sábado, 22 de mayo de 2010

El valor de las palabras.


¿Cuántas palabras bastan para hacer un poema? Dámaso Alonso construye una obra maestra con cinco palabras, sólo cinco en realidad, que matiza enriqueciéndolas: manos (puñadito, dedos), coger (tener), tierra (arena, grano), soplar (volver, orerar, llevar), viento (siglos). Sustantivos y verbos sencillos y de uso habitual, acariciados lo suficiente por adjetivos que nacen de ellos y en ellos mueren (terrero, largo):

Entre mis manos cogí
un puñadito de tierra.
Soplaba el viento terrero.
La tierra volvió a la tierra.

Entre tus manos me tienes,
tierra soy. El viento orea
tus dedos, largos de siglos.

Y el puñadito de arena
-grano a grano, grano a grano-
el gran viento se lo lleva.

Vida es uno de los Poemas anexos a Oscura noticia. Como casi toda la poesía de Dámaso Alonso es una reflexión sobre la razón de la vida. Dámaso fue un poeta de una espiritualidad profunda: sus mejores versos los dedicó a preguntarse por la razón de la vida, de su vida y si ésta tenía algún significado no sólo colectivo sino fundamentalmente individual. La espiritualidad de Dámaso no era fácil de aceptar en los momentos en los que él escribía y resultaba inconcebible para la ortodoxia de aquella España gris de la postguerra: quizá por eso no se le ha leído como merece. En este poema la imagen inicial que después profundiza es impactante por lo común. y profunda. Solía Dámaso partir de algo concreto, reconocible por todos los lectores: aquí el simple hecho de tomar con la mano un puñado de tierra, gesto que todos tenemos grabados en la memoria desde niños.

¿Cuántas palabras bastan para hacer un poema? A veces cinco, unidas con una certera imagen que las dote de significado. Una vez que las hallamos sobra toda retórica pomposa. Cinco palabras y el silencio a todas las respuestas. La vida es eso, exactamente lo único que sabía Dámaso, una pregunta sencilla a la que jamás hallamos respuesta.

37 comentarios:

María dijo...

Muy bellos versos de Dámaso Alonso, son sencillos como a mí me gustan.

Un beso.

moderato_Dos_josef dijo...

Yo creo que la sencillez es una clave y unaq virtud de la vida.
Abrazos.

Spaghetti dijo...

Nunca he creído del todo que una imagen valga más que mil palabras. A veces unas pocas palabras crean miles de imágenes, sensaciones, sentimientos que son capaces de hacernos llorar o llevarnos a ese estado cercano a la felicidad. Hay un mundo paralelo al de las imágenes, un mundo invisible. Cinco palabras crean un mundo de imágenes, pero y el silencio? vale tanto como las palabras? donde está el mercado? a cómo esta hoy el kilo de palabras?...

Conchita dijo...

Las palabras pueden tener mucho peso, pero algunas se las lleva el viento y otras se quedan para toda la vida.

Saludos.

Jan Puerta dijo...

Ahí es nada amigo. Dámaso Alonso solo ante cinco palabras.
El resultado tan sorprendente como único. Esencia.
Un abrazo

elisa...lichazul dijo...

versos en capullos regamos con cada beso

besitos de luz profe
herosa entrada , las palabras son nuestra herramienta y nuestra arma

felicidades!!

elisa...lichazul dijo...

erratas

herosa....hermosa

Antònia Pons Valldosera dijo...

Un bellísimo poema.
Gracias Pedro.

Kety dijo...

Buena reflexión.
Abrazos

Adu dijo...

Wau, qué way. Del Sr. Alonso (by the way: ¿será pariente lejano -o cercano- de mi amiga María, la Poetisa?)
Pues eso, como iba diciendo, del Sr. Alonso, conozco solamente un poco, muy poquito; en realidad, nada.
Os quiero: a Dámaso y a ti, Píter.
B-sito.

aniki dijo...

La belleza de lo simple, tú lo has dicho. El poema más corto que existe es el Haiku japonés, se compone de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas cada uno. La mejor manera de entender este arte es comparándolo con la observación de un cuadro, cuando la contemplación y la experiencia se funden en la conciencia. Te dejo dos, uno de Basho, el primer escritor de haikus, y uno mío, y por favor, no hagas comparaciones que Basho es todo un maestro (jajajaja).

La alondra
canta todo el día,
y el día no es lo bastante largo.

* En la traducción al castellano se pierde la métrica.

En el cerezo
mil destellos alados,
dulce cortejo.

* Este haiku va acompañado de la imagen de una mariposa revoloteando entre las flores de un cerezo.

Besossss.

Luis Antonio dijo...

Cada vez aprecio más los poemas breves en detrimento de los extensos...

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda, lo suyo es genial, ha reducido el diccionario de la lengua española, en esta entrada, al menos a una tercera parte, seguro que lo hubiese apreciado la Señora María Moliner.

Esos octosílabos, tienen mucho de imagen Haiku en cada estrofa, como bien sugiere ANIKI.

Y en mi enferma imaginación, también podrían ir mucho más allá de una lectura cristiana o mística: ¿Una crítica versada a la destructiva guerra? Y no con unas imágenes poéticas, que también, sino con toda la fuerza comprimida en referencia a la novela de Margaret Mitchell 'Gone with the wind' y su Tara (1936), al fin y al cabo, supo del éxito que la película americana cosechaba, y pensaría con deseos, el haber estado en su estreno americano en colores technicolor (1939).
Y sí es posible que fuese al teatro Español (1941) a ver 'Lo que el viento se llevó' en versión de comedia dramática estrenada por el Señor Cayetano Luca de Tena; y pudo ser, puesto que meses antes se había representado una obra traducida por él, en las mismas tablas.
O en esos años también se publicaría en español la novela (1943), ¿qué pensaría de la calidad del resultado?.

Sea como sea, lo que Don Dámaso se encontró en Madrid a su llegada, era la versión moderna de aquella guerra civil sureña, en una capital vencida, destruida, símbolo de un estado perdido y seguro que pensaría, muchas veces, en todo lo llevado por el viento de la guerra; empezando por las 'vidas'; conceptos que desarrollaría más explícitamente en 'Hijos de la Ira', aunque en mi torbellínica visión también lo expresase resumido en 'vida' (1944).

Y puestos a ser magnánimos en el minimalismo palabrario al Señor Alonso, pues podríamos reducirlo a no más de 2 palabras. Veamos mi teoría del pulpo como animal de compañía:
TIERRA (arena, grano, terrero) en su concepto de 'polvo eres' (tierra soy) a todo lo humano, pues todo lo humano son (manos, puñadito, dedos) coger y tener a su vez aquí son implícitos a mano y a humano.
VIENTO (soplaba, orea, gran viento) y llevar en el poema es implícito al viento.
Así que todo quedaría entre TIERRA y VIENTO, por otro lado la tierra, en este poema es grano y no roca, gracias a la acción eólica, así que hipervolando, sería solo VIENTO, y puesto que el viento, en realidad es una acción que se lleva todo, pues nos encontraríamos sin nada cuando el viento se para. ¿Había dicho 2 palabras?, porque me quedé sin ninguna.
Le saludo y gracias por versarnos en esta, oscura noticia.
Suyo, Z+-----

elena clásica dijo...

Querido Pedro:

Bellísimo poema, conmo lo es tu comentario. Yo creo que Dámaso Alonso es el prodigioso inventor de imágenes cósmicas, directo, intenso y tantas veces descorazonado hasta la tierra más profunda.
"Insomnio" forma parte de mi vida,e stos versos resuenan y resuenan para siempre:

Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,

por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,

por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.

Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre? ¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,

las tristes azucenas letales de tus noches?


Tan conciso como brutal. Un gigante, sin duda.

Besazos, qué preciosa entrada.

Merche Pallarés dijo...

Despues de los comentarios de los excelentes SEÑOR DE LA VEGA y ELENA CLÁSICA no me queda más que decir, excepto que no he leído a Dámaso Alonso y lo tendré que hacer porque me doy cuenta de lo analfabeta que soy en poesía y literatura española en general. Creo que una vez jubilata me apuntaré a un curso de literatura española porque ¡tengo que leer al Lazarillo! y a Espronceda... Besotes ignorantes, M.

Cornelivs dijo...

Magnificos versos.

Un abrazo.

marga dijo...

Leí una vez los ganadores de un concurso de microcuentos, debían contener cinco palabras y ser una autobiografia, sólo recuerdo dos:
- Arreglo váteres, gano una mierda
- Infancia, adolescencia, adolescencia, adolescencia, adolescencia.
Jejé

Paco Cuesta dijo...

La obra poética de Dámaso Alonso es corta. Ingenua, sencilla y si se quiere, hasta un poco infantil en algunas ocasiones; en otras tiene contenidos sociales y morales desgarradores.
Gracias Profesor

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Me decía mi viejo profesor de literatura...que para hacer un poema era necesario solo tener corazón y sentir amor...luego las palabras fluyen, no se si llevaría o no razón...un abrazo

Donce dijo...

Ay, leches! yo iba a decir algo parecido a lo de Manuel de la Rosa!.
-Pero qué querré? si siempre vengo la última!-

Un besito Pedro.

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Dámaso Alonso, maestro.

Manuel de la Rosa, ha dado la clave, con sus palabras y las de su viejo profesor de literatura. Las cojo, con su permiso:

¡Calla ya, razón!,
es amor verdadero.
¡Corazón ciego!.

Saludos. Gelu

silvi dijo...

Manuel, mi profesor de literatura decía lo mismo... Debe ser cierto.
"El valor de la Palabra"... ese dar nuestra palabra, que se rubrica, con un apretón de manos,un abrazo o con un simple Gracias ... ¡!!Besitos. Silvi.

Aldabra dijo...

no leí a Dámaso pero después de este texto me han entrado ganas.
biquiños,

Lola dijo...

Cuando la sencillez va unida a nuestras palabras el mensaje llega mejor. La poesia es preciosa.

Ele Bergón dijo...

Para hacer un poema segun mi opinion, a veces bastan unas pocas palabras como en el poema del gran Damaso Alonso, pero eso si, sabiendolas colocar en el lugar que les corresponde y no en otro. Otras veces necesitas muchas, porque asi lo dicta el poema . Creo que en la poesia hay algo magico e incontrolable. Viene cuando ella quiere y por supuesto hay que conocer el oficio.

Me gusta y mucho Damaso Alonso, quiza no se le tiene en el lugar que le corresponde dentro de los de la generacion del 27.

Un abrazo

Luz

São dijo...

Belo poema esse, realmente. A mim me agradam os poemas assim, curtos ...mas profundos.

Um semana feliz oara ti, Pedro mio.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro,gracias por traer de nuevo a Damaso A. y cuanta razon tiene que solo le bastacen 5 palabritas para ponerle su toque y coinvertirlo en poeama...a veces la sencilles es tan magica y tan profunda que conmueve ...si ocurre con palabras como no va a ocurrir con personas?

besines pedro y que tengas unos lindisimos dias....

:O sauvignona

Judit Esteban dijo...

La vida, como el deseo, es una pregunta cuya respuesta nadie sabe.

Señor De la Vega dijo...

Ya les digo, que estando yo presente, es malo dejar dudas abiertas o preguntas retóricas, por si me lanzo y las contesto. (Eso sí, mal)

El Señor Manuel de la Rosa -tuccitano-, concluye sin saber la razón que llevaría su viejo profesor de literatura, al afirmar que para hacer un poema solo es necesario tener corazón y sentir amor...

Está claro, que era un buen profesor de literatura, como lo será cualquier profesor (al menos de las artes, donde se podría aplicar fácilmente la sentencia) que incite al alumno que considera preparado, a dejarse guiar por sentimientos y lanzarse a la creación, con el impulso generador que nos aporta el amor a los humanos.
Aparte, de la lectura en su contexto, cualquier otra extrapolación más allá de su original dictado, recibiría un suspenso por el viejo profesor en literatura y a mí me lo daría en comportamiento.

Con simpatía hacia todos los profesores que hacen de su profesión un arte,
Quedo Suyo, Z+-----

Edgardo dijo...

La vida es eso, muchas preguntas sin respuestas, dos o tres palabras que le dan sentido a todo y la estúpida miseria del hombre que habla y habla, junta, acumula y cree justificar pomposa y retóricamente lo que no vale absolutamente nada.

Vos tenes el don y el arte de la verdadera poesía, vos sabes utilizar muy bien las palabras, siempre es un placer leerte o escucharte.

Un abrazo grande.

HologramaBlanco

jg riobò dijo...

Aveces no se necesita ninguna palabra para un poema.

Myriam dijo...

A veces sòlo bastan 5 letras, 2 palabras, 1 frase.

Que imagen fuerte:
"Entre tus manos me tienes,
tierra soy".

Besos

Alimontero dijo...

hola Pedro, disfruto aprendiendo en tu blog... y las eminencias que te visitan más regalos son! ;-)

Un beso Pedro, Maestro!
;-)

Ali

Gabiprog dijo...

Supongo que la poesía es el lenguaje altamente condimentado.

:-)

XuanRata dijo...

Cuando las palabras son sencillas ruedan mejor, y por eso nos llevan.

Al contrario que Gabiprog creo que la poesía es el lenguaje laboriosamente despojado.

pancho dijo...

Sólo unas cuantas palabras contadas, con el peso y profundidad que da el uso cotidiano fueron necesarias para que el maestro perdure para siempre en ellas. Casi tan pocas como las gastadas en este comentario tan redondo.

BIPOLAR dijo...

La imagen es del lomo de un T-Rex por lo menos. ¡Qué chula!

Pues se referirá a la tierra como tierra, pero a mí me ha evocado el amor.