domingo, 24 de enero de 2010

Mirada y deseo.


La mejor manera que conozco de matar el deseo es no mirar. Me gusta sorprender miradas furtivas: ese gesto con el que alguien mira sin mirar. Y luego comprobar si a quien se mira se sabe observado. A veces el gesto es más descarado: necesitamos volver la cabeza para mirar a alguien que acaba de pasar a nuestro lado en la acera y nos ha gustado: alguna vez ocurre que ambos vuelven la cabeza. Hay dramas pasionales que duran unos pocos segundos: miramos a quien está al otro lado del andén del metro o en el autobús que acaba de pararse justo a nuestro lado. Son sólo unos segundos: nos gusta y nos sentimos correspondidos. Pero no podemos hacer nada o si podemos no nos atrevemos. En ese breve tiempo se sienten todas las fases del deseo. Pero el autobús arranca y nos deja allí plantados, con las miradas cruzadas que se alejan y una extraña sensación en la boca del estómago. Estas miradas que no intimidan, que no ofenden, que nos hacen despertar del día cotidiano para volver a sumergirnos en nuestra monotonía, quizá con una sonrisa o la amargura del deseo frustrado, pero más vivos que antes. Miremos.

40 comentarios:

Cornelivs dijo...

Si, amigo Pedro. Miremos. Y disfrutemos de la magia y del perfume de esas miradas.

Un abrazo.

Myr dijo...

Esta de la foto debe ser de la colección de barbies anorexicas (hueso y piel) que le gustan a Cornelivs y que ha descrito en algunas ocasiones como "monumentos" yo miro y miro.... y lo que veo son las patas de un mosquito tuberculoso, con dengue y paludismo.

Myr dijo...

PD: Lo dicho anteriormente no tiene nada que ver con que me guste el sexo opuesto.

XuanRata dijo...

En toda mirada hay un deseo no de ver, sino de ir más allá de la mirada, de sorprender lo que no se deja ver, un deseo en el fondo de dejar de mirar al fin y al cabo. Por otro lado las estaciones se inventaron precisamente para evitar que nos entreguemos al deseo. Deberían suprimirse por decreto.

blogochentaburgos dijo...

Desde luego que es vida¡¡¡

Silvia_D dijo...

Eres todo un romántico, Pedro.
La foto es genial, me encanta!
Besos y miradas.

MAMEN ANZUÉ... dijo...

LAS MIRADAS CORRESPONDÍDAS SON EL COMIENZO DEL JUEGO DE LA SEDUCCIÓN... SE PUEDE SEGUIR JUGANDO Ó NO,JEJEJEEJE..
ME HA GUSTADO ESTA ENTRADA:-)

UN BESAZO GUAPOO¡¡¡

Juan Navarro dijo...

Si no miras no hay deseo, luego no lo matas, lo impides, es como un aborto. Y, en este caso, como el embarazo es siempre deseado, espero el alumbramiento. Mirar también es iluminar.

BIPOLAR dijo...

:D :D MYR

¿Cualquier asomo de desnudez es susceptible de provocar excitación?
¿Todo vale?
¿La inteligencia es erótica?
¿Hay vida después de la muerte?

La inteligencia no puede ser erótica. De ser así la especie se habría agotado hace tiempo. ¿Quién va a perder el tiempo haciendo espeleología cuando puede hacer escalada?

Animalitos somos

SAUVIGNONA dijo...

en este post corto describiste lo que nos pasa a muchos en lo cotidiano de la vida...lo has descripto tal cual...eres magnifico ...esto pasa y si que pasa....miradas...esntan potente...que mueve el dia a dia...

besines pedro y te miro a lo lejos

:) sau

lully desnuda dijo...

Las mirdas van màs allà màxime si son de parte de sexo masculino, Ellos se enamoran por los ojos y nosotras somos muy auditivas.

Un abrazo con buena vibra para este 2010 y que las miradas te colmen de felicidad.

Alimontero dijo...

ahá!Una mirada es una dulce estocada....a veces es un segundo, como dices, un segundo que te trae al presente.

Entonces?...mirémonos! ;-)

Ali

Merche Pallarés dijo...

Figurate si seré idiota que siempre me ha costado mucho cruzar miradas con un desconocido. Soy incapaz, me invade una timidez que hace que baje la mirada rápidamente. De hecho una vez en Miami percibía que un señor con pelo gris me miraba insistentemente y yo nada; hasta pensé ¡qué pesado este viejo verde! (yo tenía 50 años...). Se acercó y me preguntó ¿Eres Merche, no? ¡Resultó ser un viejo amigo de Ibiza que no había visto en años! En fin, como digo, soy así de idiota... Besotes con mirada lánguida, M.

Montserrat Sala dijo...

Los ojos están para éso. Una mirada pude decir mucho, bueno o malo, pero és un medio de comunicación muy importante y sugerente. Saludos Profesor.

Hernando dijo...

Desde luego, esas piernicas, de la foto, tan delgadas poco me seducen. Pero tienes razón, esa mirada tan breve suele ser limpia, sin maldad, y muy agradecida es efímera, como casi todas las cosas efímeras son buenas. Miremos y que nos miren, puede llegar a ser hasta benéfico para nuestra salud mental.

Pilar dijo...

Me ocurre mucho esto. Me gusta que me ocurra.
También es verdad que sólo se encuentra una mirada si se busca.
Si uno va metido en sus pensamientos, en sus cosas, no ve, no mira, no ve ni la mirada de otros ni muchas otras cosas...
Me gusta mirar, a veces incluso "descaradamente", por ejemplo cuando estoy en el coche y coincido parada en un semáforo en rojo paralelamente a otro coche que se encuentra a mi derecha o a mi izquierda si es de dos carriles el sentido en el que voy. En esas ocasiones he cruzado muchas miradas, y es divertido.
Besos.

Adu dijo...

Hay ojos que "miran sin ver"...

T.M. dijo...

Esos momentos muchísimas veces te salvan de un día gris y te devuelven la alegría, así, en un minuto.
Saludos.

Ele Bergón dijo...

Miremos, seduzcamos, dejémonos seducirf, imaginemos, vivamos y mirémos. La vida lo merece.

Un abrazo

Luz

São dijo...

Estupendo!
Nunca o vira descrito com tanta elegância esse momento de olhar.
Apreciei imenso a maneira como o fizeste,
Semana feliz...y com muchas miradas, rrs

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

mmmm si te dijera como miro a Scarlett Johnasson, no saldría aquí jajaja

un abrazo

Gabiprog dijo...

No son precisamente los sentidos los que nos empujan a pecar, sino más bien a notar que vivimos.

Jan Puerta dijo...

Las estaciones de metro, bus, o incluso las terminales de un aeropuerto, solo deberían de ser de una dirección. Así sería más razonable entablar una relación sin que la distancia nos separe de ella. Tendrían que ser dos mundos diferentes, separados por el frio hormigón. Edificio de ida. Y al otro lado de la ciudad el de vuelta.
Solo así, olvidaríamos el lamento por no haber correspondido una mirada llena de complicidad.
Ay las miradas...

elena clásica dijo...

Ah, esos momentos, preludio de bellas y ardientes fantasías, miradas que se clavan en el alma, en la incertidumbre de nuestras vidas, sí, nos hacen vivir con más luz.

Besazos.

Silvi (reikijai) dijo...

Merche...somos dos,me pasa lo mismo.Cuando me siento observada, me suben los colores y bajo la vista o en su defecto apuro el paso.La foto muy buena.Besitos.

Antonio Aguilera dijo...

"El ojo que tú ves no es ojo porque tú lo veas, es ojo porque él te ve"...escribió el POETA (con mayúsculas)

Despuès vienen las fantasìas post-mirada

carmensabes dijo...

Mírame, te grité suúbitamnete,
no ves que no hago otra cosa, me contestaste,
no, así no, desnúdame, rózame,
aniquílame con los ojos hombre.
No te comprendo me dijiste.
Entonces el vendedor de la tienda me paralizó de gusto con sus pestañas.

Asun dijo...

Pues yo miro la foto y me pasa un poco lo que a Myr, que veo dos patitas de alambre, que tienen que estar tumbadas porque no tienen fuerza para sujetarse de pie.

Besos

Pocomancha dijo...

Muy bien explicado. Saludos.

Jesús Garrido dijo...

Yo creo que si coges ese autobús ya no nos miramos nadie, ocurre como en el ascensor, unos miran para abajo y otros hacia arriba.

jg riobò dijo...

Llegamos a una edad en la cual no nos miran, somos transparentes.

Paco Cuesta dijo...

Tras una mirada furtiva puede refugiarse una admiración, un sentirse inferior, un temor, un deseo. Con harta frecuencia las miradas fijas, frontales, descaradas, dan miedo, imponen respeto. No se....

vazquez74 dijo...

Recuerdo una mirada cruzada con una chica desconocida hace muchos años.
Yo viajaba con mis padres en el coche y nuestra mirada coincidió, ella estaba sentada en un banco del parque.
Su mirada quemaba. Quemaba con el fuego del deseo. Deseo no correspondido por las circunstancias.
Nunca más la vi.

Merche Pallarés dijo...

Ay, RIOBÓ, cuánta verdad en tus palabras... y VAZQUEZ 74 te quedaste colgado de esa mirada para los restos... ¡Qué romántico! Besotes, M.

mojadopapel dijo...

¡Todo en una mirada!...con la cobardia implícita.

impersonem dijo...

¡y veamos!...
... es inevitable ser "objeto de estudio" de los demás y hacer "objeto de estudio" a los demás... una u otra situación cada cual la resuelve según su personalidad... incluso habrá algun@s que llegarán a coger un tren o un autobús distinto al que iban a coger por seguir el rastro de una mirada... otr@s, l@s más, decidirán conformarse con hacer cábalas sobre lo que pudo haber sido y no será... ¡ o quién sabe!, "este mundo es un pañuelo..."

Abrazos.

Aldabra dijo...

un cruce de miradas puede decir tanto ¿verdad?... a mí me gusta mirar pero sobre todo, imaginar lo que hay detrás de la mirada.

biquiños,

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

- Un cruce de miradas, momentáneo, poco puede dar de sí. Me parece.
Pero para cotejar, nada mejor que la opinión de un especialista, en el tema. Sería estupenda "la visión" que nos aportara el Sr. de la Vega, imagino que experto en estas lides, y acostumbrado a no quedarse a medias en el camino.

Saludos. Gelu

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Me parece una máxima estupenda... Miremos!

Un abrazote
Marian

El Deme dijo...

Siempre me acuerdo de un anuncio en el metro de Londres que mostraba a dos personas que se miraban (la una subía la escalera mecánica, la otra bajaba). Era de una agencia de relaciones personales y venía a decir algo así como que era posible que la persona que estábamos buscando puede que hubiera pasado muy cerca de nosotros sin darnos cuenta...