miércoles, 24 de febrero de 2010

Un género necesario (Jardín perdido. La aventura vital de los Panero, de Andrés Martínez Oria).


Como decía ayer, la novela puede indagar en rincones que un libro de historia o un trabajo académico no alcanza por cuestión de método. Hay un género, el de la novela biográfica, que tuvo un interesante desarrollo en las primeras décadas del siglo XX en España junto a su género hermano, el de la biografía novelada (a veces imposible de distinguir uno de otro). Algunos de los títulos más interesantes fueron patrocinados por Ortega y Gasset y publicados por las colecciones de la Revista de Occidente, pero también hay que recordar los trabajos de Gregorio Marañón. Se indagaba en un personaje para comprenderlo a él y a su época desde una perspectiva moderna. Curiosamente, aquellos libros siguen leyéndose con gran interés, sobre todo los que se escribieron desde el rigor de los datos sumando la pasión de la ficción novelesca. En otras lenguas el género ha tenido un gran desarrollo porque permite indagar en las razones de nuestro pasado desde una perspectiva que a un trabajo científico le está vedado.

Andrés Martínez Oria ha escrito un magnífico ejemplo de lo que digo: Jardín perdido. La aventura vital de los Panero (Akrón, 2009). Aunque sólo fuera por el cultivo de un género necesario para comprendernos, ya sería interesante esta novela que, además, está muy bien escrita.

La familia Panero se convirtió en un motivo artístico desde que en 1976 Jaime Chávarri diera a conocer su película El desencanto, una obra maestra que ya es parte del repertorio del mejor cine español, imprescindible sin duda. En ella asistimos a un ejercicio de memoria y emoción que pocas veces se puede dar con esta verdad. Felicidad Blanc, la viuda de Leopoldo Panero y sus hijos Juan Luis, Michi y Leopoldo María (nombres imprescindibles en la cultura española de las últimas décadas) protagonizan un drama intenso que habla de ellos pero también de una época -la franquista- que convenía exorcizar como a los demonios para poder entrar en una nueva forma de entender la vida.

En 1994, Ricardo Franco estrenó Después de tantos años, en la que los hermanos -ya muerta la madre- se reunían para volver a arañar su memoria tras la evolución vital de cada uno. Es otra gran película, en la que hay muchas claves que ayudan a comprender cierta desesperanza de la evolución personal y social tras tantos años y un intento de reconcilización con la memoria.

Leopoldo Panero, el padre, fue un gran poeta y controvertido personaje que nos conduce desde la vanguardia de los años treinta a la poesía intimista y religiosa de la postguerra. Leer su obra y explicar su biografía nos enfrenta con una época española llena de contrastes y claroscuros. Profundizar en su conocimiento es hablar de un pasado próximo que parece muy lejano para la España actual pero que aun pesa.

Jardín perdido es una novela que relata desde el rigor de los datos, la historia de la familia Panero. De su mano se explica la historia de España de todo el siglo XX -desde el patriarca de la familia que se instala en Astorga tras abandonar Villalón, hasta el año 2007, en el que Juan Luis presenta en Madrid la reedición de Escrito a cada instante, una de las obras más importantes de su padre-. Es una visión de la historia, de la cultura y de las relaciones familiares que nos acerca a los Panero pero también a la sociedad española con todos sus contrastes y fantasmas.

Esta novela merece una lectura lenta porque en ella no importa tanto el argumento como el edificio intelectual que levanta ante los ojos del lector. No es fácil, pero atrapa desde que el autor juega con Proust en la primera línea. Sorprenderá a los que no conocen la historia de los Panero, pero también a los que la conocen, porque en ella no todo es tan fácil de comprender como parece.

18 comentarios:

Marcelo dijo...

Qué interesante Pedro! Eso sí debo superar dos escollos para leerla:
1) encontrarla por aquí
2) Que no tenga los precios habituales de los libros impresos en Europa, cinco veces más caros que los de aquí...
Un abrazo

María dijo...

Otra novela para tener en cuenta, Pedro, me va a faltar tiempo para leer tanto libro que tengo pendiente, lo dejaré para más adelante, cuando tenga tiempo.

Un beso.

Silvia_D dijo...

Me gusta... voy a buscarla.
Besos, besos, Pedro :)

Merche Pallarés dijo...

Debe de ser fascinante porque los Panero, tengo entendido que era una familia muy sui-generis. Me lo apunto. Besotes literarios, M.

Hernando dijo...

Tengo la película, "El desencanto" la habré visto 3 o 4 veces, y siempre que la veo no deja de sorprenderme, la cantidad de tabaco que consumían la familia Panero, mientras iban se van sucediendo la imágenes. Una confesión, que creo que es la primera vez que se dá en el cine español, y que tiene algo de "Cinco horas con Mario" pero con el muerto ausente. Sabiendo de la locura e intelectualidad de la familia no cabe duda que el libro puede ser una experiencia religiosa y vital, Leopoldo Panero murió de cáncer, borracho de alcohol y de muchas correrías políticas, sociales y de remordimiento.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Anotadísimo en letras rojas (es el color de las letras urgentes) tanto las pelis (de la que sólo he visto el desencanto)como el libro!

Un abrazo
Marian

Juan Luis G. dijo...

Sólo conozco la historia de los Panero por referencias, aunque leí algunas poesías de Leopoldo María (hijo). Debe ser muy interesante.

Un abrazo.

Myr dijo...

Como dice MERCHE, Fascinante (todo: la historia, la familia, la sociedad). Me lo anoto para ya.
Otra cosa ¿Cómo acceder a las películas de Chavarri o Franco?

Me gustaría en algún momento que ahondaras más (técnica, diferencias, similitudes) en estos dos géneros hermanos: la biografía novelada y la novela biográfica.

Y Gracias por todo este festín literario que nos estás dando.
(No entiendo como hay gente que puede aburrirse en la vida...)
Besos

Myr dijo...

PD. Vi el enlace, pero el sonido no es bueno para mi.

T.M. dijo...

Hola Pedro! qué curioso, la primera vez que oí hablar de los Panero fue a través de una canción de Nacho Vegas. A parte del libro que debe ser interesantísimo, intentaré hacerme con la peli "El desencanto"
Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

He visto la pelicula. Los Panero, uma familia muy particular.
Tambien he leido algo del que habita en el frenologico de Canarias; el pobre, voluntariamente.
Lo tienen drogado de farmacos: sera, quizas, la consecuencia de la vida familiar que tuvo.

Montserrat Sala dijo...

Gracias por su nueva recomendación literaria. Tengo cosas en espera.. Iré alternando. esto si los Manero no me absorben completamente, pues me agradan mucho las noveelas de este tipo. Saludos

elisa...lichazul dijo...

buen apunte y a tener en cuenta para la biblioteca

besitos de luz profe
felíz día:=)

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

- Ví en su día el documental de Jaime Chávarri, y luego he vuelto a verlo 2 ó 3 veces más. Me pregunté por qué habían aceptado a desnudarse toda la familia Panero-Blanc de esa manera.
Pertenecían al grupo de los privilegiados, en ese momento.
- No he visto la película de Ricardo Franco, que intentaré buscar, pues me interesa todo lo relacionado con este director, y su visión que seguro será aclaratoria.
- Leeré por curiosidad este libro. Más que nada por comparar.
Me gusta la historia documentada. La novela, que sea novela, con personajes inventados aunque sean inspirados por personajes reales.
- Y que se distinga lo que realmente ocurrió y lo que es inventado.

Saludos. Gelu

Jan Puerta dijo...

La obra de los Panero, podrá o no gustar. Pero su calidad es incuestionable.
Cuando inicie la travesía en la cual aun estoy inmerso, de los pocos autores que repetí libro, Leopoldo María y Juan Luis tuvieron ese privilegio de ocupar el reducido espacio de mi camarote.
Un abrazo
Excelente análisis con recomendación incluida.

elena clásica dijo...

Este libro se muestra como otro testimonio del arte dolorido que rodea a esta familia de creadores, donde aparece la genialidad a ambos lados de la delgada línea roja. Me interesará mucho leerlo, pues "El desencanto" es emoción pura.
Gracias Besazos.

Asun dijo...

Vi "El Desencanto" hace unos años y recuerdo que me impactó por su forma tan abierta de exponer sus pensamientos y emociones, por su honestidad al hablar de temas tan espinosos.

Muy recomendable

Besos

Gabiprog dijo...

Hay supuestas ‘microhistorias’ que consiguen esbozar la realidad que se escapa de lo que cuentan los libros de historia.