domingo, 2 de octubre de 2011

Hundir el rostro en el cabello de la amada. Recetas para capear tiempos de crisis.


Cuando la casa está ya en calma y la cabeza se llena de rumores en los que el mundo parece hundirse, al apagar la luz y tumbarse en la cama, la única certeza es el cuerpo de la amada abrazado con delicada fuerza. Fuera quieren que todo sea convulso para especular con nuestros miedos. Al menos, durante unas horas, sumergir el rostro en su cabello moreno, de una hermosa espesura casi negra, hasta rozar con los labios la nuca de quien ya se ha arrojado, confiada, al sueño justamente ganado en el afán del día. Y dejarse ir hasta que la mañana reclame para una nueva lucha.

36 comentarios:

São dijo...

Ay, que bom, que doce ter esse aconchego...

Que o tenhas sempre, meu querido amigo!

MariluzGH dijo...

Sonrío y guardo silencio, amigo. :)

feliz semana

Anna Jorba Ricart dijo...

Es el mejor momento del dia.
Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abejita de la Vega dijo...

"...dejando mi cuidado entre las azucena olvidado"

Feliz semana, Pedro.

MIMOSA dijo...

Una imagen muy hermosa que hace callar cualquier rumor que pueda rondar.
Besos y buena semana Pedro

elisa...lichazul dijo...

hermoso!! es todo un sentir que traspasas al lector Pedro
FELICITACIONES

aunque yo me despertaría jajaja, es un instante en que dejarse mecer por Morfeo es un error mayúsculo
Besos;)

stella dijo...

Ternura en esta entrada, me ha gustado enormemente
Un abrazo
Stella

Juan Navarro dijo...

Quizás haya otra certeza y es que la realidad, aun sin ser otra, ha de pasar el filtro que el amor le pone para dar al afán más certidumbre.

Campurriana dijo...

Precioso momento. El del final de un día y la esperanza del siguiente...

Asun dijo...

Buena receta, sí señor.
Eso acalla todos los rumores.

Aunque... Demasiado pronto se ha confiado la amada a los brazos de morfeo. Seguro que acaba despertándose. :-)

Besos

silvi dijo...

Dudo que se pueda conciliar el sueño ... Jaja.En lo particular,así planteado,no podría.Besos.

Spaghetti dijo...

uhmmmmmmmm que envidia!!!! ...

Txema dijo...

Si esto fuera siempre posible...

saludos

Merche Pallarés dijo...

Me ha gustado eso de hundir "el rostro en su cabello moreno, de una hermosa espesura casi negra"..., mmmm..., pillín. Besotes de cabello blanco, M.

Tesa dijo...

No parece mal sitio.

La Zarzamora dijo...

Es el lugar más dulce para capear
esos labios en la nuca.
Besos, Pedro.

Goathemala dijo...

Siento lo mismo. La impostura, el pánico creado que les facilita el control, la evasión en una cabellera, en un cuerpo tibio, la recarga de fuerzas en la noche y el desánimo de cada mañana. Impecable, Pedro.

Delgado dijo...

Buen motivo para holgar con el descanso.

José Núñez de Cela dijo...

Preciosas imágenes y evocaciones. Poder encontrar el cariño y el sosiego a nuestro lado, en nuestra intimidad, es de las pocas (poquísimas) cosas que nos mantienen a flote en estos tiempos tan convulsos.

María dijo...

En tiempos de crisis es muy positivo para el estado de ánimo sentir ese abrazo de calor del amor.

Preciosa la imagen.

Un beso.

El Deme dijo...

Te ha quedado muy bien esa foto desde el interior de la mampara de la ducha.

Neogeminis dijo...

...todo lo que sirva para inspirarnos calma y relax!...por lo pronto tengo en cuenta el aprender a respirar con serenidad, escuchando y atendiendo cómo penetra el aire en mí.

Un abrazo.

jg riobò dijo...

No me lo puedo crer, supera las mías con diferencia.

Euphorbia dijo...

Esos momentos que no nos los robe ninguna noticia nefasta del radiodespertador.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Pedro:

Ahora mismo, me gustaría muchísimo poner en práctica tu receta, pero hace casi un mes que duermo en soledad.

Un abrazo.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

É o intimismo e a protecção de quem se ama.
Precioso.

Um abraço
oa.s

Kety dijo...

Qué romántico Pedro, no está mal ahora que empieza a refrescar. :-))

Un abrazo

Hasta la vuelta

El Deme dijo...

Qué bien te ha salido la foto desde el interior de la mampara de la ducha.

Montserrat Sala dijo...

Este es otro consuelo infalible para deshacerse de los malos tragos del día, y reponerse de los sustos que nos dan los noticiarios.
Mejor imposible.
Te noto, así como un poco, enamorado..
quizás. Ojalá sea así.
Un fuerte abrazo, profesor.

Luis Antonio dijo...

Tomo nota del consejo y pienso llevarlo a la práctica mas, si cabe. Supongo que el color del cabello no es prescriptivo...

XuanRata dijo...

Qué hermosa imagen, llama a bucear en espesuras nuevas, ¿por qué esperar a la noche?

Un abrazo, Pedro.

PENELOPE dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Sólo unos pequeños cambios para que la maravillosa receta nos sirva a cada cual, ejemplo:
..."la única certeza es el cuerpo del amado abrazado..."
...la cantidad del cabello
...el color del cabello
Y previamente -en la mampara- escribir el nombre de la persona que contrarresta los miedos y nos da fuerza para la lucha diaria.

Saludos.

Gabiprog dijo...

Dejarse ir.
Dejarse llevar.
No parecen ser lo mismo pero, se me antojan interesantes conjugaciones para aprobar la vida.

Paco Cuesta dijo...

Lucha que nos premiará con la nueva caricia de su pelo.

Aldabra dijo...

los amados son siempre consuelo de muchos males y a veces, el único consuelo.

biquiños