martes, 9 de junio de 2009

El peral sabio, a la espera.


En estos días, miles de jóvenes españoles realizan las Pruebas de Acceso a la Universidad, unas pruebas selectivas que decidirán sus futuros estudios universitarios. La mayor parte de ellos las superarán con éxito.

La Universidad con la que se encontrarán el próximo curso se enfrenta a uno de los cambios más importantes de su historia reciente: la transición hacia el Espacio Europeo de Educación Superior. No todos escogerán titulaciones adaptadas a este Espacio y las metodologías docentes que implica, porque aun son minoría los Grados aprobados con respecto a las viejas Licenciaturas y Diplomaturas. Ya hemos debatido aquí sobre este aspecto. En varias ocasiones he dejado clara mi idea de que la Universidad española necesitaba una profunda modificación y que casi todas las reformas que yo estimaba oportunas se encuentran contempladas en los acuerdos de Bolonia y las normas que los regulaban a nivel general. Pero también he dejado claro que buena parte de esta transición no se ha hecho, a mi juicio, de la forma más correcta posible y que, en buena medida, los alumnos que comiencen el próximo curso estudios adaptados al EEES sufrirán de algunas carencias que deberían haberse previsto puesto que ha habido tiempo suficiente para ello y se enfrentarán con una serie de problemas que parten de ciertos desajustes del modelo teórico con la realidad social española y de nuestros campus universitarios. Pero no es el momento ahora de volver sobre esta cuestión. Las nuevas titulaciones que hayan hecho bien los deberes saldrán extraordinariamente beneficiadas, frente a las que partan con algunas de estas carencias no resueltas de forma eficaz. El problema es que, en este primer año de aplicación del modelo, nuestros alumnos, a la hora de matricularse, deberán moverse más por intuición e inercias que por datos de resultados. En estos casos se corre el riesgo de que una publicidad atractiva pese más que la realidad.

En estos días, en miles de hogares españoles se viven los nervios ante los exámenes selectivos de estos jóvenes. No tanto por la dificultad para superarlos, sino como por asegurarse una nota que permita estudiar la titulación querida en el centro elegido.

Ortega, al hablar de la Universidad manejaba el concepto de misión, hoy hablamos de función, un concepto menos altisonante y más moderno. Pues bien, una de las funciones que tenemos en la Universidad pública española es la de no decepcionar las expectativas de estos jóvenes que van a ingresar en las aulas el próximo curso, formarlos de la mejor manera posible y facilitar su crecimiento intelectual y profesional.

Los más viejos seguidores de La Acequia sabéis que uno de sus símbolos es un peral que sobrevive casi ahogado por el asfalto en el aparcamiento de la Facultad en la que doy clase. Este año ha sufrido una poda excesiva y apenas tiene unas pocas ramas. Espero que la intervención no le impida dar buenos frutos y que estos jóvenes de ahora puedan verlos. La Universidad siempre debe alentar la esperanza porque en ella confía lo mejor que una sociedad tiene para encarar el futuro: su juventud.

44 comentarios:

Hernando dijo...

Yo he tenido en la vida escolar (aprendizaje) dos tipos de profesores una, con una implicación total y ganas de hacer bien las cosas, éste es tu caso y el otro tipo es el profesor que gana una plaza y cumple. Digo esto por la hermosa metáfora real del peral que me lo he leído todo y el simil con la enseñanza que haces.
Me has hecho recordar que por estas fechas era cuando el director del colegio nos reunía a todos y empezaba." En septiembre enpezaisteis a sembrar y habeis tenido nueve meses para hacer bien la siembra, escardar, segar trillar..etc ahora es el momento de recoger los frutos, quiénes hayan puesto empeño, entusiasmo, trabajo y codos tendrán muy buena cosecha..etc......

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Pedro, si te soy sincera no estoy muy puesta en el tema de Bolonia; sé gracias a la lectura de tu blog que la Universidad debe sufrir ciertos cambios para adaptarse a las Universidades Europeas, pero ya se sabe que todo cambio conlelva un periodo de adaptación que algunas veces puede resultar largo y pesado (esperemos que no sea el caso de nuestro país). Pero también veo que aparte de que los jóvenes estén nerviosos porque deban sacar una nota u otra para acceder a la universidad, también creo que están muy desanimados (no sé si es la palabra exacta) por el panorama laboral que se les presenta en el futuro. Ellos ven que se esfuerzan estudiando ¿para qué? si no hay suficientes puestos de trabajo...
Es un tema complicado; desde aquí mi apoyo a los estudiantes y sobre todo a los docentes porque el año que viene será duro.
Un besote, muackkksss.

pablo miguel simón dijo...

Aún recuerdo mi selectividad, año 78: tan sólo el 46 por ciento de aprobados y "numerus clausus" en casi todas las carreras. La puñeta de la pirámide demográfica y haber nacido en la mismísima barriga provocó una situación muy distinta a la de hoy. No sé, sin embargo, si los alumnos de hoy sacarían un 90 por ciento de aprobados en una prueba como aquélla, tal vez el 46 por ciento fuera una marca difícil de igualar.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Espero que los chicos acierten con su elección. NO se sabe cual carrera resulta mejor hoy en día. Así que lo mejor que puedan hacer es estudiar lo que más les gusta. Un abrazo.

elena clásica dijo...

Es un privilegio grande asistir a la Universidad, qué responsabilidad trasnsmitir a estos estudiantes la pasión por la asignatura que uno imparte. Qué suerte van a tener los que estudien contigo, pues la pasión con la que adornas tus conocimientos es palpable. La pasión por la enseñanza es lo que calará hondo en cualquier estudiante, así lo entiendo y así lo he vivido.

La metáfora del peral es bellísima, aunque me ha producido mucha tristeza imaginármelo tan débil. Cuídalo un poquito, con bellas palabras florecerá.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Os deseo a los que vais a experimentar de cerca el cambio, lo mejor... soy muy escéptico a los cambios, máxime cuando se hacen más por seguidismo y sin dinero...
Sin entrar en contradicción con lo que comentas, creo que la Universidad no debe de perder nunca:
ni el concepto de su Misión, es decir el papel para la que fue creada, ni el concepto de Visión, es decir lo que realmente quiere y por supuesto sus Valores, sus puntos fuertes, que sin duda vencerán sus debilidades...

Pero mucho me temo que en este país en el que vivimos se cree todavía que los duros valen tres pesetas...

Saludos amigo y suerte...

Pd: la foto genial..como me ha gustado la macro...

Anónimo dijo...

He entrado en tu blog y he leido tu comentario. Me gustaría saber, puesto que estoy examinándome de selectividad, que cambios y que ventajas voy a tener en mis próximos estudios. Quiero empezar Filología Hispánica el próximo curso, me encantaría llegar a ser profesora de Literatura. Muchas gracias anticipadas. Un saludo Carla.

María dijo...

Asi es Pedro, estos días lo tienen algo complicadillo los jóvenes con lo de la dificil prueba de la selectividad.

Un beso.

Silvi (reikijai) dijo...

Son los menos que tienen claro que carrera seguir…. el asunto es complejo. Donde se pone todo en la balanza…. Expectativas… consejos de los padres, amigos, profesores. determinadas tendencias, modas; la inserción laboral y las oportunidades. Lo económico juega un papel preponderante…la oferta académica es amplia y la información en muchos casos es poco clara. “vocación” -derivado del latín “vocatio”- alude a una llamada o invitación. Muchos se dejen llevar por la fantasía…pensando convertir en real aquello que ha idealizado en su mente. La ilusión y la motivación son fuerzas poderosas; la elección de una carrera requiere, de autoconocimiento, información, análisis objetivo y mucha cavilación. Soy mama de estudiantes Universitarios… siguen carreras tradicionales, “Farmacia y Bioquímica”,”Medicina”… A no desanimarse… siempre se tiene otra posibilidad. Besitos. Silvi.

Señor De la Vega dijo...

Nos hacen creer a lo largo de la vida, que unas horas lo deciden todo, unos exámenes, una experiencia, un encuentro, un desencuentro, un accidente, una carrera universitaria, un trabajo, una mirada... no hay tiempo de descanso, de parada, de escucharnos o de ser escuchados.
Lo creemos, porque frente a nuestros ojos nos estrechan la mirada podando nuestras ramas, todo es competencia, todo aprendizaje o pérdida, todo suma o resta y crecemos como castillo de lego con las piezas dadas, formando figuras reconocibles, pero que quizás no representen lo que somos y así esperamos demasiado por peras que nunca llegan, porque eramos manzano.
Suyo, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

El tronco del peral parece muy sólido, seguro que dará buenos frutos. Me ha encantado volver a verlo (perdona por haberlo confundido con un ciruelo). Deseo suerte a todos los jóvenes que estén pasando por la selectividad y a vosotros, los profes. Que los dioses os iluminen para el próximo curso "bolonio". Besotes, M.

eva- lazarzamora dijo...

Es casi inevitale que paguen el pato los primeros que veràn la aplicaciôn de la reforma.
Tras cada una de ellas (y no sé tù pero en 18 años de docencia hemos visto pasar ya unas cuantas) siempre ocurre exactamente igual.
Pero, estos alumnos y el sistema siempre se las arregla para ir tirando de una manera u otra, y si bien a los primeros les/nos cuesta adaptarnos, no sé por qué arte de magia, siempre logran estos pioneros de las reformas abrir la brecha a las futuras generaciones...hasta la siguiente reforma.
Un abrazo.

BRGS dijo...

Este año estoy viviendo casi en primera persona el proceso de selectividad, los agobios e ilusiones de mi hija Maria me estan haciendo recordar mi olvidado examen...hace ya tanto tiempo.

Creo que les ha caido en literatura en Burgos la generacion del 27..y por esas curiosidades de la vida a mi me toco tambien hablar sobre Lorca, Guillen, Diego, Salinas..

Curiosamente, como he dicho, mi hija esta viviendo estos dias con una excitante mezcla de nervios e ilusion, ilusion por llegar a LA UNIVERSIDAD (con mayusculas)....yo solo espero que la Universidad no sea una decepcion para ella.

Salud

Aldabra dijo...

Da vértigo pensar en el futuro un tanto oscuro que tienen nuestros jóvenes, claro que leyéndote se percibe un pequeño toque de optimismo que mantiene viva la esperanza. Tus alumnos tendrán suerte, te lo he dicho muchas veces porque eres uno de esos profesores que se recuerdan toda la vida. Yo he sido afortunada porque tuve una profesora de literatura en Bachiller, excepcional. Jamás me olvidaré de ella.

Me encanta la metáfora del peral y ese pedazo de foto.

biquiños, y a seguir luchando.

Gabiprog dijo...

Esperemos que de las podas surja lo mejor. Buenas sombras y mejores frutos.

:)

pancho dijo...

En casa parece que todos estamos haciendo la selectividad con él. Todo gira alrededor de los dichosos exámenes. En tres días tienen que demostrar, cuál Leonardos, su sapiencia en todas las ramas del saber: desde Matemáticas a Lengua y Literatura o desde Química a Lengua inglesa. Una barbaridad, vamos. De jóvenes debíamos saber más cosas que ahora, que sólo sabemos algo de una.

En Lengua y Literatura les pusieron algo muy actual para los lectores de La Acequia: Generación del 98 y Modernismo, así todo junto, como a ti te gusta.

Vigoroso y con poderío nos muestras al viejo peral en esta toma arriesgada.

blogochentaburgos dijo...

Perales, olmos, chopos y álamos: Árboles que han cantado poetas con primor y sabiduría lirerario poética

Señor De la Vega dijo...

Jajaja, muy bueno Pancho, espero que apruebe su hijo con buena nota.
Supongo que la pregunta de Lengua y Literatura, si él fuese también seguidor de la caudalosa Acequia, se la hubiese en parte liquidado respondiendo:

["La Generación del 98 no existe" -fuente: La acequia 2009-, Centrémonos sobre el Modernismo y no sigamos el juego cultural, al fascismo del Glorioso Movimiento Nacional, porque ya cambiamos de siglo, también cambiemos manual...]

Seguro que la nota con ese encabezado sería extrema. (Claro depende en las manos que cayera ¿50%/50%?).
Lo dicho suerte y de la buena,
Suyo, Z+-----

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

HERNANDO: Gracias por tus palabras. Yo también he tenido esos dos tipos de profesores de los que hablas. La mayoría eran del segundo tipo.
Sembremos.

DESPLAZADOS: excepto épocas muy concretas, el panorama laboral nunca ha sido muy halagüeño. El que esté mejor formado tendrá más posibilidades, pero no olvidemos que ahora la formación debe ser continua y variada: no basta con un título. Besos.

MIGUEL: bueno, como casi soy quinto tuyo, yo recuerdo un mayor número de aprobados y pocas carreras con numerus clausus, puesto que se tendía a masificarlas sin ningún sentido. Podría contarte cómo en el aula de primero había zonas desde las que no se veía el encerado...
Y de mi Selectividad recuerdo lo prescindible que me pareció todo aquello.

FERNANDO: esa es la mejor recomendación, siempre.

ELENA: gracias por tus palabras. La Universidad ha perdido mucho de su prestigio, debemos esforzarnos porque lo recupere.

MANUEL: sin embargo, el concepto de Misión debe partir siempre de cumplir una función pública, porque nuestro sueldo nos lo paga la sociedad. Y sí, muchos creen que hay duros a tres pesetas, tienes razón...

CARLA: como veo que tienes elegida tu carrera, sigue adelante con Filología Hispánica. Cuando en tu Universidad pongan el grado que la sustituya tendrás más criterio para elegir si sigues en ella (como sabes, cuando te matriculas en una carrera adquieres el derecho de poder terminarla) o aprovechas las pasarelas a la nueva comparando los dos sistemas que te habilitarán, por igual, para tu objetivo profesional. Si tienes más dudas, estaré encantado de resolverlas. Suerte en la Selectividad (veo que la tenías bien preparada si puedes leer la Acequia estos días) y me alegro de que hayas elegido ser profesora de Literatura.

MARÍA: saldrán bien los que se lo hayan tomado en serio, seguro. Un beso.

SILVI: a veces la elección, tienes razón, viene por descarte más que por vocación. Y los que se dejan llevar demasiado por la fantasía suelen decepcionarse pronto. Difícil, en efecto. Besos.

SEÑOR DE LA VEGA: en efecto. Seamos libres en la elección y libres al aceptar nuestras equivocaciones. Procuremos dar las frutas correctas o nos amargaremos toda la vida.

MERCHE: esperemos acertar todos. Besos.

EVA: Todas las reformas acarrean estas cosas, en efecto. Más ésta, que es tan profunda. Ojala las cosas salgan bien por el bien hacer, no por la inercia. Un abrazo.

BRGS: pues mucho ánimo en casa. Espero que al menos conserve algunas mayúsculas...

ALDABRA: siempre hay esperanza. Qué sería de nosotros sin ella... Besos.

GABIPROG: esperemos que lo fortalezcan...

PANCHO: ¡qué sensación ésa! Es como si nos examináramos todos.
Y ya sabes que el problema no es la pregunta, sino la respuesta....

BLOGOCHENTA: y que seguirán cantando.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SR. DE LA VEGA: En efecto, querido amigo, en efecto. No sé si el 50%, demasiado optimista lo veo hoy.

Fernando Portillo dijo...

Es imposible que a la hija de BRGS le haya podido caer la Generación del 27 en el examen de Selectividad. Semejante cosa sencillamente no existe.

Fernando Portillo dijo...

Y mientras todas estas cosas acontecen, los Seminarios vacios. ¡Señor, Señor! No habrá suficiente sitio en el Infierno para quemar a tanto impío.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido FERNANDO: pues hete aquí que la Generación del 27 no existió como generación, pero como era un club de amigos pueden llamarse como quieran, admitir a los que les dé la gana y cerrar la puerta: por eso todos los que están en la Generación del 27 son vanguardistas pero no todos los vanguardistas están en la Generación del 27. Es que eran muy suyos: fíjate que hasta fueron a mear a la fachada de la Real Academia y luego, alguno de los que lo hicieron llegaron a presidirla... Eso sí, para explicarlos correctamente, hay que hablar de la Vanguardia, por supuesto.
En cuanto a los de los Seminarios, vaya usted a saber: ya no sirven ni para especulación urbanística.
Acabaremos todos condenados, ya lo verás. Bueno, los que aun no lo estéis.

Jan Puerta dijo...

Entre el saber y el enseñar siempre se debería de tener en cuenta el seguir aprendiendo. No hay que olvidar que los que vienen detrás cada vez están más preparados para la época actual. Otra cosa es que usen sus conocimientos aprendidos para tal fin.
Un abrazo

§♫*€lisa*♫§ dijo...

ese peral ha pasado por muchas podas y muchas estaciones rigurosas...de seguro sus raíces le mantienen firme y de su savia se prodigaran excelsos frutos:=)

muakis de sol profe
que tenga una semana redondita

Canal Parlament dijo...

Mando esto para engrosar el tema sobre educacion.

Compareixença d'Inger Enkvist, professora de pedagogia de la Universitat de Lund, amb relació al Projecte de llei d'educació en Canal Parlament de Catalunya

Selma dijo...

" En primavera bien avanzada florece, pero no de forma espectacular, a la manera de los almendros o los cerezos sino más bien tímida y a empujones, como pidiendo perdón por esa belleza circunstancial." Eso decías del peral, de tu peral.. Esperemos que todo y la poda, la que sea , este peral y lo que representa ofrezca sus frutos...

Un beso de color rosa, como sus flores.. las acabo de ver en las Entradas que le dedicas...

Hernando dijo...

Bueno, bueno, pero la generación de 27 sí supieron escribir el nombre de Góngora en la pared de la Academia con vaho y todo, de hecho es el primer acto vanguardista de nuestros escritores, después de una noche, fría y con bastante alcohol, llenas las vejigas, debieron dibujar el nombre de Góngora, raudo, brillante y con letras góticas doradas.

Cornelivs dijo...

Asi es, y en mi opinion asi debe de ser.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAN: seguir aprendiendo es una necesidad personal. Ahora también profesional. Buen apunte.

ELISA: esperemos que así sea.

CANAL: mil gracias, Miguel. Recomiendo verlo con calma.

SELMA: no sé yo si este año tendremos peras: la poda ha sido brutal. Besos, de todos los colores.

HERNANDO: eso sí. Además, se lo podían permitir y se lo permitieron.

CORNELIVS: de acuerdo.

JESUS y ENCARNA dijo...

Hombre....Aqui has hecho una disertaciuon de lo que puede ocurrir, o biene, tu experiencia lo avala.
Por lo menos que salgan podadores titulados, porque lo del Peral es una verdadera lastina.
Saludos Cordiales.
Jesus

BIPOLAR dijo...

Pues yo estoy venga a darle vueltas a la tortilla y no acabo de ver si está bien batido el huevo. ¿Qué recomienda usted?

En otro orden de cosas, creo que HOY EN DÍA sólo haría una única prueba de selectividad, consistente en un comentario de texto (por supuesto, algo elaborado), para determinar el nivel de comprensión y síntesis, creo que es una carencia desafortunada.

BIPOLAR dijo...

por cierto, el peral, con todo esto del EEES se ha quedado de piedra.

Anónimo dijo...

Gracias por tu información y tus buenos deseos. Te tomo la palabra y si tengo alguna duda te pregunto. Un saludo Carla.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JESÚS: en efecto, al menos que salgan buenos podadores... Saludos.

BIPOLAR: paciencia para cuajarlo... y buenos ingredientes, claro, si no, como si nada... Pobre peral mío.

CARLA: de nada, tenías muy clara tu decisión. Ya me contarás qué tal te ha ido en la Selectividad y qué has hecho finalmente.

impersonem dijo...

Con tal de que no planten un olmo al que después le pidan peras...

Sobre la selectividad tengo una opinión que prefiero callarme...

En cuanto al Plan Bolonia, ya veremos cuáles son las pretensiones reales de su implantación...aunque te diré Pedro que cuantos más datos tengo sobre dicho plan menos me gusta. Tiempo al tiempo...

Abrazos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Si que estan los nervios a flor de piel!!..
Ojla etsos chicos tengan mucha suerte..
La cuestión es estudiar y elegir bien.. elegir lo que te gusta.. lo que quieres ser..
Te dejo abrazos..

Juan Luis G. dijo...

Después de años de renegar de mis tiempos de estudiante, ahora echo de menos e incluso envidio a esos estudiantes que ahora están cargados de ilusiones.

BIPOLAR dijo...

PEDROOOOOOO que te he hecho una pregunta concreta y estás en la estratosfera....

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

IMPERSONEM: ay, no des ideas... Lo malo de lo que se acusa a Bolonia, ya estaba aquí desde hace más de una década, aunque no fuera noticia ni nadie hiciera manifiestaciones. Al menos, el nuevo formato permite hacer correcciones: pero para ello, todos debemos implicarnos, no sólo los universitarios. ¿Podremos?

PIER: esa es siempre la opción correcta.

JUAN LUIS: en el fondo, nunca se vive mejor que cuando todo el mundo está por descubrir.

BIPOLAR: es que me hablas en clave y no me entero... ¿Pero no lo tenías decidido? Hablamos mejor, que estos consejos hay que darlos con calma.

Loc@ dijo...

Me ha gustado el comentario del "señor de la vega", lo de la importancia transcendental que se le da/le damos a la elección, como si no dispusiéramos de más alternativas, siempre en las puertas del infierno, comidos por los miedos. Un abrazo, muchos abrazos. PAQUITA

Daniel Martín dijo...

Ningún estudio estadístico internacional coloca una universidad española entre las cien mejores del mundo. Algunos ni siquiera entre las primeras doscientas. Y aquí llegan los Premios Príncipe de Asturias, en ocasiones erráticos, a veces sugerentes, la mayoría reveladores, y otorgan el galardón en Comunicaciones y Humanidades a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

LOC@: El Sr. de la Vega siempre usa el sentido común, que no abunda por ahí. Abrazos.

DANIEL/MIGUEL: pues coincido.

Parlamento de Cataluña dijo...

La señora Inger Enkvist estuvo hace ya algunos meses en el Parlamento de Cataluña, invitada por la Comisión de Educación. De cuantas personas comparecieron ante los miembros de dicha Comisión, ella fue sin duda la única que arrojó una luz externa, no contaminada, sobre el proyecto de ley de educación que sus señorías tenían entonces entre manos. Y es que Enkvist, como su nombre indica, no es de aquí. Nació en Suecia, en el reino de la socialdemocracia. Lo que no significa, claro, que sea socialdemócrata; basta escuchar lo que dice o leer lo que escribe para convencerse de ello. Pero, aun sin ser socialdemócrata, o precisamente por este motivo, Enkvist conoce a la perfección los resultados que las políticas educativas de los distintos gobiernos socialdemócratas han producido en su país. Y ese conocimiento, por lo demás, lo ha completado con el estudio de otros sistemas de enseñanza, entre los que se encuentra el español.