martes, 16 de febrero de 2010

Cuba y nosotros (Cuba más allá de Fidel, de Jorge Moreta).


Es difícil escribir de Cuba desde España. España perdió Cuba tras la guerra con los EE.UU. en 1898 pero Cuba ha permanecido en el imaginario colectivo español desde entonces.

Fue un conflicto que no podía acabar de otra manera que con la independencia de la isla, pero la entrada de los EE.UU. en la guerra marcó su final y el inicio de una tutela que no fue positiva para la evolución posterior de Cuba. La corrupción de los gobiernos cubanos y la excesiva dependencia de los intereses económicos y geoestratégicos de Norteamérica explican, en gran medida, el éxito de la revolución encabezada por Fidel Castro. Cuando la revolución cubana triunfó en 1959, España se encontraba bajo la dictadura de Franco y era lógico que se viera en ella y en sus líderes un referente a seguir. Cuando Castro abrazó el marxismo en 1961 -por la propia composición interna de uno de los sectores más fuertes de los revolucionarios y el posicionamiento en el contexto internacional de la Guerra fría-, el camino posterior estaba señalado por la implicación con un sistema que se derrumbó tras la caída del muro de Berlín. De hecho, desde entonces, el gobierno cubano ha tenido que buscar un camino más netamente americanista y se ha unido a la dirección tomada en los últimos años Venezuela, tanto por política como por necesidad económica.

La fatiga del régimen, la escasa renovación de sus cuadros dirigentes, el bloqueo de los EE.UU. y la caída de la U.R.S.S., ha terminado casi por arrasar con gran parte de los logros de la revolución en el campo de la educación y la sanidad. En estos momentos, cuando Fidel se ha alejado del poder y Raúl Castro no puede permanecer mucho más tiempo en él (aunque sólo sea por razón de edad), el futuro de Cuba se presenta incierto. Cuando los Castro desaparezcan es difícil que el régimen cubano actual siga adelante: de cómo se haga la transición dependerá el futuro de la isla.

Jorge Moreta ha escrito un libro de viajes que intenta contemplar todo esto. Cuba más allá de Fidel (Altaïr, 2009) es fruto de un viaje de más de 3.000 quilómetros por la isla en los meses de junio y julio de 2007. No es una guía turística, aunque abunde en advertencias y consejos para los turistas desprevenidos, sino un viaje apasionado por la geografía, la gente y la historia de la isla. Aprovecha cada parada para reseñar los hechos históricos que allí sucedieron, la gente que por allí pasó y la huella presente. También para analizar la situación política y social del momento siempre desde una perspectiva crítica contra el régimen revolucionario y sus cuadros dirigentes, a los que niega toda virtud y acierto, ni siquiera en los momentos iniciales. Hay una insistencia en la estética de los derrotados y por eso traza un retrato elogioso de los revolucionarios que fueron apartados por Castro en los años siguientes a la victoria. También lo hace de algunos personajes históricos, como el Almirante Cervera, que mandaba la armada española en 1898.

Extrae uno de la lectura de estas páginas una sensación amarga, que no sé si se corresponde con la realidad. Quizá por el género al que se adscribe y la necesidad editorial, Moreta no ha pretendido profundizar más: es un viajero que contempla y habla con la gente que le sale al paso. Pero cuando uno cierra el libro se pregunta en qué se basa el amor que declara por la isla, salvo en la maravilla del paisaje, algunos personajes históricos y la música y los músicos. En las páginas se describe una sociedad de supervivientes, que no duda en usar del timo, la corrupción y el reclamo del sexo para salir adelante y en la que muy pocos trabajan. Quizá unos pocos meses y el tipo de viaje emprendido por el autor sean insuficientes para explicar la complejidad de la situación cubana actual. O quizá es por lo que decía yo mismo al inicio de esta entrada: es difícil hablar de Cuba desde España.

Sin embargo, el libro de Moreta está muy bien escrito: se lee bien y atrapa. La forma en la que suma historia, personajes del pasado y situación presente es brillante y como libro de viajes personal he leído pocos de esta calidad en los últimos años. Un género poco cultivado en España.

28 comentarios:

William Vivanco dijo...

Podeis oirle en "cubano"

Growing up in Santiago, birthplace of Cuban son and bolero in addition to trova, Vivanco drifted naturally toward music.

Cuspedepita dijo...

Me parece que será un libro muy interesante para mi. Lo buscaré.
Supongo que Cuba sigue en el corazón de los españoles (de los gallegos en particular) porque fué pais de acogida de nuestros emigrantes. Todos tenemos aún alguien por allá.

El futuro...espero que siempre sea mejor que el presente, pero imagino que deberán seleccionar a sus "amigos", si les dejan.

Silvi (reikijai) dijo...

Estuve en las isla… cuando la conocí… ya no era la cuba, que la gente contaba… el régimen era mas abierto, no era Fidel, de los primeros tiempos…. después enferma… La gente muy culta, no hay analfabetos; dominan dos o tres idiomas… eso si; todo es patrimonio de la humanidad… La salud y la educación son gratuitas… de excelencia. Las viviendas son humildes, los hoteles de súper lujo… y custodiados, no se permite el contacto con el turista, a los aviones los abordar por la parte trasera… después que todos estén ubicados, la langosta, es para los visitantes … Tienen muy buenos hoteles… que es linda es linda… pintoresca, llena de magia y poesía, el casco viejo de la ciudad de la Habana… el malecón, Santiago, varadero y los cayos un paraíso… de arenas blancas… y mar azul…Que será de ellos, que pregunta … Deberán aprender a ser libres … no es tarea fácil … y sino los comerán los de afuera. .. Parece interesante el libro. Besitos.Silvi.

Merche Pallarés dijo...

Cuba es un país que tengo pendiente... Muy buena reseña. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué gracioso MIGUEL VIVANCO con el video de su tocayo de apellido! Besotes de nuevo, M.

Montserrat Sala dijo...

Solo conozco, este país por refencias turísticas. I por lo que me han contado allí la gente continua adorando a Fidel i família. Las poderes fácticos no serán de la misma opinión, supongo. Saludos profesor!

Juan Luis G. dijo...

Un viajero es una isla dentro de otra isla.

Saludos.

Asun dijo...

Este tipo de libros suelen ser interesantes por reflejar no solo las reseñas "turísticas" sino el sentir de sus gentes como resultado de su historia.

Besos

SAUVIGNONA dijo...

"disolucion en azul.."

me ha encantado....ese toque el de la sonrisa....en lo mirarse al espejo...

y sobre cuba mucho no puedo decir...
pero una vez escuche decir a celia cruz..que volveria a su ciba querida cuando la cuba sea libre...

y asi murio...

besines pedro
:=)sau

Eva- La Zarzamora dijo...

El día que no me consideren persona non grata y me den la visa y pueda entrar libremente, y la gente a la que invito a salir pueda hacerlo libremente también, sin tener que pagar sumas colosales para seguir alimentando el buró político del partido, tal vez ese día, y digo tal vez, me decida a leer esos libros para turistas.

Besos, Pedro.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

No me gustaría nada vivir en la Cuba actual. un abrazo.

Eva- La Zarzamora dijo...

Jajaj disculpa quise escribir el visa(do) y no la visa... aunque también cuente, también.

Jan Puerta dijo...

He podido visitar Cuba en tres ocasiones. En las tres últimas décadas. Las personas de la calle son el verdadero baluarte del país. Pero, la ideología del conformismo es mala consejera. La historia no creo que juzgue muy positivamente la actitud de quienes gobiernan.
Quizás un libro como el de Jorge Moreta, ayude a ver mas allá de lo que normalmente ve una persona que va a pasar unos días de vacaciones viviendo una realidad demasiado alejada de la cotidiana.
Ciertos países caribeños, viven del turismo, pero pocos recursos se destinan al pueblo. El ejemplo de Haití es demasiado similar como para obviarlo.
Un abrazo

Señor De la Vega dijo...

¡Viva la Revolución Cubana!
¡Viva la evolución cubana!
¡Viva la cubana!
¡Vívala!
¡Viva!
IVA
va
¿a?

Suyo, Z+-----

jg riobò dijo...

Mi bisabuela era cubana.

parce dijo...

Siento una dualidad afectiva por Cuba y los cubanos que no sé muy bien expresar... sólo espero que todo se les vaya arreglando poco a poco y sobre todo... mucha paz. Gracias por la información!

El Deme dijo...

Estos libros de viajeros que hablan con la gente, que cuentan la historia de los pueblos y las ciudades, que transmiten sensaciones de "trabajo de campo", siempre son muy interesantes.
Y si el tema es Cuba, más.

blogochentaburgos dijo...

Pero es verdad que puede existir una cuba sin Castro??? o realmente es una entelequia????

Hernando dijo...

Se debería crear otra utopía, donde todos los que somos proletarios, creáramos una sociedad más justa, e igualitaria. Pero creo que la tarea es bastante ardua, pues cuando se llega al poder, prácticamente la gente se corrompe o se olvida de sus ideas.
Cuba, ha conseguido grandes logros que con un sistema proyankee, jamás hubiese conseguido, la lástima es que se van corrompiendo a marchas forzadas y los capitalistas ya están preparados para devolverla al carril que ellos quieren.

Gabiprog dijo...

La gran historia consigue el punto adecuado de sabor si se sabe aliñar con las verdaderas microhistorias que conforman la realidad.

Juan Navarro dijo...

Cuba hoy es una marioneta rota. Ojalá no tenga que aparecer un hada (léase EEUU) para insuflarle su soplo de vida, ójala la gente del interior encuentre la articulación para reconstruir el país desde la democracia.

Aldabra dijo...

Pues la verdad es que nunca he leído un libro de viajes como tal, en principio no me atraen como lectura pero eso puede cambiar en cuanto encuentre uno que me atrape, tal vez pudiera ser éste, viniendo avalado por ti es una garantía.

Tengo uno apuntado en la lista de libros para comprar o leer que se titula "Eterna Ruta 66. En el corazón de América".

Un libro de Marie-Sophie Chabres y Jean-Paul Naddeo que a través de fotografías, textos, una guía del viajero, recomendaciones cinematográficas, literarias y rockanroleras, se adentra en los mil y un vericuetos de esta ruta iniciática.

No es una ruta, es la ruta. La odisea empieza en Chicago y atraviesa ocho estados, Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California. A lo largo del camino, el viajero se cruza con Jesse James, bordea el Sendero de las lágrimas, surca el Grand Canyon, se para en Bagdad Café o se desvía hacia Las Vegas.

biquiños,

p.d.: te he dejado esta reseña por si te gusta este tipo de lecturas tal vez te interesa y si no pues "ná".

Conchita dijo...

Se aprende un montón con tu blog, por ende contigo. Gracias.

Eva- La Zarzamora dijo...

Yo empezaría por la guía de Néstor Almendros, en vídeo. "Nadie quería escuchar" de los 80....excelente realizador, excelente reportaje y entrevistas.
Todo se encuentra hoy por hoy me dijo alguien que sabe de búsquedas cibernáuticas, así que ánimo.
Los que no busquen es porque el tema ya lo tienen resuelto.
Dejo este comentario para los que aún duden, busquen o para los curiosos... con tu permiso, eso sí.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda, con su permiso me permito hacer referencia al último comentario publicado por la Señora Eva- La Zarzamora; por supuesto, sin ánimo de polémica como es mi estilo ;-)

Y lo hago porque la Señora Eva ofreció su último comentario a los seguidores de La Acequia que dudan..., y como yo soy un gran dudoso, pues me siento incluido.
Y lo primero que dudo es del afán de duda de alguien que comenta en sus anteriores comentarios, que solo cumpliéndose determinados supuestos en la isla caribeña, leerá y solo tal vez, el libro del Señor Morel entre otros; texto que clasifica (sin haberlo leído ni con ganas de leerlo), en tono cuando menos peyorativo como "de esos libros para turistas".

Menudo ejemplo de búsqueda, curiosidad y conocimiento nos ofrece Doña Eva.

Parece que la Señora Eva, tiene el tema de Cuba bien resuelto; y desde su posición ya resuelta se siente con la necesidad de ofrecernos las respuestas y el camino correcto, es decir, empezar por donde ella sugiere, con el documental expuesto (vídeo fácil de encontrar, con esclarecedores testimonios sobre prisioneros, crímenes y torturas del régimen castrista. ¿Visto y?).

En fin seguiré dudando, curioseando y buscando sobre Cuba y sobre el Mundo, para seguir dubitativo, curioso y nunca resolverme en los hallazgos.

Suyo mi Señor Don Pedro y por supuesto suyo Doña Eva, Z+-----

Paco Cuesta dijo...

La revolución y el caudillaje debían de ser títulos de excepción, para dar paso a la soberanía del pueblo.

Jorge dijo...

Muy buenas. Soy Jorge Moreta. Lo primero es dar las gracias a Pedro Ojeda, cuyo blog no conocía, por leer y escribir de mi libro. Gracias por tu tiempo, Pedro, y gracias también por tu crítica amable. Te estoy muy agradecido y también a todas las personas que han dejado comentarios en tu página. Dices que uno extrae de la lectura de "Cuba, más allá de Fidel" una sensación amarga. Bueno, yo es la que tengo. Quiero a la isla y a su gente. Me duele Cuba y no podía escribir un libro políticamente correcto con un régimen dictatorial que ha terminado con las esperanzas de un pueblo. Es cierto que buena parte de los personajes que se suceden en el libro son "supervivientes", gente forzada a resolver que no duda en recurrir a la picaresca y al timo. Sin embargo, creo que también reflejo a otra gente cargada de humanismo y de grandes valores como, por ejemplo, en la Sierra Maestra. En todo caso, querido Pedro, como sabes mejor que yo, los libros están para discrepar y para ser juzgados. Te reitero mi agradecimiento por tu tiempo, por tu lectura y porque hayas escrito sobre este libro, que más que mio ya es de toda la gente que lo ha leido. Un fuerte abrazo. Jorge Moreta.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias, JORGE, por tu comentario. Has escrito un buen libro que puede ayudar a comprender cómo debe ser Cuba cuando ocurra la transición a la democracia que todos queremos. Y que el mercado, que ambiciona la isla, les deje, claro. Libros como este son muy necesarios y deberían abundar más en el mundo editorial español.