martes, 14 de septiembre de 2010

Esquina número 10


Un continuo doblar esquinas como ejercicio diario. De ahí tanta fatiga.

32 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

wowow que fortachón...doblar esquinas
todo un hercules

besitos profe
lo que hace el lenguaje jajaja

Cuspedepita dijo...

Cada vez que doblamos una damos la espalda al pasado y nos enfrentamos al futuro.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Las esquinas son muy duras de doblar, hay que ser muy forzudo.

Montserrat Sala dijo...

Tan pocas palabras, y dicen tanto!!!
buena foto; curiosa casa.
Saludos

María dijo...

Como la vida misma, un continúo seguir, andar, parar, retroceder, torcer, seguir caminando...

Un beso.

Myriam dijo...

Te recomiendo las espinacas de Popeye...

Lola dijo...

A mi me ha tocado una tarde de encarte y traslado de cajas muy pesadas. uffffffffff, estoy agotada pero estoy disfrutando de la serie "los pilares de la tierra" Buenas noches

rubo dijo...

Los chaflanes son esquinas facilonas porque no te hacen daño las aristas.
Saludos.

Asun dijo...

Es que te empeñas no sólo en doblarlas sino en achatarlas. Así no es de extrañar que te canses tanto.

Merche Pallarés dijo...

Bonita foto aunque, claro, tenía que tener barrotes... A mi no me fatiga nada doblar esquinas, qué quieres que te diga... Besotes relajados, M.

pancho dijo...

Con el giro, la sorpresa que incentiva y anima la búsqueda en la rutina.

Aparentes igualmente para la liberación de fluidos de los canes.

Hernando dijo...

Unos días doblamos esquinas, otros surcamos mares. Hay días que las esquinas son duras, en los mares hay tormentas, otros días cuando se dobla una esquina da paso a una gran avenida llena de vida y colorido y un mar a una isla.
Pero lo que sí es seguro que la vida continúa y el vivir fatiga.

Juan Luis G. dijo...

La esquina es la arquitectura que hace posible las sorpresas.

Myriam dijo...

Hay veces que por doblar tanta esquina nos perdemos de una buena recta...

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jg riobò dijo...

Cuidado con chocarte al doblar la esquina.

Jesús Garrido dijo...

Si hablan de lo de la foto no es esquina sino chaflán.

Mª Antonia dijo...

Querido Pedro:
A veces es necesario doblar una esquina y cambiar de dirección para el bien de nuestra alma, aunque la vida se empeñe en lo contrario.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Por eso yo prefiero mi footing diario por caminos llanos y con suaves pendientes, no con esquinas, jejej.

Un abrazo.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro,
de tanto andar esquinas...tanto andar de el paseante...


besines pedro y que tengas un lindo dia...
:)sauvignona

Ele Bergón dijo...

Si no doblas esquinas, no sabras nunca lo que te puedes encontrar. Reconozco que me gusta doblar esquinas sobre todo si solo hay que luchar con la fuerza que tenga ese dia el aire

Un abrazo

Luz

Kety dijo...

Merche, que tienen barrotes.

De vez en cuando vienen bien -las esquinas-.

un abrazo

marga dijo...

Hay algo que me produce mucha más fatiga, las calles rectas, sin recovecos, esas que miras para atrás y ves lo vivido, y miras hacia adelante y ves lo por-vivir.
pufff... que tedio.

Gabiprog dijo...

Eso sin contar las sorpresas que guardan algunas esquinas y que solo topas con ellas al doblarlas...

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Como quien dobla barras de hierro a lo Sansón, y van 10.
En cada una su estanco, las cuatro esquinitas de mi cama, la esquina de enfrente o la acera de enfrente, da gusto, calles con trazo quebrado, con su dobladillo esquinado.

Selma dijo...

Esquinas como ésta, achatada como las ideó Cerdà, te quitan el efecto sorpresa y evitan que tengas encontronazos...

También pueden ofrecer al doblarlas una perspectiva de ilusiones...de feliz hallazgo.

un beso, Pedro

Isabel dijo...

Ahí pueden estar las sorpresas, al volver la esquina. Besos Isabel.

lemaki dijo...

en cada esquina hay un giro, un cambio, una pequeña modificación que hace de la vida más interesante... yo también quiero seguir doblando y virando esquinas y tomando curvas para llegar tarde... al final del camino.


Encontré esta frase que me gustó (no tiene mucha relación con las esquinas, pero... sabiendo como es usted profesor, no le resultará inapropiada):
La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Eduardo Galeano

saludos.

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Una de las primeras palabras que aprendí cuando llegué a Barcelona fue: chaflán. Quizás, como dice Selma, por la idea de ciudad de Cerdà.

¡Qué lástima que haya que sembrar todos los paisajes urbanos de rejas!. Y desde luego que el dueño, deberá hacer un diario empleo de Zotal, por la poca educación y consideración de los dueños de los canes.

La sorpresa puede aparecer siempre.
¡Y que los encuentros inesperados sean siempre para bien!.

Saludos. Gelu

Paco Cuesta dijo...

Hay que suavizar las aristas para evitar los encontronazos.

Aldabra dijo...

será cansado, en eso no voy a entrar pero no me dirás que no es emocionante... detrás de cada esquina, la sorpresa.

bicos,

BIPOLAR dijo...

¡doblar esquinas!

eso hacen los macarras y chuletas del barrio ¿no?

¿a que te meto?

juas
:D :D