domingo, 18 de abril de 2010

LIbertad de expresión


Una de las noticias más importantes de los últimos días en España no ha tenido la repercusión que merecía. La sentencia que absuelve a los directivos del periódico Egunkaria, precintado por orden judicial el 3 de febrero de 2003, nos enfrenta con uno de los más terribles actos que se puede dar en un estado de derecho. En esa fecha, el juez del Olmo ordenó la suspensión provisional del periódico por presunta vinculación con ETA. La sentencia que se da 7 años después no puede reparar las graves consecuencias personales que tuvo el cierre injustificado de entonces, pero recupera, de forma explícita, la libertad de expresión como una de las piedras fundamentales del edificio de cualquier sistema democrático.

Una de las carencias más notables que tiene España hoy, quizá porque la historia de la democracia en el país tiene demasiados paréntesis y uno (la dictadura de Franco) reciente y grave, es que no se acepta fácilmente la libertad de expresión y la opinión del otro como parte del sistema y, a partir de ellas, la construcción del diálogo. Vemos con demasiada frecuencia que cualquier acto público se convierte en un escándalo, alentado por los medios de comunicación. Oímos, casi cada mes, que cualquier ejercicio de esa libertad se convierte en un atentado contra la democracia en la opinión de quien no está de acuerdo con lo expresado. Curiosamente, suelen acusar quienes poco antes hicieron lo mismo cuando les interesaba. En realidad, la práctica de la exageración demagógica en lo que hace a la libertad de expresión esconde siempre la falta de creencia en el diálogo y la razón democrática.

No aceptar la libertad de expresión o impedirla es más grave que ejercerla de forma imprudente o incluso delictiva. Esto último puede denunciarse ante un juzgado en cada caso, lo primero es violentar una de las esencias de la democracia y dejar que al sistema lo corroa el óxido. Puede que no nos guste la línea editorial de un medio de comunicación, pero cerrarlo es una de las acciones más graves que puede hacer la justicia de un país democrático.

35 comentarios:

Randle dijo...

Espinoso tema, muy espinoso. Comparto lo que dices, sólo el matiz de que qué vio el instructor para cerrarlo, los autos tienen que ser motivados, había un fiscal que le daría el visto bueno y luego la posible intervención de la sala en la apelación, ¿qué ocurrio entonces?

elisa...lichazul dijo...

libertad de expresión ...a veces pasa que muchos usan y abusan de ella y contaminan todo...y quién responde cuando lo que se publicita o publica es falso?

con suerte sale un incerto en letra de pulga en el rincón menos visto del tabloide

cosas que pasan :=)

interesante y espinoso tema sin duda
con tantas aristas com responsables existen

buen semana profe
besitos

María dijo...

La libertad de expresión es un derecho regulado en la Constitución y debería ser penado a quién la impida.

¿Y ahora quién le paga los daños y perjuicios por el cierre de todos esos años? se le ha violentado ese derecho, y eso es un delito.

Un beso, Pedro.

MariluzGH dijo...

Y la práctica judicial es tan asquerosamente lenta que han tenido que transcurrir 7 años para llegar a la conclusión que muchos ya sabían en el 2003.
La libertad de expresión sigue siendo la asignatura pendiente, tienes razón... y no creo que las próximas generaciones mejoren en ese aspecto.

abrazo y buena semana

Montserrat Sala dijo...

Estimado profesor: que bonito es hablar de la libertad de expresión, cuando no se puede praticar. Y cada dia menos, porque así los hechos nos lo demuestran a diario.
Feliz semana!.

aecagh dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BIPOLAR dijo...

Esta frase me parece genérica "Puede que no nos guste la línea editorial de un medio de comunicación, pero cerrarlo es una de las acciones más graves que puede hacer la justicia de un país democrático" y por eso creo que puedo decir que no estoy de acuerdo. Si una editorial defiende el terrorismo es un delito ¿no?. Imagina que no son terroristas sino violadores, asesinos...
Supongo que existirán advertencias previas para la re conducción de ciertas posturas que se alejan del ordenamiento jurídico.

Las esculturas (chulísimas) muy apropiadas al tema. El tema concreto y sus enlaces hay que leérselo unas cuantas veces. Es igual de farragoso que el primer párrafo del Capítulo XLIV de EQ.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Completamente de acuerdo en todo, Pedro. Costó mucho conseguirla para que ahora nos la quieran coartar como en los mejores tiempos de la Dictadura.

Un abrazo.

elena clásica dijo...

Cuando se pierde la libertad de expresión se perdió todo, así como cuando se pierden los papeles se pierde la dignidad. Las voces, los papeles que avalan la memoria, la dignidad sustentada por la libertad de expresión.
Valiente y necesaria reivindicación la tuya.
Besazos.

BIPOLAR dijo...

Ya he dejado el Quijote y he vuelto a esta entrada, al tema concreto que plantea muchos interrogantes.

Como dice Randle ¿qué ocurrió entonces? (He leído en otro artículo algo similar a una caza de brujas contra el euskera, me parece desmedido. ¿Qué culpa tiene el euskera y su cultura?)

Cuando la justicia se equivoca no se resarce con nada, ni con dinero. Si se equivocaron y han reculado, por lo menos les ha llegado algo de justicia (a otras personas no les llega en la vida aunque tengan razón)

Volveré para leer lo que opinan tus demás comentaristas.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda, hoy le leo con la espada de justiciero, eso está genial, en poco se viste como tal y sale del ruedo a hombros o volando.

La libertad de expresión, en su sentido más humano tiene tela marinera... puede ser el grito, el lloro, el cabeceo, el pataleo, el sonrojo, el mismo amor y todo aquello, sin necesidad de llegar a la palabra, pero que sirva al expresarnos.
Negar esa libertad, es negar al hombre, su esencia, su condición y simplemente torturarle, aniquilarle.

Hay expresiones que pueden hacer daño a otros y deben ser reguladas, vigiladas y evitar el dolor que puedan causar a todos.

Si yo me expreso bromeando sobre Mahoma, Cristo o Buda, por ejemplo, incurro como mínimo en falta de respeto al sentimiento, creencia o fe ajena, pero, no expresarme sería coartar la esencia humana al reírse de lo humano, y con ello lo divino.
El conflicto está servido, y no hay resolución sino confrontación, y frente a ello solo cabe la mesura, el equilibrio, el consenso, el diálogo, y echar más expresión, y solo en último extremo el juicio salomónico, es decir, el que más la quiera será aquel que evite que la seccionen o la corten y será quien deba custodiarla y protegerla.

Cada día más, oímos de estos juicios, donde los que dicen ser progenitores, prefieren verla seccionada con tal de atribuírsela como hija o suya, frente a los que dicen lo contrario.

No nos engañemos, entre decir y hacer, hay una distancia, la más de las veces nunca andada, y lo que para unos es blanco, justo para los de enfrente es negro, porque dicen tener de su lado la razón, la ciencia o Dios, y eso jamás ayudará a tomar la justa decisión de a quién callar, por lo tanto debemos proteger a la expresión de su muerte súbita, ofreciéndole la misma, justo a los contrarios, si la amamos como proclamamos, si la defendemos, si la honoramos, si creemos en ella por encima de la mordaza.

El mal uso de la expresión, se diluye con infinitas expresiones del buen uso.

Suyo, Z+-----

Cosmo dijo...

La línea que separa la libertad de expresión de la apología de una idea delictiva, de la calumnia etc siempre es fina, delicada e interpretable,supongo que se habría de mirar caso por caso, nunca he tenido ideas claras sobre muchos de los ejercicios de algunos derechos, apelo a su ejercicio con responsabilidad, es como lo del asunto del velo, las maneras de vestir según unas directrices o unas tendencias de moda.Sería estupendo que bastara con el respeto mutuo
Abrazos

Jan Puerta dijo...

Apreciado Pedro…
Desde el pulpito periodístico una situación como la que se planteó en 2003 era del todo inaceptable. Suponer, a veces basta para inculpar, pero nunca debería de ser suficiente para condenar. Y en ese preciso instante es cuando se vulnera la libertad de expresión.
Aquí uno no puede presuponer a menos que se haga con la presunción de inocencia. Pero lastimosamente ese vocablo que tan bien suena según quien lo pronuncia, se transforma simplemente en un abalorio de la democracia.
La lentitud de la justicia en una situación de indefensión total como esta, no será nunca reparada por muchos ceros que se le ponga al cheque que tendremos que pagar entre todos, a los exculpados.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

El cierre de un periódico siempre es una injusticia, sea su línea editorial la que sea. Al que no le guste, que no lo lea pero la libertad de expresión, en una verdadera democracia (lo cual no es el caso de este país) es sagrada.
La foto muy apropiada, con toda esa herrumbre... Besotes libres, M.

Juan Luis G. dijo...

Algunos aspiran a imponer una dictadura democrática

Conchita dijo...

Y yo me pregunto, ¿qué pruebas tendrían para cerrar un periódico?, porque las pruebas deben ser veraces e irrefutables... No lo entiendo. En fin, el daño ya está hecho.

Hernando dijo...

Egunkaria, Caso Garzón, Gurtel, Los trajes de Camps, el Estatut..etc. Todos casos duales, con distinta forma pero con el mismo fondo, dos posturas enfrentadas, terrorismo-estado, fosas-crímenes fascistas, gobierno-oposición, meter la mano o no meterla, nacionalidad-autonomía. Yo lo único que quiero es intentar vivir con mis circunstancias, en un trozo de tierra de este universo. A dónde vamos?

Myr dijo...

Un Cierre que apesta....

Myr dijo...

La foto: ¡excelente! ¿Dónde es?

Myr dijo...

Creo que el único límite a la libertad de expresión debiera ser cuándo lo expresado atenta contra la dignidad de la personas, denigra, insulta e incita al odio.

Luis Antonio dijo...

Libertad de expresiòn, sin cortapisas. Y el que abuse de ella injuriando, descalificando, haciendo apología de la violencia, etc, que asuma las consecuencias que se derivan.

¡Lástima que la Justicia no tenga la solidez y la eficacia que quisiérmos para garantizar el cumplimiento de la Ley...!

Antonio Aguilera dijo...

Desconozco si desde ese medio se realizaba apologia del terrorismo.
Ignoro si condenaban los atentados de ETA o los aplaudian.

Y estoy con Myr en: "Creo que el único límite a la libertad de expresión debiera ser cuándo lo expresado atenta contra la dignidad de la personas, denigra, insulta e incita al odio."

Revulsivamente vuestro.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Se deberían delimitir muy bien los límites de la libertad de expresión para evitar errores como el ocurrido. un abrazo.

Silvi (reikijai) dijo...

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión”.Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Todos tienen derecho a buscar, recibir y difundir información e ideas sin temor o injerencias. Guarda una estrecha relación con el derecho a defender la propia opinión,el derecho a la libertad de pensamiento,conciencia y religión.
A esta gente...quién le devuelve el tiempo...Besos.Silvi.

jg riobò dijo...

Para unas cosas el mercado, el consumidor manda; para otras el juzgado.

São dijo...

Estás falando de Espanha? Até parece que falas de Portugal!!

Boa semana, amigo meu.

josh dijo...

Tolerancia y ganas de hacer saber a los demás lo que opinas sin ofender a nadie, es decir, con respeto.
Sobre los medios de comunicación...señor, señor...tienen el poder.
Un saludo.

vazquez74 dijo...

Hay mucho juez que domina las leyes, pero sabe bien poco de su aplicación ponderada.
Y en este país, por desgracia, estamos muy acostumbrados a no admitir lo que piensa el otro, cuando no nos gusta.
Somos así, qué se le va a hacer...

María del Carmen dijo...

La libertad de expresión debe existir, es dable también saber que a veces es utilizada como medio de presión y en otros casos se abusa de la misma.

Ponerle un límite no se si se debería por su esencia, pero por el uso dado cro que algo hay que hacer.

Parte de la humanidad confunde y no sabe atenerse a los límites.

La libertad de expresión es el sano medio de cmomunicación de unos con otros, saberlo ahcer es un arte.

Paso a dejar mi huella y a desear una buena semana retirando

el regalo dejado en

www. Cosechadesentires.blogspot.com

para juntos ir caminando al
horizonte con el cuerpo sano y el alma calma, arrumada por la tibieza de pan con susurros, saboreando recetas y decires de la abuela asturiana, y contemplando un nuevo arte deco….

Dejo mi huella con un cariño extendido
con paz y semillas de bendiciones.
Marycarmen

Mis Blogs
www.walktohorizon.blogpsot.com
www.panconsusurros.blogspot.com
www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
www.newartdeco.blogspot.com
ww.cosechadesentires.blogspot.com

Asun dijo...

Suscribo totalmente los comentarios de Merche y Myr. La libertad de expresión debe primar siempre que se haga con respeto.

La imagen que has puesto no podía ser más gráfica. Genial.

Un beso

El Pinto dijo...

La presunción de inocencia queda para los bien trajeaditos.
Saluds

Aldabra dijo...

casi ni me atrevo a opinar después de todo lo que he leído.

efectivamente creo que hay que defender la libertad de expresión pero a mí cuando la sale la palabra ETA se me ponen los pelos de punta

a bote pronto digo ésto porque no conozco el tema en profundidad.

biquiños,

Aldabra dijo...

la foto es fantástica.
bicos,

Gabiprog dijo...

Estamos un país donde escuchar y aceptar una opinión contrario 'casi' es sinónimo de debilidad...

pancho dijo...

He leído la sentencia casi entera y me parece un modelo de corrección y sentido común, ya sabemos que el sentido común es poco noticiable. Los desatinos continuos de la justicia y las sentencias disparatadas de estos últimos tiempos son más noticia. Tenemos la justicia que nos corresponde: ni peor ni mejor que cualquier otro sector de la sociedad. La dilación en el veredicto viene dada por la escasez de recursos.

En sentencias como esta confiamos para tratar de mejorar la calidad democrática de este país, que puede albergar a todos, incluidos los que no hacen otro oficio que socavar sus cimientos, que no creen en ella.

Fotografía sacada del silencio de los lobos con piel de cordero.