jueves, 13 de enero de 2011

Un proyecto de viaje alucinante que dimensiona la historia y noticias de nuestras lecturas


No es mayor la locura que se esconde en el viaje proyectado por Don Cosme Herrera, el penitenciario de la Catedral de Burgos, a través de una tumba que la historia trágica de la sublevación militar y posterior Guerra civil. Ambas se cruzan continuamente en Inquietud en el Paraíso: la primera nos sirve para dimensionar de forma grotesca la historia de aquella España que se cubrió de sangre (que queda, por lo tanto, supeditada a  la idea peregrina del penitenciario). Como he dicho en otras entradas, el viaje moral para el que se toma como guía la Divina Comedia es la forma en la que el autor trata la historia contemporánea de España, pero también la de sus habitantes y ciudades.

El lector se toma el proyecto como la ocurrencia de un loco -como no puede ser de otra manera- y da la razón al Director de El Castellano cuando instruye a su periodista para que trate adecuadamente lo acontencido en la conferencia, silenciando todo lo que parece ser producto del trastorno. Pero, para su sopresa, asiste al crecimiento del proyecto hasta que se organiza la expedición efectivamente: no puede creérselo puesto que él, desde fuera del libro, sabe que no es posible. Su escepticismo es fomentado por el adecuado enfoque estilístico del autor: hay, en todo lo que hace a este asunto, un consciente tratamiento satírico enraizado en el costumbrismo del siglo XIX pasado por las técnicas del esperpento pero siempre bajo el modelo de una narrativa de lo ficcional verosímil, que es la que dirige el primer volumen de la trilogía. Algo hay también de inteligente tratamiento cervantino de una aventura similar a las narradas por Julio Verne.

De ahí el fuerte contraste que consigue Esquivias entre los sucesos históricos de 1936 y la alucinación colectiva que parece vivir toda una ciudad que se dice bienpensante y sensata. Del contraste sale una evidencia: el mundo ha pasado a ser gobernado por la locura, por los extravagantes y los fanáticos iluminados, y nadie parece tener la oportunidad para frenar tanto el derramamiento de sangre como los preparativos de una expedición tan peregrina. Hay una lectura secundaria: cuando un colectivo -un grupo, una ciudad, un país- traspasa la raya de lo irracional, todas las secuencias siguientes lo impulsan por inercia hacia la locura puesto que aquellos que hablan desde la cordura son apartados o eliminados. Por eso mismo, el segundo volumen será el reino de la alucinación. Por eso mismo, la historia de España desencadenó una Guerra civil.


Consulta aquí las recomendaciones para incorporarte al proyecto y aquí un índice de las entradas correspondientes.

Hace tiempo creé en Facebook un grupo de lectores de Óscar Esquivias (no confundir con su perfil pesonal) que se convierte también en una herramienta para seguir esta lectura. Aquellos que tengáis perfil en Facebook, podéis solicitar uniros.

Noticias de la lectura de la trilogía dantesca


Varios de los seguidores habituales de La Acequia me hacéis llegar las dificultades para conseguir los ejemplares de la Trilogía dantesca, varias semanas después de iniciada. No se me ocurre otra cosa que recomendaros la visita de la web de la editorial y lamentar profundamente la falta de librerías de verdad en esta España que se dice tan culta y en la que cualquier libro con más de seis meses de vida es retirado de las estanterías y trituardo.

Quiero pediros perdón: algunas de las entradas aquí reseñadas deberían haberse comentado el jueves pasado, pero me fue imposible.
J. Sanz, buen amigo, se suma a la iniciativa y la difunde. También ha retomado un debate en el gupo de Facebook que os animo a continuar.

Mª Ángeles Merino, Abejita de la Vega, hace una entrada muy trabajada que servirá de documentación y guía a los lectores de la obra. Imprescindible, como lo es la siguiente, que tantas pistas os dará para comprender lo que sucede en la novela. Y muy oportuno y lleno de humor el texto en el que comenta las últimas noticias sobre el Purgatorio...

Antonio Aguilera centra su comentario en un tema que le dará mucho juego si continúa: el de la sexualidad en Inquietud en el Paraíso.

Manuel de la Rosa, Tuccitano, ha comenzado la lectura con dudas e incluso le ha costado engancharse en las primeras páginas. Lo expone en su primera entrada a partir del concepto de paraíso, aunque en su segunda la clave histórica -no puede ser menos, conociendo sus aficiones-, le atrapa. Finalmente, su impecable análisis del comportamiento de los militares en la novela y el trato que les da el autor es muy recomendable.

Pancho -cuyo excelente análisis de El Hereje de Delibes os aconsejo- aborda el segundo capítulo de la novela con claves más que esclarecedoras del tiempo histórico y del narrado.

Merche Pallarés se pone a la tarea: de su entrada me gusta todo -excepto su ilustración...-, sobre todo cómo presta atención a gestos y palabras de los persoajes. No os perdáis los comentarios, muy animados.

Paco Cuesta escribe una magnífica entrada en la que suma presente  y pasado, ficción y lectura, su propia creatividad y un ingenioso comentario de la novela. No os lo perdáis.

Desde la lectura del Quijote sé que estas iniciativas colectivas deparan sorpresas más que agradables: una red tejida de azar, oportunidad y afecto. Si no me creéis, bastaría como prueba la lectura de esta entrada de Aldabra.

Firvulag comienza sus aportaciones y escribe una entrada que, además de ampliar la información necesaria para comprender la alusión al volapük en Inquietud en el Paraíso, nos sirve para comprobar la documentación del autor para escribir la novela y su uso en la narración.

J.G. analiza de forma perspicaz un motivo permanente de la novela: el rumor. No sólo motivo, como bien ve, sino forma de tratar a los personajes y la sociedad en la que se mueven.

Os invito a participar en esta lectura colectiva y virtual de la trilogía dantesca de Óscar Esquivias, continuando la variedad de estilos, propósitos y miradas que nos han enriquecido la lectura del texto cervantino en los dos últimos años.

Si me olvido de alguien, hacédmelo saber para corregir la omisión.




Noticias de la lectura del Quijote


Mª Ángeles Merino, Abejita de la Vega, comenta con gracia  y cariño la noticia de El Correo de Burgos en la que se reseñeban nuestras lecturas, para adentrarse después en el análisis del capítulo 1.2 del Quijote, con lo que su ordenador se ve de nuevo poseído por dos personajes secundarios: ahora, dos mozas de partido.


La lectura del Quijote se convierte en proyecto permanente de La Acequia (en este enlace) al que se puede incorporar todo aquel que lo desee y, por lo tanto, seguiré  publicando, periódicamente, las noticias correspondientes.

Si me olvido de alguien, hacédmelo saber para corregir la omisión.


Resultado de la votación sobre
la lectura siguiente a la Trilogía dantesca de Esquivias

Rimas y leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer: 56%
Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes: 25%
Don Juan Tenorio de José Zorrilla: 17%

Dentro de unas semanas, daré más información de cómo se organizará esta lectura que comenzará, previsiblemente, en el mes de mayo.

24 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

en primer lugar mi querido amigo, gracias por tu recopilación y cariñosos comentarios...es cierto que me ha costado..pero ahora si no fuese por mi falta de tiempo me la hubiese bebido la obra....en cuanto a la adquisición de la obra, no creo que tengan mucha dificultad...la mía residió en que la pedí por Navidad y en esa época ya se sabe la demanda a por otos lares, me tardaron las 3, 15 días...un abrazo

javiersanz dijo...

¡Ay, la locura! Qué inocua parece a veces y qué dañina puede resultar. Sería un interesante punto confrontar la razón y la locura, lo mismo que la realidad y la ficción, lo posible y lo imposible, en esta novela. Creo que me pondré a ver si puedo sacar algo.

Un saludo.

javiersanz dijo...

Por cierto, y viniendo muy a cuento:

http://www.publico.es/espana/355965/el-papa-aclara-que-el-purgatorio-es-un-fuego-interior

J. G. dijo...

estoy deseando entrar en el segundo

Asun dijo...

Dos locuras paralelas, una de ellas de consecuencias trágicas.

Ésta frase tuya me ha dejado pensando, sobre todo si la relaciono con la "locura real": "cuando un colectivo -un grupo, una ciudad, un país- traspasa la raya de lo irracional, todas las secuencias siguientes lo impulsan por inercia hacia la locura puesto que aquellos que hablan desde la cordura son apartados o eliminados."

Besos

blogochentaburgos dijo...

Para mi es, junto con Suelo Bendito, la mejor obra de Óscar.

Marina dijo...

Anoche empecé la lectura del libro y me ha gustado. Esta noche seguiré con la misma. me parece que está muy bien escrito y se puede seguir con facilidad... ya os contaré.
besos

Merche Pallarés dijo...

¡¿No te ha gustado mi ilustración?! Sniff... (es broma). Es muy kitsch, sí, pero la puse a propósito pensando en "Stairway to Heaven" de Led Zeppelin, al fin y al cabo en el título sale la palabra "Paraiso"... Ya he empezado el segundo y por ahora me va gustando. Iré a visitar a los compis que me faltan. Besotes paradisíacos, M.

Myriam dijo...

Un contraste muy bien logrado que nos recuerda con lágrimas, lo que sucede cuando el mundo es gobernado por la locura y los fanáticos iluminados. Algo que no debemos olvidar jamás y que erramos si creemos que no podría volver a suceder.

Ya terminé el segundo volúmen y me gustó muchísmo, me pareció alucinadamente bueno. Con ésto completo la trilogía. Ya sabes que el tercer volumen lo había leido anteriormente.

Un abrazo

Hernando dijo...

Estas dos locuras, la histórica y la de la búsqueda del purgatorio, a mi modo de ver las une un fenómeno meteorológico, el calor, tanto en la ciudad como en el purgatorio,("fuego interior que purifica el alma del pecado, según nuestro Santo Padre) habrá una calima dando un sentido más trágico a estas locuras. El calor hierve los sesos, y purifica el alma, hace que la gente camine sin rumbo, que vaya de un sitio a otro desorientada, que se perciba la tragedia, ese calor castellano que cae como plomo sobre la ciudad, que hará que descargue en tormentas de dos locuras la histórica, la real y la surrealista.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro pasaba a saludarte....
y desearte un buen fin de semana..
besines!
:)SAUVIGNONA

São dijo...

Tenciono ir a Barcelona em Março ou Abril : vou tentar comprar esta obra...de preferência em castelhano.

Um feliz fim de semana, querido amigo Pedro.

bombardear Gernika dijo...

No son "Zeppelines" son Bombarderos Junkers JU-52/3M
de los alemanes que desfilan sobre la ciudad de Burgos

El Gaucho Santillán dijo...

enhorabuena con sus proyectos.

Que bueno lo de Bècquer!!

Pensar que tirò sus escritos al fuego, y los salvò su mujer!!

Un abrazo.

pancho dijo...

Muy lúcida visión de la locura que llevó a los españoles a un viaje a los infiernos del que aún no parece que hayamos salido. Todavía quedan secuelas y heridas por cerrar. Ni desapareciendo los protagonistas directos, que ya quedan pocos vivos, abandonamos la dialéctica guerracivilista.

Hay mucho del Quijote en la novela. Además del planteamiento del viaje desatinado y el choque con la realidad del momento, están los diálogos entre las dos parejas de protagonistas que, salvando las distancias, semejan a las de DQ y S. Incluso las bicis sin cadena por las calles de Burgos nos llevan a pensar en otro caballo destartalado y un burro sin nombre.

Cuánta razón tienes en el apartamiento de las mentes más preclaras del momento. Ya clamaban en el desierto y estorbaban los que optaban por el no enfrentamiento.

Aldabra dijo...

me ha encantado leer la entrevista a Óscar y visitar los enlaces.

biquiños

Sr.K dijo...

Estimadas y estimados camaradas,

Sí, me he unido a la lectura y la estoy disfrutando en mis viajes diarios en bus urbano desde Gamonal (el barrio-república de la ciudad) hasta el centro de Burgos.

Me he sorprendido buscando incoscientemente a los personajes en los edificios, calles y plazas que transito casi a diario.
De momento, esta mañana me he encontrado con esta imagen: http://www.facebook.com/photo.php?pid=32161199&l=4ae15b272d&id=1258313449
Aunque la novela se desarrolle en verano, yo veo el Burgos de esta foto.

Por cierto, me desc*j*n* vivo con la sátira, los momentos surrealistas y los personajes llevados al extremo como el Dr. Albiñana. Cuando paso por la plaza de Burgos que lleva su nombre, sonrío sin quierer :P

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
A mi parecer tiene la obra ‘Inquietud en el Paraíso’ de Esquivias, similitudes con el Quijote Cervantino y no me refiero al igual apellido que topónimo donde se casó Cervantes, escribió y seguramente se inspiró en algunos personajes, no no, no son esas.
Tampoco las que usted comenta, con fundadas razones y aguda lectura de ambas obras; no me refiero a las referencias directas que el autor hace al Caballero Manchego y lo que dijera él que le haya inspirado de la obra de Cervantes, pues yo le creeré y además casualmente creó la obra.

Leído lo leído por mi parte, veo otra reconocible, quizás inconsciente por el autor, que me resulta al asimilar la mordiente y exagerada sátira del viaje al Purgatorio y las claves simbólicas que lo muestran, por tan exagerada y jocosa búsqueda del imposible, que parece con ello, una reducción al absurdo (algo que no hace Verne, aunque al lego le parezca). Así, mucho más parece que pretende con ese objetivo caricaturesco el querer defenestrar o dejar en evidencia desde el comienzo, los llamados libros de ficción con cariz pseudohistórico, léanse: sectas, conspiraciones y enigmas que abusan de los lectores, con fantasiosos bulos, repetida técnica, poco arte y mala ciencia.

Dos años antes se había publicado el paradigma de la cosa, con el Código Da Vinci. Y hay párrafos, situaciones e imágenes que lo recuerdan, en las claves que llevan a Don Cosme a imaginar la entrada al Purgatorio, desde los recuerdos de Rodrigo.

Así, tomando del prólogo del Quijote los consejos del amigo, bien podría jugar con ese párrafo para prologar el de Don Óscar:

Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla. En efecto, llevad la mira puesta a derribar la máquina mal fundada destos vacuos y engañosos libros al estilo de los Código DaVinci, aborrecidos de tantos y alabados de muchos más; que, si esto alcanzásedes, no habríades alcanzado poco.

Alguno pensará que es mucho atrevimiento decir tamaña cosa habiéndome leído solo las primeras 40 páginas copyleft de la obra, pero me atengo a la frase “Si un poemilla se define por dos versos, y uno largo en cuatro estrofas, una gran novela en sus primeras cuarenta hojas.”, frase pronunciada con la inspiración que le precede por el divino y sin igual poeta, fabulista, novelista, dramaturgo y espadachín sin folias, Señor De la Vega, alias El Zorro.

Saludos y Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Por supuesto, y doy fe con mi palabra de Caballero y una sonrisa, que todo mi comentario fue en el afán comparativo con la obra dorada de Cervantes, nada que ver con el marrón compuesto por el Señor Brown.

No quieran las malas lenguas burgalesas, subtitular al primer texto de la trilogía: "Código de Dante".

Humildemente suyo, Z+-----

Martine dijo...

Descubriendo un fantástico Escritor, redescubriendo una Ciudad que ya amaba y aprendiendo de la mejor manera ( leyendo con fruición) sobre esta`época convulsa ..
Y todo ello en gratísima compañia, y enlazando Blogs.



Besos agradecidos para tí, para tod@s. Es un lujo compartir esta Inquietud..

Abejita de la Vega dijo...

Me alegro de que haya ganado Bécquer, aunque el Tenorio me gusta, con ripios y todo.

Aunque disfruto analizando la "Inquietud...", tengo que sintetizar porque , a este ritmo, me dan las uvas y yo sin acabar el primer tomo. Ay, esos detalles de Esquivias, esos toques irónicos. Me voy a la Comandancia, que me pilla cerca, a ver la que lían los militares.

Y podré con la fantasmagoria de "La ciudad del Gran Rey", ya le dije al autor, en aquella presentación, que si pude con el cautivo, que al final me cautivó, podré encontrar el gusto al segundo de la trilogía.

Las mozas del partido han quedado encantadas con don Quijote, se han sentido bien tratadas y le han ayudado a comer. En el 3,1 , no sé si asomará el ventero o me lo contarán las del partido, que siguen ahí.

Volviendo a Esquivias, es interesante la clave que nos das en la entrada de hoy, la de Julio Verne.

Un abrazo, Pedro

Paco Cuesta dijo...

Siempre me pregunté que pudo pasar para semejante irracionalidad, pero mejor nos centramos en el viaje al purgatorio.

Spaghetti dijo...

"Inquietud en el Paraiso" me gustó.
Fué un viaje familiar por un Burgos antíguo y provinciano en que se destacaban los nombres de las "familias de toda la vida" y se describen con cierta gracia los serios asuntos del alzamiento y los primeros días de la guerra civil. Me animé a entrar en el purgatorio con la expedición del capitán Paisán con el segundo libro de la trilogía "La Ciudad del Gran Rey" pero no fué tan agradable experiencia y lo terminé a duras penas un poco mareado de dar vueltas por las calles cambiantes y las ridículas situaciones que se dan en el purgatorio Esquiviesco ... Permitan me parar aquí, porque he comprobado que desde que no opino, tengo más amigos.
Marcelo.

tERESaRROYo dijo...

La complexión de la ciudad de Burgos se mantiene desde la guerra a pesar de la liposucción de los tiempos modernos.

No pude resistirme a un libro sobre la Segunda República que adquirí en el lugar más insospechado, a ver si entiendo un poco aquella torre de Babel que dio lugar a una guerra y a los frentes que vivimos...

Sólo el esperpento y la ironía pueden conseguir que superemos la realidad.