martes, 13 de octubre de 2009

Ágora o una salida de la Postmodernidad (I)


Hasta ahora, la contestación a la postmodernidad venía desde ángulos de pensamiento como las teorías neoconservadoras, el pensamiento único o el auge de los fanatismos religiosos y los regímenes populistas disfrazados de izquierdismo.

Desde hace una década, los estudiosos advierten diferentes manifestaciones que hablan de un cambio de época. Ágora de Alejandro Amenábar también lo pone en evidencia, pero desde una perspectiva ideológica que ha llamado menos la atención al no aparecer en las primeras páginas de los periódicos ni gozar de minutos en los informativos de las televisiones por no provocar guerras o atentados terroristas o crisis financieras. Quizá sólo ha saltado a la prensa en la visión más simplista de la llamada Alianza de las civilizaciones que, al no ser bien explicada -sobre todo por carencias intelectuales de sus máximos divulgadores mediáticos y la premura y oportunismo de los programas políticos que a ella se han acogido-, ha dado pie más al chascarrillo que a la propuesta seria que está en su formulación.

De hecho, algunos analistas sitúan el hito final de la postmodernidad en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 que lanzaron al primer plano el concepto de choque de civilizaciones formulado por Samuel Huntington años antes, sobre todo a raíz de las conflictos del Golfo Pérsico -la revolución iraní, la guerra entre Irán e Iraq y la Guerra del Golfo-, la invasión rusa de Afganistán y la amenaza que todo esto suponía para la estabilidad mundial y el predominio de los EE.UU. como potencia indiscutible. Es decir, los confilctos que siguieron a la desaparición de la Unión Soviética (de hecho, la invasión de Afganistán aceleró la desintegración del sistema soviético) y el fin de la modernidad y que crecieron alimentados por los ángulos más débiles del pensamiento postmoderno, que no halló respuestas adecuadas para solucionarlos.

Desde mi punto de vista, Ágora nace ideológicamente de una corriente de pensamiento que contesta los aspectos más débiles de la postmodernidad pero promueve algunos de sus valores más asentados. Su elaboración parte de una nueva lectura de la Ilustración, una relectura y actualización de los principios que dieron origen a la modernidad: revisitar la Ilustración para salir de la postmodernidad. Como ha sucedido en muchos momentos de la Historia de la Humanidad, una época se supera desarrollando las fórmulas que siguen siendo válidas a partir de una relectura de valores de otras épocas desde ángulos contemporáneos. Cronológicamente corresponde, además, con un momento histórico que necesita el replanteamiento de la ideología que sostiene nuesto tiempo, desbordada por la falta de solución a los conflictos actuales a partir del desgaste de la propuesta postmoderna y la aparición de nuevos extremismos políticos y religiosos, para los que no tiene, incialmente, contestación.

Ágora, por supuesto, no es un tratado ni un ensayo sobre cómo superar la postmodernidad y cómo responder a las otras propuestas superadoras con las que no se está de acuerdo. Es una película: pero muchas veces es en el arte en donde podemos hallar plasmada una línea de pensamiento que, de esta manera, se hace más evidente y general. Así, el pensamiento que sostiene esta película es una puesta en práctica de una propuesta de cambio que circula desde hace unos años entre pensadores y creadores. No sé si será la que defina las próximas décadas, pero uno está más de acuerdo con ella que con otras como las mencionadas arriba. Si me dieran a elegir cómo salir de la postmodernidad, optaría por esta vía. Pero el que firma no es más que un paseante que medita.

Comenzaremos mañana por reseñar la película.

43 comentarios:

blogochentaburgos dijo...

excelente reflexión político sociológica

Cornelivs dijo...

"una época se supera desarrollando las fórmulas que siguen siendo válidas a partir de una relectura de valores de otras épocas desde ángulos contemporáneos."

Me quedo con todo; pero si me lo permites, me quedo especialmente con eso.

Me encanta leerte, Pedro.

Por cierto, tengo muchas ganas de ver esa pelicula.

Un abrazo...!

A favor de la CIENCIA dijo...

He leido algunas cosas sobre la película, aquí una.A favor de la CIENCIA

Y otra http://www.estrelladigital.es/ED/diario/240043.asp

Y luego la de Tu compañero en DB René J.Payo. Muy interesado en el otro Santo y Patrón burgalés.

Y Fernando con sus ángeles, arcángeles,querubines y otras potestades de bigote.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

No se si la habrás visto, por lo que leo me parece que si...a mi me toca este fin de semana. Creo que Amenábar dice mucho, por los comentarios de mis compañeros..creo que es una joya.

Vivimos en esos momentos en el que el choque de los extremismos está ahí. La imposición de la verdad ¿que verdad? ¿que es lo verdadero? posiblemente venza la tesis de los más poderosos, como parece que ocurre en Ágora...el mismo gobierno se vende al que más fuerza tiene. Saludos

Fernando Portillo dijo...

¡Cuánto me gustaría charlar contigo de este tema delante de un café con leche con galletas! La película tendrá que esperar hasta que pueda conseguirla en el video-club o en círculos más tenebrosos, ya que mi difícil anatomía no soporta dos horas sentado en una butaca de la sala de cine.
Y Miguel Vivanco no sé que tiene en contra de los querubines y los santos con bigote. Quizás le parezca una frivolidad innecesaria, pero, como decía mi querida madre cuando se hablaba de los basureros, alguien tiene que hacerse cargo de la mierda de todos, ¿no les parece?

Fernando Portillo dijo...

Por cierto, hay que joderse con el artículo de René J. Payo en DB. Es que esos tíos no tienen arreglo.

Fernando Portillo dijo...

Acabo de leer también el artículo de Daniel Martín en Estrella Digital. Como decía el bateria Art Blakey, las opiniones son como el sgujero del culo: todo el mundo tiene uno.

Myr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ivan Ignacio dijo...

Muy bueno este post. Interesante la reflexión.
Fue bueno leerte.

Silvi (reikijai) dijo...

Interesante...se ubica en el siglo IV...Egipto bajo el Imperio Romano Aca no esta en cartel...Me la agendo...para ir con una colega. Besitos.Silvi.

Merche Pallarés dijo...

Creo que la veré este finde. Excelente tu post. Besotes, M.

pocomancha dijo...

Amenábar es un tío muy inteligente, y ha reflejado en su película el tema para que los demás reflexionemos. Saludos.

Señor De la Vega dijo...

Usted dice que Agora, en su opinión nace de una corriente ideológica que contesta a lo más débil de la postmodernidad y promueve sus valores más asentados.
Yo apuesto a que Amenabar, nunca ha considerado la postmodernidad lo suficientemente atractiva como para ser estudiada [basándose en la longitud del nombre] suponiendo que supiese lo que es o definirla - yo tampoco lo sé, seré sincero, pero me viene a la cabeza una serie de TV que se titulaba ¡¡¡PERDIDOS EN EL ESPACIO!!!
Así que la llegada a valores postmodernos o anteriores, dígase de ilustración o clásicos..., (según mi malvada opinión) es una mera coincidencia por la elección del personaje para hablar de las estrellas en plan ej. Carl Sagan ¿habrá visto sus documentales de Cosmos? también lo dudo, pero ya le gustaría ser tan divulgativo sin aburrir.
(Ya que él mismo explica que quería hacer una peli de lo grande que es el cielo estrellado cuando miras desde un barco y como esta visión te acojona desde abajo) ¿Es eso salir de la postmodernidad? yo lo hice a los 5 años, mi primo a los 4.

Del proceso de estudio que acompañó a Hypatia (porque fue una elección lógica, al buscar astrónomos en la historia y encontrar solo una astrónoma -guión vendible con una guapa de Hollywood- unido a la coincidencia que viviese en Alejandría ojo al dato), le llevó de la mano a un momento histórico conflictivo y de ahí a relacionarlo con el nuestro, aprovechándose de la gran aportación de los cristianos al momento y relacionándolo a los que hoy son todavía más malos como cristianos o moros, por no ser sabios filósofos.

Como este chico además, no es nada tonto y tiene una genialidad narrativa y visual sorprendente, saca partido de las interrelaciones que emergen de su película y el mismo se asombra de las vueltas que da la vida. Todo un bolero.

No me he podido descargar el film todavía, porque solo tengo tiempo para ver porno y episodios de la Fox (sexta temporada de House MD - 4ºcapítulo), y por lo tanto, solo he escuchado a Amenabar en la radio y leído unas pocas críticas del film, malas y menos malas, donde por lo que dicen, parece que lo mejor lo hace situando al espectador en Alejandría sin que parezca un videojuego, algo que supongo para ser más caustico, también tiene que ver con su elevación megalómana al identificarse con el Macedonio y sentirse el nuevo refundador de la urbe clásica a base de millones de euros y buen gusto maltés. Esperemos que nos lleve en la próxima peli al Indo.

También afirman, que el juego de relaciones pseudo-amorosas de la casta Hipatia, resbala estrepitosamente; y no me extrañaría porque en realidad, Amenabar tiene otras virtudes narrativas que no pasan por las pasiones afectivas, a ver si se enamora y lo plasma, eso sí, va un poquito lento descubriendo estrellas y cosas que mola hacer bajo las mismas.

También nos diferenciamos en que él no es un fracasado y yo soy postmoderno.

¿Usted Señor Ojeda? a ver... déjeme que le sitúe... usted seguro que hubiese enamorado a Hypatia y la hubiese besado al menos su astrolabio dulcemente, tras una larga charla interesantisima ;-)

Suyo, Z+-----

Gabiprog dijo...

Con una estupenda entrada como esta, y unos comentarios a modo de buen condimento como los que me preceden, qué puedo añadir...

Sí. Espero con ganas la continuación!

Loc@ dijo...

AÑADO a lo anterior reflejado aquí...
¡mi profe ha dicho que es muy buena!
¡que refleja una época verazmente!
¡y que la recomienda!
Y como lo dice mi profe -DE GRECIA ANTIGUA- de la universidad... yo me quedo con su opinión, la doy por buena e intentaré ver la película.
Película que refleja la vuelta a la caverna de las mujeres -siglo IV-... ¿de donde nunca debieron salir? -siglo XX-.
¡Si ya hasta me creo que me la sé!
Besos repartidos y ante todo para ti Pedro. Vengo de casa de Merce -filoabpuerto-
PAQUITA

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Mira que al ver la película he pensado en muchso temas, pero tú me superas con creces con esta magna reflexión. Un abrazo

T.M. dijo...

Hola Pedro, no la he ido a ver todavía, pero al leer tu entrada me han dado más ganas si cabe.
Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BLOGOCHENTA: ¡Gracias! Seguiremos.

CORNELIVS: espero que la veas y aportes tu opinión. Un abrazo.

MIGUEL: desde luego, no ha dejado a nadie indiferente.

MANUEL: la vi este fin de semana. Daré mi opnión a lo largo de estos artículos sobre ella. En Ágora hay fanatismo y complicidad del poder.

FERNANDO: a ver si se nos logra, querido amigo. A mí me da que M.V. quiere ser santo, aunque no tenga bigote... Cuando puedas alquilarla, espero que des tu opinión: me interesa mucho.

IVÁN: gracias, espero que sigas comentando en La Acequia.

SILVI: espero que la veas en cuanto puedas.

MERCHE: espero tu opinión, entonces.

POCOMANCHA: al menos, lo ha conseguido.

SEÑOR DE LA VEGA: no sé si lo habrá estudiado o no, pero por sus anteriores películas pienso que sabe exactamente en qué consiste. ¿Perdidos en el espacio? Qué buena serie aquella.
Un personaje, como sabe, se puede leer de muchas maneras. La opción de lectura es lo que importa. Y, en efecto, Amenábar ha leído este personaje con algo de clasicismo pero, al no contar con los dioses, es un tipo de tragedia diferente.
Carl Sagan sí fue un pensador postmoderno: hasta en la forma de peinarse. No crea usted todo lo que dicen los creadores cuando promocionan una obra. Me alegro de que saliera tan jovenzuelo de la postmodernidad, porque al resto de la sociedad le ha costado un poco más.
En efecto: Amenábar maneja excelentemente la narración fílmica. de forma brillante.
Cuando pueda piratearse la película me gustaría conocer su opinión. Eso sí, me temo que no le va a gustar dado que ya está de perfil ante ella y su director, así que no sé si recomendarle que se ahorre el gasto de bando de ancha.
Cuando la vea, verá que sí está plasmada la pasión: pero no todos tienen por qué comprender la pasión según el romanticismo más fácil. Y que la forma de tratar este sentimiento difiere según los personajes. En concreto, Hypatia tiene una elección personal al respecto que veremos en estos artículos.
¿Hypatia enamorada de mí? No sé. Me halaga usted demasiado.
Por ahora, me conformaría con tener una charla larga con usted ante un café.
Un abrazo.

GABIPROG: pues espero tu participación en ella.

LOC@: pues hagamos caso a su profesor.

FERNANDO: vi tu reseña y me gustó.

T.M.: me gustará saber tu opinión.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Merche Pallarés dijo...

Qué bien que nuestro/mi SEÑOR DE LA VEGA te haya sacado de tu "cueva" para contestarnos y así proporcionárnos un excitante debate... Yo tambien creo que Hypatia te hubiera fascinado aunque presiento que, como todos, bueno como nuestro Cervan/Quijo, tienes un lado misógino, mi querido... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: ¡cómo me provocas para que te responda! Besos.

Merche Pallarés dijo...

No, querido, el que te provoca es el SEÑOR DE LA VEGA... Besotes, M.

sedemiuqse dijo...

Fui a ver la película la semana pasada......
No hemos avanzado nada o casi nada
besitos y amor

Selma dijo...

Pedro!! Has respondido en comments!! ;-)
Y has conseguido, con esta Entrada que leí ayer noche, que fuera a ver "Ágora" , lo hice esta misma tarde, en la sesión de las 16h. Salí IMPRESIONADA!
Aconsejo vivamente que nadie se la pierda.. y que lean antes tu Entrada y la que anuncias...

Besos Alejandrinos y tolerantes..

jg riobò dijo...

La he visto y mi sensación es que Amenabar esta frío, distante y no se cree lo que expone.
Muchos planos aéreos para verlo desde arriba.

La raza es el origen de los choques y del exterminio y en esas continuamos.

Filoabpuerto dijo...

Hola Pedro, a este debate me acerco como "una paseante más que medita", siguiendo tu expresión.

No tengo tan claro eso de las "etapas", de los límites, de la Historia o movimientos filosóficos y culturales ¿Hasta dónde llega la Modernidad? ¿A partir de que momento se "sale" de ella y aparece otro momento?.

Entiendo que estamos en un constante "movimiento perpetuo", como decía Monterrosso, en el que conservamos rasgos de la antigüedad con otros de reciente aparición....¿Cómo si no seguimos aún con el "choque" de civilizaciones, la intolerancia, los pensamientos únicos, los dogmatismos...? cuestiones que deberían estar más que archisuperadas.

Con ese panorama, ¿el ideal ilustrado está "demodé"? el ideal de la "emancipación" de los pueblos, de la salida de sus "minorías de edad" no es ya deseable?

Es cierto que son otros tiempos y que lo que se presentaba como "razón ilustrada" era un concepto algo etnocéntrico; pero, en todo caso, habrá que revisarlo y adaptarlo a la sociedad intercultural en la que vivimos; pero la fragmentación en la que nos hallamos, al mismo tiempo de la "globalización" que nos engulle y uniformiza,por no hablar de la injusta distribución de los recursos, del despiadado orden social, de la crisis ecológica... exige, entiendo, proyectos cabales, propuestas vigorosas de pensamiento que proyecten luz sobre las todavía abundantes sombras.

"Ágora, dice Amenábar, es el planeta en donde tenemos que convivir todos" No entiendo que pueda ser de otra forma que la dialógica

Saludos

Merce (Filoabpuerto)

María dijo...

No la he visto, pero lo anoto en mi agenda mental para ir a verla.

Un beso, Pedro.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: anda, que lo de mi pizca de misógino...

SEDEMIUQSE: bueno, esperemos que algo sí...

SELMA: me alegro de que te gustara.

JAVIER: quizá ésa es la clave de la mirada por la que opta Amenábar: no es distanciarse por frialdad, sino opción estética. Lo abordaré.
Así somos, hasta que nos exterminemos...

FILOABPUERTO: no hay fronteras fijas en las etapas, en efecto. Pero cada época concibe las cosas según una forma predominante. El sistema, en efecto, cambia constantemente. Precisamente en estas entradas hablaré -como en otras de mi serie Pensar el mundo- de que la salida para la postmodernidad pasa sólo por revisitar el inicio de la modernidad, es decir: la ilustración. No el final, que condujo a un enfrentamiento mundial.
Y la salida es sólo la convivencia y la aceptación del otro. Esperemos que sepamos encontrar el camino.
Saludos.

MARÍA: espero tu comentario para cuando la veas. Un beso.

sedemiuqse dijo...

ahora tenemos otras "técnicas"
no mueren lapidados....pero si de hambre....el mayor interés es la producción a costa de lo que sea a costa de la vida. Fanatismos, razones....poder....en fin me voy del tema, pero creo que seguimos con las mismas ideas...
viendo una misma cosa cada uno la explicará a su modo, según su entendimiento o su visión, percepción, ideas, etc.....
y añadirá su imaginación e ideales. Entre países cuando hay guerra ninguno se ve como el agresor si no como el agredido......

Besitos y amor
je

Merche Pallarés dijo...

Una pizquita ¿no? como muchos de tu generación y más jóvenes (aunque no lo queraís admitir), mi querido. Pero, bueno, no vamos a extedernos más sobre este tema porque sería otro debate. Besotes, M.

Señor De la Vega dijo...

Mi apreciado Señor Ojeda,
¡Cuánta razón tiene sobre las opciones de lectura! la suya es la que sí remarca esa salida a la postmodernidad que menciona y por la que opta como caminante que razona, siendo Ágora una excusa tan buena como tantas otras a sus razones; no creo que así lo haga Amenábar que recupera una cinematográfica interpretación de la historia y la adapta a nuestro coyuntural momento subjetivamente, muy acertado pero en nada ultrapostmoderno.

No se crea que yo creo al creador...¿me cree usted a mí, a pesar que la mirada de mis 5 fueron en el 69? no olvide tampoco considerar que mucha de la instigación de la supuesta polémica, qué casual y conveniente, no viene de la mar ¿quizás de tierra adentro?.

Amenábar no solo maneja la narración fílmica. Para complacerlo como Zorro defenderé al chico, aunque usted lo hace de maravilla, y pensaba que si en verdad, es genio Alejandro, no nos necesite ni un poquito.
Este original creador, sabe elegir temas suculentos para sus obras, algo que parece fácil pero no lo es nada y busca los debates sociales o sino generarlos, para luego amenizar los propios de Amenábar.
Bastaría tan solo para reconocerle su mucho mérito, el lanzarse a un producción como Ágora que recoge un tema nunca tratado en el cine, para ensalzarlo.
Alejandría como faro intelectual, científico, comercial y religioso del mediterráneo.
La destrucción de la mayor biblioteca del mundo antiguo (aunque la calce forzada, es bueno su recuerdo cuando hoy se persigue revivir su hito, digi-googleando todo lo escrito).
Hypatia, una mujer que ya por su valor histórico y científico merecería la obra.
Y la convulsión de un norte de África, mucho más importante para la llamada Civilización Occidental de lo que se conoce, y que ha sido casi ignorada por los señores de Hollywood y de una Europa que ignora, qué presume y arrogante desprecia su raíz africana.
Tal ambición de Alejandro más que loable es asombrosa, conforme a lo que estamos acostumbrados por nuestra mini-industria del cine.
Amenábar ya le he dicho que no es tonto para nada y tanto a él, como a los que tienen algo que enseñarme, les admiro con orgullo (apúntese en el tanto).

No veo a Amenabar de perfil, sinceramente le deseo lo mejor de frente, se lo merece. Pero me acerco de reojo a sus películas, que descontando Tesis, y aún reconociendo en sus otros trabajos su talento o a sus actrices, a mí personalmente me aburren, eso es algo personal y espero que sea intransferible.
...CONTINÚA (emulando a Hypatia)...

Señor De la Vega dijo...

CONTINUACIÓN...
Sobre Ágora, no puedo juzgar con juicio de espectador, pero no tengo prejuicios sobre ella, como he dejado escrito, al contrario, la temática me gusta en todas sus facetas, ojalá sea entretenida y no me duerma, a falta de sangrantes tripas o de sugerentes tetas.
Pero de momento la prioridad de mi viejo módem 56k es que siga bajando el cine porno (ovejas viciosas y el priapismo de lobezno por la araña viuda negra).
Además que para gozar por completo de Ágora, debería verla en pantalla gigante y no en mi monitor de 10" blanco sobre verde, (prestado). Pero el precio es mucho para un Zorro que no maneja euros, no trabaja y vive en el secreto su película más neorrealista.
Aunque intentaré hackear una compra electrónica del boleto o entrar por la puerta de emergencia andando de espaldas entre sesiones, si es tan grande su empeño. (El ladrón de cuchufletas)

Sobre las pasiones, ¡Qué decirle!, me mantengo en lo dicho. No juzgaré todavía Ágora por lo que dicen los críticos o usted, pero sí, el cine previo de Amenábar.
El amor creíble, ya sea platónico, pasional o romántico, es difícil de construir en la pantalla, para mí, él nunca lo ha logrado y aunque lo ha intentado forzando sus recursos y actores, le falta un largo trecho.

Yo seré un personaje de romanticismo fácil, de pasiones liberado y cargado de cuernos (lo digo yo); para mayor inri suspenso en Ciencias y Letras (lo dice el ministerio)
Pero mis credenciales en el amor, son una laurea en Gaeta, Atenas, París, Bolonia y Salamanca! (lo dicen ellas)

Mi Señor Ojeda, no convierta mi halago tan pronto en oro, que Hypatia (alias la cónica) cayese enamorada de usted no sería imposible, (no es mucha su suerte, según apócrifos coptos con veracidad probada, por coco la mataron, asustaba a paganos y creyentes). -Señora Merche nada de misoginia, es que era una plasta de narices y hablaba por los codos-

Al Cesar o Don Pedro, lo que es del Cesar... y al Sr. de la Vega, lo veneraría la deslumbrante estrella Rachel Weisz si se cruzase por mi cueva. No se queje usted de mi generosa y científica jugada al repartir las cartas. La suerte ya está echada y soy muy Zorro.

Por eso entiendo Don Pedro, que me elija para un café. Usted queda en mi lista de los primeros, (después de ellas pues se adelantaron), si tal cosa imposible, un día futuro, acabada mi misión, poder pudiera.
Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Mi señora MERCHE, aunque solo sea por mencionar mi venerable apellido indirectamente, le comento:

No en defensa de Don Pedro, que sabe defenderse solo o guardar silencio.

Sino en defensa de Cervantes, un pobre lisiado muerto o de su también muerto Quijote.

Misógina es todavía la educación presente y que por milenios a querido ignorar a las mujeres (tan solo por serlo).
Ustedes mismas están impregnadas hasta la médula, no solo un poquito, echando tantas veces silencio sobre sus propias faldas por no ser pantalones.

La cosa siempre tuvo excepciones en mayor o menor grado, y con los siglos (demasiados) y muy localmente en el mundo está cambiando, sin grandes saltos de alegría y a base de perder el potencial completo del 51% de la humanidad y lo que ello aportaría.

Yo que amo como nadie la inteligencia cachonda, miro antes las tetas de la oradora que la oratoria. Luego me lamento (pero por no verla sin toga).
Al contrario de un hombre, me fijo en su palabra, en su tono y su talante. Sin fijarme en el culo (por ahora).

Como tengo testosterona dominante, asumo mi actitud salvaje.
Y lo compenso con una crítica asexuada del fondo del mensaje y de la forma. (¡qué aburrido!)

Romper tendencias, es tarea difícil y debería reconocerse el mérito, encuadrándolo en contexto.
Cervantes, no es un feminista de ahora. Pero no es estúpido y conoce la diferencia entre una Dulcinea y una Dorotea y muchos grises.
Y aunque no lo diga abiertamente, sabe que la discreción no se relaciona con el sexo, muy al contrario. Tampoco el riesgo o valentía lo circunscribe al macho (en su tiempo dado por supuesto en los hombres) y pondrá más ejemplos, como iremos viendo según nos acerquemos a Barcelona en la lectura del Q.

Debemos decir por otro lado, que frente a Cervantes, pocas mujeres como pocos hombres, literariamente hablando están a la altura, lo triste es, que perdiésemos en el Siglo de Oro, tantas Cervantas (por culpa de tanta misoginia de milenios).

Un abrazo unisex y Suyo, Z+-----

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

- Veremos la película de Amenábar, como la obra del hombre inteligente que es, y como el producto comercial en que la habrá convertido para que sea rentable. Y pensaremos en sus mensajes.
- No pidamos veracidad histórica ni una escrupulosa documentación. Para eso están los apócrifos coptos y libros, de los que tampoco habría que fiarse completamente.
De momento ya estamos dedicando un tiempo, antes de visionarla.

Saludos. Gelu

P.D.: Con su permiso para el Sr. de la Vega:
1.- Nunca imaginé que prefiriese que las mujeres fuesen mudas.
2.- No ha quedado nada bien -en un conquistador de su renombre- llamar coco a Hypatia.
3.- Lo del café con el Sr. Ojeda, se adelantaran o no ellas, debiera de ser siempre posterior. ¿Dónde dejó -un caballero como usted- aquello de las damas primero?.

Señor De la Vega dijo...

[Gelu]
Mi estimadísima Señora,
Le respondo, gracias a que la Acequia tantas veces se convierte en Ágora y Don Pedro, saca los puestos y las sillas.

1- Considerando que soy palabra y de las largas, prefiero y necesito el silencio de los otros, y finalmente aplausos; por eso jamás elegiré a las mancas.

2- Antes que conquistador, soy Justiciero, y si era fea requetefea, acepto el juicio copto aunque fuese una sabia.

3- Sí su argumento es excusa mi Señora Gelu, para colarse en la cola al Señor Ojeda con tristeza lo lamento, pero mis principios son FIFO.

Con esto la contesto, después de una larga sesión de vicodina y Doctor House.
Espero lo comprenda ;-)
Suyo con el mejor de mis cariños,
Z+-----

Señor De la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Señor De la Vega dijo...

NOTA: La vicodina, ciertamente hace estragos, publico comentarios donde no debo y releyendo observo que mi ortografía y precisión decrece por debajo de mi media.
Tengo que estar de acuerdo con el Ministerio en suspenderme, esta vez con creces.
Perdónenme todos, por el daño causado a sus ojos y su estómago.
Suyo, Z+-----

Anónimo dijo...

Buenos días, de nuevo profesor Ojeda:
Abusando de su amabilidad.
Para el Sr. de la Vega:
1.- Suelo aplaudir sus escritos, sin gestos de manos. Lo de "nunca elegiré a las mancas", no lo diga muy alto. Hasta quedo convencido otro galán, más moderno que usted, Sean Connery, en "Nunca digas nunca jamás".
2.- Debiera saber que los criterios de los otros en ciertos temas son muy discutibles. Lo que a uno le puede parecer precioso, a otro horrible y viceversa. Además, en ciertos comentarios, a estos respectos, suele darse lo del "zorro y las uvas".
3.- No me gusta adelantarme a nadie en las filas, pues tampoco permito que se me adelanten. Sus principios FIFO, los encuentro desfasados.
(He tenido que utilizar fila, y sustituir colar por adelantar, pues no me sonaba nada bien).
4.- - No veo series. El Dr. House reconozco que me gusta fisicamente. Sí, me parece muy atractivo.

Saludos. Gelu

P.D.: No abuse de la vicodina. ¿O se refería al Dr. House?.

Señor De la Vega dijo...

[Gelu]
Touché en todo. (Incluso supo con destreza manejar la cola y tratarla en su justa medida)
Usted, sin desmerecer su belleza, tiene ingenio de fábula.

Saludos y Suyo, Z+-----

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:
Con su permiso, para el coquetón Sr. de la Vega:

No me gustan los halagos, pero acepto los piropos cuando intentan regalar una flor.
Y en este caso, la recojo, y le aplaudo con las dos manos.

Saludos. Gelu

Merche Pallarés dijo...

Ya me perdí entre el coloquio del SR. DE LA VEGA y GELU. No puedo competir. Me ganan por K.O. Voy a releer lo que dice mi jovenzuelo (vuelvo enseguida). A ver, no he entendido ¡¿"echando silencio sobre nuestras propias faldas por no ser pantalones"?! ¿La famosa falacia española (porque es de este país, de ningun otro) que ¿tenemos envidia del pene? Esa siempre ha sido la tontería más grande que jamás haya escuchado. Pero entiendo que siempre haya existido un ligero misoginísmo en este país debido al peso de la Iglesia y su idea de que la mujer es el "pecado" y el "demonio" (con faldas, eso sí). Eso, mi querido jovenzuelo, queda grabado en el subconsciente durante siglos. A sus pies, M.

Señor De la Vega dijo...

[Merche Pallarés]
Mi querida Señora, a pesar de mantener todo lo dicho en mi comentario, es interesante su lectura de lo que yo escribo. ¿Será que además de mi ortografía, tan mal me explico?
Pero sin dudarlo asumo todas mis culpas, por lo escrito y por misógino (en el grado que usted quiera).
Más allá de eso, cada cual que aguante su palo. Hombres y mujeres.

Pero me alegro Doña Merche de su visión del problema como endemismo español y lo desearía por el bien del resto del mundo, al menos así tendríamos cercado al misógino en nuestra piel de toro. [Cuanto me temo que no sea así.]

No puedo adjudicarme en su lectura, esa extrapolación que usted hace sobre que "la mujer tenga envidia del pene". Primero, porque al no ser mujer no puedo saberlo y si no lo sé, no lo diría y yo como hombre solo tengo envidia de los penes más grandes, (al poseer entre mis piernas micropene).
Decir que esa frase es una famosa falacia española, pues yo desconocía nuestra autoría (pero defendiendo tantas falacias en España, una más poco importa), pero una vez mencionada por usted, la relaciono con el psicoanálisis froidiano (Froid era Checo), en lo que se describe como la etapa fálica de las niñas donde según esta disciplina, surge la envidia del pene. También el Señor Gustav Jung (Suizo), aporta en esta etapa el Complejo de Electra. Si son tonterías según usted, está en su derecho. Yo no soy Woody Allen (por desgracia) y de los psicoanalistas y psicólogos, me mantengo a distancia y no juzgaré lo que al mundo aporten de provecho. (En realidad no voy, porque me considero loco de remate y desahuciado)

Que los españoles hayamos adoptado (malamente) el psicoanálisis froidiano u otros, lo veo muy elevado, quizás con mejor suerte eso lo hacen los hermanos argentinos.

En cuando a mi educación misogina ya le he contado, la llevo como puedo, y con sus augurios me queda para más siglos, mi personaje apenas en 10 años, ya cumple el primero, pues fue parido en 1919, también nació muy macho como Zorro, más ambiguo como De la Vega y como Jesús un total castrado; solo ideal situación, si alguna mujer le contrata para cuidar la alcoba como eunuco y así no envidiar su pene ;-)
Un beso mi Señora Merche, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

Mi SEÑOR DE LA VEGA, vuesa merced es muy erudito y, yo no le llego ni al talón de su zapato. Admito que no tenía ni idea que Freud o Jung ya lo habían dicho (lo del pene) porque ese dicho solo lo había oido aquí. No me extraña que en Argentina o México (paises muy machos) tambien circule esa, para mi, falacia y tonteria. Para su consuelo, le diré que yo tambien estoy loca de remate y jamás he visitado un psicólogo. A sus pies, M.

Silvia_D dijo...

Jajajaja en fin... (...)

Besos, Pedro ;D