martes, 28 de abril de 2009

Lo cotidiano


Uno se levanta de la cama, desayuna, sale a la calle, trabaja, toma un café con los amigos, sueña proyectos, come, vuelve al trabajo, regresa a casa quizá tras tomar una cerveza, cena mientras ve el informativo de la cadena de televisión que menos le incomoda, vaguea por la casa mientras recoge un poco, se lava los dientes y se va a la cama. Es la vida, hasta que se acaba. En el fondo es afortunado: hay lugares en los que se vive peor. ¿Imaginó revoluciones o las hizo? Quién sabe, los años pasan.

43 comentarios:

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

La rutina a veces puede cansarnos, pero si miramos hacia atrás siempre veremos a personas que están mucho peor que nosotros y que no pueden hacer todo lo que nosotros consideramos rutinario; para no poder, no pueden ni irse a la cama ya que su lecho es simplemente una caja de cartón mal colocada en cualquier cajero automático de una sucursal bancaria.
Un besote, Pedro.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

en los detalles descanza la diferencia...

un abracito de sol otoñal profe

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:
Uno/a:
Todo lo que ha descrito en su entrada, es yendo las cosas bien y gozando de salud.
Paso del tiempo, y nos encontramos con: Años+soledad.
A partir de aquí, descontando.

Saludos. Gelu

REIKIJAI dijo...

Pedro...hago casi lo mismo,solo que no miro noticieros;la t.v.no es mi fuerte,ni tomo cerveza.Te soy sincera,mis días son todos diferentes...Cuidate.Buena foto. Besitos.

Nome Andrés dijo...

Y mientras se vaya por ese caminito de todos los días es que las cosas van bien. El problema es cuando un día el desayuno ya no es el de todas las mañanas, o la actividad diaria no se pueda mantener, o los proyectos ya sólo sean recuerdos. Hoy me voy a lavar los dientes con más ímpetu que nunca: y que pueda seguir haciéndolo.
Un abrazo

pablo miguel simón dijo...

Hoy ha habido un agradable salto en la rutina que lamentablemente ha pasado muy rápido. Gracias por ese placer.

elena clásica dijo...

El poético final me entusiasmó. La afirmación que niega, bueno...
tocando el alma, ¿eh?
Un saludito.

Myr dijo...

Sin ducharse?

Aldabra dijo...

¡cuanto nos has contado en 8 líneas!

eso mismo pienso yo siempre, más de un tiempo a esta parte: "hay lugares en los que se vive peor"...

nunca hice revoluciones pero sí que las imaginé... y hablo en pasado porque la época de las revoluciones ya se acabó... eso creo.

bicos,

moderato_Dos_josef dijo...

ciertamente vivimos cómodamente. ¿Hubo otras épocas? No. Depende de donde nazcaas y el status que tengas. Nosotros tuvimos suerte de nacer en España en esta época, si hubiera sido en la guerra...otro gallo habría cantado seguramente. Un abrazo!

Myr dijo...

Pues.... nada mejor que romper la rutina con una buena ducha!

Y además, debo decirte en honor a la verdad, que en las últimas fotos te siento muy azul. Eso me gusta!

Besos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

la rutina maldita rutina...a veces rezo para no caer en el idem diario...como me gusta lo imprevisto... al menos entretiene. saludos

Cornelivs dijo...

Perfectamente entendido y comprendido, amigo Pedro.

Un abrazo.

MAMEN... dijo...

Hagamos de la vida un sitio muy hermoso donde cobijarnos¡¡;)

UN BESOO ENORMEEE GUAPOOO¡¡¡

São dijo...

Custou a abrir esta caixa de comentários...

Parabéns pela aventura Quixote, que cumpriu um ano.

E , sim, a vida é quase só repetição.

Besos, meu Pedro.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Si nos quitarían nuestra rutina habitual, estaríamos en muchos casos perdidos. Un abrazo.

Camille Stein dijo...

quizá la verdadera revolución resida en saber afrontar lo cotidiano

un abrazo

María dijo...

La vida es un círculo de monotonía en el que siempre se acaba haciendo lo mismo... rutina en la vida diaria, y cuando estas de vacaciones, al final, los últimos días, terminas haciendo siempre lo mismo.

Pero si lo miramos por el otro lado de la cara... lo peor de todo, es cuando no puedes ir al trabajo porque no lo tienes, ni tampoco puedes tomar esa cerveza, ni puedes irte de vacaciones...

Un beso.

marga dijo...

La misma rutina que nos ata las alas, nos sujeta los piés al suelo, para bien y para mal.
He observado en gentes a las que amé, como cuando el momento de aprender termina y acaba incluso el de recordar, la rutina nos ata la vida. Perder su ritmo supone perder el reloj exterior y entonces todo parece sumirse en una niebla blanca y desconcertante que nos desorienta y nos asusta.

Paula Daiana dijo...

Esa es la rutina cotidiana que a veces hace que todo se nos vuelva costumbre y eso es justamente lo peligroso... lo lindo de esta vida es dejarnos sorprender y no perder nunca la capacidad de asombro.
Besos
Pau

Jan Puerta dijo...

Lo cotidiano es tan intenso que todo lo demás dejaría de tener importancia si no fuese por nuestra curiosidad innata.
Un fuerte abrazo

PIER BIONNIVELLS dijo...

Es la rutina diaria!!
Lo normal..
Hee.
Que estes bien. Un abrazo.

BIPOLAR dijo...

Me trae de cabeza la carretilla apoyada sobre la pared. ¿Por qué está ahí, tan bien colocada, con un fondo limpio y perfecto? Está fuera de contexto

Fernando Portillo dijo...

Una vez imaginé una revolución mientras me cepillaba los dientes por la noche antes de ir a la cama. Y era tan sangrienta que me puse a llorar; tanto que, al final, pude enjuagarme los dientes con mis propias lágrimas sin necesidad de abrir el grifo. Fue una revolución bastante ecológica al fin y al cabo.

kathyconectadosconelalma dijo...

La rutina..los años pasan y sigue la rutina...no sería mejor dejarla de lado y empezar a ser otro tipo de rutina,rutina al fin y al cabo, abrazos.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Pedro, se me antoja un tanto desgraciado, aquel que no tiene mas que pura rutina en su vida y ni siquiera un apice de inquietud por el mundo que le rodea.
No obstante, se, por verlo y palparlo que hay almas tan planas que se adaptan a la rutina y son capaces de ser felices en la simpleza.
Tambien quiero decirte que las inquietudes impuestas o tradicionales,a mi parecer, no son del todo virtuosas, hay algo mas en este dia a dia, no acabo de conformarme con ser una hormiga , en todo caso una hormiga con alas.
La carretilla esta como el Pais, parada...Alguien tendra que tirar de ella o nos vamos todos al monte , como las cabras....
Abrazos cordiales.
Jesus

Hernando dijo...

Hablamos mal de la rutina, pero probablemente en eso consiste la vida. Cuando viajamos rompemos la rutina, es fantástico, pero al mismo tiempo estamos creando otra rutina, que hace, que muchas veces tengamos ganas de volver a casa y seguir con la rutina de siempre. Es posible que la vida sea un conjunto de rutinas que nosotros vayamos acumulando según el gusto de cada uno.

XuanRata dijo...

Y las cajas se van apilando unas encima de otras, o debajo, y cada día cuesta más transportarlas, ¡y eso que están vacías! Son malos tiempos, como todos, pues tener cajas que llevar se ha convertido en privilegio. Hubo una época que la revolución era oficio de repartidor. Ahora la revolución es abandonar la pila en una esquina y enseñar a los brazos oficios nuevos.

Gabiprog dijo...

La rutina aletarga la memoria y adormece los sueños.

PILAR dijo...

Si me gusta la acequia es porque cuando la lea siento identificación plena, evidentemente yo no lo he escrito, pero es como si lo hubiera hecho.
Pedro, piensas cosas que yo también pienso y las escribes como yo no sé hacerlas.
Un beso.

impersonem dijo...

Y todo es posible de hoy a mañana; pues todos los posibles también "se acuestan y se levantan".

Y cierto es que "los años pasan", y las obras quedan y lo hecho hecho está; "y los años pasan" y quedan cosas por hacer. ¿Somos afortunados por poder administrar rutinas sin sobresaltos?...sin duda, hay lugares en los que hay que improvisar huidas a cada instante.

Abrazos.

SAUVIGNONA dijo...

yo soy muy ruttinaria muchas veces me canso de ello....pero otras veces me doy cuenta que no puedo vivir sin ella..somos criaturas de acostumbrarnos a las cosas....o por lo menos yo soy asi.... o como sea...cada uno es un mundo...
besines mi pedro y linda relexion!

Silvia_D dijo...

Me acuerdo de la canción esa que decía... hoy, igual que ayer, todos los días lo mismoooo lalalala

Sí, pero con alegría!! me quiero morir "jartica de tó"!!!

Besazos, corazón

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Aplastante. Es tan mortífera la bala que ni siquiera he podido toser.

Un abrazote
MArian

Selma dijo...

Sí Pedro, miremos las cosas por este lado, somos afortunados los que tenemos la posibilidad de vivir de manera rutinaria... todo y que ansiamos siempre que se rompa...pero podría romperse con estrépito.. y eso no...

Un beso, sin ruptura...

Anónimo dijo...

Con esa vida, las revoluciones solo las puedes imaginar. Un beso Isabel.

gaia56 dijo...

Y esa tregua de la vida cotidiana compartida hay quién dice que se acerca a la felicidad

Anónimo dijo...

Debiera haber algo más, ¿no?
Te acabo de ver en el programa de "Voces del extremo"
Será un lujo verte por aquí.
Un abrazo.
Concha.

Antón de Muros dijo...

¡Qué lujo!: "toma un café con los amigos"

Siempre se puede estar peor ;-)

Un abrazo.

Antón.

Antònia P. dijo...

Pedro, los años pasan y los antiguos revolucionarios nos acomodamos. Sin embargo siempre hay por ahí alguna revolución que vuelve a acelerar la sangre en nuestras venas.
Un abrazo.

Mafi dijo...

Pues a mi lo cotidiano me encanta, lástima que también se agota, como todo ;)

Nacho Carreras dijo...

Las pequeñas cosas, son los detalles que marcan las diferencias.
Saludos.

jg riobò dijo...

Un suspiro que merece la pena.
Cuanto más reiterativo mejor, tienes tiempo para volar.