lunes, 7 de diciembre de 2009

Los títeres de Maese Pedro, retrato cervantino enmarcado de Silvia y Antón y noticias de nuestra lectura.

Ya hemos comentado la atención que le dedica Cervantes al teatro en el Quijote: no es sólo que hable sobre él, sino que lo integra en la narración de dos formas más. En primer lugar, muchos de los pasajes, motivos y personajes del Quijote se inspiran en el teatro y se nos presentan de una manera que remite directamente a la escena; en segundo lugar, como ya vimos en el caso de la carreta de comediantes y ahora en el retablillo de maese Pedro, su presencia en el argumento de la novela sirve para jugar con las fronteras entre la realidad y la fantasía, una de las claves temáticas del Quijote y esencial para su correcta lectura teórica. Es decir, son una forma atractiva y plástica de objetivar la lección estética cervantina.

El retablillo de maese Pedro es esto y más. Como tendremos que volver a hablar de él el próximo lunes, conformémonos por ahora por llamar la atención sobre algunas cosas. En primer lugar, la atención prestada por Cervantes a un tipo de diversión escénica muy básica pero de gran elaboración que a España llega a través de Italia, en donde siempre estuvo más desarrollado el teatro de títeres y marionetas que aquí: quizá Cervantes pudiera verlo en su estado más floreciente en su etapa italiana. De ahí los italianismos que vemos en el capítulo.

En segundo lugar, el relato de cómo era una función típica de este tipo de retablillos: tanto en su preparación, en su desarrollo como en su degradación irónica cuando pone precio a las figuras destrozadas.

En tercer lugar, el retablillo le sirve para hacer consideraciones sobre la comedia en general y sobre la comedia lopesca en particular. De ahí la afirmación de don Quijote de que el argumento debe ir al grano del asunto:


-Niño, niño -dijo con voz alta a esta sazón don Quijote-, seguid vuestra historia línea recta, y no os metáis en las curvas o transversales; que, para sacar una verdad en limpio, menester son muchas pruebas y repruebas.


También dijo maese Pedro desde dentro:


-Muchacho, no te metas en dibujos, sino haz lo que ese señor te manda, que será lo más acertado; sigue tu canto llano, y no te metas en contrapuntos, que se suelen quebrar de sotiles.

O la intervención de maese Pedro reclamando naturalidad en la expresión en una frase que ha quedado como proverbial:

-Llaneza, muchacho; no te encumbres, que toda afectación es mala.

En ese mismo sentido, las críticas de don Quijote a las inverosimilitudes:

-¡Eso no! -dijo a esta sazón don Quijote-: en esto de las campanas anda muy impropio maese Pedro, porque entre moros no se usan campanas, sino atabales, y un género de dulzainas que parecen nuestras chirimías; y esto de sonar campanas en Sansueña sin duda que es un gran disparate.

Lo cual oído por maese Pedro, cesó el tocar y dijo:

-No mire vuesa merced en niñerías, señor don Quijote, ni quiera llevar las cosas tan por el cabo que no se le halle. ¿No se representan por ahí, casi de ordinario, mil comedias llenas de mil impropiedades y disparates, y, con todo eso, corren felicísimamente su carrera, y se escuchan no sólo con aplauso, sino con admiración y todo? Prosigue, muchacho, y deja decir; que, como yo llene mi talego, si quiere represente más impropiedades que tiene átomos el sol.

-Así es la verdad -replicó don Quijote.

Como vemos, una vez más Cervantes parte de un elemento costumbrista para usarlo en una gradación de niveles que lo llevan hasta el núcleo mismo de la narración moderna.

Pero maese Pedro nos deparará más sopresas que explicarán definitivamente alguna de las frases aquí copiadas. Lo veremos en el comentario del próximo jueves y en las noticias del lunes.

Retrato cervantino enmarcado de Silvia y Antón

M muy querida Silvia (a la que en estos días todos enviamos un fuerte abrazo y ánimo) me remite un retrato cervantino suyo acompaña de Antón de Muros. Ambos son bien conocidos por los lectores de La Acequia, puesto que ya he hablado aquí de ellos y nos han regalado imágenes y palabras. Sus blogs, además, son muy recomendables. Silvia me dice que a ella le gustó más el retrato con fondo de estación y a Antón el de la revista. Como a mí me gustan los dos, aquí los publico, para que elijáis vosotros. ¡Mil gracias, Silvia! ¡Mil gracias, Antón!

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.

Noticias de nuestra lectura

Paco Cuesta se incorpora en la publicación de comentarios de nuestra lectura. En su blog, El Alfoz, comenta el pasaje del titiritero a partir de la costumbre de motejar al otro.

Silvi publica una entrada a partir de una frase cervantina en la que se reflexiona sobre el amor, presente siempre en el Quijote en varios niveles.

Pancho comenta el capítulo sin que falta nada, señalando la importancia de la narración y del personaje de Maese Pedro. No os perdáis las ilustraciones: todo un ejemplo de hallazgo.

La Abejita divide su comentario en varias partes y lo deja en manos -en la voz- del primo famoso, al que al final vamos a coger cariño. La primera comenta el teatrillo de títeres de forma acertada y lo ilustra con no menor acierto (y hasta nos da un enlace sobre el leísmo en el Quijote). Después toma el hipogrifo (en ancho europeo) y continúa el comentario de la historia de Melisendra para terminarlo a pie de playa, ahora que los demás pasamos frío.

Jan Puerta acierta al subrayar la calidad de la locura de don Quijote como eje moral de la trama de este capítulo. Después nos presenta a Ivón y su Quijote y nos regala el enlace con un artículo que os recomiendo leer. Como siempre, una completa entrada.

Cornelivs, además de documentar el origen de la aventura dramatizada en el teatrillo, lanza una hipótesis que os hará pensar y con la que podéis aventuraros a leer el próximo capítulo.

Manuel Tuccitano publica una excelente y útil entrada, que contiene muy oportunos materiales para comprender la génesis y la creatividad del teatrillo de títeres de Maese Pedro. No os la podéis perder de ninguna manera.

Kety extracta del capítulo uno de los núcleos más exactos para comprender la poética cervantina.

Antonio Aguilera hace una de sus entradas más inteligentemente divertidas: no os perdáis sus apuntes sobre un Cervantes presumidillo e izquierdoso, puesto que va a tener razón...


Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

12 comentarios:

pancho dijo...

Aquí Cervantes aúna la ficción del teatrillo con la realidad del patio de la venta que tiene bien poco de real. Las figuras de madera se hacen reales en el ataque de DQ y, definitivamente, parte de la novela en la tasación.

El ataque de DQ como una venganza de Cervantes con el género dramático que no supo reconocer todos sus esfuerzos por alcanzar el éxito como dramaturgo.

Interesante montaje con personajes y reflexiones quijotescas.

Habrá que darse una vuelta por las entradas nuevas que faltan por visitar, tendrá que ser mañana que por hoy ya pliego.

Un abrazo

São dijo...

Comentando por junto: foi interessante encontrar aqui Antón e Silvia.

E ainda bem que não era nenhuma tosca criatura que andava a vandalizar espaços alheios.

Fuerte abrazo, meu amigo.

Fernando Portillo dijo...

Cualquier persona que me conozca mínimamente sabe de mi condición de melómano empedernido. Pues bien: confieso que no hay obra musical en el mundo (dejando aparte la ópera china) que me resulte más enervante y petarda que El Retablo de Maese Pedro de Manuel de Falla.

Merche Pallarés dijo...

Sí, FERNANDO PORTILLO, ese Retablo de Manuel de Falla tampoco me gusta nada. Me sorprendió descubrirlo (gracias al link que puso nuestro entrañable TUCCI). Además me pareció que no era, para nada, el estilo de Falla.
Muy bonitas las fotos y tendré que visitar a las nuevas incorporaciones. Besotes teatrales, M.

María dijo...

Tienes lotería en mi blog, cuando quieras pásate a recogerla.

Un beso.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

A Fernando y Merche...no todo tiene que ser aceptado por todos...yo tampoco soy de ópera...lo importante es la influencia de la obra que tratamos en los artistas posteriores... para mi por ejempllo una obra que siempre me pareció un rollo...ahora me solivianta y me enamora cada semana...saludos.


las fotos...un testimonio mas de adhesión
un abrazo amigo Pedro

Silvi (reikijai) dijo...

Querido amigo, lo tuyo muy Salomónico… no me comunique con Anton, recién llego de correr… buena escusa para hablar del tema y compartir un café… Y en cuanto a mí entrada… fue casualidad… era un trabajo que estaba haciendo… sobre el amor, me gusto y la compartí. Se lo que cuesta pasar de blog, en blog. Les dejo un Beso. Gracias. Silvi.

Abejita de la Vega dijo...

Gracias, Pedro, por seguirme ; incluso cuando voy en hipogrifo.
Excelentemente enmarcado , el retrato cervantino de Silvia y Antón.Enhorabuena a los dos.
Tus entradas también son para enmarcar.

Un abrazo

Aldabra dijo...

unos retratos muy curiosos ¿cuántos van ya?

bicos,

Antón de Muros dijo...

Gracias Pedro, gracias Silvia.

Es todo un lujo participar de alguna manera en esta acequia tan querida.

Abrazos para todos los amigos.

Antón.

Myr dijo...

Saludos a todo el grupo y Felices Fiestas.

BIPOLAR dijo...

Retratos muy originales. Me gusta la frase seleccionada.

¿italianismos?