sábado, 11 de septiembre de 2010

Museo de la Evolución Humana de Burgos


Sin duda, la apertura del Museo de la Evolución Humana de Burgos es una de las grandes noticias culturales de los últimos meses en España y ha resultado un éxito de público desde su inauguración.

Por sí mismo, el edificio que alberga el Museo -el más importante de un conjunto en el que están también el Palacio de Congresos, Exposiciones y Auditorio, de próxima apertura, y el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana- acapara el interés del visitante. Aunque ha recibido muchas críticas por su aspecto exterior, he de reconocer que a mí me gusta el contraste buscado con el casco histórico de la ciudad y la monumentalidad de su acceso. La misma concepción del edificio es de una gran modernidad y permite la reestructuración frecuente y necesaria del material expuesto.

Ha conseguido, además, dotar de una accesibilidad peatonal al entorno urbano en el que se asienta y poner en uso un solar para el que se habían propuesto, con anterioridad, varias soluciones. El enclave, a pocos metros del centro histórico de la ciudad, con el que juega en reflejo al otro lado del río, es inmejorable.

Cabe un matiz muy importante para su proyección exterior: la dificultad para los visitantes foráneos es notable. Especialmente para los que desembarquen en la ciudad en ferrocarril o los que lleguen al futuro emplazamiento de la estación de autobuses, junto a la lejanísima estación de trenes que, al notable tiempo de espera en la parada, deben sumar la media hora que tarda en llegar el autobús a las proximidades del Museo, puesto que las líneas regulares de autobús urbano que parten de la Estación no dejan al visitante en la misma puerta del Museo. Un taxi (si se tiene la suerte de encontrar suficientes en la estación) no supondrá menos de 7 euros en tarifa normal, mucho más en festivo. La movilidad en trasporte público por la ciudad es uno de los grandes problemas de Burgos, especialmente para aquellos viajeros ocasionales que no conocen -ni tienen por qué- las líneas de autobuses urbanos y su frecuencia. El avance de las obras de la línea de alta velocidad -que pondrán a Burgos a hora y media de Madrid y mucho menos tiempo de otras ciudades importantes del entorno como Valladolid, Palencia, Bilbao, Logroño o Zaragoza, lo que supondrá una atracción para el turismo de día o de fin de semana- y el traslado de la estación de autobuses exigen el anticipo de las medidas oportunas para conectar de forma eficaz y rápida el casco histórico y dotar de comodidad la llegada a través del transporte público de visitantes interesados en el Museo y en los tradicionales valores turísticos de Burgos: la Catedral y la gastronomía.

La exposición permanente está ubicada en cuatro plantas (dedicadas a: La sierra de Atapuerca y la evolución humana; La evolución en términos biológicos; La evolución en términos culturales: hominización y humanización; Ecosistemas de la evolución), que desembocan en un gran espacio abierto que dota de amplitud y luminosidad al interior del edificio.

La más novedosa e interesante es la planta sótano, que muestra los excepcionales hallazgos de la Sierra de Atapuerca que han hecho de este lugar una referencia indispensable en la investigación de la Evolución Humana y que por sí solos ya merecen una visita. Es recomendable, con la entrada, reservar un lugar en las lanzaderas que, desde el Museo, parten para la Sierra y permiten conocer el entorno en el que se hallaron las piezas expuestas, que son las originales en una acertada decisión museística. Del resto, destaca sobre todo el círculo en el que se muestran reproducciones a escala real de los ejemplos más notables de la evolución.

Sin embargo, el Museo tiene carencias. Para un Museo de este tipo, es poco didáctico y casi nada interactivo. Algunos paneles, aunque acertados científicamente, son difíciles de comprender para un profano o incluso presentan defectos para su visualización. En general, exige demasiado esfuerzo lector para poder comprenderlo, lo que le hace fatigoso para un visitante medio. Si se prescinde de la lectura, puede resultar incomprensible para un visitante no informado. Llama también la atención, en un Museo pensado en estas dimensiones y con una proyección exterior necesaria para su mantenimiento, el exceso de maquetas y dioramas de pequeño tamaño -que, a pesar de su indudable calidad, exigen esperas para poder verlas con detenimiento aunque no haya demasiados visitantes en la sala- y la última planta está, francamente, desaprovechada y el video proyectado en ella es, cuando menos, mejorable. También es mejorable el espacio dedicado al cerebro humano. tanto desde el punto de vista de la divulgación científica como desde su concepción expositiva.

Pero, dadas las características del edificio y el espacio disponible, todas estas carencias son fácilmente solucionables si se pone el suficiente interés en ello: es de esperar que el gran impulso inicial para inaugurar el edificio y el indudable tirón de los yacimientos de Atapuerca que garantizan gran parte de la publicidad nacional e internacional se complete con intervenciones parciales en la colección permanente en los próximos meses que corrijan los defectos y mantengan el interés por un Museo cuyo proyecto lo merece, así como el desarrollo de una política museística acertada que implique a la ciudad de Burgos en él a través de visitas escolares y otro tipo de acciones y que fomente el intercambio de exposiciones temporales y programas de actividades con otros Museos dedicados al mismo o similares temas. El proyecto inicial aspira a ser un gran Museo de referencia y para ello hay que mantenerlo en actividad permanente y de calidad.

19 comentarios:

labea dijo...

El séptimo párrafo lo dice todo:

Don Padre no se enteró de nada.

:S

Abejita de la Vega dijo...

Disfruté en el Museo de la Evolución, a pesar de sus defectos, a pesar de que dé la sensación de mucho mantel para poca merienda. Habrá más fósiles que enseñar, hay trabajo para años y años. Os animo a verlo.

En Burgos lo de los fósiles...los hay vivientes y todo.


Un abrazo

El Deme dijo...

Un motivo más para volver a visitar la siempre interesante ciudad de Burgos. Y muy interesantes los comentarios museísticos, esos que dices de lo de la letra pequeña y tal.

Lola dijo...

Ya me gustaría tener en mi ciudad cositas asi. Creo que está suspensa todavía y le queda mucho. Me alegra por ti, disfruta ese museo. Buenas noches

Neogeminis dijo...

Me gustan los mueseos, de todo tipo en general. Creo que son muy importantes para una ciudad, tanto a nivel turístico como para la propia cultura.

Un abrazo.

Alimontero dijo...

Querido Maestro, que alegría para Burgos un acontecimiento como éste.
Si hasta puedo ver tu cara de alegría y esa mueca de orgullo...
Eres un sol...

Gracias por compartir tan magno acontecimiento...
La pma vez que viaje a Madrid, prepárate, que Burgos será mi objetivo.

Besos y felicidades!

Ali

BIPOLAR dijo...

AVE
AVE
AVE
AVE
AVE
AVE

¡¡Que estamos incomunicados!!

Del Museo me entusiasma la fuente. Baila sola, constantemente. Es preciosa.

Del interior desconozco pero hablan de la incomprensión del profano.

Auditorio bendito seas en mamotreto intregado en urbe. Espacio abierto cara al río.

Merece la pena visitar los yacimientos de Atapuerca. Obligado.

AVE
AVE
AVE
AVE
AVE
AVE
AVE

AVE Caesar

Myriam dijo...

Me gustan los Museos que saben preservar el patrimonio cultural y desarrollar una política museística pedagógica abierta a la comunidad.

Ojalá que este interesantísimo Museo sepa explotar sus enormes potencialidades. Ojalá.

A lo largo y ancho de mi vida he visitado y estudiado los Museos más grandes de Europa y N y S América. Unos cuantos -y no digo todos- sólo son almacenamiento de obras de arte. Algunos otros hacen gran alarde de estructuras arquitectónicas para albergar muy poco material artístico-cultural en sus salas de exhibición y con 0 pedagogía. Cuando la estructura, el material artístico-cultural y la política pedagógica acompañan: me siento en el séptimo cielo.

Con respecto al transporte: es una pena que la ciudad no se ponga las pilas.

En algún momento de mi vida supongo que visitaré Burgos, entonces haré una visita a este Museo.

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Leo que tendré que llevar lupa... Pues no sé, siendo yo una gran profana, si me va a interesar ¿hay colas para entrar? Creo que me interesa más ir a Atapuerca directamente. Gracias por la detallada información (transporte incluido). Muchos besotes neandertales, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Al menos ahi no han recortado por mor de la crisis...un abrazo

Selma dijo...

Una razón de más para volver a Burgos.. entre otras muchas..


Besos, Pedro

Paco Cuesta dijo...

Le pido que sea operativo, y permanezca vivo. ¡Que no se anquilose!

Anónimo dijo...

Hola, solo comentar que el Centro de Investigación sobre la Evolución Humana (que denomina Arqueológico) está operativo desde hace más de un año. Saludos.

Shurha dijo...

Todavía no he tenido la oportunidad de visitar el museo, pero creo que no tardaré en ir con mi familia (esto de tener amigos a los que no les interese ese tipo de cosas es una pena). Respecto a todo lo que comentas, creo (o más bien espero) que se pongan las pilas rápido y atiendan a los comentarios de la gente que es, al fin y al cabo, quien disfruta del museo y quien tiene la opinión definitiva. Todavía hay tiempo para enmendar los errores y creo que serán capaces de hacerlo. O más bien lo espero, otra vez.

Respecto al transporte urbano, estoy de acuerdo contigo. Si ponen las estaciones tan lejos, es de esperar que mejoren las líneas de autobuses para que todos los visitantes que eligen Burgos como destino puedan moverse con mayor facilidad y no tengan que esperar media hora (a veces incluso más) para que el autobús de marras les lleve hasta el centro. Entiendo que hayan puesto la estación tan lejos, sus razones tienen, pero también tendrían que compensar la distancia de alguna manera...

Un saludo,

Cris

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ANÓNIMO: gracias por la corrección. Como se desprende de mi entrada, no me refería a la operatividad del Centro, por supuesto, sino a todo el complejo arquitectónico. El error de la denominación viene al tomar el nombre de las páginas oficiales del Ayuntamiento de Burgos y otras instituciones locales, además de la información trasmitida por varios medios de comunicación, que lo denominan como Arqueológico o de Investigaciones Arqueológicas. En efecto, el nombre correcto es Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana. Puede verse su web en www.cenieh.es. Espero, en bien de la información que se facilita al interesado, que el nombre se corrija en las páginas insititucionales y medios de comunicación.

elisa...lichazul dijo...

espacios que deberían ser itinerantes como una vez quienes le habitan lo fueron:)

besitos nómades

pancho dijo...

Da la impresión de que se trata de un museo para personas de un cierto nivel cultural, lo cual reduce el espectro de posibles visitantes.

De visita obligada para los paseantes de Burgos y turistas de fuera.

Asun dijo...

Es una pena que un museo de estas características que acaba de iniciar su andadura no haya contemplado el aspecto didáctico, algo que creo que es imprescindible si se quiere divulgar la cultura. Supongo y espero que pronto se darán cuenta de estas deficiencias que mencionas y pondrán remedio.

Gracias por toda la información que nos facilitas.

Besos

Aldabra dijo...

tengo que convencer a Congo para que me lleve a Burgos.

biquiños,