miércoles, 6 de julio de 2011

El paseante hace inflexión sobre sí mismo

Una amiga me sugiere que publique hoy el siguiente texto: "El paseante hace una inflexión sobre sí mismo porque necesita analizar las huellas de los pasos recorridos hasta el momento. Gracias a todos". No le falta la razón en el sabio consejo.

Mientras me lo pienso, como todos los veranos, el ritmo de publicación de La Acequia cambia. Durante el mes de julio se reduce el número de entradas semanales. En agosto solo se publicarán las correspodientes a la lectura de Bécquer, los jueves. A la vuelta del verano, La Acequia tampoco será la misma.

33 comentarios:

Myriam dijo...

¿Y ese "sabio consejo" fué solicitado?

Luis Antonio dijo...

Bien mereciddo tienes ralentizar el ritmo de las entradas. Y no dudo de que el nuevo curso será novedoso.

Juan Navarro dijo...

Dices: "El paseante hace una inflexión sobre sí mismo porque necesita analizar las huellas de los pasos recorridos hasta el momento". Y añades: "A la vuelta del verano, La Acequia tampoco será la misma". Subrayo: tampoco. Es decir, constatas que no eres el mismo. Los espejos nos engañan porque parecen devolvernos la misma imagen cada mañana, cuando, en realidad no somos los mismos. Afortunadamente. Aunque se constate de tiempo en tiempo. Estamos buscando al niño que se extravió un día y, en el camino, cuanto más nos acercamos al encuentro, menos somos los mismos, para ser el del origen.

Asun dijo...

Mantener el ritmo actual tiene que suponer un gran desgaste, al menos a mi me lo supondría.
Es lógico que el paseante necesite hacerse un replanteamiento.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

A todos viene bien una inflexión así, más a ti, Pedro, que...lo que dice Asun : "mantener el ritmo actual tiene que suponer un gran desgaste".

Ralenticemos...

Ya nos contarás. Besos.

elisa...lichazul dijo...

Pedro , ninguno será igual a la vuelta de cualquier verano o invierno
es más nadie lo es desde esta mañana, somos entes en cambio imparables hasta que la vida se nos despida del cuerpo

Besos y buen retorno:)

Camino a Gaia dijo...

Si no nos detenemos a percibir nuestra propia presencia poco nos queda. ¿Qué es la vida sino todo lo que hay entre dos puntos distantes en el tiempo?
Un saludo

María dijo...

Que tengas unas felices vacaciones, Pedro, ya sabes que aquí seguiremos, esperando nuevas publicaciones, aunque se reduzcan, y me has dejado algo intrigada cuando dices que a la vuelta del verano "La Acequia" tampoco será la misma, seguro que nos traerás muchas sorpresas.

Un beso.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
No es mi idea el resultar puntilloso, y menos con el uso de palabras, (porque tendría poco mérito).
¿Pero fue acertado el usar inflexión en el consejo?. Releí el diccionario de la RAE para comprobar si andaba equivocado o existía una nueva acepción, y al no encontrarla, imaginé que su amiga debe ser poeta o peor aún matemática.
Si fuese ella matemática, la P de Pedro, sería el Punto definido, para hacer un buen punto de ensilladura.
Si ella fuese poeta, bueno de los poetas ya se sabe, les importa dos narices la definiciones, tres pares de pareados los significados y cuatro los significandos, al menos a las poetas que yo conozco, y como no salgo de mi cueva sería demasiado decir que conozco personalmente alguna; en fin, cambio de tema antes que resbale y me voy a hacer unos cientos de inflexiones que ya va perfilando su forma en mi estómago la tableta chocolate para agosto.
Suyo, Z+-----

J. G. dijo...

una frase que no entiendo sencillamente porque no concibo al presente como tal, en pocas palabras aunque me salga del tema, ¿en qué piensas? siempre en el antes y en el después, nunca en el hora, prueba y verás.

mojadopapel dijo...

A veces...el ser tan analítico, impide tomar decisiones.

Gelu dijo...

Buenas noches, de nuevo, profesor Ojeda:

He ido a mirar lo del Punto de inflexión.
¡Qué bonito, el dibujo!.
Bueno, y aunque usted sea de Letras, lo de las derivadas es fácil. No se desanime, verá, el curso que las estudiamos, no aprendí nada con un profesor de Matemáticas, -curiosamente de apellido Amado- sin embargo, conseguí, mirando el libro, entenderlas y parecerme un juego.
Aunque no esté en la idea de nadie el ser puntilloso, el que lo es, lo es. Aunque hay que reconocer que hay alguno, seguramente el de la excepción, que hasta puede resultar gracioso.
Dejo el enlace del Espasa. Pues trae dos acepciones más, muy interesantes, que no se deben obviar:
inflexión.

Saludos.

P.D.: Estupendos los contenidos de todos los comentarios. ¡Cómo no soy ni matemática ni poeta...!

someone lost a dummy dijo...

Lost comfort or Freedom of Speech?

Euphorbia dijo...

Si inflexionas creo difícil que vuelvas sobre tus pasos, pero tú inflexiona todo lo que quieras que estás en tu derecho (torcido)

Que vaya bien el merecido descanso y aquí nos encontrarás.
Besos

Merche Pallarés dijo...

Siempre te he dicho querido Pedro que tienes que ralentizar tu ritmo bloguero. En lo de la "inflexión" no me meto que sabios tienes entre tus comentaristas. Besotes reflexivos, M.

Hernando dijo...

Inflexión, podemos decir que es un alto en el camino para renovarse o morir?

Juan Navarro dijo...

El comentario de Gelu, me sugiere otro a mi. Es éste: el lenguaje de las matemáticas tiene mucho que ver con el lenguaje ordinario. Uno es el lenguaje de la ciencia y otro, el de las emociones y las cosas. Las derivadas hablan de "las emociones" de las curvas, como las curvas, en sicología, sociología y estadística hablan del estado de ánimo de las personas. Así, dependiendo de la derivada, sabemos si una curva crece, decrece, es cóncava o convexa. Siempre en un punto, porque las matemáticas no son nada "soberbias", hablan de un punto; en otro punto, las cosas pueden suceder de otra manera. Así, cuando en un punto pasa de crecer a decrecer, alcanzamos un máximo y la curva es convexa (no es "receptiva", no está en condiciones de recibir). Cuando pasa de decrecer a crecer, alcanzamos un mínimo y la curva es cóncava (es un "receptáculo"). Y luego están los puntos de inflexión, el los que la curva pasa de cóncava a convexa o de convexa a cóncava, es como si se lo pensara mejor e hiciera un divertículo en el camino. Curiosamente, en los tres casos la derivada es cero, es decir, la tangente es una línea horizontal, como en situación de descanso.
Espero que me disculpes esta digresión.

Pilar dijo...

Siento en tus letras cierto suspense y a la vez nostalgia y tristeza e incluso cansancio...¿estaré confundida?, espero que sí...
Un abrazo gordo acompañado de un beso.

Antonio Aguilera dijo...

¡Cuánto misterio...!
que tengas unas felices vacaciones.
Por cierto, mandamos una "revista probe" a tu departamento..., no sé si ahora con las vacaciones estabas por allí.

Cuídate amigo, un abrazo

Hernando dijo...

Hoy pensaba que había Bécquer, tenía preparada la reseña de un libro que hace poco se vende en las librerías, el autor es Miguel Mena Hierro, y el título del libro"Alerta Bécquer" ya que estamos en verano, y la gente puede que tenga mas tiempo para leer. Un pequeño resúmen de su libro en su web dice:
"Eduardo, un adolescente en plena efervescencia del primer amor, está tan enamorado de Dafne que decide demostrárselo robando los huesos del poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer"

Juan Luis García dijo...

Que pases buen verano, Pedro. A la vuelta, ninguno seremos el mismo.

Un abrazo

Antònia Pons Valldosera dijo...

La rutina nos impide vivir "de verdad". A mi me gustan los cambios y las sorpresas siempre que sean buenas.
Un abrazo y que pases unas felices vacaciones que bien merecidas están.
Esperaré impaciente la nueva acequia

impersonem dijo...

Análizar las huellas para ver de dónde venimos y dónde hemos estado, o si siguen o se han borrado; y para saber qué elegir en cada encrucijada que encontramos en el día a día de hacer senda y camino... supongo que no viene mal ese "doblez" de la memoria, sin llegar a la contorsión exagerada, sobre lo que hemos hecho; ni el doblez de la vista hacia nuestros adentros para ver por dónde va el nivel de lo que realmente nos llena y hace que desaparezcan nuestros vacíos...

Felice Vacaciones, Feliz Verano, y a la vuelta vemos las novedades de la Acequia, seguro que serán interesantes: más agua clara y fresca...

Abrazo.

Paco Cuesta dijo...

¡Bueno! seguiremos leyendo bajo el sicomoro o el chiringuito.

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

En mi comentario anterior -de forma inconsciente- iba la crítica a un profesor que no se molestó en que continuase amando la asignatura que él impartía.
Si hubiese explicado el lenguaje de las curvas, como lo ha hecho Juan Navarro en esta pequeña demostración, aparte de entender la lección habría disfrutado de poesía y hasta de religión.
Quiero decir, en resumen, que un buen profesor se esfuerza para que los demás lleguen a gustar y entender lo que él ama. Más o menos, como usted hace, día a día, quizás cansado, pero incansable.
Se ha ganado todos los descansos que quiera tomarse. Nuestro reconocimiento bien sabe que lo tiene, y esperaremos lo que sea preciso para no perdernos sus clases.

Abrazos.

La Zarzamora dijo...

Lo importante es seguir caminando, y hacia delante sin volver la vista atrás. Ya lo decía el poeta.
Poco importa la forma.
Besos, Pedro.

Omar(masletrasarte) dijo...

Mi querido Profesor, 'inflexión' también quiere decir, punto donde una curva cambia de sentido.
Ah, no, acepto todo, pero que cambies no...jamás...si La Acequia es un rescoldo donde uno alimenta el conocimiento y la 'reflexión'
Te mando un fraternal abrazo, y disfruta del estío maravilloso que recaló por tu España.

Sudeste dijo...

¿Alguna vez lo fue?
Nada es lo mismo, nada es igual...

Delgado dijo...

Tu entrada me ha recordado cuán importante es la organización. En mi caso me he puesto a "archivar" mis escritos.

Un saludo Pedro.

virgi dijo...

Bueno, con tal de que vuelvas, con inflexiones o sin ellas...besitos, descansa y disfruta.

Estrella dijo...

Pedro, esa última frase está preñada de misterio y también de promesas. Qué buen arranque para una novela.

Seguro que cualquier novedad que traiga esta Acequia de aguas tan generosas será buena por fuerza :-)

Un saludo.

Martine dijo...

La Acequia será la misma, estoy segura, sus aguas no, nunca lo son, serán renovadas y nos seguiremos enriqueciendo a su contacto.

Besos, Pedro, feliz verano, descansa, disfruta.

Aldabra dijo...

El paseante es un innovador, su espíritu le exige cambios, caminos desconocidos que explorar. A la vuelta del verano o cuando sea.

Biquiños,