domingo, 22 de marzo de 2009

Lo que nos ata


-La vida es una sucesión de eslabones que no conducen a más sitio que la cadena que nos exhibe, viejo amigo. Hace tiempo que tengo comprobado que romper una cadena nos lleva a otra, aunque nos parezca mejor y más liviana porque se ajusta con el nuevo sentido que nos hemos dado. Y romperlas todas no nos hace más libres, sino comenzar a tejer la de nuestro egoísmo, que termina por ser la más pesada de todas.

46 comentarios:

pablo miguel simón dijo...

He sabido que andas acatarrado, esas cadenas de la salud son las peores, espero que puedas romperlas pronto. Y en cuanto a las otras, al menos el hombre debe tener la oportunidad de elegir las cadenas que han de atarle, pero frecuentemente no es así. Muy frecuentemente.
Un abrazo.

pablo miguel simón dijo...

Ostras, da emoción ser el primero en comentar una entrada tuya. Romper la cadena del silencio... Estoy entusiasmado.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Nos atan tantas cosas...que romper con ellas nos despersonalizan. Las ataduras se rompen pero otras a parecen...nunca somos libres, la libertad plena no existe.

Ele Bergón dijo...

Unas veces desatamos cadenas, otras nos desatan los otros. Unas veces atamos cadenas, otras nos atan los otros. ESto es una cadena de cadenas encadenadas donde las principales protagonistas son las necesidades, por eso es difícil ser libres, al menos en algunas ocasiones tenemos la opción de poder elegir con qué cadena nos quedamos o cuál soltamos.

Un abrazo y cuídate.

Cuspedepita dijo...

Entonces, ¿la libertad es una utopía? ¿O es que consiste en poder elegir las cadenas que nos atan?

Besos encadenados :-)

Isabel Huete dijo...

Creo que tener ataduras (yo prefiero llamarle compromisos y quitarle sentido peyorativo) no tiene necesariamente que ir ligado a la falta de libertad. Se puede estar comprometido sin estar atado y sin que sea una condena, precisamente porque se ha elegido en libertad.
Claro, que otra cosa es tener compromisos que no se ha elegido (falta de conciencia de lo que uno hace) o han dejado de interesarnos (nada es eterno) o, incluso, que trascienden nuestros deseos... (responsabilidades que hay que asumir y afectan a personas inocentes) Pero, en todo caso, la decisión de lo que hagamos con ellos o la forma como los gestionemos es libre.
La libertad siempre es algo interior que se crea desde la responsabilidad y la coherencia, y si creemos perderla tendremos que averiguar qué nos pasa en vez de echarle la culpa al muerto.
Así lo veo yo.
Besitos, amigo Pedro.

São dijo...

Tienes toda razón: estarmos virados sobre nós mesmos é a pior cadeia existente!
Parabéns, amigo, e que as cadeias que te prendem sejam as do amor!

Myr dijo...

Todo es relativo, de que cadena hablamos?

Solo pesan las cadenas del alma... y de la mente.......
para el resto, siempre hay soluciones creativas, porque esas forman parte de lo cotidiano, bello, arduo, sublime de la vida.

Encadenamiento del yo, es egoismo.
El espiritu, la mente plena, solo puede Manifestarse libre de ataduras.

impersonem dijo...

No sé, probablemente es como tú dices. No obstane creo que en esta vida hay cadenas impuestas (suelen ser inversamente proporcionales a los recursos con los que se cuenta para moverse en los microsistemas, mesosistemas, exosistemas y macrosistamas en los que cohabitamos) y cadanas elegidas (convencionalismos y esas cosas).

La cuestión, creo yo, es si son cortas o largas, si nos dejan más espacio o menos, si aprietan o no, y cómo gestionamos las posibilidades que en esas condiciones se nos presentan.

Al fin y al cabo eso es la supervivencia.

Saludos.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

cuando uno acepta la propia cadena desde un principio...es cuando comenzamos a liberarnos:)

muakismuakis Profe, espero que esté más recuperado, harto líquido y mucha vitamina C

Antón de Muros dijo...

Quizás haya cadenas sublimes (la de los compromisos asumidos, como dice Isabel Huete) y de las otras...

Un abrazo.

Antón.

Mafi dijo...

Saber lo que nos ata es la única forma de liberación, porque puedes probarte si eres capaz de prescindir de ello y autogobernarte comendador... ;)

REIKIJAI dijo...

Estiy regresando,de un dia con mi nieto.dejame pisar tierra firme que me conecto.Te dejo Un Beso. Silvi.

Merche Pallarés dijo...

Ay... las cadenas... siempre hay que romperlas. Si uno quiere ser libre de verdad, hay que deshacerse de ellas pero siempre surgirán otras porque la vida, desgraciadamente, es un eterno entrelazado de encadenadamientos lo queramos o no. Sean laborales, sentimentales o familiares. Besotes, M.

Adu dijo...

...
Yo sueño que estoy aquí,
destas cadenas cargado
y que otra vez en otro estado
más lisonjero me ví.
...
BBN.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Hermoso recorrido en espiral , un beso

Alimontero dijo...

y para seguir con lo mismo, la vida es una espiral, como dice Verónica, ...lo que nos sucedió con la "cadena" anteriormente, ahora aparece nuevamente, solo que ahora estoy un poco mas "avanzada" que la ve anterior.. y lo que resulte de eso es mi camino evolutivo...todo se repite , solo que ahora estamos un peldaño mas arriba...
Un abrazo y gracias por tus reflexiones...
Una bella semana para tí! ;-)

Ali

REIKIJAI dijo...

Pedro....Muchas veces,las personas en principio,carecen aparentemente de semejanza,están,sin embargo, ligadas, a través del tiempo o del espacio,por el encadenamiento de otras personas de muy estrecha afinidad personal, espiritual o estética.Nada es casualidad… ¡!! Pedro.Te Espero.Besitos. Silvi.

moderato_Dos_josef dijo...

Exacto, rompes una cadena y encuentras otra es lo que yo digo la democracias es una paradoja: libertad sin libertad. Un abrazo!

Cecilia Alameda Sol dijo...

Las peores cadenas son las que nos ponemos nosotros mismos, sea por egoísmo, por cobardía o por apasionamiento. ¿No es una cadena el amor a la pareja o el cuidado de un hijo? Pero sin esas cadenas, ¿qué sería de nosotros?

Alyka y el Objetivo dijo...

No saber si romper una cadena y empezar otra aun que sepas que es posible que se mejor...es complicado muy complicado y estoy en esta situación.

Saludos, me a gustado mucho tu escrito

María dijo...

La vida es una auténtica sucesión de cadenas, unas, las que nos imponen, y otras, las que nos imponemos nosotros.

Muy acertado este post, me gustó mucho.

Un beso.

Gabiprog dijo...

Aunque los peores escalones suelen ser los de esas cadenas que nos tiran hacia atras...

Saludos.

rompiendo cadenas dijo...

Veo por primera vez en la fachada de la biblioteca foral de Vizcaya alguna frase en castellano, como La playa de las letras.

Di unas cuantas vueltas a la cristalera, y sí. Ví algo en Galego y Catalá pero no en el idioma antes mencionado.

Por eso, precisamente, es importante que estemos el día 26 allí mucha gente. No por LA PLAYA DE LAS LETRAS ni por mí, sino porque la Biblioteca, por fin, se ha rendido a la evidencia de que el castellano también existe.
Por eso me gustaría que el 26 nos juntáramos muchos allí. No es por el libro ni por el ego. Allí no se venderán libros ni se trata de mercadeo. Se trata de que, por primera vez, un autor en lengua castellana ha sido invitado por esta institución para abrir un ciclo de obras... en castellano.


Colgado de la fachada de la Biblioteca de la Diputación, en Bilbao, han colocado un cartel anunciando el encuentro con lectores que tendrá lugar este próximo jueves 26, a las 18:30, en esa misma biblioteca. La entrada es libre y, además de darnos una buena oportunidad para conocer las instalaciones, nos brindará la ocasión de charlar sobre LA PLAYA DE LAS LETRAS

Fernando Portillo dijo...

Las potencias del alma no son tres como falsamente nos enseñó el catecismo, sino cuatro, a saber: memoria, entendimiento, egoísmo y voluntad. Y la primere, la segunda y la cuarta nos fueron dadas para combatir a la tercera. Porque sin ellas somos mamarrachos; peleles sin fuerzas para liberarnos de todas las cadenas que nos caen encima cada día; algunas gruesas pero livianas de llevar como el amor que nos une a los nuestros; otras en cambio nos dan mil vueltas y nos asfixian hasta la muerte sin acabarnos de matar siendo tan frágiles como un simple pelo de coño.

Fernando Portillo dijo...

Somos españoles ¿no? Pues ¡VIVAN LAS CAENAS!

Myr dijo...

Traduccion, traduccion........ que
es conio?

Goathemala dijo...

Lúcido. nunca lo hubiera visto de este modo. Rousseau debe haberse removido en su tumba.

Saludos.

XuanRata dijo...

La cuestión es acertar con el peso exacto de la cadena que somos capaces de arrastrar, y sobre todo tener la suerte de acertar con el compañero o compañera galeote.

Anónimo dijo...

No podemos vivir sin ellas. Forman parte de la condición humana. Besos y salud Isabel.

Cornelivs dijo...

Me gusta lo que dices Pedro. Solo introducir una pequeña matización: el romper las cadenas para hacernos libres...¿seguro que fortalece nuestro egoismo? Yo no estoy tan seguro de ello.

Un abrazo.

DianNa_ dijo...

Egoístas,¿por qué? y ¿no es desde la libertad desde donde verdaderamente se puede llegar a ser uno mismo? las imposiciones matan lo positivo, el libre albedrío, la posibilidad de elegir. Sin ataduras... y qué de malo tiene ser egoísta? pienso que quizás siéndolo tendríamos diferente perspectiva... si yo me quiero, si me siento libre, no serían los que me rodean y yo misma más felices? yo, creo que sí.

Besos de una encadenada^^

migul dijo...

A terminar con el ego se ha dicho!

Marian Raméntol Serratosa dijo...

En realidad creoq ue necesitamos inventarlas, Pedro, para poder asirnos a algo, aunque sea a nuestro propio egoismo...

Un abrazo
MArian

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Es una extraña sensación el querer desprenderte de algo y no poder hacerlo, lo mismo que cuando quieres aferrarte con todas tus fuerzas a algo y de repente te lo quitan.
No sé Pedro, es difícil explicarlo.
Un besote.

Kety dijo...

"La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la Tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida”

De acuerdo que es de los más preciosos dones, pero, ¿Quién la alcanza?...

Kety dijo...

Espero hayais reconocido la frase de Cervantes.

Un olvido lo tiene cualquiera.

Borja Santos Porras dijo...

¿Son lo compromisos que tomamos en la vida también cadenas que no nos dejan ser libres?

El Deme dijo...

Si cadenas es sinónimo de esclavitud, es una cosa mala; pero si lo relacionamos con referencias para no perdernos, entonces creo que puede estar muy bien. El anís Las Cadenas, riquísimo.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Casi siempre me paso el tiempo desatando cadenas que uniendolas!!
Es un sin parar!! Pero aún asi.. Me siento libre!! Seran de azucar mis cadenas.. Espero que si.
Que tengas una buena semana.
Te dejo abrazos.

fernando dijo...

La libertad absoluta no existe cuando se vive en sociedad. Un abrazo.

Aldabra dijo...

totalmente de acuerdo...

me gusta como lo cuentas, pedro, con sencillez, con un ejemplo gráfico, con convicción.

biquiños.

Pilar dijo...

A veces aquello que nos ata, nos da la libertad de ser personas.
Se pueden entender como ataduras y sin embargo son alas.
A mí lo que me ata, me gusta, por el sólo hecho de que soy consciente de ello y lo acepto y lo quiero.
Cuando no aceptaba todo lo que me ataba, queriendo desatar la cadena y el nudo sólo conseguía atarme más.
La libertad está mucho más adentro y por encima de esas cadenas.
----
Pedro, sigo sorda del derecho, perforación de tímpano, estoy de baja, espero que no dure mucho esta sensación tan incómoda.

j . dijo...

Hace tiempo que lo dejó escrito Eric From en su libro "Miedo a la libertad". Por miedo a ser libres nos ataremos a cualquier cosa. Un saludo para este blog que despierta conciencias.

jg riobò dijo...

Continuamente nos bajan la persiana y nos dejan prisioneros de esta vida.
La foto es espectacular.

Pilar dijo...

Ahora que me he dado cuenta, detrás de las rejas sólo hay pared.
Eso sí que es triste