jueves, 5 de mayo de 2011

Un espacio simbólico realista y noticias de nuestra lectura.


La trilogía dantesca de Óscar Esquivias (Inquietud en el Paraíso, La Ciudad del Gran Rey y Viene la noche), que nos ha ocupado estos meses pasados, es una indagación simbólica en la vida humana y sus etapas al estilo de la obra de referencia, La Divina Comedia. Pero hecha de tal manera que los matices propios son de un gran interés. Esquivias opta por modificar el estilo narrativo en cada uno de los volúmenes y ajustándolo a un tono propio de cada uno de ellos. Para ello, además, el tratamiento de la historia se ajusta a la pretensión de las tres etapas. La cronología biográfica y su significado son también los de las épocas históricas y, en un juego estilístico acertado, los de los estilos usados por el autor.

Es un acierto de Esquivias llevar los espacios simbólicos a ciudades y tiempos concretos: en ellos los personajes se encuentran más devastados por las circunstancias.

Hay algo que vertebra todo el trascurrir de los personajes: la vida es un caos, un laberinto en el que no se dispone de un plano adecuado para navegar a través del paraíso, el purgatorio o el infierno, porque el laberinto también está dentro de cada uno. Ni siquiera la muerte libera.

Consulta aquí las recomendaciones para incorporarte al proyecto y aquí un índice de las entradas correspondientes.

Hace tiempo creé en Facebook un grupo de lectores de Óscar Esquivias (no confundir con su perfil pesonal) que se convierte también en una herramienta para seguir esta lectura. Aquellos que tengáis perfil en Facebook, podéis solicitar uniros.

Noticias de la lectura de la trilogía dantesca

Ele Bergón sale a pasear por su Madrid y se encuentra con los espacios y los personajes de Viene la noche, más alguna alusión actual de su cosecha... No os la perdáis, una entrada muy útil para conocer los lugares de Esquivias.


Mª Ángeles Merino, Abejita de la Vega, comenta los capítulos sexto y séptimo de Viene la noche con tanta gracia y tanto acierto en la ilustración, que nos lleva incluso a Michael Jackson (también sale el autor). El capítulo octavo lo ilustra con tanto acierto y trabajo, que por sí solas las ilustraciones resaltan el esfuerzo. En el resumen del capítulo noveno, quiero reseñar su forma de enfocar el atentado terrorista y la excelente perspectiva de la música como hilo de unión de la trilogía. Su comentario del capítulo diez (primera y segunda parte) de la novela recrea magníficamente la exploración en las relaciones personales y familiares que hace Esquivias. Finalmente, el resumen ilustrado de las fiestas navideñas es el de sus efectos físicos, como no podía ser menos. No os perdáis tampoco la dedicatoria que nos dirige Esquivias a todos gracias al esfuerzo de nuestra amiga.


Pancho escribe un excelente balance de la trilogía, desde el influjo de Valle en la creación de los personajes hasta la variedad para comenzar las novelas. Imprescindible.

J. G.cierra su lectura de Viene la noche: en esta entrada hay un juego literario de espejos y ciudades literarias que explican la técnica de literaturización de una ciudad.

Os propongo la lectura de una entrada del blog de Firvulag, en donde debate con sus comentaristas sobre la trilogía, como modelo de lectura colectiva: entre todos se puede llegar a conclusiones más matizadas y enriquecedoras.


Antonio Aguilera completa su análisis de la sexualidad en la trilogía con el comentario de este tema en Viene la noche. Y no se le escapa ni el autor.

Os invito a participar en esta lectura colectiva y virtual de la trilogía dantesca de Óscar Esquivias, continuando la variedad de estilos, propósitos y miradas que nos han enriquecido la lectura del texto cervantino en los dos últimos años.

Si me olvido de alguien, hacédmelo saber para corregir la omisión


Noticias de la lectura del Quijote

Mª Ángeles Merino, Abejita de la Vega, aprovecha, bien aprovechado, un viaje quiijotesco por el campo de Montiel. No os lo perdáis.
Pancho no se puede librar de la fiebre quijotil ni en vacaciones, como veréis.

Manolo recupera una foto suya que nos regaló a los lectores del Quijote y la acompaña de un excelente poema publicado por Antonio Gutiérrez Turrión para celebrar el día del libro. Todo más que recomendable.

La lectura del Quijote se convierte en proyecto permanente de La Acequia (en este enlace) al que se puede incorporar todo aquel que lo desee y, por lo tanto, seguiré  publicando, periódicamente, las noticias correspondientes.

Si me olvido de alguien, hacédmelo saber para corregir la omisión.

18 comentarios:

Myriam dijo...

Fué un verdadero placer para mi haber seguido esta lectura de tu mano.

¡Gracias! y besos

Hernando dijo...

"Es un acierto de Esquivias llevar los espacios simbólicos a ciudades y tiempos concretos: en ellos los personajes se encuentran más desvastados por las circunstancias".
Desde un principio me dí cuenta de ello, tú Pedro lo explicas perfectamente, y también Esquivias, no deja un cabo suelto, cuando habla de la Iglesia parece que haya ejercido en ella, retrata perfectamente la ciudad de Burgos en el 36, con unos cuántos vecinos que se hacían notar, la Catedral, Madrid...etc.
He descubierto a un autor que juega con las palabras para ofrecernos una literatura, amena, y divertida, no falta el buen humos en sus obras.

Jesús Garrido dijo...

muy agradecido por la referencia

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
Solo pude leer y comentar las primeras 40 páginas que andan por la Red visibles, pero me sobraron 20 para comprobar que el Señor Esquivias tiene un talento desbordado y trabajado, imaginación, sentido del humor y ama el lenguaje desde fuera para adentro, desde dentro para afuera.

Un ejemplo a seguir en las tierras del castellano, dedicación desde lo cercano para dar un sentido al Universo.

Suyo, Z+-----

Luis Antonio dijo...

Es un placer venir por este espacio para los que amamos la literatura. Gracias, una vez más y saludos.

Neogeminis dijo...

Siempre interpreté que la resolución del camino de la vida está en nuestro interior. Es ahí por donde uno se libera.
Un abrazo.

Euphorbia dijo...

Esquivias ha sido un gran descubrimiento para mí.
Un abrazo
Gemma

La Gata Coqueta dijo...

Con cepillo de esmeraldas
se van atusando las primeras horas
de la incipiente alborada

Con peine de marfil
se van ondulando las últimas horas
del desolado crepúsculo

Con diademas de platino
se van embelleciendo las sienes
del notable fin de semana...

Con el perlado rocío
que estoy recibiendo
atentamente me despido...

...hasta el próximo mimo
que iré compartiendo.

María del Carmen

Lola dijo...

Aun no habiendo podido participar activamente, lo hice saltando de blog en blog empapandome de todo lo que transmitis desde ellos en cuanto a esta trilogía. Gracias a todos

pancho dijo...

El autor localiza la narración de las tres novelas en dos espacios perfectamente reconocibles: Burgos y Madrid. Lo narrado en las novelas se desarrolla en breves espacios de tiempo. A pesar de ello, el autor tiene la habilidad de elegir momentos clave de la historia, por todos conocidos e identificados y engarzarlos de forma magistral en el relato. Que se trate de espacios dominados por el quehacer cotidiano de los personajes, no quiere decir que sean amables. Muchas veces son todo lo contrario; agobiantes, como cuando los protagonistas se desorientan en una ciudad inestable, imposible de habitar por la noche porque desaparece la sombra y con ella su única guía. O Benjamín se pierde en su barrio porque se aventura a cruzar la avenida.

Hay un antes y un después de la lectura del Quijote de la Acequia.

Gracias por tus palabras y el enlace.

Merche Pallarés dijo...

Los compis comentaristas de ésta trilogía han sido fantásticos. Ya he leido dos leyendas de Bécquer y, no sé, no sé, si me gusta mucho... Lo encuentro muy edulcorado, demasiado romanticón pero, bueno, supongo que reflejo de su época. ¿Sabes? Me gustaría volver a leer "El Quijote" (es que me he quedado colgada con mi Quijo y mi Sancho... ¡Les echo tanto de menos!) (Además me da vida porque si duramos otros dos años y medio ¡otros dos años y medio más de vida que tendré!). Besotes literarios, M.

Cecilia dijo...

Por mi parte, recomiendo la lectura de Esquivias a gente que lee. Y también a gente que conozco que vive en esos barrios madrileños que Esquivias describe, porque la literatura te hace ver las cosas de tu alrededor más intensamente, repararen en cosas tan corrientes que nunca habías descubierto sus atractivos y sus valores.

Marita dijo...

Me has hecho degustar un deleite literario , uno mas, emanado de tu pluma, y ha sido de sumo placer leerte.

He apsado un momento muy comoda y atenta a una muy culta y llevada de tu mano por tal.
Personalmente me quedo con El Quijote, obra que vuelvoa leer siempre y desde la msima edición , la primera que he tenido, ado que en las nuevas observo un decaímiento de la lengua, al menos en Argentina, aunque muchas vieene deeditoriales de España, pero a la que hago referencia mantiene voz y letra de otra época as rica literariamente.

Abrazos literarios con cataratas e aplausos!!!

Maruta

Pan con susurros.

******************
Dejo mi Huella
Paso a dejar un saludo
colmado de sonrisas
con perfume a rosas,
y con sabor a ayeres
en una calma de paz
y cultivo en ceremonia
sigilosa y sacra
la amistad verdadera.

Paso a dejar mi huella
una vez mas en tantas
con la misma intensidad
de mis humildes decires
a puro sentir sentir
con mi alma en la mano
perfumados con rosas
cosechadas con sentires.

E invito a pasar por mis blogs y retirar los premios y regalos dejados en ellos.
En esta oportunidad pasar por:

www.panconsusurros.blogspot.com

y de ahí seguir al blog que se menciona y así sucesivamente porque los nuevos posts están relacionados, al ir a cada uno retiren lo dejado.
Abrazos y cariños les espera en este paseo.
Un cariño enorme y mi paz dejo
Marita García

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abejita de la Vega dijo...

El primero y el tercero de la trilogía ya los había leído, el segundo se me cayó. Pero aquella lectura no tiene nada que ver con esta que hemos hecho contigo. Los libros de Esquivias son más complejos de lo que se puede apreciar en una primera lectura. He disfrutado enormemente diseccionándolos. Te felicito, Pedro, por haber elegido a Esquivias.


La vida es un laberinto sin plano, lo vamos descubriendo a medida que cumplimos años. Mi experiencia personal tiene algo que ver con la de los personajes que atraviesan la Escalera Dorada. En el año 2007,creí haber llegado a Burgos y ,en realidad, había aterrizado en la caótica e incomprensible Ciudad del Gran Rey. Menudo purgatorio...

¡Qué gran metáfora de la vida es la trilogía!

Y,además, Esquivias ¡ha comentado en mi blog! ¡Bieeeen!

Besos a todos

Asun dijo...

A mi ésta trilogía me ha encantada, y Óscar Esquivias ha sido todo un descubrimiento.

Sin duda es una trilogía que recomendaré.

Besos

Paco Cuesta dijo...

La Trilogía fué un contrapunto perfecto tras la lectura del Quijote.

Aldabra dijo...

¡que buenos alumnos somos!... je je je.
biquiños,