martes, 29 de diciembre de 2009

escritura


A veces me pregunto si no escribo para saber lo que pienso: la mano es sabia. En ese proceso de objetivación he detectado, por ejemplo, que estaba harto de ciertas situaciones que llenaban mis días y que urgía un cambio. Una técnica de vanguardia dejaba correr las palabras. Escritura automática, la llamaron. Era una forma que procuraba la inhibición de la consciencia del escritor para buscar asociaciones libres del subconsciente desatado. También se ha usado en algunas terapias de enfermedades mentales como medio diagnóstico y sanador.

A veces me pregunto si no escribo para saber lo que pienso: busco enigmas que me expliquen en los signos ortográficos. Escribir en el ordenador anula parte del proceso, puesto que ya no se tienen rasgos caligráficos personales, pero hay otros indicios quizá más ricos en sugerencias.

A veces me pregunto si no escribo para saber lo que pienso: lo malo es que cuando repaso el texto redactado percibo que los blancos son siempre más abundantes. Así que quizá para lo que escriba es para guardar los silencios entre el rumor de las palabras.

31 comentarios:

Alimontero dijo...

Querido Pedro, has llegado a mi corazón con esta entrada de reflexión..me ha encantado tu pensamiento "en voz alta"! ;-)
"A veces me pregunto si no escribo para saber lo que pienso"....es para guardar los silencios entre el rumor de las palabras.

Bellísimo...!!
no cabe mas....

Deseo agradecer tu presencia durante este año en mi espacio...
darte las gracias por Ser tú quien eres y compartir tus conocimientos en la mejor forma que sabes, escribiendo...
Gracias Pedro y que el 2010 te sorprenda....sí, y muy bien!!

Besos, abrazos y frutas tambien!

Ali

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

escribes tan bien que siempre es un placer leerte. Un abrazo.

María dijo...

Pedro:

Me encanta lo que escribes últimamente en tu blog, esta entrada, igual que a Alimontero, me ha llegado muy hondo.

A veces no escribimos todo lo que pensamos, lo dejamos oculto entre los renglones blancos, entre las comas, o entre los puntos.

Pero son tantas las veces que escribimos lo que queremos gritar, para desahogarnos y sanar nuestro interior, es algo así como una especie de terapia, unas veces con las palabras guardadas en nuestro interior, y otras con las palabras gritadas hacia fuera.

Pedro, te deseo una feliz salida y entrada de año, que todas tus ilusiones se vean cumplidas, las mías, algunas de ellas, han desfallecido hoy, y yo, un poco, con ellas.

Un beso.

Cosmo dijo...

Feliz 2010.
Durante unos años escribí para "digerir" la muerte de mi marido,dejo tantos retazos de mi vida cuando escribo que acabaría en trocitos por la Red,de hecho ahora voy de "anónima".Escribir y leer es como encontrarse con uno mismo.Abrazos

carmensabes dijo...

Querido Pedro,
hay una frase del escritor Raimon Panikkar de su libro: Invitación a la sabiduría, que dice lo siguiente:

"cada párrafo que escribo, cada frase, debería reflejar, en la medida de lo posible, toda mi vida y ser expresión de mi ser. Se debería reconocer mi vida entera en una sola frase, del mismo modo que puede reconstruirse el esqueleto completo de un animal prehistórico a partir de un solo hueso."



Feliz año Pedro, siempre me resulta un placer visitarte.

con 12 años dijo...

El sexto presidente de EE.UU pasó por Burgos con su padre que le precedió en la presidencia. Dejó anotado en su diario hace 230 años... (pincha 12 años)

Podeis decirme que "esconde" sus rasgos caligráficos, hay otros indicios quizá más ricos?

http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Vivir/20091220/presidente/eeuu/burgos/A984D66B-1A64-968D-59ADA6FAB91625DC

Juan Navarro dijo...

Para saber lo que se piensa, o para entenderse. Quien escribe se describe, por más que se traten alejados de uno mismo. Escribir es conocerse. En el fondo, lo único que tiene interés.
Un abrazo.

Myr dijo...

Me parece una idea muy buena: Guarda el silencio de entre el rumor de las palabras y no pienses tanto, siente más...el resto viene sólo.

Besos

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

- Agradecemos su pensamiento escrito, sincero y generoso. Y respetamos sus silencios, que pertenecen a lo íntimo de su soliloquio, que por pudor, no quiere ser expuesto.
Me encantaría, ver los manuscritos de sus textos. Con las correcciones, tachones y selección final. Ahí radica parte del proceso del pensamiento, y muchos rasgos del carácter.

Saludos. Gelu

Manolo dijo...

La música, Pedro, también son los silencios entre los sonidos. Los espacios blancos mezclados con los negros de las palabras, son la representación de nuestros pensamientos y ponen orden en ellos. Su mejor expresión es la poesía, música con palabras.
Seguiremos, en los días del año que viene, a la espera de tus reflexiones y de tus comentarios a las venturas y desventuras de Alonso Quijano el Bueno. Gracias por todo lo que nos aportas.
Un abrazo

Jesús Garrido dijo...

La literatura es un mecanismo de defensa social (me imagino que la escritura es literatura)

Lo acabo de leer en otro blog y me ha venido a cuento para lo que dices.

Creo que no es para saber lo que se piensa, sino para saber el resultado en otros.

T.M. dijo...

Pedro, sigue escribiendo como escribes, porque si a tí te hace bien a nosotros también. Es un regalo poder leerte, gracias.
Buen año.

Merche Pallarés dijo...

Pedro, tu última frase ¡me ha apasionado! Creo que sí, hay que guardar los silencios entre el rumor de las palabras... y tu lo haces muy bien... Muchos besotes, M.

Gabiprog dijo...

Yo me repaso para poder quitar tantos puntos suspensivos...

BURGOSPEDIA dijo...

Al fin y al cabo, escribir, es una especie de exorcismo interior.

Hernando dijo...

"Era una forma que procuraba la inhibición de la consciencia del escritor para buscar asociaciones libres del subconsciente desatado"
Uf es por la mañana y ya estoy espeso con este pequeño párrafo, necesito un cambio de año. Aprovecho para desearos feliz año nuevo.
" A veces me pregunto si no escribo para saber lo que pienso"
Sobre el papel es posible, pero sobre una pantalla del ordenador, pienso que mucha gente escribe para gustar y otras para leer lo que otros escriben. Pienso que se puede hacer un estudio sobre el "voyeurismo" en los blogs de la red.
Pedro, sigue "guardando los silencios entre el rumor de las palabras".

Caminante dijo...

A veces me pregunto si no escribo para saber lo que pienso:

SIEMPRE ESCRIBO PARA MI RECUERDO...
y, quizá, para el de mis sobrevivientes, los que detrás vengan, por si tienen "algún" interés en "saber de", los "porqués" de algunos hechos... esas cosas.
Bien es cierto que esto No será Toda La Verdad, será Mi Verdad, la que yo vivo y siento, puesto que escribo sin tapujos -eso creo-. Como dijo una poeta en un recital reciente "no tengo nada más ajeno que mi intimidad". Eso dicho con las mismas palabras, o con pocas diferencias, lo vengo diciendo desde hace ya... algunos años -cosa que sólo podemos decir los que ya los tenemos... los años-.

Y sí, escribir supone depurar tus ideas, depurarte en suma.
Besos desde Madrid: PAQUITA

Releyendo lo escrito añado que... Sí tengo algún tapujo y es cuando afecta a otro, y ese otro No Quiere verse Reflejado en Este Espejo

Cornelivs dijo...

Yo tambien me lo pregunto a veces; pero ultimamente no tanto: sencillamente...lo hago.

Un abrazo.

moderato_Dos_josef dijo...

Yo escribo, porque escribo simplemente. Pero me parece una buena sugerencia guardar el silencio entre el rumor de las palabras...
disfruta de estos días...
Un abrazo.

jg riobò dijo...

A veces escribo para fijar mi existencia.

Abejita de la Vega dijo...

Escribo para saber lo que hay ahí dentro.

eva-la-zarzamora dijo...

La escritura es un vaciarse.
A veces intrínseco, las más pura quimera.
Automática, repensada, o liberada,
la palabra es como un grito cargado de silencios.
Te deseo un feliz 2010, Pedro.

Besos

Anónimo dijo...

La escritura automática no la concibo para personas "normales", y hasta dudo que sirva para personas con graves problemas psíquicos. Es algo pasado de moda, que en su tiempo serviría para "informar" sin censuras. Creo que tú sabes muy bien lo que escribes y porque lo escribes ¿no? De todas formas, si buscas "escritura automática" en tu ordenador, haz la prueba que sale, que es muy interesante e igual aciertan. Isabel.

Camille Stein dijo...

la escritura revela los silencios, los circunda, a veces los alumbra... el automatismo descubre, en algunos casos, asociaciones que incluso resuelven enigmas

saludos

pancho dijo...

Qué necesarios son esos silencios, pararse a distinguir las voces de los ecos: tendríamos más tiempo para el estudio. Algo así decía Antonio Machado.

A veces me pregunto qué habrían sido capaces de crear esos genios artísticos que se dejaron llevar por las vanguardias si hubieran tenido a mano la potencialidad de la Red y su capacidad de convertirlo todo ( letras, imágenes, videos) en códigos y mezclarlo.

Creo que sé de lo que hablas (escribes), al final todo depende del receptor del mensaje, la creación no tiene sentido si no hay respuesta al otro lado. Estoy seguro de que pocos poetas crearían un soneto para meterlo en un cajón, como estoy seguro de que ahora se hacen más sonetos que nunca, precisamente por la facilidad de publicarlos.

Isabel Romana dijo...

Quizá no te sirva la escritura demasiado para saber lo que piensas, lo que sí me parece seguro es que cada vez piensas mejor...
Te deseo que el nuevo año te traiga alegrías, planes y realizaciones. Saludos cordiales.

BIPOLAR dijo...

Ah ¡qué bueno!

Sandra García dijo...

Escribimos lo que nos sale del alma, y nos cura las heridas o nos llena de rabia. Pero seguimos escribiendo.

Myr dijo...

La foto me gustó mucho: se me hace una ciudad de noche vista desde la ventanilla de un avión en tren de aterrizaje.

Besos y que el 2010 nos acoja lo mejor que pueda.

XuanRata dijo...

Escribimos también y a veces solo para que las palabras suenen y el silencio forma parte de la música.
Escribimos también para pautar paginas en blanco.
Hacer fotos es otra manera de poner pentagramas en los días.
Gracias por hacernos pensar cuando escribes.

Fernando Portillo dijo...

Nunca cejaré en mi empeño de instar a la gente a recuperar el uso de la pluma estilográfica y a cultivar el placer de la escritura manual.