lunes, 3 de mayo de 2010

Miguel Vivanco, Azorín y el Quijote y noticias de nuestra lectura.


Vino a verme Miguel Vivanco. Vital, como siempre, con una conversación agradable llena de anécdotas y viajes. Hablamos de todo un poco, de blogs también, por supuesto. Y me regaló un ejemplar de la segunda edición (1912) de un libro del que ya hemos hablado aquí, La ruta de Don Quijote de Azorín.

Es un libro que Azorín escribió con motivo del tercer centenario de la publicación de la primera parte de la novela cervantina y que recoge las crónicas de su viaje por tierras manchegas siempre con un ojo en Cervantes y otro en lo que veía: un libro, por lo tanto, de viaje, de viaje literario en el que se analiza -recreándolo- el Quijote, de viaje por la realidad de una región española a principios del siglo XX y de viaje interior para el propio cronista.

En él Azorín es más Azorín que nunca puesto que pone en juego todos los recursos de su estilo a partir de la creación del propio personaje del escritor: un estilo que para muchos hoy -acostumbrados a la línea más directa del lenguaje- resultará insufrible. Ellos se lo pierden. Quizá Miguel Vivanco tenga razón y la lentitud del estilo de Azorín no cuadra bien con el vértigo de nuestra vida porque la gente ya no anda por el campo sin más intención que ver el paisaje. No es un estilo para los trenes de alta velocidad, desde los que el campo no es más que un efecto especial, como en el cine.

La Dedicatoria con la que encabeza el volumen resume la mirada azoriniana de forma ejemplar:

Al gran hidalgo don Silverio, residente en la noble, vieja, desmoronada y muy gloriosa villa del Toboso; poeta; autor de un soneto a Dulcinea; autor también de una sátira terrible contra los frailes; propietario de una colmena con una ventanita por la que se ve trabajar a las abejas.

En ella está, a la vez, la realidad pasada y la presente, el latido literario y el de la vida, la atención a las grandes cosas y a las más pequeñas y cotidianas.

Muchas gracias, querido Miguel.

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.

Noticias de nuestra lectura


Firvulag, en su lectura del Quijote trata algo que también le llamó la atención en su día a Manuel Tuccitano: la cita de las monedas que se usaban en tiempos de Cervantes y que atan la novela a la realidad cotidiana de su tiempo.

Cosmo, bien acompaña en su lectura, comenta los puntos más sensibles de Sancho que ha sabido captar la broma de los Duques: la comida y el dinero...

Antonio Aguilera, que aun no puede reintegrarse a la lectura por su trabajo, nos regala la lectura de Navarro Ledesma de la obra en 1905, testimonio de cómo el tercer centenario provocó una aproximación, desde muchos puntos de vista, a la novela cervantina.

Paco Cuesta reflexiona sobre lo que le pasa a Sancho y si compensan o no compensan las cargas del cargo. Aunque todo sea una broma de los Duques, merece la pena hacerse esta pregunta.

Hace bien Pancho en hablar en el título de su entrada de la varilla de ballena: porque es el instrumento de tortura de este médico, verdadera contra-hada madrina.

Manuel Tuccitano comenta estupendamente la tortura por hambre del bueno de Sancho y, además, nos aporta unos enlaces que no podéis perder.

Merche Pallarés comenta sin piedad las bromas de las que es víctima Sancho sin dejar de recordar una buena olla podrida que compartimos ni la fobia por los médicos...

Jan Puerta comenta el capítulo sin que se le escape ni el secretario. Lo ilustra con una curiosa veleta quijotesca y grabados de una revista francesa de 1939.

Asun razona, punto por punto, la justificada cólera de Sancho en este capítulo. Después, nos da cuenta de un regalo bien quijotesco con motivo de San Jordi.

Abejita de la Vega comenta por extenso la faena del médico al nuevo gobernador y sus tripas y no se le escapan ni los barquillos, para después aludir a la justa cólera de Sancho ante el labrador pesado. Que no se me pase comentar lo portuno de la serie de ilustraciones que viene publicando, obra de Ana Queral. También publica nueva nota del Sanchico -gracias a Ele Bergón-, que se barrunta ya que a su padre no le durará mucho el gobierno y que éste no mere tanto la pena como parece.

Elena Clásica me dedica -y yo lo hago extensivo a todos los que participáis en esta lectura- un análisis de la novela ejemplar de Cervantes, El celoso extremeño. No os lo perdáis. Aquí la continuación.

Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

15 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

lo de insufrible...quiere decir terrible de leer??? es que lo he visto en una librería y no se si...bueno ya me dirás

Myr dijo...

¡Ya me estaba preguntando por dónde andaba MIGUEL!

elena clásica dijo...

La labor de Azorín es muy especial, pues nos hace partícipes de su interior, de su sensibilidad, su dolor enfermizo ante la lectura de don Quijote, que tanto le conmueve.
Es un viaje desde el creador al creador, ávido de dejarse poseer por el sentimiento de Cervantes.
Así, Azorín reflexiona sobre los episodios de Don Quijote, pero a la vez siente el dolor de los personajes, sus inquietudes, sus ilusiones, aportándoles una segunda vida, pues parecen surgir ahora en su ruta como figuras más reales que literarias.

Una parada en el paraje donde Don Quijote encontró a Juan Haldudo, su reflexión, pero también el reflejo intenso del dolor de Azorín ante la paliza que sufre Andresillo, recordándolo, como si hubiera existido, y así es ya en nuestro espíritu gracias a la labor de autores como Azorín:


"¿No sería acaso en este paraje, junto a este camino, donde Don Quijote encontró a Juan Haldudo, el vecino de Quintanar? ¿No fue esta una de las más altas empresas del caballero? ¿No fue atado Andresillo a una de estas carrascas y azotado bárbaramente por su amo? Ya don Quijote había sido armado caballero; ya podía meter el brazo hasta el codo en las aventuras; estaba contento; estaba satisfecho; se sentía fuerte; se sentía animoso. Y entonces, de vuelta a Argamasilla, fue cuando deshizo este estupendo entuerto. «He hecho al fin -pensaba él- una gran obra». Y en tanto Juan Haldudo amarraba otra vez al mozuelo a la encina y proseguía en el despiadado vapuleo. Esta ironía honda y desconsoladora tienen todas las cosas de la vida..."

Me vino a la cabeza el recuerdo de la recreación que en el cine llevó a cabo el gran Orson Welles, tan moderna como la propia obra de Cervantes, otra comunicación directa entre las almas de dos genios creadores, el desconcierto constante de Sancho Panza, sus descubrimientos.

En fin, una lectura la de Azorín maravillosa.
Besazos.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué suerte que conozcas a MIGUEL! Además siempre te regala libros muy interesantes. Ahora que ya le he cogido el tranquillo, me encantan sus aportaciones linkeras. Dale muchos recuerdos de mi parte y a ver ¡si yo también le conozco algun dia!

Me gusta mucho la glosa que hace ELENA CLÁSICA sobre ese libro de Azorín. Tendré que leerlo. Besotes quijotescos, M.

Asun dijo...

Enhorabuena por ese regalo que imagino que te habrá encantado.

Besos

pancho dijo...

La gente del campo se fue harta de malvivir de él, a veces para seguir superviviendo en la colmena de hormigón con pies de asfalto.

Regalo que encaja perfectamente con el receptor, gran lector y escritor. Una pequeña demostración de ello son estas líneas de agradecimiento y breve reseña de la obra, tan literaria y suficiente.

Se aprecian tus amables palabras sobre el resumen propio.
Un abrazo

São dijo...

Deixa que fale, não do livro, mas dessa relação entre ti e Miguel: é uma maravilha quando conseguimos ter alguém com quem partilhamos ideias, impressões de viagens, ...
Que essa vossa relação continue florescente, sempre.

Besos, amigo meu.

Mª Antonia dijo...

Querido Pedro:
Hay joyas ... y joyas literarias. Por lo que entiendo de tus palabras, a ti te acaban de regalar una de ellas.
Felicidades.

María del Carmen dijo...

Eres Tú una joya en decires tan excelsos y exquisitos al paladar de la literatura.

Es un regalo divino tenrte entre nosotros.
No cambies nunca y si me permites enviaré a un ángel apra que siempre te cuide.
En agradecimiento por tus atentos y significativos decires dejo una invitación que de leerle te va aconmover...dejo mi huella con un homenaje muy especial que me llevo tiempo y dedicación realzarlo, por ende

En otro orden te dejo la siguiente invitación dónde encontraras un homenaje especial:


Saludo e Invitación

Dejo mi huella plena de sentires a fin de desar lo mejor, e invitar al

Megaevento Poético


que realice en Homenaje a todos Ustedes, por continentes y países .

Tan solo hice una excepción con

Asturias

dado que la considero mi segunda tierra, por ser el sitio dónde nació mi Abuela Matilde.

Asimismo les invito a los otros blogs que tienen lo suyo.

Un cariño
Una rosa,
Una plegaria, un silencio,
Mi esencia
Depossito a vuestros pies!

Marycarmen



Mis Blogs:
ww.walktohorizon.blogspot.com
Tema: El Silenco

www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
Tema: PAZ

www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.cm
Tema: Recetas de Dulces

www.newartdeco.blogspot.com
Tema: Mandalas

www.cosechadesentires.blogspot.com
Tema:
Megaevento Poético
Poemas por continente y país de quiénes me visitan

A llevarlo a vuestros hogares!

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

Miguel Vivanco, "el último viajero romántico".Así lo calificó Fernando Ortega, en la entrevista que le hizo para Diario de Burgos, y que hay que leer para sentirse orgullosa de paisanos como ambos.
El libro de Azorín: "La ruta de Don Quijote". La dedicatoria del encabezamiento, ya es suficiente para ponerse en camino y recorrer los lugares que soñó Cervantes para su Caballero y Sancho.
¡Qué personajes nos presenta el maestro Azorín en este viaje!. Cómo entendió, en Argamasilla, el desahogo de la Xantipa, contándole lo de su huerto.
[...]Ay, Jesús.
[...]las penas.
[...]siento que pasa un soplo de lo Trágico.
¿Se había quijotizado ya?. ¿O es que para embarcarse en las aventuras con nuestro querido hidalgo hay que tener previamente madera de Quijote?.
Un gran regalo de Miguel, para la persona idónea, con la seguridad de que al releerlo lo agradecerá, recordando al amigo generoso.

Saludos. Gelu

Libros Gratis dijo...

Ole Ole y Ole.

Muchas felicidades

Cornelivs dijo...

De nuevo con vosotros, querido Pedro. Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Azorín no está de moda, pero al gún día volverán a él. Estoy segura.

Soy consciente de que me "enrollo" demasiado. Pero es que todo me parece digno de comentario, es todo tan jugoso...incluso los barquillos, qué ricos estaban.Todo es tan sabroso...¿Cómo lo voy a dejar en el plato?

En cuanto a Ana Queral es todo un descubrimiento, esta artista mexicana dice en una entrevista: "A veces siento a Cervantes riendo conmigo y agradeciendo el tiempo que le dedico". Quijotesca Ana. Podéis leerlo en:
www.empresaexterior.com/2006031328265/el-intercultural/entrevista-a-la-artista-mexicana-ana-queral.html

Un abrazo, Pedro.

Aldabra dijo...

no hay como tener buenos amigos.
que lo disfrutes.

biquiños,

Antonio López-Peláez dijo...

Qué poco -y qué mal- se recuerda hoy a Azorín. La sobriedad raramente ha sido un valor en boga, pero en estos tiempos constituye una verdadera garantía de suicidio social. Y literario, por descontado. Conque es de temer que Don José continuará arrumbado en el desván un buen puñado de lustros más. Pasaron los malos tiempos para la lírica: ahora le toca a la prosa.