viernes, 31 de octubre de 2008

Corazón y pared


En la Barceloneta encontré este corazón. Cuando hice la foto, un grupo que pasaba me miró extrañado.

- Te doy mi corazón, decimos.

A veces, deberíamos habérnoslo arrancado y ponerlo, aun palpitante, encima de la mesa en la que reposan las tazas de café, tras la comida. Luego, limpiarnos la sangre de la mano con la servilleta, abonar la consumición y salir al aire limpio de una tarde de otoño, tras la lluvia.

38 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Hijo! qué cosas dices... Besotes, M.

Cecilia Alameda Sol dijo...

¿Y andar por el mundo sin corazón? Ya hay muchos así, pero no son gente recomendable

Cornelivs dijo...

"operibus credite, et non verbis". Asi interpreto yo este bello post.

Y, como no, estoy de acuerdo.

Un cordial saludo.

Isabel Huete dijo...

Yo no pondría nunca mi corazón sobre la mesa para que se lo lleve el primero que pase por allí; prefiero arrancármelo para dárselo a alguien que quiera ponerlo junto al suyo para palpitar juntos. Y después los dos saldríamos a la calle a disfrutar de los colores del otoño y reír.
El corazón no sólo hay que darlo sino también saberlo dar.
Besos grandes.

SELMA dijo...

Es verdad , es una frase que se suele decir... muy a menudo... y a personas diferentes, en momentos concretos... como si tuvieramos otros de recambio...
Hay muchas frases hechas, de este calibre, y a menudo somos conscientes de mentir cuando las pronunciamos... Que el o la que esté libre de este pecado me tire la primera piedra...

Ay! que me han tirado una!

Anónimo dijo...

Hoy estás con el humor negro ¿no? Ese viaje a Barcelona despertó en tí una mezcla de sentimientos muy especial. Besos Isabel.

amelche dijo...

Curioso dibujo, con ese ojo ahí en el centro del corazón. Será por lo de: "Ojos que no ven, corazón que no siente".

DianNa_ dijo...

La experiencia me ha hecho descreída, si lo das te lo pisotean y cuando me lo dicen, pues no me lo creo, aunque es bonito dejarse acariciar por las palabras, aún a sabiendas de que no son mas que eso bahh!!


No lo dejes cerca de mis colmillos que ya sabes...

Mordiscos...

Quique dijo...

Al leerte me ha dado una corazonada.

Un abrazo

carmensabes dijo...

Me canta el corazón

Me canta el corazón como le canta
la savia fiel al árbol florecido;
me canta porque llego al presentido
cendal de tu ternura. No quebranta
la angustia mi canción, que nada espanta
a un corazón que canta prometido.
Me canta el corazón como invadido
de la tibieza fresca que te encanta.

Turba mi ser la alondra de tu vida
y el llanto arrepentido cae a tierra,
pues soy una congoja hecha armonía.

Me canta en las entrañas la encendida
balada de la dicha y se destierra
la niebla que hace al alma compañía.



Abrazos

María dijo...

Un corazón extraño encontraste en la Barceloneta.

Cada uno tiene su propio corazón, unos son capaces de arrancarlo de sus entrañas para entregárselo a los demás, otros, lo pueden decir pero sólo se queda en palabras, y otros ni se lo arrancan ni lo dicen, lo sienten y lo expresan.

Un beso.

Mafi dijo...

yo eso lo hago todos los días...

manuel de la rosa dijo...

A muchos les sobraría, pero no por grande si no por carencia de ganas de respetar la vida...como esos de Pamplona

jg riobò dijo...

Hombres de ojalata buscando por las mesas y las paredes un corazón.

corazón-corazón dijo...

No me quieras matar corazón

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hola a todos: como se desprende de vuestros comentarios, mi relato es ambiguo en su propuesta. Intencionadamente. ¿Por qué el protagonista deja su corazón en la mesa? ¿Amor o desamor? ¿Y luego?
A veces es mejor arrancarse el corazón para salir al calle. Esperemos que a quien se lo dejamos, nos lo cuide.

begoyrafa dijo...

A mí me parece una mezcla de desamor y reproche, el protagonista parece decir, ahí lo tienes, te lo di por entero, ahora haz con él lo que quieras.
Un abrazo
Rafa

Gabiprog dijo...

A veces es un organo que pesa mucho...

;-)

Raúl Urbina dijo...

Yo te hago este comentario con la mano en el corazón (que es muy distinto a "con el corazón en la mano"). Soy muy mío.

Jan Puerta dijo...

Ay corazón, corazón…
La gente mira extrañada lo que no comprende o aquello que por alguna razón, nunca haría. Afortunadamente tuviste la corazonada de hacer la fotografía, para mas tarde, compartirla.
Un abrazo

Antònia P. dijo...

Me gustaría saber que le pasaba por la cabeza al artista anónimo mientras pintaba este corazón con extrañas ramificaciones (¿arterias y venas?) y un ojo en medio.
Identificamos el corazón con los sentimientos y sin embargo, dicen los expertos que todo está en el cerebro...
Si nos arrancásemos el corazón o las espinas del corazón ya no podríamos volver a sentirlo.
Y eso sí que sería una tragedia...

XuanRata dijo...

Me ha gustado mucho el detalle de la limpieza y el abono de la consumición. Sin corazón se puede andar por la vida, más o menos maltrecho, pues si llevas algunos años caminando las piernas ya han aprendido a hacerlo solas. En cambio, sin educación es mejor no salir de casa.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

XUANRATA: a mí me enseñaron siempre a ir bien peinado y llevar los zapatos limpios.

Nacho Carreras dijo...

Curioso hemos visto corazones en el mismo sitio, pronto lo publicaré. Ah! también me miraron como a un marciano c'est la vie.
Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido NACHO: nos perseguimos la mirada hasta en Barcelona. No tenemos remedio.

BIPOLAR dijo...

No sé este corazón lo veo más de tropezón en una paella... Mi madre echaba todo, todito lo aprovechaba y daba mucho sabor.

R. A. Riveiro dijo...

Bonita imagen. Sobre lo de dejar el corazón por algún lado, yo ya hace tiempo que mi corazón tiene otros dueños, y no se si me dejarían perderle.
Saludos.

Esther dijo...

Pedro a mi me pasa igual muchas veces me pongo a hacer fotos a las cosas más insospechadas y se me quedan mirando como diciendo que qué hago.. jaja.

El corazón como dices si hay que dejarlo al descubierto ,pero todos,para todos ver la belleza interior del resto...

besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: tu madre era muy sabia.

R.A.RIVEIRO: Me alegro. Que te lo cuiden. Saludos.

ESTHER: ójala siempre lo consiguiéramos. Besos.

elshowdefusa dijo...

Hay una canción que dice: que nunca llevo el corazón encima... por si me lo quitan.

Ayer vi un dibujo que me impactó muchísimo. Imagina una comparación entre la cruz de Jesucrito y unas trompas de falopio... y en lugar de él, una mujer, también atada y con manos y pies ensangrentados.

Debería haberle hecho una foto.

Quarere dijo...

El libro del fin de los días dice:
Atenaza el músculo
al cuello que asfixia
Sufre y apenas bombea
Desaparece

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

FUSA: qué dibujo. Deberías haberle hecho una foto, en efecto.

QUARERE: usted sí que sabe. Y da miedo. Las páginas del libro del fin de los días deberían estar a la cabecera de todas las camas.

Nerea dijo...

Tu foto me cuenta la historia de un corazón roto.

Un solo ojo(triste) una única mirada.
Sus manos se agitan en sus artierias donde la vida se la va diciendo, ven estoy aqui, sigo sintiendo lo mismo.
Ven, no tengas mideo a sentir.

Besosss

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NEREA: el corazón tiene todas las historias, tristes y alegres. Este, en efecto, parece muy triste.

Aldabra dijo...

tras la lluvia, ya descorazonados y sin sentir dolor.

lo bueno si breve, dos veces bueno, que decía ¿Machado?... es que ya estoy tan espesa a estas horas...

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ALDABRA: sin corazón, así es. Gracián. Besos.

Tareixa dijo...

Mi corazón ya no me pertenece; lo dejé en el País de la Tierra Negra. Si no puedo volver allí prefiero vivir sin él, para que no duela.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

TAREIXA: la nostalgia duele. Espero que allí te lo guarden bien.