viernes, 20 de agosto de 2010

Puerta y llave fósil


A veces tardamos tanto en regresar que la llave del hogar que dejamos bajo el felpudo ha devenido en nuestro fósil.

23 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Has escrito dos posts en un dia! Y, como siempre, éste muy alegre... No he visto ningún felpudo, solo una piedra y seguro que los okupas han estado encantados. Besotes desfosilizados, M. (Te contesto porque tengo un poco de tiempo libre ya que todos se han ido a la playa)

elisa...lichazul dijo...

que bella foto
llena de evocativas sensaciones y de ideas para desarrollar

lo de la llave bajo el felpudo acá no se usa
es como dejar todo abierto para que te roben

buen fin semana Pedro
besitos de luz

TriniReina dijo...

Sin duda, así es.

La foto rezuma nostalgia.

Saludos

pancho dijo...

Peor es no hacerlo. La tierra llama. Las raíces te hacen volver. A veces hay que desbrozar antes la entrada de maleza para entrar en lo que fue tu hogar.

jg riobò dijo...

La piedra me confunde.

salvadorpliego dijo...

Y nos reciben tan sólo los recuerdos...

Un gusto volver a leerte.

Saludos.

María dijo...

Cuando nos queremos dar cuenta... el regreso ya es demasiado tarde y no hay vuelta atrás.

Muy bella la imagen, Pedro, me imagino, que la foto es tuya, que la has hecho tú.

Un beso.

Aldabra dijo...

hay que volver a tiempo de que esa puerta siga abierta o cerrada sin llave.
bicos,

rubo dijo...

Y el aire del interior se enrarece, como el de un nicho, o un sepulcro.
Saludos.

BIPOLAR dijo...

Si esto fuera un escaparate te compro el azul de la puerta y la planta de la que no se adivina muy bien la hoja.

Siempre surgen brotes hasta en los desiertos.

HOLA PEDRO dijo...

Pedro Ojeda: «Sagasta utiliza los medios desde el principio al final de su vida política»

martin k dijo...

qué linda puerta! la fotografía de puertas deberia ser un genero en si mismo...

Neogeminis dijo...

Lamentablemente es una muy buena y cierta metáfora...
Una brazo.

MIMOSA dijo...

Si en fósil dejamos que se transformara por algún motivo, quizás deberíamos dejarla donde la dejamos, no vayan a abducirnos los fantasmas del pasado.
Besos y buen fin de semana Pedro.

Edgardo dijo...

A veces no volvemos jamás o volvemos y todo es diferente, a veces nosotros devenimos en fósiles y a veces nunca nos llega la muerte.

Restos quedan de lo que fue alguna vez.

Tienes un poder de escritura importante… Un abrazo amigo.

HologramaBlanco

Goathemala dijo...

Una huella más de lo que fuimos. Excelentes texto y fotos, es más diría que alineados.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

La llave fósil, facilitará la entrada a la nada.

Anónimo dijo...

El felpudo desaparece y la llave se convierte en piedra, el tiempo todo lo transforma. Buen fín de semana Pedro. Besos Isabel.

Myriam dijo...

Cierto, a veces tardamos tanto que la cigueña pone un huevo en el umbral (y los pececitos de colores no sólo aprendieron a volar, también aprendieron a pintar de azul las puertas viejas).

Abejita de la Vega dijo...

Las llaves fosilizadas, muy buen microrrelato.
Un abrazo

Marian Raméntol Serratosa dijo...

sí... esto como aquel verso que reza: "esperamos tanto, que perdemos la esperanza" (Comiendo pelos como herejía poética. Ediciones Atenas).

Abrazos!
Marian

Asun dijo...

Puede que incluso nosotros mismos formemos parte del conjunto fosilizado.

Pilar dijo...

ya no hay ni felpudo
ni llave
ni nada.
No hay buzón,
ya nadie nos escribe
nadie llama a nuestra puerta
que pronto se nos olvida todo...