viernes, 12 de septiembre de 2008

Por qué sigo escribiendo en La Acequia



Dentro de pocas fechas, La Acequia cumplirá dos años. Como ya he dicho en varias ocasiones, comencé el blog con la idea de estudiar y comprobar por mí mismo qué era este nuevo medio de comunicación creativa y en qué consistía una red social establecida a partir de él. En principio, pues, el motor de arranque fue académico. Todo eso tenía la finalidad de preparar las sesiones de las III Jornadas sobre lenguaje y periodismo, que se titularon significativamente Mutantes. Las palabras en la red. Aún os debo la publicación de las conclusiones finales de aquellas jornadas y lo cumpliré en breve.

También he dicho aquí que el blog me pareció la mejor manera de publicar mis reflexiones y escritos, así como una excelente herramienta para la docencia. Por una parte, me permitía recuperar la escritura como una parte esencial de mi día a día y practicarla a diario y de cara al público. Por otra, dejaba aquí algunas entradas con claves para mis alumnos. Poco a poco, comprendí que no sólo para mis alumnos.
Además, empujado por la condición visual del blog, redescubrí mi afición a la fotografía. Poco he hablado de esto aquí, pero algún día lo haré. Como sabéis, excepto las portadas de los libros que comento, los folletos de las exposiciones que reseño y pocas imágenes más, las fotografías son mías. Decidí que eso debía ser una seña de identidad de La Acequia.

Gracias al blog he conocido en persona a muchos compañeros de aventura virtual, que han agrandado mi horizonte cuando parecía ya limitado para siempre. He compartido café y conversación con personas excelentes que me han enriquecido con su forma de ser, sus ideas, sus inquietudes que les han llevado a explorar nuevas técnicas y lenguajes. De algunos de ellos hoy me puedo calificar de amigo. Buena parte se agrupan en la plataforma Burgosfera 2.0, pero no todos.

A otros autores de blogs con los que me relaciono y a los comentaristas habituales de este espacio sin blog propio, no les he podido conocer personalmente, aunque no descarto hacerlo. De hecho, con algunos he mantenido correspondencia intentando fijar citas que no se han podido lograr aun.

Todas estas relaciones me han aportado mucho y me han ayudado a comprender algunas herramientas de Internet como una forma excelente de comunicación personal y de publicación y difusión de denuncias, debates, ideas, acciones culturales y artísticas.

Dos años después, sigo escribiendo La Acequia por todas estas razones acumuladas. Algunos de los blogs con los que mantuve relación han desaparecido o han dejado de actualizarse por cansancio, por problemas personales o familiares, por razones de trabajo. Algunos autores, sin embargo, han ampliado admirablemente sus actividades con otros blogs y otros formatos (radio en internet, fotoblogs, videoblogs, etc.).

Antes de La Acequia escribía todos los días: en cuadernos, en folios, en el ordenador. Para escribir no hay otro misterio que escribir a diario. Ahora ya casi no uso el papel, excepto para la poesía. Escribo porque la escritura es, en buena medida, una característica de mi forma de ser. Una parte de ello viene aquí y se enriquece con vuestro contacto.

40 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Es un verdadero placer pasear por tu acequia cada día.
Abrazos,
Diego

beetle dijo...

El privilegio es de todos nosotros
que cada día nos regalas tu tiempo y sabiduría
espero que en nombre de todos, te doy las gracias y espero que no, dos años mas si no mas y mas queremos mas

Un Beso y Gracias por regalarnos esos relatos tan fantásticos

Que nos enriquecen cada día el alma

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

y espero que sigas escribiendo en tu blog pues resulta un placer leerte, además de aprender en cada post. Un abrazo.

begoyrafa dijo...

Pues yo que me he incorporado hace unos meses sólo me queda agradecerte que sigas aquí y las razones por las cuales te leo, te las explico el miércoles.
Un abrazo Pedro

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Es un privilegio leer tu blog y sobre todo haberte conocido en persona.
Un abrazo.

María dijo...

Enhorabuena por los dos años que llevas en este mundo de los blogs, escribir, bien sea, plasmándolo en un folio como en una pantalla de cristal, siempre es enriquecedor para uno mismo, lo importante no es dónde se escriba ni para quién, sino transmitir y dejar fluir en palabras lo que uno mismo lleva adentro.

Un beso.

LUISA M. dijo...

Buenas fotos, Pedro, y buenísimas razones las que das para seguir escribiendo en La Acequia. ¡Felicidades! por cumplir dos años publicando en este medio. Gracias por tus aportaciones e iniciativas y que sigas escribiendo... por mucho tiempo. A mí (que llevo poquísimo en esto del blog) también me parece un medio excelente de establecer relaciones y de enriquecimiento personal.
Saludos.

DianNa_ dijo...

Yo, café solo, amargo y largo

Para cuándo, Pedro? :)

Te dejo besos y luciérnagas...

BIPOLAR dijo...

Pedro, creo que debes estar muy orgulloso de la tela de araña que se ha generado, no sé si tú fuiste el origen, pero sí un núcleo importante como lo son otras personas excelentes o quizás mutantes exceletnes

En lo que respecta a tu blog, hemos conocido a muchas personas con intereses similares o incluso contrarios, la verdad absoluta no le pertenece a nadie. Para mí ha sido todo un descubrimiento.

Yo personalmente, te doy las gracias por tus palabras y por tu apoyo. Y porque creo que tienes razón en todo lo que me dijiste.

Estas aguas sí saben lo que llevan dentro

CARMEN--- dijo...

Francamente, no hace mucho que llegué a éste rinconcito, pero me siento bien, de ahí que de vez en cuando deje algún comentario.Aunque no aportan mucha sabiduría, es mi forma de ver las cosas. Si usted caballero sigue escribiendo, yo le seguiré leyendo.
Gracias por todo, besos

Donce dijo...

Enhorabuena por tu Acequia Pedro, saber ser la fuerza que mueve la corriente debe ser bien chulo!
Un besote.

Poesía?????????? cuelga aquí algún poema tuyo, por favorrrrrr!!!!!!!

Salondesol dijo...

¡Felificientas felicidades por tus dos añitos!

Que el agua de tu acequia no deje de fluir.

Besos.

lichazul...elisa dijo...

sabes que cuando era nena me llevaban de vacaciones al campo
allí las acequias eran eternas e incontables
se iban ramificando ,regando predios vecinos y también los propios
me encantaba refrescar mis pies en ellas , podía disfrutar del paisaje, del sonido de agua , de olor a libertad

y en tu espacio me siento igual
libre para decir , sin miedo ni incomodidad
gracias por ser un excelente anfitrión

un beso y un abrazo de paz
desde chile

elisa

Merche Pallarés dijo...

¡Enhorabuena querido Pedro por tus dos añitos de blog tan interesante! He aprendido mucho leyéndote y espero seguir haciéndolo durante MUCHO tiempo. La foto de la acequia es preciosa y en general todas las que cuelgas en el post, muy interesantes y curiosas. Sigue en la brecha. ¡Ah! y espero tomar un café pronto contigo y con el resto de blogueros de Burgos. Muchos besotes, M.

manuel-tuccitano dijo...

Cierto amigo, te has demostrado y me has demostrado que este medio es una forma de comunicación más y una herramienta para la docencia también. Por otra parte decir que además hay que dedicarle bastante tiempo, del que yo personalmente carezco, pero mira ahí seguimos....si no se puede publicar todos los días... al menos todas las semanas...para saber que estoy y estáis

Mafaldia dijo...

Parecía internet un medio inhóspito y frío, ni mucho menos aquí hemos encontrado calor en invierno, me maravilla el respeto general dentro de la red social nunca lo hubiera esperado, como tampoco, los cafés, las cenas... ¡está divertido!, y concretamente la acequia es ya una institución, es como pasearte por la plaza mayor... Saludos, besos, felicitaciones. :)

Cecilia Alameda Sol dijo...

La verdad es que yo admiro tu constancia porque es difícil mantener una relación diaria, constante, con tu blog y con el de los amigos. Crearse una obligación cuando ya se llevan bastantes a las espaldas puede derivar, por muy grato que sea el compromiso, en un motivo de angustia o de descontento con uno mismo.

Blogofago dijo...

Creo que se te ha olvidado un motivo...QUE TE DA LA GANA ¡¡ leches ¡¡
¿Acaso hay algo mas bonito que hacer las cosas porque nos da la gana?

¡¡¡ dos años ya¡¡¡¡

Juan Luis dijo...

Hola Pedro.

El blog es una fantástica manera de saciar esa necesidad de escribir que muchos sentimos. Para mí el blog ha sido la oportunidad de sacar mis escritos al público y sobre todo compartir, que es una cosa muy importante, porque nos hace crecer y ser mejores personas.

Un abrazo y seguro que si La Acequia cumple dos años no es por casualidad.

Francisco O. Campillo dijo...

Creo que suscribiría tu post casí al cien por cien. Sólo puntualizaría una cosa... pero ya se me ha adelantado el jodido Blogofago, sin tilde. Así que tendré que añadir otra cosa.

LA ACEQUÍA es uno de mis blogs de referencia. Algunas veces no lo entiendo y otras no termina de gustarme. Yo defiendo el lenguaje claro y sencillo ¡Qué dificil es escribir así y que fácil es hacerlo de manera ampulosa! así que huyo de las "Disoluciones" como alma que persigue el diablo.

Pero la inmensa mayoría de las veces me encuentro muy cómodo aquí, casi como en mi casa.

Y por cierto, allí donde puedo digo que participo en una lectura virtual y colectiva del Quijote... y que conozco a su promotor. Es una de las más deliciosas aventuras que se pueden disfrutar en la Red. Vale.

CORNELIVS dijo...

Enhorabuena por esos dos años Pedro.

Sabes que para mi fue un placer descubrirte, y es un placer leerte diariamente.

un abrazo.

El Deme dijo...

Estoy muy contento de haberte descubierto Pedro, mezclar reflexiones sobre el Quijote con fotos personales sobre tapias, túneles o escaleras me parece una delicia. Escribir es una manera de expresarte, si tienes un grupillo de habituales que valoran y disfrutan esos pensamientos, es una manera de estar en sociedad. Te lo digo por ti y por mí, claro.

Antón de Muros dijo...

Pedro: recibe también mis felicitaciones por estos dos años de continuidad.

Por mi parte disfruto del blog y -aunque a miles de kilómetros- te siento muy cercano.

Por cierto, creo que la escritura es terapéutica y ayuda a sanar el alma :-)

Un abrazo.

Antón.

Haideé Iglesias dijo...

¡Enhorabuena! Esta permanencia habla de tu perseverancia y gusto por estar en comuncación con el mundo.
Alguién dice que la escritura es terapéutica, es cierto. Pero no sólo por el hecho de escribir como echar fuera pensamientos,etc. Tanto más por el hecho de hacerlo a mano, algo que si se deja de hacer, una parte de nuestras neuronas dejan de estar activas. El ser humano lleva miles de años escribiendo, es el mayor logro en la evolución cultural de la humanidad. Y el más dificil acto de realizar. Algo que ya comienzan a comprobar muchos enseñantes en sus aprendices. No hay peor cosa que los prejuicios acompañados de la ignorancia.
En mi caso, escribo a mano en un bloc, y luego lo paso al ordenador. Como escribo en momentos especiales para mi, no me importa luego pasarlos al ordenador. Este es mi archivo, pero mi lugar de placer es el papel, al que tú también pareces tenerle cariño a la hora de escribir poesia. Y también yo te ánimo a ponerla aquí. Eso si, sin dejar de escribir a mano. Importantisimo esto.Si quieres más información respecto a esto, dímelo.Mi correo electrónico esta en el perfil.
Gracias de nuevo por ser y estar. Y por supuesto, que sigamos enriqueciéndonos todos mutuamente.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Después de un verano intenso, me incorporo otra vez a la "rutina" y me alegro de hacerlo con tu entrada de hoy. Felicidades por estos dos años y gracias por compartir tu arte.
Besos Isabel.

manzacosas dijo...

Hola. Parece que está todo dicho, con lo que es difícil añadir algo. Simplemente, que sigas. Eres un referente muy positivo. Adelante. Un saludo. Manzacosas

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras. La Acequia no sería lo mismo sin vuestra participación. Un fuerte abrazo.

Esther dijo...

Cómo pasa el tiempo Pedro, yo en esto llevo tan sólo dos meses y a ti te visité practicamente desde el primer día y aqui sigo enganchada a tus letras que tanto siempre nos enseñas.

Sigue así el alma de este blog es muy bonita.

Un beso

amelche dijo...

Es verdad, ya no escribo tanto en papel desde que tengo el blog. Pero, a cambio, lo lee más gente que cuando se quedaba en carpetas en un cajón.

Pilar dijo...

Gracias Pedro por tu generosidad,
por tu amabilidad y cercanía.
Por tu sensibilidad.
Por tu buenhacer escribiendo.
Por tu amor a la cultura.
Por tu bondad.
Por tu manera de animar a los demás.
Por tu sinceridad.
Yo conocí tu blog en Mayo de 2007, y ha sido uno de los descubrimientos (a pesar de mis vaivenes)que más energía me han dado en estos últimos años.
A mí también me gusta escribir (no lo hago como tú, a la vista está), pero siento algo especial cuando lo hago, aunque no esté bien redactado y bien compuesto.
Ese vaciarme me llena a la vez.
Gracias por sentir que através de la red he encontrado a personas, como tú, que pensé que no existían,con sensibilidad y con corazón.
Gracias y un beso.

Anónimo dijo...

Antes de nada quiero felicitarte por tu expléndido blog, me parece muy interesante.
Por lo del Quijote, por las fotos de los rios, (ese, que todo el mundo utiliza para decir lo que le da la gana aprovechando que pasa por donde pasa).
Porque en mi niñez también hubo una acequia.
Porque soy de Valladolid, aunque vivo en otra ciudad que tiene mucho, mucho que ver con Cervantes.
Porque me gusta la escritura y la lectura, aunque lo que más hago es leer.
También me interesa mucho como escritora y por ser paisana, Rosa Chacel, a su vez admiradora de José Zorrilla. Me imagino que el paisanaje y la admiración será casualidad.
Volveré por aquí, entre otras cosas, porque de vez en cuando es como una ventanita abierta a Pucela.

A mí me lo parece.

Un saludo.

Preciosas las fotos de esta entrada.

Antònia P. dijo...

A caminar se aprende caminando.
Gracias por este blog.

São dijo...

Cada vez é maior o gosto com que te visito, Pedro!
Um abraço apertado.

jg riobò dijo...

Y a tí te encontré en la acequia de esta nuestra ciudad.
Querido amigo.

Anónimo dijo...

Hace un año más o menos que caí por aquí, atraído por los inteligentes y breves comentarios de un tal Pedro Ojeda en el blog de LFComendador, que era prácticamente el único que seguía. Desde el primer día lo puse como favorito y una visita diaria, como mínimo, a ver qué tipo de agua lleva la acequia es de las cosas más satisfactorias que uno hace desde entonces. Siguiendo sus recomendaciones, esas que tiene a la derecha del blog, he descubierto, sin mucho esfuerzo, otras joyas cibernéticas, que permanecerían escondidas sin esos enlaces.

Para darse cuenta de la auténtica dimensión de La Acequia sólo hay que echar una ojeada al archivo, ya si te explayas un poco y navegas por las entradas porque tienes tiempo, enseguida te das cuenta de que esa dimensión es difícilmente abarcable tanto en cantidad como en calidad, cosa harto complicada de encontrar en los tiempos que corren.

Decías el otro día en una respuesta a un comentario de la entrada “Las Misiones Pedagógicas” que a pesar de estar de acuerdo en que los blogs son la continuación del espíritu altruista que llevó a aquellos autores e intelectuales de principios del XX a echarse a la carretera a difundir la cultura por todos los rincones de España, había que dar un paso al frente y pisar el terreno. Yo creo que La Acequia pisa ese terreno desde el principio. Lo que hay que conseguir es que Internet, banda ancha, llegue a todos los rincones de la geografía, pues hay aún muchas zonas rurales donde la banda ancha es ciencia ficción y motivar a que cada vez más gente use las TICs para así evitar el estar creando una brecha entre los ciudadanos.

Una de las cosas que más me gustan de La Acequia es la hospitalidad que ofrece y el uso que su autor hace del tiempo digital, trasladando sus conocimientos de teatro, del que es un experto, al mundo de los blogs, lo que provoca que cuando lees una entrada te quede el mismo regusto que cuando lees una buena novela: quieres más cosas del mismo autor.

Otro aspecto que hace más que atractiva esta acequia es que su autor siempre parece guardarse algo, aunque lo dé todo, nos hace ver lo contrario, con lo cual nunca parezca que le veamos el límite a lo que escribe. El mayor elogio que he visto aquí reflejado es el de O. Esquivias cuando dijo que aquí no sólo se habla de literatura sino que se hace. Nosotros que nos alegramos y que sea por largo tiempo.

Perdona la tardanza y la extensión, nunca creí que iba a ser capaz de escribir tanto; mucho de esto se lo debo a La Acequia. pancho

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido PANCHO. Como has visto, no tenía intención de responder individualmente a los comentarios de esta entrada. Pero has hecho que me sintiera muy emocionado por tus palabras. Te las agradezco.
Como sabes, aun tenemos un encuentro pendiente.

Isabel Huete dijo...

Aunque todavía no he tenido el placer, y creo que privilegio, de conocerte (lo haré, lo haré :), desde que te leo he tenido la sensación de que crecimos en la misma pandilla y hemos mantenido la amistad hasta ahora. Me gustan las personas que saben combinar razón con corazón y, a la vez, saber dejarse llevar cuando así surge tanto por la una como por el otro.
Gracias por lo que dices y por la milésima parte que me pueda tocar. Gracias por esa compañía que son tus comentarios.
Un beso mu mu grande, Pedro.

Aldabra dijo...

el blog engancha ¿verdad?... engancha pensar en cosas para escribir o fotografiar, engancha leer otros blogs, enganchan las personas que se conocen y la red que se teje...

así que ojalá que cumplas muchos más años con el blog.

bicos,

Abejita de la Vega dijo...

Me gusta tu blog y también me gusta su nombre porque me trae a la memoria esto:
Di, ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes a mí,
manantial de nueva vida
de donde nunca bebí?
Saludos

Myr dijo...

FELICIDADES!

Juega Dios a los dados, si o no?

Tambien me alegro de que la Acequia siga siendo lo que es, generosa, fructifera dadora de la luz y de las sombras de tu alma.

Besos...... y desde y por siempre, gracias