martes, 4 de octubre de 2011

Passio y la continuidad de Las Edades del Hombre.


El próximo 6 de noviembre se clausura la exposición Passio. Por primera vez, el proyecto de Las Edades del Hombre se montaba en dos sedes: Medina del Campo y Medina de Rioseco, las dos localidades de la provincia de Valladolid, tan cargadas de historia que, por sí solas, merecen ser conocidas.

Hay pocas cosas originales que se puedan decir de Las Edades del Hombre a estas alturas. La idea, que se puso en práctica en 1988 con la primera exposición en Valladolid, ha cosechado éxito de crítica y público. Es indiscutible su labor en la restauración de piezas artísticas, la difusión del patrimonio castellano y leonés y la promoción turística de las localidades en las que se ha celebrado desde entonces. El interés artístico, cultural e incluso la reflexión sobre aspectos técnicos -la forma de proceder en la restauración del patrimonio, la concreción de una idea museística aprovechando grandes templos- y culturales -las relaciones del mundo espiritual cristiano con el arte, la historia y el pensamiento occidental-, ha sido más que relevante.

Si las localidades en las que se han celebrado las exposiciones de Las Edades del Hombre se han visto beneficiadas, la iglesia católica no puede quejarse del apoyo institucional y económico que han recibido de la administración pública y las entidades colaboradoras. Puede decirse que, en Castilla y León, han sido el proyecto más beneficiado en este sentido. Este hecho, por sí mismo, cuestionaría muchas de las quejas que desde la iglesia se pronuncian continuamente sobre sus relaciones con las administraciones públicas.

Todas las exposiciones han servido para reflexionar profundamente, a partir del patrimonio artístico, sobre claves espirituales que, aunque vistas desde la perspectiva católica, son temas universales. En el caso actual sobre la Pasión, eje fundamental de la creencia cristiana.

No pienso que deba repetirse la experiencia de las dos sedes paralelas de la exposición. Desorienta al visitante y tampoco se encuentran tantas diferencias en la propuesta de una y otra, por mucho que las guías insistan en ellas. Es inevitable también que se produzcan enojosas comparaciones. En este caso, la exposición de Medina de Rioseco es mucho más recomendable que la de Medina del Campo: tanto en coherencia, en sentido y equilibrio de lo expuesto. Sin embargo, bien vale la pena un viaje a cualquiera de las dos Medinas con este motivo: ciudades que conservan mucho de lo que les hizo grandes en el pasado y que cuentan con proyectos que las revitalizan, especialmente Rioseco, que parece haber encontrado una idea sobre la que desarrollarse como localidad turística de interior.

Cuando terminé de ver ambas exposiciones me surgió la misma duda sobre la continuidad del proyecto. Tal y como está solo puede decaer. Por mucho que sirva para restaurar, conservar y exponer el patrimonio artístico, la idea parece agotada, todo es muy previsible y algunas piezas suenan demasiado a vistas varias veces. Más aun en momentos de crisis económica.

20 comentarios:

imagenes milagreras dijo...

Una narración de
Las MEMORIAS de FRANCISCO de ENZINAS

Juan Navarro dijo...

Las Edades del Hombre que quizá debieran ser del hombre religioso, del hombre cristiano e, incluos, Las Edades del Hombre Católico. Tuve ocasión de ver una en Salamanca y tuve la sensación de que quedaban fuera muchos hombres. Allí estaban el artista y su visión católica y el empleado de la fe, pero me pareció lejos el hombre corriente y su fe. Y lo que es peor, sólo se veía el lado amable de la fe. La inquisición, por ejemplo, estaba ausente y eso también define las edades de los hombres.

elisa...lichazul dijo...

interesante artículo y punto de vista nos compartes Pedro
besos y buena semana

Merche Pallarés dijo...

¡Cuánto pesa la iglesia católica en Castilla! Procuraré visitar las dos Medinas en mi próximo viaje. Besotes laicos, M.

Euphorbia dijo...

Evidentemente el arte occidental está muy unido a la fe cristiana y en algunas épocas eran indivisibles. De hecho no seríamos los que somos sin esos antecedentes. Se precisa de un conocimiento de las escrituras para comprender algunas obras y hay niños que no saben absolutamente nada de estos temas.

Hernando dijo...

La iglesia! está llena de intereses creados, en un reciente viaje a Burgos quise entrar en la Catedral, para ver si el Cristo que sale en "Inquietud en el paraíso" necesitaba ir ya a la barbería, para ponerle guapo para la próxima Semana Santa, me había preparado, los lugares que salen en la novela de Óscar para hacer coincidir mi imaginación con la realidad y resulta que me hicieron pagar, yo por trabajar en Museos soy miembro del ICOM, teniendo derecho a la entrada gratuita en todos museos y en lugares con obras de Arte, pues resulta que en este privilegio que tengo no entra la Santa Madre Iglesia, cuando pienso que la entrada a Catedrales y lugares de la Iglesia aunque estén abiertas al culto, deberían de estar abiertas a todas las horas. En la Iglesia hay mucho dinero público de todos recaudado en impuestos.
Sobre "Las edades del hombre" pienso que ha sido, es y será una gran idea y como dices una de las mejores cosas que se han hecho a nivel cultural en Castilla y León, veo que puede haber un poco de hartazgo, pueden ser ya muchas sedes y el tema esté un poco saturado y repetido, ya se han hecho dos itinerancias al exterior Amberes y Nueva York, creo que se podría exportar más a nivel internacional y a nivel nacional.

pancho dijo...

Sólo vi la que se realizó en Salamanca en 1993-94 (y parece que fue ayer), que representó un antes y un después para la ciudad desde el punto de vista turístico, junto al 2002 de la capital europea de la cultura . Me acuerdo del montaje de Basilio Martín Patino en la catedral vieja y poco más.

Si no hubiera sido por la corona, la nobleza y la iglesia, este país habría sido un erial desde el punto de vista artístico. Supongo que pasará más o menos lo mismo en todos los lugares. Eran los únicos que disponían de dinero para hacer trabajar a los artistas.

Cornelivs dijo...

Te tengo un poquito abandonado, querido amigo, pero no es por mi culpa. Te cuento: por fin el agobio del trabajo, las carreras y los gusanos informaticos (en que me he visto para colgar mi ultima entrada) me dan un respiro.

Parece que las aguas vuelven a su cauce... Afortunadamente ya estoy de vuelta.

Un abrazo enorme, Pedro.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro...

paso a djarte saludos y decirte que me quede pensando en e post sobre "hundir el rostro en el cabello de la amada" me gusto la simplicidad no se me ha encantado...tanto que imagine cada palabra....



besines y que tengas un lindo dia!
:D sau

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

Siempre me admiro -en mis viajes por Castilla- de las grandes iglesias que hay en pequeños pueblos, algunos hoy casi deshabitados.
En todos, hay al menos una. Pienso en lo mucho que debía mover a sus gentes la fe para emprender esas obras tan costosas en cuanto a su construcción y posterior 'relleno' de valiosos y artísticos complementos.

En algún libro de la Catedral de Burgos guardo el último comprobante de mi visita, en el que figura el horario y el precio estipulado como aporte para los gastos de conservación de nuestra preciada joya.

Merece la pena contemplar la belleza y el arte riquísimo de estas exposiciones.

¡Qué grandes artistas y cuánto trabajo e historia-s detrás de cada objeto que se nos muestra!.

Saludos.

La Zarzamora dijo...

Las visitas virtuales están muy bien hechas. Luego ya la disposición en las exposiciones es otro cantar. A mí es que personalmente me fascina esta pintura sacra y este tipo de arte. Pero comprendo el aburrimiento de muchos sobre estos temas.
Besos, Pedro.

El Gaucho Santillán dijo...

Se ve interesante.

Un abrazo.

Asun dijo...

Pues va a ser que me quedaré sin verlas...

Besos

Abejita de la Vega dijo...

A las dos Medinas hemos de ir, a las edades del hombre creyente, como alguien dice por ahí.

Recuerdo la de Burgos, ya lejana, en el claustro de la Catedral. 1990, cómo pasa el tiempo. Mi sobrina era pequeña, allí vio un manuscrito de Santa Teresa y le extrañó que la santa hiciera tachones. Las monjitas de su cole no hubieran permitido eso...

Que no se quejen tanto...

Besos, Pedro.

El Deme dijo...

He visitado las de Burgo de Osma, Ciudad Rodrigo, Ponferrada, Soria (con San Baudelio y San Miguel) y las Medinas.
Si te digo la verdad, el arte religioso es lo de menos: lo mejor es el ambiente que ofrecen estos lugares en estos periodos, donde parece que las ciudades (pequeñas) se ponen guapas para que las disfrute el paseante.
En las Medinas los bares te ofrecen una copa de Rueda y una tapa de diseño propio por 2,20 (este es el tipo de procesiones que verdaderamente me importan).
De todas formas hay que reconocer que el arte en Castilla y L. durante varios siglos estaba en las iglesias, en los conventos y en los monasterios. Y esa huella queda para que la contemplemos con una mirada amplia (no solo religiosa, que eso cada uno sabe lo suyo).

BlueShell dijo...

Que pena não poder ver...
Besos...

Paco Cuesta dijo...

Dentro de la posibilidad económica, los dineros están mejor gastados en cultura que en algunas paparruchas efectistas.
Totalmente de acuerdo con que el tema llega a su fin.

Omar(enletrasarte) dijo...

He sido ilustrado...a cabalidad, gracias por eso.
un abrazo

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Pedro, foi bom viajar um pouco ma história. Já visitei algumas cidades espanholas como Burgos, Salamanca, Ciudad Rodrigo, Santander, Oviedo e outras, e fico fascinada com a riqueza do património e a sua manutenção e difusão.
Um abraço
oa.s

S.A.D.E.FILIAL VILLA MARIA dijo...

Un enfoque muy interesante. Muy buen blog. Fue un lujo visitarte. Te sigo. Saludos cordiales.