viernes, 25 de marzo de 2011

Tránsitos: Mercancías


Los trenes de mercancías siempre me han parecido tristes. En la noche, su marcha lenta y monótona puede esconder el crimen más horrendo, los despojos ultrajados de otros seres humanos. Deberíamos asaltarlos, romper sus cerrojos y abrir sus puertas para airear los instintos más oscuros con los que siempre cargamos. Antes de que pasen de largo y los sepultemos en el rincón más polvoriento de nuestra memoria.

Tránsitos es un nuevo proyecto de videoinvestigación artística
sobre la vida en relación con el  espacio y el tiempo.
   puedes ver los videos con mejor calidad.

32 comentarios:

Asun dijo...

Hay personas que son como trenes de mercancías que en el transcurrir de su vida cargan experiencias que sería mejor nunca haber vivido.
Sólo tienen dos opciones: seguir como hasta entonces o abrir las puertas y dejarlas salir.

Un beso

María dijo...

Nunca me detuve a pensar qué me parecen los trenes de mercancías, es curioso lo que piensas tú, Pedro.

Un beso.

MIMOSA dijo...

Una pesada carga intuyo. Son tristes, solitarios y llenos de secretos, dejar que se oreen tras atravesar su coraza y llegar a su corazón, igual los ayuda a revivir su color.
Un abrazo Pedro y feliz fin de semana

Arcoiris dijo...

A mi me cusa curiosidad la carga de los trenes o contenedpres pero no todo puede ser tan oscuro.

Saludos cordiales!!.

MariluzGH dijo...

Nunca los he visto; es curiosa la comparación que has hecho...

abrazos y buen finde

São dijo...

Os comboios de mercadorias recordam-me sempre os filmes dos EUA e os aventureiros que se faziam transportar neles.

Besos, Pedro mio.

Spaghetti dijo...

¿que te pasa? esto parece apología al vandalismo. ¿Nos convertiremos un día en salteadores del convoy de media noche? Intuyo una metáfora que no llego a comprender. Unas ansias de liberación interna. El terror a los despojos de algo hermoso que no pudo ser. Esos crímenes horrendos cometidos por el expreso de la monotonía. Esas pesadas mercancías que nos abruman. No se, pero puede que tu y yo estemos equivocados.

Euphorbia dijo...

Suerte que a mi hijo le está pasando ya su obsesión ferroviaria pero creo que debemos ser las personas que hemos visto mas vídeos en youtube de trenes de mercancías (sin contar los de pasajeros). A mí me dan algo de miedo, son enormes y pesados y no se sabe muy bien qué puede haber dentro de sus vagones. Parecen trenes fantasma cuando circulan de noche y sin parar en ningún sitio.
Yo los dejaré pasar sin asaltarlos.

Merche Pallarés dijo...

Sí, son tétricos esos trenes de mercancias. Me recuerdan a las pelis de cuando los nazis enviaban a los judios a los campos de concentración... Horrible. Besotes ferroviarios, M.

Lola dijo...

Me gustaría tener a mano uno para meter: Las injusticias, las palabras que duelen, la tristeza, la desilusión, lo feo de la vida a fin de cuentas. Para que tuvieran un viaje sin retorno. Un beso Pedro, feliz fin de semana.

Pilar dijo...

He visto pasar muchos trenes, muchos, unos rápidos, otros lentos...Muchas vidas atravesaban por las calles de Burgos...Mientras esperaba a que el tren pasara siempre imaginaba historias de sus pasajeros...Cuando pasaba algún tren de mercancías, siempre pensaba en la soledad del maquinista...¡qué solo entre tanta mercancía!

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Pedro, creo comprender tu analogia de vida, con los trenes de mercancias, tambien creo que mis instintos, no se si muy oscuros, estan a disposicion de mis lapices y pinceles,a los que pongo forma y color.
Este video me recuerda al holocausto judio, esa memoria sera muy dificil de airear por aquellos que sufrieron el paso de esas cargas.
Cada cual y cada quien tiene su via y su tren y no solamente cargado de mercancias peligrosas o futiles, personalmente las tengo guardadas y practicamente olvidadas en una especie de caja fuerte rodeada de una especie de bucle que no va a ningun lado, es una caja de herramientas enterrada en un bello paisaje.
Hay trenes que como el personal e intransferible, tienen capacidad de no descargar esos vagones y convatir a los que no paran de llenarlos de auto-despojos o crimenes de enfermiza hechura.
Desde luego, la memoria siempre debe estar limpia de polvo y paja.
Saludos cordiales Maese Pedro.
Jesus
P.D. En mi Post "La mirada perdida", la imagen fue primero, luego con mi estilo burdo de escritura intente resumir la inmobilidad.

Myriam dijo...

La madre de una íntima amiga mía iba en uno de esos trenes de un campo de concentración en Francia a un campo de exterminio en POlonia. Estaba casada pero su marido ya había sido detenido por la Gestapo. Ella viajaba en uno de esos trenes con su beba en brazos, sabiendo lo que le esperaba, se atrevió a saltar del tren en marcha soltando unas tablas que cerraban una de las ventanas selladas. Al caer, cayó sobre su beba que murío.

La madre fué recogida por la Resistencia francesa y estuvo 9 meses recuperándose de las fracturas y luego, se convirtió en heroina de la Resistencia a la que le otorgaron muchas medallas. Sus misiones consistían en recuperar a los pilotos aliados que caian y hacerlos pasar por entre los nazis a la Resistencia para unirse a los Aliados.

Esta mujer después de la guerra se casó con el padre de mi amiga - también superviviente del HOlocausto - y tuvieron a mi amiga en Argentina.

Conocí a esta heroina muy de cerca. A pesar de todo, jamás superó el dolor de haber viajado en ese tren nocturno, hacinados como ganado y haber matado al caer, a su propia hija.

XuanRata dijo...

El tránsito tonal se suporpone como otra música sobre el tran-tran del destino irremediable. También los mercantes pueden ser rescatados.

pancho dijo...

Los convoyes de carga son como fantasmas en constante movimiento. Liberados de las ataduras que les fijan a los lugares donde vivieron, son la envidia de los trenes de pasajeros, siempre con las prisas del reloj que no para por mucho que se apresuren.

J. G. dijo...

¿Y sus paradas técnicas en estaciones? Son silenciosas, por su condición no suben ni bajan pasajeros, un aire a veces casi fantasmal si es casi al anochecer con la noche echada.

Jan Puerta dijo...

Todo aquello que se genera de noche, lo envuelve la melancolía. Los trenes, con esa lenta marcha que termina siendo monótona, cansina y que tan bien describes siempre me parecieron la esencia de la tristeza. Tu me lo confirmas.
Un abrazo

Luis Antonio dijo...

Otro tren, aunque mítico, extremadamente triste y lento es el "Estrella Roja" que hace el trayecto Moscú-San Petersburgo...Yo que lo tenía tan idealizado merced a la literatura...

La Zarzamora dijo...

Sí, mercancía humana también transitó y sigue transitando por esos trenes... razón tienes viéndolo así, descarnado pero real.
Besos, Pedro.

El Gaucho Santillán dijo...

Un tren de mercancias, me da idea de resignaciòn.

Se sigue, a paso lento, por un camino ya marcado. Con calma desesperaciòn.

Me resulta triste.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Un tren de mercancias, me da idea de resignaciòn.

Se sigue, a paso lento, por un camino ya marcado. Con calma desesperaciòn.

Me resulta triste.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Esos trenes que se oyen a medianoche nos ponen tristes, vete a saber por qué.

Nieves LM dijo...

Será que como me gustan tantísimo los trenes, no percibo esa siniestralidad en los de mercancías, me parecen maquetitas de ibertren.

Tremenda la historia que cuenta Myriam.

besos

Ana María dijo...

Pero a veces tememos lo que podamos encontrar dentro y los intentamos mantener encerrados bajo cuantro candados. Aunque al final todo escapa y se libera, por ínfimas que sean las rendijas.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Esos gusanos algo despintados, interminables, polvorientos y repletos de "cosas".
A ellos, en marcha, incluso en el techo, se subieron héroes solitarios, sin pagar, en las películas y en las verdades.
Los recuerdo, uno tocaba una armónica.

silvi dijo...

Me recuerda mi niñez,su paso era interminable;ya pocos se ven en la gran ciudad o no le prestamos atención.Vivimos a mil.Buen vídeo.
Besos.

elisa...lichazul dijo...

un tren nocturno y de mercancias...me da la idea y la sensación de impunidad

besos Pedro

virgi dijo...

Leyéndote he recordado "Gomorra", con los contendores abriéndose en el puerto de Nápoles y cayendo cadáveres de chinos...

jg riobò dijo...

Amo el sonido del paso de un tren de mercancías hasta la lágrima.

Ele Bergón dijo...

Hay epocas en que los instintos mas oscuros se hacen mas persistentes y pertinaces en nosotros, por eso es buena idea lo que apuntas de abrir las puertas de los trenes tan cerrados y echarlos fuera para que no nos hagan daño.

Un abrazo

Luz

Aldabra dijo...

De acuerdo contigo, son tristes. Transporten lo que transporten, parecen trenes muertos, de película de miedo. Biquiños,

Gabiprog dijo...

¿Sabemos la diferencia entre mercancia y lastre?