sábado, 24 de abril de 2010

Una exposición insuficiente: Escrito está. Poesía experimental en España (1963-1984)




Sale uno de esta exposición sin comprender su necesidad y lamentando su insuficiencia tal y como está mostrada. Escrito está. Poesía experimental en España (1963-1984) se clausura mañana en el Patio Herreriano, de Valladolid, un museo de arte contemporáneo que no termina de arrancar, lamentablemente, y que urge potenciar. El comisario es Fernando Millán y ha sido organizada por el Museo Patio Herreriano y Artium, en donde se expuso con anterioridad. Las obras proceden de la colección privada del propio Fernando Millán (aquí puede verse una visita guiada por él en Artium y aquí su prólogo al catálogo de la exposición).

Millán, que es un personaje significativo en la vanguardia de aquellos años y desde hace tiempo estudioso y divulgador de sus logros, ha recopilado en la selección para esta exposición, una serie de documentos de interés indudable pero no ha sabido explicarlos ni prescindir de los redundantes. Y es un tanto extraño que haya sido así, porque es uno de los mejores conocedores de la poesía experimental española de la década de los sesenta y los setenta. Ni la forma de exponer los materiales ni la estructura elegida aporta más que cierta curiosidad del producto al visitante, sobre todo si éste desconoce la materia de la que se trata. Uno intuye que en esta exposición hay un guión de una exposición importante, un primer borrador de algo que sí es necesario: la explicación de los diferentes movimientos, intentos y logros de la poesía experimental española de aquellos años, tal y como uno se espera bajo ese título. Ni siquiera el pequeño muestrario monográfico dedicado a Francisco Pino y Felipe Boso les hace justicia.

No se puede decir que sobre nada de lo que está, pero la repetición de las formas hubiera podido simplificarse para dar paso a otros ejemplos y autores: quizá el problema está en que la muestra expuesta no responde a un título tan genérico y hubiera sido mejor ajustarla a los orígenes y primeros años del grupo al que perteneció el mismo Millán, puesto que uno intuye que es su verdadero objeto. Sin duda, la exposición hubiera ganado en claridad. Pero como se nos ofrece como una muestra ambiciosa, hay que decir que es muy pobre la sección de la poesía objetual o la muestra de formatos nuevos en revistas y libros, que faltan autores y obras de los autores sí presentes, que no se abre a nuevas posibilidades que fueron apareciendo, en especial en los años ochenta. Y que tal y como está, uno comprende el inicio temporal (1963) pero no el final (1984). Los videos expuestos son oportunos pero escasos. Por otra parte, en las dos ocasiones que fui a verla, no funcionaban correctamente los ordenadores ni los audios de los poemas sonoros.

El visitante de la exposición no podrá sacar conclusiones acertadas de ella si no tiene conocimientos previos: podría malinterpretarla y pensar que es producto de un grupo de colegiales, lo que sería muy injusto con el esfuerzo realizado por los pioneros de la poesía experiemental de aquellas décadas.

Y es una lástima, porque todavía está por hacer la historia de la poesía experimental española de la postmodernidad. Quizá haya un desenfoque general: se ven demasiado las más que obvias relaciones con la vanguardia de la primera mitad del siglo XX y no tanto el contexto de una nueva época histórica que se gestó a finales de los años cincuenta y que ha llegado hasta nuestros días. Y ese desenfoque provoca confusión porque la poesía experimental en parte es heredera de la poesía de vanguardia, pero no pertenece al mismo tiempo histórico.

Quizá el problema de esta exposición proceda del exceso y desenfoque entre el título y su realidad. Posiblemente en los tiempos de bonanza económica ninguno de los muchos museos de arte contemporáneo que han proliferado por estas tierras la hubiera programado de esta manera. Pero desde hace unos meses observamos cómo las exposiciones temporales buscan formatos baratos para llenar varias salas: se acabaron los tiempos del derroche aunque suponga una reducción en la calidad de la forma de exponer. Es un error que va en perjuicio de lo mostrado. Esta exposición hubiera sido más digna con una tercera parte del espacio físico que ha ocupado, lo que hubiera obligado a centrarla.

15 comentarios:

Silvia_D dijo...

Se te nota realmente decepcionado, vaya...
Voy a echar un ojo a los enlaces.
Un beso, enormeeee y feliz noche

Silvi (reikijai) dijo...

Cuanta razón ... lo barato termina siendo caro.Que lastima, espero que les llegue; y(como decíamos los jóvenes de los 80(hoy mayores))"Se pongan las pilas".Besitos.Silvi.

Myr dijo...

Bien dicen que "quién abarca mucho poco aprieta". Qué pena. Me guardé el enlace de la Poesia Experimental de Fdez Serrato para leer mañana con calma. Ahora ya es muy tarde.
Besos

PD En el video de la Visita Guiada, la recitación de "la Censura" me pareció muy sonora, crei al ppio que Millán se había descompuesto e iba a vomitar.

Ele Bergón dijo...

Querido Pedro, se nota que no te ha acabado de gustar esta exposcicion. A veces entramos ilusionados y salimos decepcionados. Creo que he visto alguna exposicion de la poesia experimental en el Reina Sofia y no recuerdo esa sensacion. Como tu escribes, eran otros tiempos aunque supongo que no e no sera la misma.

Los que me parecen buenos en poesia experimental son los sudamericanos y en especial los brasileños, pero en España, para el publico de a pie, se conoce poco.



Un abrazo

Luz

Hernando dijo...

Primero felicitarte por tú crítica constructiva, poca gente hay que hable tan claro, siempre se quedan en medias verdades y hay en tus líneas escritas, cierto dolor , cierto desasosiego. Hay muchos comisarios de exposiciones que se creen dioses y creen que lo que ellos hacen es único y sólo ellos lo saben.
Cierto con la crisis ha bajado la cantidad y la calidad, no sólo aquí, en el exterior también contaría muchos casos que han mutilado exposiciones, pero por el hecho de que hay que hacer un determinado número de ellas, han seguido con el proyecto sabiendo que no había calidad y que quedaban cojas o tuertas. En este caso los americanos y en el sector pintura, hay que quitarse el sombrero, pues han anulado muchas sin ningún tipo de complejos por falta de presupuesto, antes que presentarlas con cuatro cuadros desperdigados por otras tantas salas de espacio expositivo.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Pedro, creo que debieran de haber contado con tus conocimientos, a saber lo que pensaban en esos momentos previos a la construccion del evento.
Hablando de poesia, te invito... si puedes, a criticar mi ultima parida poetica, aunque al leerla comprenderas que de poeta...poco.
Saludos cordiales.
Jesus

jg riobò dijo...

Lo habitual es cubrir el expediente, rellenar las fechas vacías.
Lo sublime poquitas veces se da entre tanta chapuza.

moderato_Dos_josef dijo...

Siento decir que no he leído nada de poesía experimental en España. Pero dada tu sensación de impotencia y decepción, la cosa no ha debido o no debe de estar muy lograda hasta la fecha... Aunque más bien me parece que lo achacas un poco a la organización del evento tal vez...
Abrazos!

pancho dijo...

Para ti habrá sido una exposición insuficiente, pero todo lo que nos cuentas nos sirve para hacernos llegar estos autores de los que nos hablas: no los conocía. Ni siquiera que ya en esos años oscuros de posguerra se hacía este tipo de poemas visuales.

Merche Pallarés dijo...

¡Cuánto aprendo contigo, querido Pedro! No conocía esa poesía experimental de la que escribes y siento que la exposición fuera decepcionante. Cuando tenga tiempo iré a tus links. Besotes experimentados pero ya olvidados..., M.

Señor De la Vega dijo...

En estos tiempos falsamente virtuales
donde quien 'rima' parece estar mamado
frente al mazo SMS de un colegial porreta,
aparezco yo, que estima el 'pareado'
como el súmmum logro del mejor poeta.

Abriendo los links de esa exposición de genios
y que fueron sin duda los que allí aparecen
me doy cuenta, que no tengo idea de nada
y nunca la tendré por mucho que me esfuerce.

Sería cima en mi poético talentazo
escribir pareados sin resultar coñazo,
transformando mi blogomundo rancio, añejo,
con chistera y rima de conejas por conejo.

Pero si he de morir poéticamente hablando
pido al zielo me lleve, rimando lo que siento,
sin necesidad de sentar cátedra en lo nuevo
creando ruedas o pintando cáscaras de huevo.
Suyo, Z+-----

Luis Antonio dijo...

Bienvenido esta "pifia" si sirve para tomar nota y evitar reincidencias...

mojadopapel dijo...

Gracias por tu magnífica exposición, siempre aprendo de ti.

Aldabra dijo...

pues no sé como sería la poesía experimental de esa exposición pero creo que nada se puede comparar a escuchar los poemas del propio poeta que los escribió.

ayer tuve la suerte de escuchar en vivo y en directo a Juan Carlos Mestre, el Premio Nacional de Poesía 2008... todo lo que contó parecía poesía... hasta las anécdotas de cuando era pequeño y hablaba con Antonio Pereira, paisano suyo.

qué delicia!

acompañado con un acordeón recitó tres poemas que lo llenaban todo y que te erizaban el vello.

biquiños,

Antonio López-Peláez dijo...

Bajo mi punto de vista, la poesía visual es poco más que un chiste. En el mejor de los casos, bueno. En el peor, malo. Pero un chiste. Nada más.