lunes, 23 de mayo de 2011

El Movimiento del 15 de mayo y las redes sociales

Hace tan solo cinco años era común negar cualquier utilidad social a Internet. Muchos expertos despreciaban la red y no la consideraban como una herramienta para difundir o crear cultura o suscitar debates y corrientes de opinión. A uno le oí decir que solo servía para colgar un pdf con la información básica pero nada más. Hace tan solo dos años di una conferencia en unas jornadas en las que se reunía un grupo de artistas y los que se decían más implicados en luchas sociales pensaban en Internet tan solo como una vía por la que el sistema fomentaba el consumismo, el negocio de la pornografía o el ocio irresponsable, es decir, el control mental sobre las personas. Todavía hace un año se podía oír a periodistas de gran nivel profesional despreciar Internet como medio profesional de expresión y aun hoy se les nota el corporativismo al hablar sobre fenómenos típicos de Internet como los blogs. Los que vimos desde su inicio cómo ampliaba el horizonte y todas las posibilidades sociales y culturales a veces asistíamos a conversaciones fatigosas con personas que de tan revolucionarias que se dicen parecían extrañamente reaccionarias, al negar a todo proceso tecnológico de la era virtual capacidad para cambiar el mundo.

Desde hace unos meses ha quedado demostrada la fuerza de las diferentes herramientas virtuales, en especial las redes sociales, para saltar a la realidad e interactuar con ella para modificarla a una velocidad que nunca ha tenido ninguna otra herramienta de comunicación del pasado. Por otra parte, no es solo que haya aumentado la velocidad de la comunicación de ideas o estrategias, sino que también ha favorecido algo que ninguno de los anteriores medios de comunicación o divulgación de ideas podía alcanzar: la interacción inmediata, el hecho de un pensamiento colectivo producto de un debate también colectivo y su traslación rápida a la sociedad.

Aquellos que piensan que el mercado convierte a la gente que usa Internet en meros consumidores no se dan cuenta de que estos tienen una fuerza: el mercado les necesita para sobrevivir y no puede anular su capacidad para usar la misma herramienta para corregir sus efectos más perversos. El porcentaje de gente consciente en Internet puede ser el mismo que fuera de Internet, pero dentro de la red están conectados, interactúan y se relacionan en segundos entre ellos, salvando cualquier barrera que pueda suponer el idioma.

En estos momentos, es muy difícil que nada se escape a un teléfono móvil conectado a Internet: no solo las fotografías de un famoso pillado en una playa con su pareja, sino también una actuación policial desmedida o una acción cultural en un espacio concreto. Todo ello puede expresarse, en cuestión de minutos, en entradas de texto, fotografías o videos. Por supuesto que puede ser afectado por la manipulación, como cualquier noticia en un medio de comunicación tradicional, pero eso no es el asunto de raíz.

Internet no está facilitando solo la comunicación de un testimonio, sino también el debate y la opinión. Quizá los que somos mayores no podamos acompañar la velocidad y la cantidad de información de Internet, pero los jóvenes sí saben hacerlo: han nacido con este sistema como nosotros lo hicimos con la televisión. Sin embargo, hasta hace poco parecía que lo que sucedía en Internet se quedaba en Internet y, como mucho, se alababa la capacidad de un hacker (al que se describía poco menos que como a un extraño ser sin capacidad de relacionarse con nadie más que con otros hackers) para vulnerar las defensas electrónicas de sistemas bancarios, de grandes empresas o de la Casa Blanca.

Desde hace unos meses, lo que ha sorprendido a los medios de comunicación mundiales es que Internet está generando efectos fuera de Internet capaces de conmocionar a la opinión pública o, incluso, alterar el curso de la situación política de un país: lo hemos visto con los papeles de Wikileaks pero también con las revoluciones del mundo árabe. La fuerza generada es tanta que lo que se ha preparado y debatido en Internet puede arrastar a miles de personas, muchas de las cuales jamás han entrado en la red. Esto es la novedad a la que asisitimos en estos tiempos y que algunos ya intuíamos desde hace años: y esto es lo que ha pasado también con el Movimiento del 15 de mayo en España. Aunque se levanten las acampadas de las plazas, el debate puede volver a la red con la seguridad, gracias a la experiencia, de que puede regresar a las calles en cualquier momento.

A muchos les ha sorprendido la capacidad de organización que ha demostrado el Movimiento. Las opiniones en este sentido resultan viejas, singularmente viejas y sorprendentemente desinformadas: estos jóvenes están muy bien formados, llevan debatiendo estas cosas desde hace mucho tiempo en las redes sociales, tienen en segundos en la pantalla de su ordenador toda la información necesaria para gestionar una situación de este tipo desde cómo organizar una acampada en una plaza pública hasta asesoramiento legal de los más expertos abogados nacionales o internacionales, consiguen reunir a todo tipo de personas en un grupo de trabajo con información eficaz que ya está en la red o se genera en pocas horas, etc. Y algo que tampoco parecen comprender muchos: son capaces de ofrecer su tiempo y sus conocimientos gratis y usan una herramienta a la que también pueden acceder gratis o por poco dinero y en la que hallan documentos ya trabajados por otros que hasta hace pocos años costaba días encontrar, seleccionar y usar. Sorprende la ignorancia sobre esto que han demostrado muchos periodistas y supuestos expertos al opinar. Yo he visto a estos jóvenes en mis aulas y sé de lo que son capaces.

Quien no sepa ver cómo están cambiando las herramientas de intervención en la vida pública y siga pensando que la televisión o la radio es la vía fundamental de comunicación y de opinión, ignora que las generaciones más jóvenes están en otro sitio: para ver películas, para comunicarse entre ellos, para estudiar o investigar. Pero también para debatir y sentirse protagonistas de la historia y saltar a las calles. Lo veremos cada vez más y en todas las partes del mundo.

25 comentarios:

PiliMªPILAR dijo...

Toda esta disertación es un auténtico tratado, nada despreciable, del valor intrínseco de Internet.
Lo sorprendente es que tan densa capa de juventud bien formada, asesorada, ande buscando democracia real ya.
¡Y yo que pensaba que la democracia solo la pedían los demócratas reales! Me equivoqué, lo siento

Fernando López Fernández dijo...

Internet para bien o para mal ha revolucionado y cambiado nuestras vidas y la forma de comunicarnos. No verlo o no querer verlo no cambiara las cosas.

Asun dijo...

Lo que está claro es que todos esos expertos se equivocaban.

Creo que ha quedado demostrado que las redes sociales son capaces de poner de acuerdo a miles de personas en un muy breve espacio de tiempo.

Yo, tengo la esperanza de que esto sólo haya sido el inicio.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

La fuerza está en los jóvenes. Y los de hoy están preparados, y van a ocupar el lugar que les corresponde en la sociedad. Los que pensaban perpetuarse de forma vitalicia en sus puestos, tendrán que dejar paso a las nuevas generaciones que los ocuparán de forma pacífica, y que cuentan con los conocimientos suficientes y utilizan la información y las herramientas de internet y los medios.
¡Ay, los políticos en su pedestal cómo ignoran al hombre!.

COPIO el último párrafo de un escrito de Antonio Machado, sobre:
UNAMUNO, POLÍTICO
(...) “No basta invocar la ciudadanía. Es un concepto pagano y superado ya por la historia. Un ciudadano puede ser un hombre libre que viva sobre una masa de esclavos. La última gran revolución política no invocó los derechos del ciudadano; proclamó los derechos del hombre. ¿Por qué se olvida esto tan frecuentemente? Unamuno no lo ha olvidado nunca. Pero Unamuno piensa que mal puede el hombre invocar sus derechos sin una previa conciencia de su hombría. La ingente labor política de Unamuno consiste en alumbrar esta conciencia, con su palabra y con su ejemplo, en las entrañas de su pueblo.” 1-4 (?)-1930

Saludos.

Anónimo dijo...

Internet sirve, entre otras muchísimas cosas, para constituir una pequeña editorial clandestina en determinadas circunstancias. De esta manera, los nueve folios que ocupan las doctorales entradas que has ido colgando estos días acerca del movimiento 15-M, debidamente fotocopiadas y grapadas, circulan ya por la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid donde están siendo muy celebradas. Hubiera querido subir aquí una fotografía del sin par opúsculo, pero todos mis intentos han resultado fallidos. Tendré que someterme a la humillación de consultar a mis hijos. Saludos.

elisa...lichazul dijo...

acá pasa algo muy muy parecido con las redes y el intercambio de información en tiempo real, Pedro, pero el gobierno decidió no autorizar más marchas o protestas...eso me recuerda la etapa de la dictadura, en donde el descontento era censurado con la excusa de los desmanes y la "seguridad"

besos y buen a semana:)

Alimontero dijo...

Hola querido profesor Pedro, me gusta así....;-)
concuerdo plenamente con mi compatriota Elisa,Lichazul, la derecha, por seguridad, ha prohibido las marchas o protestas....perdón, el gobierno, ha prohibido marchas y protestas...
Yo apuesto por la juventud actual...

Un abrazo con todo mis respetos y cariño...

Ali

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Lo que más me ha gustado, de todo el post, que está muy bien, es cuando dices que se está ofrecciendo el tiempo y los conocimientos gratis (y el trabajo), con una herramienta barata.

Como dijo ayer una persona en Fuente Dorada, él está en paro y quiere trabajar, y los que hacen posible toda esta acamapada -en paro o no, no se sabe- están trabajando y mucho, con sus conocimientos, habilidades y experiencia: de donde se demuesta su capacidad para obtener trabajo digno (no quiero utiliza eso de "mercado del trabajo").

Merche Pallarés dijo...

Muy certero y excelente tu artículo. Internet es un gran instrumento para unir en segundos a millones de personas, esperemos que los "gobiernos" no metan mano para coartarnos esta libertad. Besotes virtuales, M.

Luis Antonio dijo...

Totalmente de acuerdo con tu brillante disertación sobre estos medios que nos llevamos entre manos. Y los límites son insospechados...

Myriam dijo...

Muy de acuerdo con tu certero y excelente artículo. Me dí cuenta de la potencialidad de internet desde su inicio, cuando con el "ICQ" me comunicaba con todos mis familiares y amigos dispersos en el mundo.

Hay quienes se molesten por que la juventud, piense, debata, tenga pensamiento crítico, pero esperemos que no lo puedan evitar.

Myriam dijo...

(Siempre he creido que los que se asustan por eso, porque la juventud tenga pensamiento crítico, es porque tienen " la cola de paja")

La Zarzamora dijo...

Me gustó tanto este post que lo voy a comentar y a analizar con mis estudiantes.
Besos, Pedro.

SAUVIGNONA dijo...

mmmmm bueno para miel el internet es una de las herramientas de trbajo mas importantes en estos tiempos


besines pedro!
que tengas un lindo dia
:)

São dijo...

Brilhante a tua reflexão acerca destes novos meios que temos à disposição e que nem sequer ainda estão na sua máxima utilização.

Besos, amigo mio.

Neogeminis dijo...

Creo que como toda herramienta, su valor depende del uso que se le de.
Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Ciertamente, Internet desborda al aparato periodistico oficial.

Pero puede ser utilizado por ellos tambien.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Si, querido Pedro, lo veremos. Y ojala sea para bien.

Abrazos.

Spaghetti dijo...

Ante una novedad, como internet y la red en general, siempre ha habido, hay y habrá diferentes opiniones que el tiempo acaba por seleccionar. Quizás desde los sectores más reaccionarios no se veía el alcance pero en general todos sabíamos que esto iba a evolucionar alcanzando a una gran parte de la sociedad, como en su día fué la invención de la lámpara incandescente o el teléfono.

pancho dijo...

Las fuerzas políticas y sociales conocen el potencial de Internet, todas están presentes, pero no supieron calcular el éxito de la manifestación del día 15. Los organizadores sabían que era el momento justo sobre todo debido a la situación económica y malestar de muchos ciudadanos a los que cada mes les sobra un trozo. En Internet ya se habían producido fuertes episodios de contestación entre los jóvenes sobre todo con la Ley Sinde o con los problemas de acceso a la vivienda o la casi nula posibilidad de encontrar un trabajo con un salario decente, por tratar de buscar algún antecedente.

Creo que el periodismo es más necesario que nunca para tratar de contrastar las noticias, para eso se necesita tiempo y dedicación profesional. Por eso los sitios con mayor número de entradas se corresponden con los grandes medios de comunicación: El País, Marca o El Mundo. Con la avalancha de información que tenemos en Internet se hace indispensable su trabajo para tratar de distinguir las voces de los ecos, en machadiana expresión. Más ahora, que cualquiera con un móvil se cree el primer “paparazzi”.

Precisamente son los periodistas los más entusiastas usuarios de twitter. Hay que ser un profesional de la escritura o de los aforismos para resumir en tan pocos caracteres algo con enjundia. Desde luego no al alcance de cualquiera (me incluyo)

Silvi (reikijai) dijo...

Pedro,excelente comentario.Toda evolución parte por la necesidad del HOMBRE en comunicarse y relacionarse.
Besos.

MariluzGH dijo...

No te extrañe que internet y las redes sociales sigan pareciendo 'obra del maligno' para alguna clase de gente que le temen a la fortaleza de la juventud y su capacidad de convocatoria.

Una vez superada la inicial decepción con los resultados electorales, en general, sigo convencida de que es posible un cambio en nuestra sociedad. Me admiro de estos jóvenes que han dado una lección de civismo inimaginable por muchos de aquí y del resto del mundo.

Magnífico ensayo, Maese Pedro

un abrazo (o dos)

PiliMªPILAR dijo...

Quiero comentar el 24 de mayo:
Siempre el sol es pródigo en sus rayos. Más, cuanto mayor es la urgencia de hacerlos nuestros.
El 24 era Mayo. Florido. Hermoso. Tan alegre. tan triste. Tan mudo. tan asombrado. Tan asombroso

Aldabra dijo...

la red puede servir para todo lo que uno quiere... para lo bueno... para lo malo, va en la calidad de cada uno.

biquiños.

Paco Cuesta dijo...

La red permitirá que el debate continue y será un debate libre abierto, con la fundamental diferencia respecto a los medios de comunicación, que manifiesta la idea de cada uno, sin estar mediatizado por grupos económicos, políticos o sociales