domingo, 8 de enero de 2012

Lo que el viento se llevó


No pensaba tomarme estos días como me los he tomado. Alejado del blog y sin conectarme a Internet más que para publicar el jueves mi entrada sobre la Sonata de estío de Valle-Inclán. Mañana remoto el ritmo de publicación habitual de La Acequia y mis visitas a los blogs amigos. En estos días el viento se ha llevado algunas cosas del pasado. He recuperado la antigua tradición, que ya tenía olvidada, de comprarme una agenda en papel y pasar a ella las direcciones y los teléfonos, los cumpleaños de los amigos y familiares. Lo he hecho con una pluma estilográfica que tenía olvidada. No sé por qué, pero necesitaba esa acción física de escribir lentamente, oyendo el rasgado de la pluma sobre el papel. Desde que uso agendas electrónicas se han copiado automáticamente datos que ya no tienen sentido: teléfonos de personas a las que ya ni recuerdo, cumpleaños que dejaron de ser significativos, direcciones inútiles porque allí ya no pueden acusar remite. El viento ha saneado las estancias, sin duda. Comenzamos de nuevo.

45 comentarios:

Delgado dijo...

Pedro volver al papel y a la pluma resulta gratificante de vez en cuando, yo mismo lo hago cuando quiero escribir cosas más profundas, por alguna extraña razón la comunión escitor-pluma-papel resulta más auténtica que con el ordenador u otro medio tecnológico.

Y con respecto a los números también me ha pasado, cada ciertos años hay que hacer alguna purga.

Un abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Yo nunca he abandonado la pluma y el papel.
Todo lo escribo a mano.
Troglodita que es una ;-)
Contenta de tenerte de vuelta, Pedro.
Un beso.

Campanilla dijo...

Me alegro de que estés aquí otra vez. Cuando empecé a escribir y me examiné de mis primeras oposiciones, lo hice con una Olivetti. No había posibilidad de equivocarse, porque no se podía borrar... Ahora, las faltas de ortografía son habituales, porque como se puede borrar y reborrar fácilmente, no reparamos en ellas. Es ideal usar pluma, papel y libros de los de verdad, no leídos en el ordenador. Saludos.

Montserrat Sala dijo...

Es un buen momento para comenzar de nuevo, profesor. y recuperar viejas costumbres, que nos han robado los medio informáticos. yo te aplaudo.

Un abrazo

Myriam dijo...

Hay queridas que es mejor volarlas, con el viento. Y queridos, también, obvio.

Alivianar la agenda, equivale a aligerar el equipaje, algo muy sabio.

Por cierto, siempre la uso de papel. Es la mas segura. He visto a dueños de las otras hiper-modernas desgarrarse las vestiduras al perder en una ráfaga virósica todos los datos.

Un beso y feliz retorno a la cotidianeidad.

Campurriana dijo...

Pedro, me ha gustado...yo también guardo esa agenda en la que anoto direcciones sobre papel. Es necesario a veces reposar sobre éste, sobre tantas cosas que no debieran desaparecer a pesar de las tecnologías...

Antes vacíaba un estante para colocar las postales de navidad que iba recibiendo. Ahora éste está vacío y yo sigo escribiéndolas...me gusta hacerlo.

Bienvenido.

MariluzGH dijo...

Yo todo lo hago a mano, querido amigo, con estilográfica también (siempre llevo dos en el bolso y cartuchos de repuesto); me reconozco así :)

abrazos de regreso :)

Martine dijo...

Ligero de equipaje y con ánimos, es un gusto leerte asi..
A por este segundo Trimestre, Pedro!

Un beso, mañana toca madrugar..;)

¿Agendas? De papel siempre y lo más imprescindible, en la mente

Asun dijo...

Yo suelo empezar el año pasando los cumpleaños significativos al calendario de pared de la cocina. Así seguro que por la mañana, mientras desayuno, los veo.

Tuve una agenda electrónica hace ya unos cuantos años y cuando se me estropeó no quise otra, prefiero también las de papel, y renovarla de vez en cuando, que si no se acumula mucho dato obsoleto. Esos, mejor dejarlos volar con el viento.

Casualmente también yo estos días he rescatado una estilográfica que tenía en el olvido.

Un beso, Pedro, y feliz regreso.

impersonem dijo...

El viento suele llevarse la paja y deja el grano...

A mí me gusta más el papel...

Feliz comienzo.

Un abrazo.

Isabel Huete dijo...

Yo, que soy una "basurillas" y lo guardo casi todo, sin embargo me encanta de cuando en cuando limpiarme por fuera y por dentro liberándome de ataduras que una lleva incrustadas como sogas no se sabe bien por qué. Quizá la costumbre... Besis.

Señor De la Vega dijo...

Mí Señor Ojeda,

Yo he instalado y activado el "Modo de escucha del reconocimiento de voz de Windows" en este inaugurado 2012.

De ese modo intentaba ahorrar tiempo, descansar mis dedos y liberar mi verbo.

La relación se ha vuelto imposible entre mi ordenador y yo, aunque escucha con atención lo que digo, una rayitas lo acreditan, no transcribe un pito de lo que yo creo que pronuncio, y empiezo a sentirme tan traumatizado como Jorge VI.

Siguiendo su retrograda idea, intenté hablarle a una pluma estilográfica con plumín verde y oxidado, pero por mucho que grito, ni se mueve ni huye echando tinta.

En fin, seguiré tecleando, mal que quiera.

Suyo, Z+-----

MIMOSA dijo...

El viento es sumamente inteligente, bien sabe barrer las hojas caídas y orear estancias.
Mi agenda es mi cabeza,¡espero no perderla! Tiene la ventaja de hacer limpieza por sí misma.

Pero escuchar la fricción de la pluma en suave caricia con el papel, es algo que nunca se debe perder, me gusta esa sensación, ver como se deposita suavemente la tinta y se expande adoptando las formas que de uno nacen.

Feliz regreso Pedro. Un abrazo y un beso.

elisa lichazul dijo...

quisiera decirte muchas cosas que se me vienen a la cabeza, pero solo dejaré un beso para ti, feliz por tu luz, eres faro para quien vuela desde lejos

pd...adoro ese film, tiene un significado muy muy especial para mí

besos

Spaghetti dijo...

Se notaba la ausencia. Es bueno empezar el año haciendo limpieza, las agendas debieran durar tan solo un año, conservando lo que permanece y que el resto sea parte del pasado.
Un abrazo

Jan Puerta dijo...

No hay mejor remedio para retomar los sentidos que una pluma, tinta y algo útil que plasmar.
Un abrazo

Txema dijo...

¡Estilográficas! No hay que olvidarlas. Es una gozada escribir con ellas.

saludos

Hernando dijo...

Las agendas de papel termino por abandonarlas, las electrónicas ni sé como funcionan ni me interesan, pocos números de tres cuatro personas que me interesan, pocos datos de aniversarios..etc, solo unos pocos que me interesan, y todo ello guardado en la cabeza, todo lo demás el viento se lo puede llevar, al veldar quiero que se quede solo el grano que me hace sentir sobre la tierra, la paja que desaparezca.

Abejita de la Vega dijo...

Estilográfica no tengo, hace mucho que soy amiga del Pilot. Agenda, la del móvil. La de papel...es angustioso, hay nombres que ya no recuerdas.

De todas maneras el viento se lleva ¡tantas hojas! Y para algunas la frase de Gable viene que ni pintada.

Un abrazo, feliz vuelta a la normalidad.

Ele Bergón dijo...

Que curioso Pedro, pero yo después de estos días pasados " en familia" y muy ajetreados por estar mi casa más ocupada de lo habitual, y darme un amago de strees y ansiedad, también retomé la vieja costumbre de escribir a mano en los cuadernos que siempre he tenido,y ha sido precisamente esa caligrafía la que poco a poco me ha llevado hasta mi ritmo perdido.

También noto un nuevo giro en mi vida. Comencemos este año renovados y quizá conservando las viejas costumbres que siempre nos fueron últiles.

Un abrazo

Luz

Antònia Pons Valldosera dijo...

La frase més emblemática de una película de antología en boca de un gran actor. "Frankly, my dear, I don't give a damn" que en su tiempo causó un gran escándalo, para un post de inicio de año.
Muy bien hallada. A mi ocurre que cada año estreno una agenda que después pierdo. También soy amiga de los pilots. Las estilográficas no me traen buenos recuerdos.
Un abrazo.

Joselu dijo...

Tengo una estilográfica muy querida que ya hace años que no utilizo. Durante más de una década llevé diarios personales escritos con esta estilográfica. Desde la era de internet, reconozco que todo esto ha pasado a la historia. Ni escribo a mano, ni redacto diarios, ni casi leo en papel… Y mucho me temo que esto no tenga vuelta atrás. Lo intenté pero ya no formaba parte de mí. En cuanto a las viejas agendas escritas a mano, guardo algunas de hace décadas y he de decir que son una puñalada trapera. Entrar en sus anotaciones y contactos me lleva a otro tiempo en que era otro, y eso produce un intenso dolor que prefiero no alentar ni frecuentar. Pocas cosas hay tan dolorosas como una vieja agenda. Ni siquiera un diario -el elemento más misterioso que se pueda imaginar- tiene esa capacidad de producir una íntima desazón tan punzante. Les dije adiós y ya no volveré a ellas.

Alimontero dijo...

Querido Pedro....esta sabia decisión tambien la tomé luego de nuestro terremoto 8.8
Ahi me di cuenta que no recordaba teléfonos!! ah noooo- me dije- esto es una señal...;-)
Cada vez que viajo compro libretas, cuadernos, me encantan las librerías!!! y ahi plasmo... reconozco que mi letra, a causa del pc, se está recuperando...(como yo?)

Gracias querido amigo por recordarnos lo "esencial"...re-encontrarnos...una inteligente decisión!

Que estés muy bien, te deseo lo mejor, como siempre, y te espero...

Te quiero mucho,

Ali♫♥

cessione del quinto dijo...

Què bien que retomemos el rumbo, yo he sido siempre de làpiz y papel para muchas cosas, sobre todo la agenda que se ha convertido en un pequeno diario. Creo que hay cosas que Internet o los ordenadores jamàs eliminaràn. Un abrazo fuerte.
Sara M.

José Núñez de Cela dijo...

Curioso.
A mi me han vuelto, de nuevo, las ganas de tener una agenda en papel que hoy estreno... de nuevo.

Lu dijo...

El tiempo marca el retorno natural a las fuentes(lo cíclico se pone de manifiesto). La escritura sobre papel, la elección de una pluma específica; elegir el momento en el tiempo para escribir. Elegir el tipo de apoyo donde va a realizarse la antigua tradición. Ebanistas han dedicado su vida entera a la manufactura de juegos de escritorios y secrétaire...
Hace unos días q también ando pensando en papel y pluma.
Abrazos.

Myriam dijo...

¡Ché, amigo, saliste un poco bizco en la foto, pero el bigote te queda requetebien!

São dijo...

Nunca abandonei esse hábito de escrever em papel, rrsss

E ainda bem que estás de novo aqui, meu amigo.

Un fuerte abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Yo escribo todo en papelitos, con pluma, y los guardo muy bien.

Y cuando los necesito, no los encuentro.

Asì me funciona a mì.

Un abrazo.

jg riobò dijo...

Tarea pendiente y con este tiempo helador.

Gabiprog dijo...

Una agenda de papel...
Un regalo seguro para Reyes!

Merche Pallarés dijo...

¡Maravilloso tu post y los comentarios! Que disfrutes del 2012 con pluma y papel y no pasando frío en las tutorías... :) Besotes inaugurales (por el nuevo año, aclaro...) M.

Anna Jorba Ricart dijo...

Es lo mejor que puedes haber hecho...tú decides los números de teléfono que quieres conservar y a la gente que quieres seguir teniendo conectada...tú u tu agenda personalizada y de puño y letra...todo un placer....¡claro que si!: lo que el viento se llevó y agua que no has de beber...
Un abrazo.

SAUVIGNONA dijo...

Hola pedro... quizas te pasa lo que ami con el cine....yo no cambiaria una peicula en el cine por nada..ni por un LCD ni por la comodidad dek silon de tu casa...prefiero la butaca y la pantalla enorme y esa sensacion inigualable del cine ...

si tienes esa agenda nueva no te olvides de agendar mi cumpleaños!
el 25 de agosto!!!

besines !!!
:) tu amiga sau

Nieves LM dijo...

Lo de la agenda de papel lo hice ya hace unos años, pero escribo con lápiz, salvo cumpleaños, lo demás a lápiz, y voy borrando para empezar a apuntar lo del año nuevo. Es una agenda perennnnnne. Besos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Los Reyes me traen siempre una agenda, que lleno de escritos a diario, pero que al cabo de los 365 días lleva en blanco las páginas de direcciones, teléfonos, ...
Utilizo, desde hace años, una pequeña de papel, resentida ya por el tiempo, en la que voy añadiendo novedades. No me veo capaz de pasar las anotaciones a una nueva.

Saludos.

P.D.: La fotografía me ha hecho preparar una entrada en mi blog de cine.

XuanRata dijo...

También mi hijo se ha comprado una agenda 2012 con la mayor ilusión del mundo. Yo no sé qué se anota en una agenda a los 11 años, ya no lo recuerdo. Pero me ha gustado verle tomar la agenda entre las manos y abrirla delante de mi, mostrándomela como un pasaporte.

Kety dijo...

El viento debía barrer lo negativo más amenudo. Nos iría mejor

Me alegro que hayas recuperado costumbres que se van perdiendo por culpa de la tecnología.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Bienvenido al pasado. Por cierto, siempre uso agenda de papel.

Paco Cuesta dijo...

Bienvenido al pasado. Por cierto, siempre uso agenda de papel.

emily1 dijo...

me encanta el viento y escribir con lápiz y goma de borrar!
un saludo!
es bueno tomarse tiempos, yo lo hago pero después extraño !

Aldabra dijo...

Esas renovaciones temporales son muy beneficiosas, todo eso que describes que vas a hacer te sentará bien. A mí también me gusta hacer "limpiezas", ré-organizar.

Yo no te he pueso falta en mi blog porque ya sé que eres responsable y que si faltas es por motivos de peso... je je.

biquiños a vuela pluma, ¿se dice a sí?

pancho dijo...

Nunca he sido capaz de tener agenda ni nada que se le parezca. Todo lo más, tomar notas de teléfonos en papeles sueltos que después se pierden y tiene uno que andar preguntando por ellos de segundas.

Con esto de los blogs voy escribiendo en cuadernos resúmenes o cosas que leo o que se me ocurren. Ya llevo unos cuantos cuadernos llenos. Nunca me lo hubiera imaginado. Supongo que uno lee más que antes- en pantalla y en papel- porque para tener algo que escribir, yo estoy en la fase que tengo que haber leído para poner algo con un mínimo de decoro. Lo propio se escribe en pocos renglones.
De los artilugios sólo me interesan los musicales y los ordenadores. Los demás son prescindibles. Creo.

virgi dijo...

Lo que el viento se llevó no fue suficiene. Siempre nos quedarán frases, imágenes, canciones...grabadas en el imaginario colectivo.
Besos, Pedro.

Euphorbia dijo...

Me parece estupendo dejar que el viento se lleve lo que haga falta del pasado y volver al anacronismo de la agenda en papel. Yo lo hice durante un tiempo y para los que no somos el súmun de la organización quizá sea el mejor sistema: agenda y libreta de notas.
Yo también estoy bastante desconectada y no consigo de momento coger el ritmo, estoy en ello.