lunes, 12 de diciembre de 2011

Tricentenario de la Biblioteca Nacional de España


La Biblioteca Nacional de España cumple trescientos años. En un país como este en el que nos hemos dedicado a destruir el patrimonio y a cambiar lo que sobrevivía cada década, que una institución cultural de este tipo cumpla trescientos años es ya, de por sí, un logro.

Mi relación con la Biblioteca Nacional comenzó cuando inicié la investigación que llevó a mi Tesina de Licenciatura. Aun recuerdo la impresión que me provocó entrar por primera vez en el edificio y, especialmente, en la Sala Central. Todavía hoy, ya tan familiarizado con la Biblioteca, siento algo especial cuando accedo a su interior que solo puedo relacionar con la sensación de refugio y paz. Sé que no es lo mismo trabajar en ella y que los lectores o los investigadores que me rodean no son seres beatíficos, pero a uno se le ocurre soñar que el edificio puede trasformarnos a todos los que estamos allá dentro.

Desde mi primera visita, en los años ochenta, la Biblioteca se ha trasformado notablemente. Ha tenido problemas de crecimiento y algunas decisiones que se demostraron equivocadas, así como algunos directores para olvidar. El edificio se ha resentido con el paso del tiempo y casi siempre lo he visto en obras de remodelación, algunas que pusieron a prueba la paciencia tanto de los trabajadores como de los visitantes. La institución debería tener mayor relevancia que la que tiene y lanzarse con mayor tesón al mundo digital -en esto ha hecho notables esfuerzos en los últimos años, pero todavía tiene que recorrer mucho camino para superar el retraso que sufre con respecto a otras instituciones similares-, pero ahora también recibirá el impacto de los recortes presupuestarios generalizados en estos tiempos de crisis.

A pesar de todo, celebremos estos trescientos años de conservación y divulgación de un patrimonio tan importante para un país, que lo define para bien o para mal.

26 comentarios:

José María Souza Costa dijo...

Parabens, pela postagem.
Deveria ser regra, norma. Todo governo, deveria criar, uma Biblioteca, por dia, emcada Cidade, sobre a Terra. Certamente a humanidade, seria melhor.
Super-interessante, a sua postagem.
Abraços, abrasileirados

Myriam dijo...

¡¡Felicidades y por otros 300!!

elisa...lichazul dijo...

wow 300 es todo una celebración!!, en esas paredes se concentran muchos sueños y muchos razonamientos a un vuelo de palabra
Felicidades a quienes la disfrutan y comparten

BEsos
pd...muy buena la foto del mesengger
sales muy bien

São dijo...

Trezentos anos é muito tempo!

Apesar de erros que provavelmente cometeu - o que é natural! - merece felicitações.

Que prossiga por mais três séculos, pelo menos.

Besos, querido amigo mio.

Anónimo dijo...

Parabéns!

::))::))

LUIZ

Isabel Huete dijo...

Cuando estudiaba la carrera iba bastante pero ahora solo paso por ella cuando hay alguna exposición que me interese o a alguna conferencia, y siempre me parece un lugar entrañable con el que me identifico en muchos aspectos, como si formara parte de mi vida, como de hecho ha sido durante bastantes años. Pero es cierto lo que dices, le falta más iniciativa, mayor empuje para ser una institución tan importante y con un fondo bibliográfico extraordinario. De momento no va a ir a mejor, es evidente, pero quizá algún día... alguien se tome más en serio nuestro patrimonio, éste y todos los demás.

Montserrat Sala dijo...

Parece muy gordo y suena a cosa grande. NO entiendo, como la sede de una institución de tanta relevancia, se esté desconchando, y en mal estado.
Está bien a la vista, que nuestros
gobernantes, han gestionado los ingresos de un forma inadecuada. Haciendo aeropuertos fantasmas, y tejiendo líneas férreas, por donde no hacian falta. Me siento engañada y defraudada.
Disculpa Pedro, ese no era el tema.
te envio un entrañable abrazo

Spaghetti dijo...

Feliz cumpleaños a la Biblioteca Nacional!! Y enhorabuena a todos los que siguen visitándola y manteniéndola viva. Porque son los que en realidad consiguen que no se convierta en un cementerio de libros entre el polvo.

Hernando dijo...

Esperemos que los próximos años, haya presupuesto para adecentarla y hacerla crecer en las nuevas tecnologías, pero debemos de estar orgullosos de tener un biblioteca de las características, y contenidos como es la Biblioteca Nacional, no hay muchas que guarden tantos tesoros.

Aldabra dijo...

¡¡Por ella!!

Yo no la conozco y fíjate que no me he acordado de ella las veces que estuve en Madrid. Imperdonable, ahora comprendo que debería haberla visto.

Seguro que sentiría esa misma sensación de magia, orgullo y sobrecogimiento que has descrito en tus visitas.

biquiños y gracias por dedicarle este homenaje, recordándonos a los que todavía no la hemos visto que tenemos que ponerle remedio.

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abejita de la Vega dijo...

Somos capaces de conservar lo que merece la pena. Buena noticia, que cumpla muchos más.

Debe ser un placer visitar sus salas, rodeada de estudiosos beatíficos y no beatíficos.

Besos

José Núñez de Cela dijo...

Dios mio!. Todavía recuerdo la impresión que me causó estudiar entre aquellas paredes, en aquellos asientos, las fichas,... todavía debo tener el carnet por algún cajón. Uff!

enletrasarte(Omar) dijo...

Allí hay soberanía, disfrutadla.
saludos

moderato_Dos_josef dijo...

Sí desde luego. Para mí es un milagro divino jajaja.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Un pais es tanto como la educaciòn de sus ciudadanos.

Enhorabuena.

Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Tampoco la he visto por dentro pero por fuera, el edificio es imponente y majestuoso. ¡Trescientos años! Se dice pronto... Besotes bibliotecarios, M.

pancho dijo...

El trabajo que están haciendo de digitalización de la prensa antigua es colosal. Zambullirse en esos periódicos es como regresar al día a día del pasado. Se te pasan las horas volando. Todavía quedan cosas por las que merece la pena echar el resto con el fin de conservarlas. Son la auténtica memoria histórica de lo que somos.

Momar dijo...

Me saqué el carné de la biblioteca al poco de llegar a Madrid. Por desgracia luego no hice uso de él, pero poder visitar hasta la cocina fue una gozada.

British_Museum_Reading_Room dijo...

Bueno,bueno.....

virgi dijo...

Esta mañana oía la noticia y todas las maravillas que conserva: incunables, dibujos de Leonardo, tratados, documentos valiosísimos.
Y ya ves, nunca he entrado, sólo he estado una vez y de paso.
Un abrazo, Pedro

Ele Bergón dijo...

Creo que hoy iré a visitar esta exposición.Ya dejaré mis impresones en el blog.

Cuando entro en sus salas a mi también me da esa sensación de paz y tranquilidad. Lo que no me gusta es la cantidad de controles que han puesto últimamente. Puede que sean necesarios, pero reconozco que me molestan.

Es un lujo tenerla aquí en Madrid

Un abrazo

Luz

Delgado dijo...

Coincido con Pancho, gran labor de digitilización están haciendo, que da mucho camino, pero espero que en diez años todas sus joyas puedan consultarse sin tener que deteriorarlas.

Asun dijo...

¡Enhorabuena por esos 300 años!

CAS dijo...

Vengo a desearte un buen año 2012, luego de haber compartido la foto findeañera, gracias a la magia de Mónica.
abrazos!!!

Euphorbia dijo...

Realmente es para alegrarse.
Habrá que ir a verla si es visitable.
Un abrazo