jueves, 19 de enero de 2012

Elegancia y crueldad en la Sonata de primavera y noticias de nuestras lecturas.


En toda la Sonata de primavera -en grado muy superior al del resto de las novelas de la serie- hay un contraste evidente entre la elegancia que lo preside todo y la crueldad en las acciones del Marqués de Bradomín (e incluso de algún otro personaje, como todo lo relacionado con la bruja). En efecto, el Marqués está en la cima de su esplendor físico: joven, galllardo y arrogante con el uniforme que le corresponde como guardia noble del Papa, se mueve en el ambiente refinado del Palacio Gaetani entre la belleza y actuación de las mujeres que en él viven. En ese ambiente refinado, sin necesidad de la actuación del Marqués, ya hay suficientes puntos oscuros que contrastan con la elegancia reinante: los secretos del moribundo obispo, los intereses de la Princesa Gaetani, los sentimientos de su hija mayor, las relaciones cruzadas del mundo político y espiritual, etc. En el fondo, el Marqués viene a dinamitar la apariencia de armonía de esa elegancia con su actuación tan directa y brutal llevado por sus pasión erótica. El final es la culminación de todo ese juego en el que nada se mueve en la superficie mientras todo es convulso en la profundidad.

Noticias de las Sonatas

Gelu publica su quinta selección de frases de Sonata de estío, que ayuda a rememorar las claves de la novela.

Paco Cuesta, a raíz de iniciar su comentario de Sonata de primavera, matiza la definición del personaje para dar, fnalmente, con una brillante. No os perdáis esta entrada.

Mª Ángeles Merino comenta el inicio de Sonata de primavera. No dejéis de apreciar las ilustraciones y las aclaraciones que hace al respecto sobre algunos lugares mencionados en la acción.

Myriam analiza de forma excelente el personaje del mayordomo Polonio de Sonata de primavera. No os perdáis esta entrada.

Desde el inicio, con la mención de Darío hasta el final, con la forma en la que explica cómo Valle crea el ambiente del inicio de Sonata de primavera, la entrada de Pancho es todo un acierto.

Paco Cuesta hace una asombrosamente perspicaz entrada de interpretación de Sonata de primavera, entre el Marqués joven y el marqués anciano que narra la historia.

9 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

Pedro, perdón por la barbarie que hago con esta entrada
pero estas lecturas son una especie de reallity literario con sus personajes faranduleros absolutamente identificables y podrían ser espejo de muchos en pleno siglo XXI

BESOS

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Esta ‘Sonata de primavera’ se lee como un relato breve.
Coincido en que tiene mucho fondo oscuro, tras la apariencia elegante.

Valle Inclán, actúa de marionetista caprichoso, moviendo los hilos del destino de Bradomín. El tiempo y la fatalidad, a veces, actúan sobre los pobres humanos como un despiadado tahúr.

Excelente y bello recorrido por el arte, en esa primavera italiana llena del colorido de campos y paisaje, en los que no falta la parafernalia y los negros y púrpuras de los ropajes.

He leído todos los enlaces, estupendos, como siempre.

Saludos.

Delgado dijo...

El esteticismo italiano, y ese halo de antigua gloria y esplendor venido a menos de la Italia del XIX hacen un escenario perfecto para Bradomín.

pancho dijo...

Nada hay capaz de poner freno a la pasión de Bradomín; ni obispos amortajados, ni impedimentos religiosos. El Marqués entra en la gracia serena de la Italia clásica como un elefante en una cacharrería para trastocar el modo de vida de aquella gente. Y lo paga porque sale trasquilado de tanto acoso a la virtud. En cierto modo Valle no quiso traspasar las paredes físicas del convento, pero bien que amenazó con las imaginarias.

Gracias por tus palabras sobre el trabajo propio y el tuyo de recopilación de los demás.

Myriam dijo...

Ese contraste del que hablas entre la aparente elegancia y la crueldad del Marqués que desata lo oscuro oculto está tan bien expresado en esta Sonata que sorprende.

Besos

SAUVIGNONA dijo...

...(En toda la Sonata de primavera -en grado muy superior al del resto de las novelas de la serie- hay un contraste evidente entre la elegancia que lo preside todo y la crueldad en las acciones del Marqués de Bradomín)...

wow... esta parte me oparecio muy poetica quizas te suene tonto....pero yo con simples palabras capaz que no podria describir nada...

te deseo un indo fin de semana de cafe con leche caliente y un sillon de esos que tienen un respaldo mas alto que uno....


adios!
:D sau

elisa...lichazul dijo...

feliz fin de semana Pedro
besos y buenas energías

emily1 dijo...

...nada se mueve en la superficie mientras todo es convulso en la profundidad.

me quedo con esto!
un saludo Pedro.

Abejita de la Vega dijo...

La alegría de la campiña italiana en primavera, con sus olivares floridos,desemboca en la cámara donde agoniza el momseñor, con ese cortejo detrás del viático. Campanillas de las mulas y campanilla del viático como música de fondo. Después de ese primer contraste, siguen otros, los iré analizando. Descubriré el que tú señalas.

Muy crueles las palabras de la Princesa Gaetani sobre la entrada en el covento de su hija mayor. Crueldad y fanatismo,como señala el mismo Bradomín.

¿Es amor la vaga tristeza que siente el marqués ante la mirada de Rosario? Eso parece, pero después de leer las dos sonatas anteriores, con este personaje tan cínico y egoísta, nos cuesta creerlo. ¿O esel único amor de su vida?

Gracias por tus palabras.

Besos, Pedro.