sábado, 22 de octubre de 2011

El tiranicidio solo es hermoso en la distancia histórica

Todos hemos visto las imágenes de la muerte del dictador libio, Muamar el Gadafi. Es difícil alegrarse por una muerte así. La conciencia democrática siempre pide un juicio y una condena. En cambio, en la historia (antigua y reciente) ha sido frecuente el linchamiento de los tiranos: la violencia con la que se han mantenido en el poder y, en especial, si se han aferrado a él hasta los últimos momentos provocando un baño de sangre lleva a su asesinato violento.

La leyenda y la literatura recubren de grandeza estas muertes: César fue asesinado y la leyenda le otorgó una frase que es toda una sentencia moral. Pero hoy la tecnología nos lleva en directo al centro del grupo que dispara al dictador después de golpearlo y arrastrarlo. El tiranicidio ha perdido toda altura trágica.

32 comentarios:

Myriam dijo...

En realidad es un trágico bajón.

silvi dijo...

Es de terror.Hace algún tiempo leí,que me llego y deje a mano.“El problema fue planteado en el pasado de diferentes maneras. Por Jesucristo,Tolstoi y Gandhi. Están los partidarios de la no violencia como aceptación del martirio y,además,aquellos que, como Camus, inspirado por Simone Weil,dijeron que si,al emplear las mismas armas,el justiciero termina pareciéndose a su enemigo se priva a sí mismo de la posibilidad de juzgarle y de las razones de combatirle”.Besos.

MIMOSA dijo...

Así es Pedro, mal que nos pesen los siglos, siempre habrá quien pierda la dignidad para ejercer de ejecutor de sentencia no escrita, y ser más violento, si cabe, que la propia víctima.
Leyendas han sido, leyendas serán.
Besos Pedro, feliz domingo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

sinceramente noticias como estas son las que demuestran que todos somos unos tiranos.... no es más que un asesinato anunciado y auspiciado por las potencias que no quieren más que el petroleo... un final con clase que marcase las diferencias hubiese sido un juicio..que no interesaba precisamente al poder...salud

María dijo...

Nunca es agradable una muerte, pero cuando la persona que ha muerto ha ido derrochando tanta tiranía, tanta sangre, tanta destrucción, tanta violencia, al final termina por recoger lo que ha sembrado.

Un beso, Pedro.

elisa...lichazul dijo...

la muerte violenta y a manos de otros es horrible, que le pongan un letrero a tu cabeza como trofeo es animal y sádico
el hombre como bien dices Pedro, no ha variado tanto desde que se reunió para vivir en comunidad, los roces , las luchas de poder, las intrigas, los juegos políticos, crean el escenario ideal para que seamos todos piezas de un ajedréz cruel
Antes todos los líderes se fotografiaban con él, pero hasta que dejó de prestarles utilidad , decidireron cambiarlo de amigo a enemigo, enmuchos pueblos pasa, que instalan a alguien las cúpulas y luego buscan adherentes para sacarlos
a ocurrido en nuestra América morena infinidad de veces, en África, y en aquellos países en donde la economía depende de otros grandes mercados y son estos los que regulan el tipo de gobernante que les conviene, al final todo se transa, quizá por todo esto es que la gente hoy se expresa , ya está harta de tanta mezquindad y oportunismo

besos Pedro

MariluzGH dijo...

Aunque se ganara a pulso morir de esa forma yo hubiese preferido verlo sentado en el banquillo de los acusados. Pero es lo que hay :(

un abrazo

Camino a Gaia dijo...

La muerte de un dictador, que eliminó a otro dictador y que probablemente sea sustituido por otro dictador mas del gusto de los mercados.
No nos hacemos preguntas que debieran inquietarnos ¿por qué Libia y no Siria?
¿Toca ahora "democratizar Venezuela?

Deben tomar aún los tiranos lecciones de tiranía de los propios mercados, a matar sordamente, a matar de hambre.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Es un horror. Entristece.
La pregunta, -aparte de los tizanizados que continuarán igual o parecido- ¿quiénes se beneficiarán económicamente de esta barbarie?.

Saludos.

Asun dijo...

No me gustaron las imágenes que vi de cuando lo mataron. Lo mismo que no me están gustando las que muestran a los ciudadanos haciendo cola para verlo tumbado en una colchoneta una vez muerto y hacerse fotos con él riendo y haciendo bromas. Lo único que muestran es muy poca humanidad, aunque supongo que es fruto del odio generado por la violencia sufrida.

Besos

Spaghetti dijo...

No hay una salida digna para un dictador indigno. Me niego a aceptar este principio, pero es una realidad.

São dijo...

Meu quewrido amigo, os assassinatos de Sadam e Muammar são hediondos e de muito mau agouro como actos iniciais de uma mudança de regime.

Fazem com que consideremos vítimas patifes terríveis.


Bom domingo.

SAUVIGNONA dijo...

mmm creo que en esas culturas uno crece con cierto morbo y frialdad...


otra cosa....Feiz otoño querido Pedro...

besines otoñales...
:)sau

Euphorbia dijo...

Supongo que somos los mismos antes que ahora, pero el paso del tiempo y la falta de información que tenemos de los hechos del pasado les otorga una pátina de misterio que los dignifica. No nos imaginamos a penas la sangre de las grandes guerras de la antigüedad y las de ahora las vemos en la tele.
Besos

Merche Pallarés dijo...

Gadafi era un payaso pero no merecía ese espectáculo cuyas imágenes no he visto, ni quiero, salvo fotos en el periódico. Me asquearon. Por otro lado, estoy con TUCCI. En cuanto estos líderes (Saddam Hussein, Gadafi, etc.) ya no están bajo el ala protectora de los poderes fácticos (que todos sabemos quienes son...) y se atreven a plantarles cara, los liquidan sin miramientos y los exhiben como trofeos de caza. ¡Indignante! Pero ¡qué casualidad! al "requetemalvado" Osama Bin Laden no se le ha visto ni un pelo... Qué casualidad... Besotes anti poderes fácticos, M.

pancho dijo...

La compasión que sentimos por la manera de morir del tirano ha sido su victoria. Tapar la muerte debajo del colchón sobre el que se muestra es hipocresía, porque ocultándola no deja de existir. Ese era el objetivo, el mismo de todas guerras: matar o morir. Misión cumplida.

BlueShell dijo...

Sim, estarmos longe de quem amamos dói demais....


É triste ver assim banhos de sangue..um horror...

Concordo com a tua análise!
tem um domingo cheio de coisas boas, ok???

Paco Cuesta dijo...

Que la tecnología nos sirva al menos para aprender de una realidad social.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,

Muchos de los que participan de ese inhumano acto, llevan meses masacrando y serán compensados con prebendas políticas en el nuevo gobierno, y solo cabe el lamento de la más elemental inteligencia; la dictadura nunca se elimina con violencia, tan solo se transforma en otra perversa forma, que seguirá diezmando la decencia entre ellos y nosotros.
Y lo dicho igualmente sirve entre sus asesinos cómplices, y lo que nos toca es mucho.

Suyo, Z+-----

Juan Navarro dijo...

No es lo mismo la muerte de César que la de Gadafi. Lo de César es un ajuste de cuentas entre iguales, como una reyerta entre bandas, aunque una de ellas fuera el emperador de Roma. Lo de Libia, sin embargo, nos lleva a lugares no deseables: la obscenidad de los dictadores y la crueldad de los seres humanos con sus iguales, aunque sus iguales sean monstruos, como si la destrucción del monstruo no nos hiciera monstruos a todos nosotros.

José Antonio del Pozo dijo...

Estoy de acuerdo: mucho mejor hubiera sido juicio y castigo a sus crímenes en vez de ese linchamiento, propio por otra parte de la adoración por la violencia morbosa que en este reinado de la Mugre global experimentamos. Pero, ¿qué castigo sería el justo? No lo sé.
saludos blogueros

Neogeminis dijo...

La historia la escriben los que ganan, y con el tiempo, es seguro que los historiadores oficiales se encarguen de suavizar lo que implica un linchamiento, sea de quien sea, y lo impiadoso y sádico de una guerra -que sólo padece quien la sufre- se contará bajo la sombra de los falsos laureles del "patriotismo".
Siempre ha sido así.


Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

La historia nos enseña que no es posible avanzar, solo caminamos en círculos.

Y el más terrible siempre se cierra cuando la victima pasa a ser verdugo, no hay misericordia no hay perdón.

Liberarse de un cruel tirano, no es excusa.

La libertad no es disculpa.

Avanzar significa recuperar la libertad el respeto y no ser poseído por el espíritu del cruel mandatario depuesto.

Seamos libres de nuestro último reto, librémonos del odio solo así seremos auténticamente libres.

virgi dijo...

Poco hemos progresado desde las tribus ancestrales. Es terrible ver algo así, pero si te digo la verdad, los que lo hicieron tendrían que haber sido muy generosos para no caer en esa tentación. La venganza camina con nosotros, mal que nos pese.

Un abrazo

Lola dijo...

Las dictaduras dan a luz tragedias incomprensibles y justificadas por mayorías reprimidas. Besos

J. G. dijo...

y que no nos dé por pensar en que lo hicieron con alguno de sus dobles oficiales que los tenía.

La Zarzamora dijo...

Uno más que no será juzgado...

Besos, Pedro.

Natàlia Tàrraco dijo...

Quien siembra vientos recoge tempestades.
Besitos.

Gabiprog dijo...

Linchar es uno de esos verbos que no debiera ser conjugado por nadie.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Terrivel demais algumas realidades.

Abraço Pedro
oa.s

Silvia dijo...

HOLA: ME GUSTA COMO ESCRIBES Y ME QUEDO CON TU FRASE FINAL
El tiranicidio ha perdido toda altura trágica..
NO ME GUSTO LO QUE VI POR LOS MEDIOS,UN HORROR.
BESOTES♥
SILVIA CLOUD

impersonem dijo...

Me repugna... intereses, impunidad...