lunes, 18 de enero de 2010

La risa que esconde, una hucha llena de lápices y noticias de nuestro Quijote

En el Quijote, Cervantes usa con frecuencia de la risa con diferentes fines. En estos capítulos veremos la risa de lo Duques y sus sirvientes, que se burlan de los protagonistas. Parecería que también los lectores pueden reírse con ellos de la extravagancia de don Quijote y la simpleza de Sancho. Pero al lector inteligente esta risa se le congela en los labios: Cervantes la usa para que se invierta y camufle un mensaje, puesto que es una risa que esconde la intención verdadera de la crítica. No son los que ríen los que merecen nuestra solidaridad, sino sus víctimas.

Una vieja hucha de Metis que ahora se llena de lápices


Metis no sólo viaja para ver Quijotes: también los tiene en casa. Me mandó hace días esta curiosidad: una vieja hucha que en algún momento perdió su función para convertirse en un recipiente para guardar lápices y bolígrafos. Es fácil identificar a los cuatro personajes de las fotos. Es curioso cómo casi en cualquier casa de cultura española se guarda un objeto antiguo o reciente relacionado con la novela de Cervantes: una muestra más de su popularidad. Ahora sólo hay que conseguir que todos los que poseen esos objetos lean la obra. ¡Gracias, Metis!

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.

Noticias de nuestro Quijote

Pancho
comenta el diálogo mantenido en la mesa de los Duques prestando atención a las diferentes reacciones de los personajes, clave para comprender tanto sus diferentes caracteres como lo que va a venir en los próximos capítulos. Y no os perdáis, una vez más, las ilustraciones de su comentario.

Cosmo
se incorpora a nuestra lectura comentando el capítulo de esta semana. Y lo acompaña de ilustraciones. ¡Bienvenida!

Cornelivs
comenta los giros del capítulo desde un acertado punto de vista: cómo Cervantes domina los efectos de la recepción en los lectores del personaje de don Quijote. Y no ahorra calificativos contra los Duques, por supuesto.

Jan Puerta
ve, en el capítulo de la semana, una crítica cervantina a los eclesiásticos y una demostración de habilidad en el manejo del diálogo. Ilustra su comentario con una imagen curiosa de un Sancho que yo no conocía y una portada quijotesca que es una joya.

Divertido y acertado es el comentario de Antonio Aguilera, que se atreve a llamar tiznao al eclesiástico y denunciar el éxito con las chicas del bueno de Sancho.

Pacho Cuesta sabe ver la crueldad de los señores y las relaciones entre locura y cordura en el texto de la semana.

Para la primera parte de su comentario, Abejita de la Vega elige la defensa de la caballería andante de don Quijote, con ilustración oportuna. Después se centra en las atenciones que les prestan las doncellas a nuestros personajes: no os perdáis la imagen, con espuma de afeitar y todo.

Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

18 comentarios:

São dijo...

O riso é uma forma superior de inteligência e pode ser algo muito desarmante.

Besos,amigo mio.

Myr dijo...

Primera vez que leo la palabra hucha. Conozco parecidas: pucha, cucha, lucha, mucha... pero hucha? Nixi, pixi......... Asi que me fuí a google pensando que me toparía con el RAE, pero no, por lo que recurrí a Wikipedia _mi habitual desemburradora_ y me dice que las huchas son alcancias que tienen forma de cerdo, chancho, marrano o puerco.... yo aqui veo _muy lindos por cierto_ cubiletes para dados répujados en cuero.

Quizás porque tenga alma de timbera, no sé...

Y aquí diluvia y hace friiiiio brrrrrrr.....

Saludos a todos y Bienvenida Cosme.

HUCHAS dijo...

Concurso de Cuentos de las Cajas de Ahorros Confederadas, XXXI Convocatoria Hucha de Oro

Mando foto de los años 50 donde vés (Myr) vendedora de cacharros de barro (alfareria). Están los botijos (otro "palabro" para Tí, en Jerusalem me lo nombraron REDOMA y me sentí al oirlo transladado a los tiempos del Quijote) y huchas, que por aquel entonces eran de "terracota" Si queríamos recuperar los ahorros,solo habia una solución.
ROMPERLA.

No fué botijo, fué botella, pero así tiene más gracia

Cosmo dijo...

Bajé de mi estantería un viejo volumen que compré de estudiante en Salamanca en 1975 y que conservo con el forro de plástico,no sé si esa Colección Austral sigue activa,pero fueron los primeros libros que me podía permitir.Estoy deseando leerlo de nuevo desde el principio aunque tengo una lista de espera de lectura que se está haciendo inmensa.Gracias por hacerme conocer este grupo de lectura.Abrazos

Merche Pallarés dijo...

La burla, la mofa siempre la he detestado, en estos capítulos de los Duques he sentido mucha pena por nuestro Quijo y Sancho. Aunque debido a su ingenuidad, y limpieza de alma, éstos ni se dan cuenta hasta el final del Cap. XXXII.
METIS está muy fotógrafa últimamente... Bien. Besotes quijotescos, M.

Antonio Aguilera dijo...

Sin duda, ante el lector, la risa de los duques se vuelve contra ellos: tiran piedras en su propio tejado.

SAUVIGNONA dijo...

HOLA PEDRO!!!

oye....el quijote en un lapicero?
mira que cosas esta eb casi todas partes..pues a i tb me gustria mandarte una foto que voy a sacar en estos dias...he pasado por un negocio de cosas regionales y he visto un quijotito de4 arcilla....

bueno vere si pued tomar una buena fotografia y mandartela..

besines pedro ..
:) sau

Myr dijo...

Gracias MIGUEL, por la foto. Es increible como todavía se habla el Ladino...por aquí.

Abrazo
PD y me gustó eso de la HUCha de oro de la Caja de ahorro: un buen incentivo literario y económico...

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

- Vuelvo a traer el comentario de Paco Cuesta, porque me pareció bueno y breve:
"Como si de un buen profesional del derecho se tratara ejerce D. Quijote de abogado magistral defendiendo sus principios, su amada y sus ideas, ante oponentes que trabajan con ventaja y en su terreno."
- Los duques, los servidores bailándoles el agua y el eclesiástico tan en su papel, se retratan ellos solos.

Saludos. Gelu

P.D.: Lo que aporta Miguel Vivanco en su estupenda fotografía, no es un conjunto de huchas, es un banco de datos.

BIPOLAR dijo...

Cuando alguien maltrata a una persona todos los demás secundan la acción aunque no lo compartan. Es bastante amargo este capítulo.

salvadorpliego dijo...

Tenemos de blogueros un equipo de científicos que se dedica de lleno al estudio de El Quijote. A todos ellos, incluyéndote, les aplaudo de pie. No cabe duda de que son excelentes. Así lo corroboran sus análisis.

Saludos.

pancho dijo...

Los lectores nos reímos con, no de DQ y S; no creo que haya un solo lector que haya llegado hasta aquí leyendo, con el grado de identificación que se ha logrado, se ría de nuestros héroes.

Cervantes utiliza el asunto menor del lavatorio de barbas para rebajar la seriedad de las dos intervenciones de DQ con fases de prosa de alta categoría, tanto en la defensa de la profesión como en el desarrollo de su teoría del encantamiento y enamoramiento de Dulcinea. Estrategia utilizada por el autor repetidamente. En una novela tan larga los recursos tienen que ser múltiples para que el lector no cierre el libro. Al lado de su mejor prosa, sobre todo cuando se desahoga como Caballero enamorado, nos presenta la escena cómica de todos los pícaros de la cocina corriendo detrás de S para afeitarle las barbas con agua de fregar. Hay que estar muy seguro de uno mismo como novelista para hacerlo. Tiene mucha frescura este capítulo, no parecen haber pasado por él casi cuatrocientos años.

Un buen ejemplo de reutilización de las cosas, no podía ser que una hucha tan aparente fuera a parar al contenedor de los trastos inútiles.

Ya veo que sigues en la onda de todos los artilugios de información y comunicación, otro más.

fernando dijo...

Da gusto leer artículos de tanta calidad por los blogs. Enhorabuena.

un abrazo.

Antonio Aguilera dijo...

Alguien sabe algo de Manuel Tuccitano??

Abejita de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abejita de la Vega dijo...

En el Quijote hay una hucha: la alcancía donde Sanchica guarda los maravedís "horros" que gana haciendo randas o encajes. Seguro que , a Myr , la alcancía le es mucho más familiar que la hucha de estas latitudes.
La hucha portalápices de Metis ha quedado muy bien. Mi enhorabuena.

No nos reímos, no. Como tú tan acertadamente dices, se invierte el mensaje. Los duques nos caen gordos, muy gordos. Y tenemos palacio ducal para rato...
Como Antonio, también me pregunto por Tucci.Espero que esté bien.

Gracias por seguirme y un abrazo para ti y todos los que pasan por aquí.

Aldabra dijo...

el reciclaje es muy interesante en todos los órdenes de la vida.

biquiños,

Merche Pallarés dijo...

Sí, ¿dónde está TUCCI? Esperemos que esté bien. Besotes, M.