lunes, 18 de julio de 2011

El hombre pequeño


Francisco Franco siempre me pareció un hombre pequeño por dentro que intentaba estirarse por fuera. A veces sucede que un hombre así perdura en el poder porque sabe hacer que lo finjan grande. La única virtud de estas personas, por lo tanto, es generar temor e hipocresía, tanta que parece necesario y predestinado.

30 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Lo preocupante es que hoy un ejército de enanos tratan de mantenerlo vivo.

BBC dijo...

Hace 75 años, el general Franco lideró la insurrección militar contra el gobierno republicano de entonces, que desencadenó los enfrentamientos que dejaron cientos de miles de muertos

elisa...lichazul dijo...

la fuerza no tiene justificación alguna
los atropello , los abusos, las masacres nunca serán escarapelas que lucir
aunque sean hechas con la bandera de la libertad
nunca las armas serán reemplazo de la palabra y el diálogo


BESOS Pedro

Euphorbia dijo...

Creo que es algo bastante común en los dictadores, machacando al prójimo se crecen.
Besos

Txema dijo...

Si, pequeño y malvado. Un personaje retorcido, lleno de complejos que trasladó a la sociedad en cuanto pudo.

saludos

Hernando dijo...

Le apodaban "El cerilla" pequeño como una cerilla, e incendió a toda una nación el odio entre dos bandos, para generar ese temor e hipocresía para dejar impunemente miles de muertos tirados como animales en las cunetas españolas, por favor! habrá algún día algún gobierno que restablezca la dignidad a éstas personas que lucharon por la libertad, la cultura, la democaria y la properidad de todo un pueblo. En este 75 aniversario, hubiese sido una buena fecha para restituirles la dignidad que les quitaron con un tiro cobarde, y una sepultura anónima.

Abejita de la Vega dijo...

Pero hay todavía flores frescas en su tumba, como dice ese reportaje que nos ha puesto un comentarista. Es un detalle preocupante. Nunca más.

Besos

pancho dijo...

Tipo pequeño de voz atiplada, ambicioso iluminado que sumió al país en la mayor calamidad de su historia. Tiñó la tierra de "sangre infecunda, perdida".
Blas de Otero


Excelente trabajo de edición de una foto poco conocida y que da muestras de la falta de escúpulos del general.

virgi dijo...

Casos así hay muchos.
Y parece que cuanto más pequeños, más dañinos.
Besote

Juan Navarro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Navarro dijo...

Suburbano se caga en su excelencia, con perdón.

Lola dijo...

Se amparan en el miedo y se piensan que es respeto o admiración lo que sienten por ellos mmmmmmmmm mala gente ufffffffffff. Besitos Pedro

Myriam dijo...

¡Qué poder tiene la propaganda!

Myriam dijo...

No sé en en caso de Franco ni de España, que no he estudiado a fondo.

Sé en el caso de Hitler. Mucho se dijo de él, pero lo terriblemente cierto es que no se hubiera podido mantener en el poder ni cometer las atrocidades que cometió sino hubiera tenido toda una estructura que lo soportara con todos los secuaces que le siguieron el juego y dieron tanta leña al fuego.

Y eso, a mi juicio, es lo terriblemente grave. No el hombre pequeño que se finje grande.

La Zarzamora dijo...

Fue un hombre pequeño pero revestido de un gran poder.
75 años después sigue vivo en la memoria colectiva y se le siguen rindiendo homenajes que todavía no se han prohibido y deshonoran a las víctimas que no están resguardadas de tanto oprobio y tanta calumnia. Aquel hombre pequeño dejó ese resabio rancio y ostracista que perdura en nuestra sociedad y es un mal que aún hemos de erradicar.
Besos, Pedro.

toda una estructura dijo...

que le soportó,secuaces que le siguieron el juego y dieron tanta leña al fuego

Omar(enletrasarte) dijo...

por favor tiempo, trágate los calendarios y ponme en el día 18 de julio de 1936, pues quiero gritar -y aunque sea lo último que haga- quiero gritar ¡Viva la República! ¡Abajo el golpe!

llegue hasta vos, mi corazón dolido y mi fraternal abrazo

Merche Pallarés dijo...

Hay que cuidarse de los pequeños matones... Triste 75 aniversario de una masacre que nunca debiera de haber existido. Besotes pacíficadores, M.

El Gaucho Santillán dijo...

Escribì sobre Franco.

Y, de lo que no puede dudarse, es que Franco llega al poder a fuerza de no decidirse por hacer algo.

Los receptores naturales del poder, que lo dejaban en un segundo plano, desaparecieron por razones del azar.

Y cuando el Paquito agarrò la manija, no la soltò mas!!


Saludos

Neogeminis dijo...

Como todos los dictadores, más que pequeña, tenía el alma enana -con perdón de los bajos de estatura-
Bien vale recordarlo como lo que fue y como lo que aún representa.

Saludos.

JK dijo...

Te quiero amigo mio.. Siempre has demostrado tu grandeza y tu hombria de bien. En cada uno de tus actos y tus dichos, aqui, en mis muros, por mail, en el manifiesto, en todas partes... Tu amistad es un enorme honor para mi, aunque no nos hablemos demasiado... Aqui mañana se festeja el día del amigo.. pero eso es solo un formulismo.. Sabes siempre donde encontrarme.. Te envio un abrazo hacia el otro lado del charco, pronto estaré por allí, para vivir y trabajar... Ya tendremos ocasión... juank.

Juan Carlos Lozano.

Luis Antonio dijo...

Sobre gustos no hay nada escrito, pero que haya gentes que admiran y mitifican a este hombre...me hace dudar sobre la propia condición humana.

Montserrat Sala dijo...

De triste recuerdo!!!

que D.E.P (y si puede ser, en una tumba corriente y anónima.)

María dijo...

Recuerdo a Franco desde mi niñez, pero parece ser, por lo que he oído, que todo el mundo le temía.

Un beso.

Asun dijo...

Pequeño pero matón, y nunca mejor dicho.

Detrás de dictadores como él lo que en realidad suele haber es una persona con un gran complejo de inferioridad, y su forma de sentirse alguien, de sentirse importante es machacar a los demás, sea al precio que sea, para quedar él por encima.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
En la España que yo nací, una mayoría de sus habitantes le respetaban, los que no le admiraban le temían, los que no le temían le evitaban y los que no le evitaban quizás era por no haber nacido aún o figurar entre los muertos.

En la España que yo nací, Don Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde murió de viejo, reverenciado y aclamado por una inmensa mayoría, incluso muchos de los que aún me representan y gobiernan.

A día de hoy, en la España que yo vivo, casi la mitad de los españoles metería un Franco chiquitito en su vida política, si eso no fuese visto como un acto de sodomía o políticamente incorrecto, y son muy correctos los franquistas, tanto como para olvidar el mal gusto de la memoria histórica, y de tan buen gusto que visten los trajes que visten, trajes a la medida de sus egoísmos y miserias propias (pero mejor si de otros).

Yo no detesto a Franco, sí detesto lo que representó, detesto sus crímenes de guerra y de paz, detesto a los que mamaron de su dictadura, detesto a los que le necesitaron para dar sentido a su mundo, detesto a los que todavía buscan razones para no avergonzarse de haberle idolatrado, aclamado, justificado, comprendido, añorado, llorado, rezado, obedecido...

Y les detesto sin ánimo de lucro, tan solo como quien se aparta de un olor podrido para nunca más acostumbrarse a verse inmerso en un estercolero nauseabundo de complacencia a la falta de libertad y al imperio del fuerte.

Suyo, Z+-----

Natàlia Tàrraco dijo...

Tampoco era muy alto Hitler, ni un adonis ario, y como el otro, se creció en la inmundícia, ambos con bigotito.
En el bote pequeño, dicen, el veneno más letal. A veces los dichos tienen razón, a veces, digo.

Aldabra dijo...

pequeño y ruín.
bicos,

Cecilia dijo...

Un hombre pequeño... de moral. Traicionó al gobierno al que prometió fidelidad, pero también a los suyos, a los militares que le hacían sombra, a los partidos que lo apoyaron, a los falangistas. La sombra de Sanjurjo, muerto en accidente cuando se disponía a estar al frente del golpe, siempre suscita sospechas que nadie aclara.
Pequeño, ruin, como dice Aldabra, y con las manos llenas de sangre.

Paco Cuesta dijo...

Por una u otra razón, ¡tuvo tantos seguidores!