miércoles, 9 de marzo de 2011

Zapatos


Encontrarme un par de zapatos abandonados siempre me ha producido desconcierto que se trasforma en honda perplejidad si el encuentro es tan solo con un zapato desparejado. Nunca pienso en la posibilidad más simple. Para mí, un par de zapatos abandonados solo puede ser producto de una tragedia. Por eso mismo, en las fotografías de los accidentes o de conflictos bélicos o matanzas, las víctimas siempre están descalzas. y hay mayor violencia si solo es un pie el que no tiene zapato. Hay una creencia que afirma que, en el momento de la muerte, los pies se achican y los zapatos se escapan: nadie piensa que, sencillamente, le podían venir grandes a su propietario o llevarlos mal atados. De niño me hacía varios nudos en los cordones de los zapatos. Quizá intuía que, al dar una patada al balón con la posibilidad de que el zapato saliera por los aires, estaba llamando a la muerte. Como si esta no viniera siempre con los pies descalzos sin necesidad de nuestro zapato.

36 comentarios:

BIPOLAR dijo...

por encima de los símbolos, yo quiero que creer que el amor existe hasta entre una bota y un zapato y que ella así lo escribió con su cordón en la pared.

"Y si te vuelvo a ver pintar un corazón de tiza en la pared"...

J. G. dijo...

a mí lo que me desazona es ver un zapato sólo, sin el compañero, me da por pensar situaciones extrañas sobre dónde andará o qué habrá sido del otro

María dijo...

Tienes razón, Pedro, el encontrarte un zapatos abandonados, puede que sea producto de un accidente, pero bueno, también podemos pensar que se trata de que alguien los ha desechado porque estaban viejos.

Un beso.

Myriam dijo...

Pues mira la foto: El zapato escribió "LOve" y la bota le contestó " te amo" y los dueños, están en el zaguán a la derecha (extracampus), refosilando.

Myriam dijo...

Veo que Bipo piensa lo mismo que yo.
Es que la primavera ya se anuncia.

silvi dijo...

Pensemos,que un niño,se lo saco,cuando su abuelo lo paseaba con su hermana melliza y los perdió en el camino.Lo hizo mi hijo,y guardo el que quedo.Besos.

rubo dijo...

Coincido con la idea de que la imagen de un zapato solitario causa desasosiego; como esos zapatos de los pasajeros del Titanic.
Salu2.

Manolo dijo...

Para transitar por los caminos que haya después de la visita no necesitamos zapatos.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Después de leerte, a mi se me dió por pensar en cenicienta.
Un beso

Asun dijo...

Un zapato desparejado no siempre es síntoma de tragedia. Yo una vez perdí uno una noche de juerga. Me los quité en el coche cuando agotada me fui a descansar mientras los demás terminaban la fiesta y al llegar luego a mi casa sólo apareció uno.
La tragedia fue explicarle al día siguiente a mi madre que me tenía que comprar zapatos nuevos porque había perdido uno.

Besos

MIMOSA dijo...

Normalmente los encuentro desparejados, y me hago miles de preguntas sobre él, pero nunca pensé en la muerte, mi imaginación le escribió a cada uno una historia y cuando paso nuevamente ya no lo vuelvo a ver, así que imagino que pude haberle dado alas para seguir. Cuando están acompañados de su pareja, suelo encontrarlos colgados, amarrados de la mano, sin soltarse el uno al otro, en total sintonía. Y los míos se hablaran tendrían mil historias que contar.
Besos Pedro.

Juan Navarro dijo...

No se convoca a la muerte, ya tiene su día fijado, te ates bien o mal los zapatos. Es verdad que el primer cadáver que vi en mi vida estaba vestido de arriba abajo pero tenía los pies descalzos.
Los zapatos es lo primero que se niega o se quita a un hombre. Su ausencia es también un signo de sometimiento o pobreza. Un niño hambriento es un niño sin zapatos. Pero también es lo primero que se quitan los amantes

MariluzGH dijo...

Comparto contigo el mismo desconcierto; el desasosiego se me apodera si -además- los veo en la carretera

Dos abrazos para paliar la sensación de vacío

Tesa dijo...

Esos zapatos disparados al mismo tiempo que la pelota, sólo eran motivo de carcajada, durante mi infancia.
No he tenido consciencia de la muerte hasta mucho después.

el poeta descalzo dijo...

Soy el poeta pobre
que anda descalzo
el que no tiene nombre
tan solo harapos
La pobre pluma,
en la mano del viento,
la palabre al pasar,
por los rincones quietos.
Si acaso soy poeta,
que me llamen "El Descalzo"
Si eswcribo mal las letras
por no haber estudiado,
Me perdonan el fracaso?
Si describo sentimientos,
que tenia olvidados,
no me hagan caso.
A mi pobre alma dormida,
que nadie la despierte:
Para que no diga
a la vida
lo que a todos nos duele.
Si acaso soy poeta...
Me llaman "El Descalzo"

Euphorbia dijo...

Es verdad que no sé porqué en las tragedias se pierden los zapatos, o uno sólo o ambos. Pero lo más habitual por nuestras calles son los zapatos abandonados por algún guarrete que no se ha enterado de que los puede llevar al punto verde. Sí, ya sé que este comentario no tiene ni pizca de estética poética, pero lo del guarrete, queramos o no, es lo más probable.
Petons

Merche Pallarés dijo...

Me he mareado con tanto zapato suelto... Muy bonito el poema de "El Descalzo". Besotes calzados, M.

virgi dijo...

Depende de donde los vea, pero suele darme una sensación de tristeza. Como ver una muñeca tirada, algo similar...
Besitos

Ele Bergón dijo...

Siempre me han llamado la atencion los zapatos, tan iguales, tan gemelos, tan necesarios.En la foto son botas, creo yo, desparejadas y si, eso produce desazon, anuncio de nada bueno. Sus dueños ya no andan por por este lugar.

Un abrazo

Luz

Hernando dijo...

Antes la muerte iba vestida y con zapatos, (casi siempre los mejores, y bien betunados) supongo que para el día del juicio final y que en nuestra resurreción no nos sorprenda sin zapatos, pero creo que los zapatos es lo último que se convierte en polvo, y estamos en las fechas de que del polvo venimos, somos polvo y en polvo nos convertimos.

Kety dijo...

Me impresionan verlos en la carretera.

Un abrazo

Fuentecillas dijo...

Hola Pedro.
Si inquieta y mucho ver zapatos por ahí, pero si es en la carretera por ejemplo,automáticamente sabes que algo negativo ha pasado.
Ahora bien, esto tiene pinta de ser algo relacionado con la mala costumbre de tirar cosas donde no se debe. Resumiendo un vertedero mal ubicado.
Saludos
Fuen

Natàlia Tàrraco dijo...

Nunca solemos llevar zapatos distintos, por eso uno sólo perdido está huerfano. Implica una histora ese zapato, tacón, bota, deportivo, alpargata, zapatilla de cuadritos, a cada cuento su zapato.

jg riobò dijo...

Escenografía urbana del fin de los tiempos.

José Núñez de Cela dijo...

A mi también me impresionan los zapatos abandonados. A veces pienso que han llegado allí donde los encuentras "por su propio pie", pero inmediatamente pienso que no tienen pie, ¿entonces? ... un misterio más sin resolver.

Saludos

pancho dijo...

La gente ya no muere con las botas puestas. Eso era de antes, cuando había algo que defender.

El Gaucho Santillán dijo...

En las fotos del àrea de despojos del Titanic, siempre me impacta ver los pares de zapatos que hay regados por el fondo.

Es lo ùnico que queda de la gente que pereciò allì.

Es penoso.

un abrazo.

SAUVIGNONA dijo...

ammm bueno para tienes razon ...en que los zapatos son como un signo de fatalidad...

pero visto sauvimente...es como decir que soy medio zapato...

besines pedro que estes biem!:D
sauvi

La Zarzamora dijo...

Recuerdo que una vez yendo a unas oposiciones de las que formaba parte en un tribunal, al bajar del tren y hasta llegar al hotel fui perdiendo los zapatos por el trayecto. Una de las cremalleras de mi maleta se había roto y los zapatos salieron disparados. Lo curioso fue que solo perdí uno de cada par... y que cuando intenté darme cuenta de lo sucedido ya era tarde y no pude recuperar ningún par de zapatos completo. No me dio tiempo a comprarme unos nuevos y al día siguiente, me presenté con un par desparejado... y nadie se dio cuenta :)
La vida debe de ser eso, pensé, un ir desparejados hasta que le encontramos un sentido a ese par de zapatos nuevos.
Besos, Pedro.

São dijo...

Um sapato e uma bota são parelha improvável, mas possível: a esperança sempre nos acompanha.

Besos, querido Pedro.

Gara dijo...

Es curioso, he estado en varios blogs y todos me han producido tristeza y desasosiego; será que mi estado anímico en el día de hoy, no es precisamente, bastante bajo.

Abrazos

Camino a Gaia dijo...

Los zapatos abandonados sugieren el final del camino, la pérdida traumática del ir y el venir.

Gabiprog dijo...

¿de verdad hablamos de un par?
Curioso... Yo siempre echo a faltar uno de los dos zapatos...

elisa...lichazul dijo...

pues una vez se me escapó uno de mis zapatos , quedó arriba de un techo junto con una pelota...guarde por un tiempo el compañero "huacho" en su cajita, hasta que mi madre lo descubrió y con caja y todo fue a dar al contenedor de basura...allí termino la aventura de ese recuerdo infantil

y sí es desolador ver loz zapatos sin los pies en la calle, a orillas de la línea del tren, en la berma del camino, en las orillas de río , retorcidos por el sol y la lluvia...dónde se habrán ido sus cuidadores.

un abrazo Pedro, buen fin de semana:)

Aldabra dijo...

Pedro, que razón tienes. Para mí los zapatos también son símbolo de tragedia. Cuando se murió Raquel sacaron en la foto del periódico su zapatilla dorada en primer plano ¡como me dolió verla, saberla descalza! Me entran ganas de llorar. Biquiños,

Pilar dijo...

Recuerdo que mi padre me contó cuando era niña que en los accidentes de tráfico lo que perdían las personas eran los zapatos...
Recuerdo cuando leía la biografía de Groucho Marx que contaba que como eran tan pobres se tenía que turnar para salir a la calle con sus hermanos, ya que no tenían zapatos para todos...
Los zapatos, esa prenda tan usual y tan normal, debería hacernos pensar más cada vez que nos los ponemos...
Y bueno:
"zapatero a tus zapatos..."