miércoles, 25 de noviembre de 2009

La certidumbre de tu nombre


Tienes suerte si consigues engañarte con la certidumbre de tu nombre: no hay mayor anestesia.

39 comentarios:

XuanRata dijo...

Ay, pero si tu nombre lo pronuncia quien mejor sabe hacerlo, no me importaría vivir anestesiado.

Cubista te veo, Pedro, y poliédrico, como siempre. Tantos nombres, al menos, como aristas.

María dijo...

Está bien estar anestesiado por unos momentos, por lo menos, servirá para calmarnos un poco de tantas injusticias.

Un beso.

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Ufff, cierto, quien tenga un nombre extraño es lo mejor que le puede pasar, que no le afecte eso.
La madre de una amiga mía se llama Sierva de Dios ¡qué fuerte! esa pobre mujer necesitará anestesia por kilos...
El tuyo es precioso, además empieza por P, al igual que el mío.
Un besote, muackkkkksssss

Myr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Silvi (reikijai) dijo...

…Lo primero que te preguntaran al volver en si … Descartes dice: Estoy seguro, porque dudo, de que pienso y [...] Por pensar, soy. … Besitos. Silvi.

mojadopapel dijo...

El autoengaño anestesia, pero a veces es necesario para sobrevivir.

María Jiménez V. dijo...

Hay momentos en los cuales es necesario un poco de esa anestesía para seguir adelante..y podernos recuperar.

mariposas_azules dijo...

holaaaa pase por tu pagina y me gusto...te firme sin permiso..espero no te moleste...

mmmMM creo que nunca me gusto como me llamo...pero he tenido que aprender a vivir con mi nombre...cuidate y pasate una bonita noche.....

Isabel Huete dijo...

El nombre es poco importante porque ni siquiera es único mientras que la persona que lo lleva sí.
El mejor nombre es el que suena constantemente en nuestros oídos como una dulce melodía.
Besucos.

roxana dijo...

Me encanta por momentos, estar anesteciada, cuando pronuncian mi nombre tan dulce, me anestecio y me encanta, cuando lo gritan se me pasa la anestesia!.
saludo

Merche Pallarés dijo...

Yo que quería llamarme O... Besotes anestesiados, M.

Fernando Portillo dijo...

Tengo un nombre que ni siquiera es sustantivo sino el gerundio (forma impersonal) de un verbo que no existe ¿por dónde lo agarro?

Hernando dijo...

Muchas veces a lo largo de mi vida me hubiera gustado estar anestesiado, cuando decían mi nombre, pero ahora cuando leo Ulysses, me lleva a viajar,a embarcarme en aventuras por el mar, a recorrer islas..........

MAJECARMU dijo...

A veces,muchas veces la mente no reconoce el nombre,le sueña extraño,pero el corazón se lo recuerda y comienza el equilibrio.. No podemos dejar que sólo la razón nos guie..!

M.Jesús

Anónimo dijo...

Hay mayores anestesias. El nombre no dice mucho de la persona, por el hecho de que nosotros no lo elegimos, nos lo imponen desde que nacemos. Besos Isabel.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Los nombres dan mucho de sí, auqnue son traidores...

Un besote
Marian

MAJECARMU dijo...

Gracias,Pedro..!
El corazón suaviza tensiones..
reconoce el nombre..
..y nos alienta a empezar,a pesar de todo..!

Mi abrazo.
M.Jesús

Beatriz Montero dijo...

Casi mejor vivir con anestesia, mira que si descubro que me llamó Wu Yu no sobrevivo al impacto.

elisa...lichazul dijo...

no siempre el nombre se condice con la personalidad, pero el que sea dicho por otros a veces da buenos resultados y otras incomoda cuando queremos pasar "piola"

besitos de luz profe

SAUVIGNONA dijo...

me confieso.. mi nombre es marina....y como lo pronunciarias? eso es una incerteza....


besines pedro y que tengas lindo dia

sau :)

roxana dijo...

Sino caminaramos por senderos desconocidos la vida dejaría de ser un misterio para convertirse en una empresa dirigida.
Nacemos y crecemos por las preguntas, sin ellas no avanzariamos, De acuerdo! Saludo

El Ente dijo...

Yo quiero estar anestesiado cuando vaya a pasar por caja en el super... asi el susto es menor y mas llevadero!! jajjajajaa

UN ABRAZO!!

Mafi dijo...

¿Purificación? ¿Camino? ¿Amparo? ¿Mar? porque Anastasia no será....

Anónimo dijo...

Pedro:
A veces la mayor anestesia es el nombre del otro. Ahí va un regalito que lo explica.
Un abrazo.
Concha.

http://www.youtube.com
/watch?v=eFfP88rccgA

jg riobò dijo...

Mi nombre es un eco que me representa.
Tan veloz como el paso por el escaparate.

Juan Navarro dijo...

Cuando el nombre es la referencia en el registro civil; no, cuando se pronuncia o se escribe, que nos rescata e, incluso, reconstruye el recuerdo, aún cuando perdamos la mermoria.

El Deme dijo...

Como nunca me llamo, no estoy seguro si llamándome a mí mismo me reconocería, ¿cómo sé quién soy?. O mejor, ¿soy para los otros lo que creo que soy para mí?. Posiblemente, si un día me encontrara frente a frente, no me reconocería.

São dijo...

Recuso firmemente viver anestesiada!

Besos, mi querido amigo.

Camille Stein dijo...

el nombre asignado concede certeza de la incertidumbre...

saludos

Cornelivs dijo...

Si, a veces si; pero no siempre.

La verdad duele, pero libera.

Un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Es que ya no somos ni eso: nombres...somos casi códigos de barras

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

El nombre, un reflejo más.
Un abrazo

Jan Puerta dijo...

Ni mayor anhelo amigo.
Un abrazo

Aldabra dijo...

el nombre es nuestra etiqueta en la frente, la identificación del producto, una carta de presentación que nada tiene que ver con el sabor, la textura, el olor, el tacto, el tamaño... del producto que contiene.

biquiños,

Aldabra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

mmmm me haces pensar ;)

un abrazo.

Gabiprog dijo...

Saber frente a felicidad, me mantendré al margen. Por si acaso.

Silvia_D dijo...

Lleva tanto conmigo, que hasta lo olvido...

Myr dijo...

MI nombre es "Quintaesencia" y tomo la forma de quien está junto a mi.