía bloguera; y sin duda el suyo es un hogar, que con el respeto que me merece, siempre encontré abierto, leal y confiable.

A los que el Blog como personajes nos ha dado la vida, perderlo sería perderla.

A veces lo difícil se convierte en estar a la altura de nuestra palabra, haciéndola propia.

Besos y abrazos a tantas y tantos compañeros de corazón abierto.

Suyo, Z+-----

Spaghetti dijo...

Nunca me he planteado ese análisis entre esfuerzo y rendimientos, creo que de hacerlo, ya habría dejado de escribir aunque los rendimientos, tangibles o no, superasen al esfuerzo invertido.
Tampoco entro en el juego del bloger de leer para que me lean y comentar para que me comenten, por lo que solo dejo mis comentarios en los blog que merecen la pena según mi criterio.
Reconozco la cortesía que existe en las redes - La mayor parte, buenas palabras y elogios - aunque no soy amigo de ditirambos y zalamerías.
Y el final llega a veces sin proponérselo, por razones simples como un cambio en la rutina. Mis entradas son irregulares en el tiempo pero no pienso en dejarlo digan lo que digan (que realmente ni sé, ni me importa lo que dicen)...
Sinembargo, estoy agradecido al blog por la oportunidad de establecer empatías con desconocidos que a lo largo de lo escrito acabo estimando hasta quererlos.
Espero conocerte en persona un día ... que dará para otras entradas acerca de la destrucción o el mito entre el escritor y la persona que escribe.
Un abrazo.

emily1 dijo...

uy cuánto sabes de esto! me ayudó leerte, yo solo salto timidamente de un lado a otro casi siento que entrar en otros blog es como entrar en su casa y a veces me da pudor, pero me encanta ir por allí leyendo, espero no lo cierres por un largo tiempo..

Miguel A. Lama dijo...

No sé qué me alegra más: leerte o leer el medio centenar de comentarios que ha suscitado tu texto. Ambas cosas son toda una 'teoría' de esta forma de expresarse. Me alegro mucho, Pedro, de que sigas ahí.

virgi dijo...

Mientras me siga dando mas satisfacciones que incomodidades, lo mantendré. Supongo que si lo cerrara, continuaría haciendo ciertas visitas. Como a ti, con quien siempre aprendo.
Un abrazo, Pedro.

Ele Bergón dijo...

Querido Pedro, empecé mi blog en el 2005 en un momento de crisis personal y por pura necesidad de poder comunicarme con los otros.

Después lo he seguido manteniendo a mi manera, porque creo que que escribo cuando quiero y como quiero. Quizá note a veces un poco que me presiono por publicar una entrada, pero no mucho, la verdad. Cuando no tengo internet, sé que no pasa nada porque no publique así que la autonomía personal que recomiendas la suscribo y la practico, pero también gracias a este medio, hoy os he conocido a todos vosotros que ya sois mis amigos y tú en especial, me has ayudado mucho en esto de esforzarme un poco para escribir sobre aquellas obras que nos recomiendas leer o releer, así que te estoy muy agradecida y por supuesto no quiero que te vayas. Te echaría mucho de menos.

Tengo otro blog dedicado a los niños donde voy dejando mis escritos y me llevo gratas sorpresas cuando descubro que en los colegios utilizan mis textos sacados de internet. Así que para mí esto de los blog es muy rentable en cuanto emociones y sentimientos ¿ qué más puedo pedir? Ahora eso sí, lo haré en lo que pueda, utilizando mi propia libertad. Eso también lo tengo claro.

Un abrazo y sigue aquí.

Luz

Asun dijo...

Es cierto que al principio uno no es consciente del tiempo que le va a tener que dedicar. Cuando este excede del que normalmente se dispone, y se le empieza a robar a otras actividades hay que estar bien atentos para que le sea robado a lo que realmente no es prioritario. Si no es cuando nos puede pasar factura.

Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo que dices respecto a la autonomía personal. En todo momento debemos hacer lo que nosotros creamos conveniente, sin hacer caso a las presiones externas. Y debemos ser fieles a esta premisa no solo en lo que respecta al blog, sino en cualquier ámbito de nuestra vida.

A mí hasta ahora me ha aportado mucho más de lo que imaginaba cuando me inicié ne este mundo. He podido conocer a personas que de otra forma jamás habría conocido, muchas personalmente, y con algunas de ellas he establecido una gran amistad.

Qué duda cabe que La Acequia, y por ende tú como máximo representante de ella, ha jugado un rol muy importante en todo esto desde que me incorporara a la lectura del Quijote. Por eso te doy las gracias por la parte que te corresponde.

Así que yo no puedo sino estar agradecida por todo lo que ha supuesto para mí el blog.

Muchos besos, Pedro.

Asun dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Luis Garcia dijo...

Hola Pedro.

Qué entrada tan acertada. Yo tengo el mío personal aparcado, como ha sucedido otras veces; aunque esta vez va para un año. Confluyeron varias razones. Volveré, eso lo tengo seguro.

Un abrazo.