miércoles, 26 de noviembre de 2008

La venta de lo falso nuevo


Los lectores más antiguos de La Acequia sabéis que me gusta el llamado arte contemporáneo y de vanguardia. Sabéis que analizo esas manifestaciones del siglo XX que a muchos les provocan aun rechazos e incomprensión y que os he animado a visitar exposiciones y conocer artistas de este tipo. Entre otras cosas, porque son la demostración más exacta de nuestra época y porque merece la pena el esfuerzo de comprensión para poder gozar de él como hacemos con otros tipos de arte.

Hoy os traigo un ejemplo de lo que debe hacerse, uno de lo que debe hacerse pero no se ha hecho del todo bien y otro que, directamente, es una cara tomadura de pelo.

El ejemplo de lo que debe hacerse es la cabeza de acero inoxidable de Jaume Plensa que se expone en el patio central de la Casa del Cordón -modelo de buena restauración de un edificio histórico para un uso moderno como el de oficina central de una entidad bancaria- hasta el 18 de enero, como complemento y reclamo de la exposición del CAB. En sí misma, la obra tiene una entidad asombrosa: vacía el espacio interior de la cabeza y establece un diálogo con todo el entorno a través de su construcción en red y volumen. Situada donde está, la obra adquiere un pleno significado: ese diálogo se abre a un gran espacio vacío, con un magnífico contraste e integración entre el acero de la cabeza y la piedra del patio, entre la postmodernidad reflexiva de la cabeza y el gótico final de las arquerías. Tal es su adecuación, que el visitante piensa que deberían dejarla allí para siempre aunque este tipo de arte debe verse en diferentes lugares para valorar sus nuevos matices.

El ejemplo de lo que debe hacerse pero no se ha hecho bien es la exposición, que anuncié aquí, de Warhol en Burgos. No responde a las expectativas ni está a la altura de lo requerido. Es, apenas, la muestra de unas series de serigrafías mal explicadas y expuestas (por eso, es mejor el catálogo): como podría hacerse con cualquier joven artista que comenzara su carrera. Todo colgado, como se hace ahora, con un cristal para cubrir las obras y una iluminación tan mal diseñada, que hacen que el espectador se vea a sí mismo más que a la obra (es mal común, no sólo de esta exposición). Lo que no deja de ser toda una interesante reflexión sobre el arte: somos arte pop reflejado en arte pop. Pienso que no era el propósito ni de Warhol ni del comisario de la exposición.

Se completa la muestra, con películas del artista, que fue uno de los que mejor participaron en la experimentación en este arte en los años sesenta. Es cierto que son, posiblemente, sus mejores obras cinematográficas. Una de ellas, Empire (1964), aunque sólo se exponga un fragmento de 45 minutos de las más de 8 horas de metraje, correcta pero insulsamente mostrada en un monitor plano, colgado en la pared -lo que está muy bien, pues puede ser tomada como una parte más de su obra total-. Dos, The Chelsea Girls (1966) y The Velvet Underground and Nico (1966), proyectadas a través de cañones en una superficie rugosa y cierto efecto reflectante, que provoca que veamos, en ocasiones -dado que las películas son en blanco y negro-, más la pantalla que la película. La opción, además, de mostrarlas sin sillas en donde pueda sentarse el público no animan a la contemplación detenida de obras que influyeron decisivamente en el cine independiente y de autor de los años posteriores -Pedro Almodóvar ha aludido, en reiteradas ocasiones, al impacto que supusieron en sus comienzos- supongo que, el comisario, tuvo miedo de que alguien pretendiera ver todo el metraje de ambas (210 minutos la primera, 66 la segunda).

Por último, el juego de espejos que Leandro Erlich muestra ahora en el Reina Sofía, tan aplaudido por los medios de comunicación, es el ejemplo perfecto de cómo no deben hacerse las cosas. Y no me refiero a la calidad del producto, que técnicamente es impecable, sino al intento de vendérnoslo como vanguardia del arte contemporáneo. A nadie debería sorprender ya la mezcla de elementos propios de lo que se llamaba subcultura -aquí, las atracciones de feria-, con el arte más innovador: llevamos más de cien años haciéndolo.

Cuando los juegos de espejos saltaron en las décadas finales del siglo XIX de la atracción de feria al teatro y a museos, sí se hacía algo nuevo. Cuando todo ello se implicó con el precine y, más tarde, con las vanguardias de las primeras décadas del siglo XX, sí se hacía algo nuevo: la propuesta era rompedora, atrevida y tenía toda una carga de pensamiento cultural e ideología artística detrás.

Que el Reina Sofía lo exponga ahora, no está mal, aunque es irrelevante para el arte actual. Pero que se nos venda como una nueva reflexión, como una nueva forma de hacer arte en el que se ha descubierto la síntesis de elementos, es, sencillamente, una cara tomadura de pelo. Eso sí, ésta gustará incluso a los que rechazan el arte contemporáneo porque dicen no comprenderlo: la instalación de Erlich es puro juego y técnica, artificio y superficialidad, magnífico ejemplo de un tipo de arte muy vivo hoy, demandado por los cientos de museos de arte contemporáneo que han proliferado y deben llenar sus salas como sea y disfrutados por un público que sabe poco ya de cualquier tipo de arte.

Los espectadores saldrán satisfechos y contarán la novedad de esta propuesta: simplemente, porque ignoran que es algo viejo vestido con calidad técnica nueva (el arte contemporáneo está en los últimos capítulos de los libros de texto). Como gran parte de las propuestas de ahora.

Curiosamente, el arte de vanguardia, que rompió con el canon tradicional, ha creado un nuevo tipo de canon. Eso no es incorrecto: en todos los estilos, en todas las épocas, hay iniciadores e imitadores con más o menos calidad. Pero el arte de vanguardia tenía una máxima, que definió bien Rubén Darío en sus Palabras liminares a Prosas profanas y otros poemas (1901):

Yo no tengo literatura «mía» [...] para marcar el rumbo de los demás: mi literatura es mía en mí; quien siga servilmente mis huellas perderá su tesoro personal y, paje o esclavo, no podrá ocultar sello o librea

Y, sobre todo, que no nos vendan como nuevo lo que lleva tanto tiempo creado. Entre otras cosas, para eso sirve estudiar la historia de las manifestaciones artísticas, como les digo a mis alumnos muchas veces: para que no nos den gato por liebre ni los artistas redichos ni sus patrocinadores y los circuitos culturales.

Como las dos primeras exposiciones las vi con mi amigo Javier García Riobó, hicimos, por el camino, alguna foto. Dejo aquí constancia de una que debería publicar él en breve, para hablar de configuración creativa.

36 comentarios:

Pluma estilográfica dijo...

Muchas gracias, Pedro, porque sinceramente, el arte es algo de lo que no tengo ni idea, y tanto me gustaría aprender. Es por eso que quizá haya muchas cosas que considere una vulgar tomadura de pelo. Otras que veo que debe ser arte pero no comprendo por qué. Y otras muchas que, simplemente, ahí están, ni fu ni fa.

Saludos!!!

Fernando Portillo dijo...

Es muy fácil, Plumaparker: es cualquier cosa que alguien hizo, que no sirve para nada, y que por alguna razón, o por ninguna, te conmueve incluso aunque no fuera esa la intención de quien lo hizo (de ahí el arte de los niños o de los pueblos primitivos). También puede suceder que no te conmueva a tí y sí a otras personas sin dejar de ser arte por ello. En cualquier caso, el arte nunca gusta ni es bonito. Recuerda esto: si ante algo que no sirve para nada y que fue creado por alguien sientes el impulso de exclamar ¡qué bonito!, no estás ante una obra de arte sino ante un simple bibelot.

consuelo dijo...

Estoy segura de que tienes razón en la multiformidad del arte de vanguardia, fiel manifestación de la diversidad de las formas creativas del ser humano, yo creo que donde nos perdemos un poco es en el canon, en el paradigma, ahí es donde conviene conocer la historia de la estética, por un lado, y las técnicas y materiales, por otro, pero a veces la pereza, la tendencia a simplificar, la falta de tiempo... nos vence.
Saludos!!

Incombustible dijo...

Muy buenas:
Primero, decirte que estuve "emberrinchada" con blogger, que me calló la boca algo más de una semana (dad mi natural tendencia a los ladrillos, ya imaginarás el tamaño de la pataleta), por lo que no pude comentar algunas otras entradas tuyas. Pero bueno, espero que todo, en casa con la familia, se encuentre más tranquilo y que sigas disfrutando de ellos, sin sobresaltos.

Respecto a lo que nos dices en esta entrada, agradezco la explicación y lo mucho que voy aprendiendo en tu espacio. Yo es que a veces tengo la sensación, con algunas obras de arte, que no me gustan porque no alcanzo a comprenderlas. En el Encuentro del que hablé en mi entrada, por ejemplo, nos presentaron un video titulado "Sonidos de Gaia" pero, fuera de la música que estaba muy bien (instrumentos antiguos de diferentes culturas) las imágenes eran como las del visor del real player...lo curioso es que mucha gente aplaudió y se acercó a comprar una copia del mismo. Yo no sé si lo mío sea ignorancia, falta de gusto o desconocimiento de las técnicas, pero a veces tengo la sensación de que, como decimos en México, "a cualquier taco le llaman almuerzo".

Saludos y, perdonando el atrevimiento, también apapachos que hace mucho que no podía escribir aquí y por eso tengo un gustito por poderlo hacer hoy

Nerea dijo...

Gracias por la clase de arte, porque sinceramente estoy muy pez.

Visitaré la Casa del Cordón para ver la exposición.

Besos!! :)

Merche Pallarés dijo...

La verdad es que NO puedo con la mayor parte del arte de "vanguardia" salvo, como tu dices, raras excepciones. El mundo del arte se ha vuelto en otro negocio (y circo) más y cuánto más "epate" un artista más gustará a las masas ignorates. Besotes, M.

cuentosbrujos dijo...

hay arte que no logro entender y eso que no soy demasiado convencional, hay arte que aunque no entienda siento y me agrada, pero creo que soy un negao para entender según qu ecosas, quizá algún día me descubra
no se
saludo sbrujos

El Ente dijo...

buenisima tu entrada Pedro pero quizás la pregunta sería ¿QUE ES EL ARTE? o ¿QUE ENTENDEMOS COMO ARTE? ¿VALE TODO?

UN ABRAZO!!!!!

Mafi dijo...

Soy de las que el arte contemporáneo no le gusta, no lo entiende y no disfruto, una de mis razones es que pienso que en su mayor parte es una tomadura de pelo, creo que en la naturaleza hay mil veces más arte que en estas exposiciones... tengo mi debilidad por pintores contemporáneos en el sentido de que están vivos no han muerto y son tremendamente realistas, conclusión me gusta lo real.
Probablemente es que soy una ignorante.

lichazul...elisa dijo...

la verdad Pedro
es que de arte contemporáneo y de estilos o de personajes emblematicos y cúspides ni idea...sólo sé que disfruto viendo la forma y los colores en que se han combinado
o aveces en las palabras que se usan para formar la idea y el sentimiento

pero desde nena hay un señor que siempre me gustó y mucho
Dalí , sus creaciones siempre me hacían viajar , me provocan estados de instrospección , y me podía meter en sus pinturas y recorrer sus laberintos de colores..aunque siempre ví sus obras a través de revistas y ahora por el internet, aún ahora me maravillo, me pasa lo mismo que con Matta ,él simplemente me mata jajajaj
y otra de mis placeres culpables es Frida , ese uso del color -color
a próposito se ha inaugurado una exposición de sus trabajos acá en chilito , de seguro iré y trataré de fotografiar algunos (ojalá dejen fotografiar )
y de las personas que hacen esculturas o simplemente levantan edificios , la verdad es que me guío por las formas , o por los adornos que tienen , o opr los materiales empleados
la verdad es que mi cultura sobre el arte es algo pobre, común y simple

un abracito de paz
disculpe si ocupé mucho espacio, me encanta escribir jajaja

muakismuakis

Cornelivs dijo...

Tu post me recuerda lo que decia Borges, que la obra de arte era el reflejo del alma del artista. Todo (vivencias, emociones, recuerdos, etc...), es como la arcilla a partir de la cual el artista ha de modelar su obra de arte.

Lamento no estar muy al dia en cuestiones artisticas, amigo Pedro.

Un abrazo.

Serendipity dijo...

Me gusta tu imagen del fotografo retratado. Esta gracioso el detalle que inmortaliza.

Un fuerte abrazo!

María dijo...

El arte por mucho que se intente copiar, es imposible que vuelva a renacer, porque el mismo arte sale de cada uno mismo, no puede valer cualquier cosa como copia, no nos pueden dar gato por liebre, aunque, únicamente, los ignorados, serán, con lástima, los propios engañados.

Un beso, Pedro.

Ariel Luque dijo...

Excelente entrada amigo Pedro. El arte es sumamente personal al igual que el significado del arte para cada uno. Siempre cada vez que hablo del arte me viene a la mente la frase de Goethe:

"Si yo pinto a mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte"

El arte tiene que ver lo que uno siente o vivió y quiere expresar, y esto debe pasar por un proceso interno de interpretación y creación. Eso es mi visión frente este tema.

Los artistas de vanguardia o contemporáneos tienen algo muy interesante y que se acrecenta cada vez más, tomando un notable protagonismo, hablo de la búsqueda y el experimentar con su arte. Esto es algo de admirar, nos guste o no nos guste la obra finalizada.

Un abrazo grande Pedro.
Ariel.

SELMA dijo...

No tengo preferencias ni en estilo ni en pintores y artistas en general... Me pueden emocionar desde una pintura rupestre en los confines del Sahara pasando por los frescos de Pompeya hasta obras contemporáneas...

Lo que me cautiva es quien lo hizo, en que momento de su vida y lo que pretende o pretendía transmitir...

Y no me gusta ni que me vendan el producto ni el dirigismo de los críticos de arte.

Esta Entrada tuya me permite conocer más y mejor los que deben ser las exposiciones de arte. Gracias por tus siempre acertadas Enseñanzas.

Un beso, Pedro.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PLUMA ESTILOGRÁFICA: te sorprendería ver lo que sabes de arte contemporáneo sin darte cuenta. Sólo con mirar determinadas cosas que usas a diario o la decoración de tu casa.

FERNANDO PORTILLO: lo malo es la cantidad de veces que expresamos !qué bonito!...

CONSUELO: necesitamos hacer un esfuerzo para disfrutar de los productos cultares. Pero ese esfuerzo siempre recompensa, porque nos hace mejores.

INCOMBUSTIBLE: no te preocupes, siempre serás bienvenida. No conozco el producto del que hablas, pero ahora la definición de arte ha cambiado mucho. Y, junto a ese cambio, también -como siempre- hay mucho aprovechado.

NEREA: Vete a verla. Siempre hay que opinar por uno mismo.

MERCHE: no te engañes, el mundo del arte siempre ha sido un negocio y un circo. Siempre. Lo que pasa es que antes de él sólo podían disfrutar unos pocos.

CUENTOSBRUJOS: a veces, sólo hace falta un pequeño empujón y cerrar los ojos. Lo bueno del arte contemporáneo es que cualquiera puede juzgarlo y su juicio no debe ser rechazado.

EL ENTE: sí, porque -y esto lo veremos en la serie PENSAR EL MUNDO-, ya no hay canon. Es el receptor el que manda: cada vez más libre, más capaz. Lo abordaremos detenidamente.

MAFI: te extrañaría ver que sí te gusta, sí lo entiendes y sí lo disfrutas: está en tu vida cotidiana, en el diseño de los objetos que usas y que regalas, en la ropa, en la decoración de tu casa. Sí te gusta, sí entiendes y sí disfrutas y no sólo del realismo. Estos pintores de los que hablas -supongo que te refieres al hiperrrealismo- no pintan como pintaba Velázquez, aunque te lo parezca: son plena vanguardia.

LICHAZUL: acabas de hacer un homenaje a buena parte del mejor arte de vanguardia.

CORNELIVS: en efecto, sabio Borges. Debemos añadir, a sus palabras, que también es el reflejo del alma del que la contempla.

SERENDIPITY: gracioso, ahora sólo hace falta que él publique su foto.

MARÍA: el arte, no lo olvidemos, tiene buena parte de oficio y éste es repetición. Si ella, no existiría. Sólo unos pocos la superan.

ARIEL: muy buena la cita de Goethe, que tenía razón, pero sólo para el arte a partir de él. Antes no se pensaba lo mismo: el arte, como todo producto humano, está sometido a la revisión continua de sus principios. Lo que señalas, es el camino exacto del arte a través del artista pero, como he dicho antes, también debe completarse con el receptor: sin él, no hay arte.

SELMA: eso es un acierto. No cerrarse a una sola forma de entender el arte, sino disfrutarlas todas.

Un abrazo a todos y gracias por vuestras palabras.

Merche Pallarés dijo...

No estoy de acuerdo. El arte no SIEMPRE ha sido un negocio (bueno esto sí) pero un circo, no. No como hoy en dia. Vale, que llegaba a menos gente pero eran personas preparadas, con un criterio artístico para saber distinguir el grano de la paja. Hoy en dia hay mucho patán nuevo rico que se gasta millonadas en auténticas birrias, como en las de ese inglés que diseca animales o ese alemán con sus cadáveres... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: siempre ha habido esos patanes que señalas: los mecenas no siempre tenían a su disposición a un Miguel Ángel y muchos contrataban a los artistas para que los adulara directamente: las iglesias y los palacios están llenos de mamarrachadas, arte sin gracia, arte copiado, arte de taller. El artista ahora adula al público o quiere epatarlo, en muchas épocas de nuestra historia cultural el artista se subordinaba al poderoso (iglesia, nobles) y le daba aquello que le pagaba, incluso mucho arte efímero. Ahora nos parece que el arte contemporáneo es efímero. Y lo es. Pero gran parte del arte hasta el XIX también lo fue y no para que lo disfrutaran todos sino sólo los cortesanos o los nobles, por ejemplo.
Te sorprendería sabe lo que se llegaba a pagar por una escultura que representara un santo y que no era más que una imitación de una imitación de una imitación de uno de los grandes nombres.
Siempre ha sido así, querida Merche. Lo que sucede es que ahora nos damos más cuenta, porque la formación media cultural es superior y porque todos podemos tener acceso al arte, no como antes. Y te sorprendería también saber la cantidad de gente no preparada que pagaba porque le hicieran un retrato en un cuadro para colgar en una iglesia no porque amara el arte, sino para dejar clara su posición artística y social en la comunidad. Y el artista, aceptaba, pintaba y callaba. Solemos tener tendencia a engrandecer el pasado artístico, pero si lo hubiéramos vivido, se nos quedaría tan chiquito o tan grande como el de ahora.
Besos.
(piensa qué pocas personas pudieron disfrutar de Velázquez hasta el siglo XIX)

jg riobò dijo...

El respeto por el espectador es nulo, sólo interesa la publicidad de una institución que trae a Warhol; de hecho el cartel que lo promociona es con imagen de Marilyn Monroe que no esta en la exposición.
Cubrir el expediente.
Dejo para el fin de semana la configuración creativa.

Merche Pallarés dijo...

Vale, touché. Volvamos entonces al origen de la cuestión ¿qué es el arte? Besotes, M.

São dijo...

Pois meu querido Pedro ...talvez pelos 59 anos , talvez por questão de gosto, talvez por não sei o quê continuo apreciando mais a arte clássica. Embora haja peças contemporâneas que muito me agradam, claro.
Besos.

Fernando Manero dijo...

Por nada me perdería la exposición de Jaume Plensa en Burgos. Es una escultura que provoca, que invita a sensaciones encontradas y que a menudo uno desiste de interpretar, al estar abierta a entendimientos y valoraciones múltiples. Coincido con la apreciación de que el arte de vanguardia ha de ser contemplado sin prejuicios previos que llevean a la fascinación o al rechazo. Hay mucho de transgresión artificiosa y dèjá vue, pero también, indagando a fondo y situándose en una perspectiva de descubrimiento crítico es posible encontrar verdaderas revoluciones, por más que no sea fácil predecir cuánto tiempo van a seguir siéndolo.

Nacho Carreras dijo...

Me gusta lo "moderno" en el fondo son sentimientos, percepciones... No me gustan los caraduras que, a veces, se esconden detrás.
Saludos.

moderato_Dos_josef dijo...

Es un buen comentario. Sobre todo lo haces porque estás bien empapado de arte y de visitas a museos, yo por desgracia voy mucho menos de lo que en el fondo desearía y mi postura no es tan analítica; me limito a decir esto es una pifia y esto está muy bien. Pero es que últimamente la verdad Pedro, estoy lo que se dice pez, y no voy a dármelas de lo que no sé. De modo que me limito a felicitar tu postura y a darme capones a mí mismo, porque lo sé: debo ir más, me gustaría ir más y etcétera...

Ariel Luque dijo...

Estoy de acuerdo contigo Pedro, me había olvidado de algo fundamental jaja. Un abrazo grande!

Ariel.

Gabiprog dijo...

A veces dónde me pregunto dónde acaba la originalidad puntual y dónde empieza el verdadero arte...
Y si eso al final es pura decisión individual.


Buen fin de semana.

Merche Pallarés dijo...

He reflexionado. Y, sí, todo lo que dices en tu respuesta a mi comentario es cierto pero el arte de principios y mediados del S. XX ha sido fantástico, Picasso y sus diferentes épocas (la azul, me apasiona) los impresionistas franceses, Monet, Manet, Matisse, Renoir... Luego Van Gogh, Dalí, y ya de finales del XX, los americanos realistas como Pollock, y otros (cuyos nombres se me escapan ahora mismo, aunque veo sus cuadros muy nítidamente ¡maldita memoria!) hasta Warhol y nuestros geniales López y Barceló. ¿No me digas que ese arte
no es MAS arte del que se hace hoy en dia, salvo honrosas excepciones? Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Perdona soy yo otra vez. Es que creo que el arte que se hace hoy en dia es más vacio, más efímero, más superficial, más inane. Un reflejo de la época en que vivimos, sin duda alguna. ¡Qué tristeza! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAVIER: en efecto, parece que no sólo aquí, sino en general, sólo interesa promocionar la institución que ampara, no el arte que lleva. Espero con ganas la entrada configurativa.

MERCHE: ay. Vaya, recojo el guante. Lo veremos dentro de unos días.

SAO: lo mejor es quedarse con todo lo que te agrade.

FERNANDO MANERO: pues lo tienes a sólo una hora. De acuerdo con lo que dices. Y, como en todas las manifestaciones, hay aprovechados.

NACHO: ese me gusta/no me gusta es lo que nos debe conducir.

MODERATO: pues siempre estamos a tiempo.

ARIEL: y Borges...

GABIPROG: es una inteligente pregunta. Al final, siempre es una decisión individual, tanto en la producción como en la recepción.

MERCHE: hay una cosa cierta: ahora se repite mucho en un tipo de arte que exige no hacerlo, así que te doy la razón. En cuanto a los adjetivos que le das al arte actual, son cierto, porque esa es su esencia y pretensión. Besos.

Esther dijo...

El problema es que como no entendemos mucho de arte la mayoría nos creemos lo que nos digan..Menos mal que tu entiendes y nos sacas de dudas..Yo tambien creo que el arte moderno es algo más a estudiar es parte de la historia y no se puede dejar de intentar entender por encontrarlo dificil..Es un reto observar el arte moderno y poner en marcha la imaginación para ver que ha querido transmitir el artista..

besitos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ESTHER: Hay mucho aprovechado de la desinformación de los otros. Besos.

Aldabra dijo...

la opinión sobre las obras de arte es demasiado subjetiva y creo que dificilmente los humanos nos pondremos de acuerdo...

para uno es una "paparrucha" lo que para otros es una "obra maestra"...

yo, me dejo llevar por mi corazón y veo a través de él lo que me conmueve, lo que me produce energía, pasión, tristeza... la verdad es que soy una persona muy emocional en todos los terrenos de la vida.... no sé si es válido o no pero cada uno es como es.

biquiños,

DianNa_ dijo...

Intento aprender, pero me guío por mi sentir delante de una obra de arte y si no me llega, no me llega, ya me pueden matar :)

Yo no sé dónde están mis coments, Pedro, si los vi publicados, será la fiebre... mejor me voy con Sempronia y los pollos.

Besoss bajo la lluvia

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ALDABRA: en efecto. Éste es uno de los logros del arte del siglo XX: todos podemos ser artistas, todos podemos opinar.

DIANNA: esa es la mejor de las guías. Cuídate, buscaremos tus comentarios. No cojas frío en el corral, con los pollos. Besos.

BIPOLAR dijo...

Lo que si percibimos los profanos es que hoy en día vale más un buen mecenas que una buena obra.

Desde luego que sí, que la exposición de Warhol es una kquita.
Lejos de invitar a ver las películas... producen desasosiego (por cierto, que en un cartelito pequeñajo al que hay que acercarse, -no sé si te lo comenté ya en otra entrada que hiciste-, hace referencia a que las películas no son aptas para menores porque pueden herir su sensibilidad. Esto se advierte antes de entrar). Que yo me quedé como el que ve llover. Igual.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: No está bien montada la exposición, no. Es una pena: oportunidad perdida. Y me duele, porque era una buena ocasión para divulgar mejor la obra de este autor. Todo era chiquito, como el cartel: daba aspecto de improvisación y descuido.
En cuanto a tu primera afirmación: el arte siempre "ha valido" más por el mecenas que por la obra. No es una novedad del siglo XX. Otra cosa es la mirada artística, en la que cada uno debe descubrir lo que cuenta.