lunes, 8 de septiembre de 2008

Debajo siempre está la simplicidad de la muerte


Un día, me dio por tirar de la esquina de un trozo de papel mal pegado en una tapia. Fue un tirón al paso, sin mayor pretensión que cuando damos una patada a una caja de cartón vacío que se ha cruzado en nuestro camino. Al tirar, despellejé aquel anuncio publicitario, que dejó sus marcas en los lugares en donde la cola lo había fijado con más fuerza a la pared. Debajo de la promesa de colores, con la que nos hemos aturdido para engañarnos, descubrí el revés del mundo, el truco cruel que se inventó para nosotros y que nos hemos ocultado, ciegos de estridencia y vanidad. Debajo no había nada: sólo la sencillez negra de la muerte. Y era oscura, atractiva y cierta.

39 comentarios:

Isabel Huete dijo...

No, no, Pedro, son las sombras de la vida. La muerte ni es sencilla ni es negra. No tiene color.
Un besote.

CORNELIVS dijo...

La muerte...la eterna obsesión de miles de pensadores.

La muerte...yo no quiero morirme, por supuesto, pero se que llegará un dia y hay que desdramatizarla todo lo que se pueda. Todo lo que tiene principio ha de tener fin y hay que aceptarlo.

Alrededor de la muerte se han urdido muchos, digamos, "edificios" religiosos que son hijos directos del orgullo humano; nos cuesta trabajo enorme aceptar que un dia partiremos de aquí. Quizas por eso alguien acuñó el termino "inmortalidad". Morir no es malo ni bueno, es solo un paso.

UN CORDIAL SALUDO

Merche Pallarés dijo...

Hijo, la muerte no me come el coco y, me parece, que soy la que está más cerca de ella... ¿No sería solo la tapia lo que viste? Besotes, M.

loca_depatio dijo...

hola hombre extraño sin duda tus palabras envuelven un sin fin de sensacioens inexplicbles....
muerte....es realmente atractiva por que es algo desconocido....
un gusto leerte....

...............

Euphorbia dijo...

Otra vez, no estires el papel, creo que hay cosas que mejor no tenerlas en mente, una de ellas es la muerte, especialmente la de los seres queridos que nos rodean. La mía no me preocupa en exceso, excepto cuando pienso en los que la llorarán.
Otro día, las manos en los bolsillos, por favor.

Besos, Pedro

Antònia P. dijo...

Pedro, prefiero que debajo haya otro cartel y que queden superpuestos con alguna frase absurda sin sentido. Las mejoe son cuando la propaganda política se mezcla con la comercial.
Un abrazo.

Carlos Labarta dijo...

Pedro, ¿es ese pararse de a veces lo que resulta ser oscuro por confuso al principio, atractivo por la curiosidad de querer saber o discernir algo de claridad en la oscuridad y cierto porque habiéndonos parado... a reflexionar, podemos contemplar la idea meridianamente clara de la realidad que subyace en algo cotidiano, la realidad que vemos sugerida por lo cotidiano? ¿Es como una consciencia, una revelación inesperada?

CARMEN--- dijo...

Existe en realidad la muerte, o es sólo otro invento del hombre????.
Este es un mundo de conceptos y palabras inventadas a las que le damos un significado, segun el estado de ánimo.Como el viajero que se detiene en cada parada,el ser que hace el viaje de la existencia permanece un tiempo en cada vida.

Besos y buenos días

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISABEL: Posiblemente no tenga color, pero es de la mayor simplicidad posible. Un beso.

CORNELIVS: No queremos morirnos, en efecto. Y nuestro primer deber es el de la supervivencia. Pero dialoguemos con la muerte como algo cotidiano. Saludos.

MERCHE: Nadie sabe quién está más cerca, querida amiga. No había tapia: sólo un cristal sucio que daba a un local abandonado y oscuros. Besos.

LOCA: bienvenida a La Acequia, en la que espero volver a encontrarte en próximas ocasiones. Un gusto que hayas venido.

EUPHROBIA: debemos acostumbrarnos a ella como la mejor forma de no dramatizarla. Ahora bien, sin desearla, claro. No te preocupes, dentro de poco vendrá el frío y guardaré las manos en los bolsillos. Besos.

ANTÒNIA: en el fondo, ambas propagandas son las mismas y hasta la segunda es menos mentirosa. Un abrazo.

CARLOS: es la constatación de una de las pocas certezas.

CARMEN: existe: quizá es lo único que existe. Besos.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Carlos Labarta dijo...

Pedro, prefiero leer tu post como una imagen que retrata el descubrimiento de lo que para ti es una certeza. Por mi parte y, entendiendo lo que transmites, tal y como lo explicas en tus respuestas a otros, soy incapaz de decir que la muerte sea simple... Y de igual modo me cuesta decir que la muerte es cierta... No vivimos eternamente, no hay que morir para luego decir que se muere uno, no es necesario, lo sabemos, la muerte llega... Pero repito esa frase, la certeza de la muerte, y me cuesta admitirla, no por temor a morir, ni a que mueran, no siento ese miedo, todavía, sino que me ocurre como una incapacidad de comprensión de esa frase... Por eso me es fácil contemplar tu artículo como la descripción del momento en el que con un gesto cualquiera, sencillo, cotidiano, uno descubre algo, latente, conocido, y en lo que no se había reparado...
La muerte que aparece debajo del papel arrancado... Me sugiere muchas cosas... Grandes temas... Un filólogo cualquiera podría sentir una gran asfixia intelectual, creativa, leyéndolo como digo... Ahí quede mi lectura...

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Isabel Huete:la muerte ni es sencilla ni negra, de hecho, en la India quienes llevan luto van de blanco.
Qué tal si lo miras desde otro punto de vista?, seguro que no vés lo mismo.
Te dejo otros puntos de vista,para que al menos sonrias:
Desde el punto de vista del búho, del murciélago, del bohemio y del ladrón, el crepúsculo es la hora del desayuno.

La lluvia es una maldición para el turista y una buena noticia para el campesino.

Desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista.

Desde el punto de vista de los indios de las islas del mar Caribe, Cristóbal Colón, con su sombrero de plumas y su capa de terciopelo rojo, era un papagayo de dimensiones jamás vistas.

Desde el punto de vista de los vecinos del pueblo, "felipe"nunca tiene frio...él no dice nada. Frío si que tiene, lo que no tiene es abrigo.
Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano?

Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas son puras mentiras que Adán contó a la prensa.

Espero haberte sacado una sonrisilla.....

Saludos
Rosa C.

Mafaldia dijo...

Es un bichillo que sólo nos pica una vez, que le da igual que seas rico, pobre, listo, tonto, divertido, aburrido, sagaz, elocuente, astuto... que se ríe de la sabiduría de los hombres, y más de la de aquellos que se creen invencibles o intocables.

lichazul...elisa dijo...

la muerte
sin duda es la certeza cuando llegamos a este mundo
es la otra compañera
y como tal la vestimos y la maquillamos para que camine junto a nosotros

esa compañera es la más leal y real que he visto y que he sentido

muakismuakis

amelche dijo...

Si hubieras tirado de otro cartel, te habrías llevado medio kilo de carteles que habían ido pegándose uno encima de otro. A veces, se van acumulando y lo que hay debajo no es la nada, sino otros miles de carteles.

El otro día hablaba con una amiga de las pegatinas de cerrajerías que te ponen en la puerta de casa y que, como no las quites, al final te tapan la entrada. Me dijo que su padre, cada vez que ve uno de esas pegatinas, llama a la cerrajería y les dice que se tomen nota de su dirección y no vuelvan a pegar nada, si no quiere que los denuncie. Y es que, ¿por qué nos tienen que llenar las fachadas y los buzones de publicidad? ¿No hay ya bastante publicidad en todas partes?

Además, a veces, roza ya la intrusión en el derecho a la intimidad, como que te estén llamando a todas horas (fines de semana, tardes a la hora de la siesta, noches a la hora de cenar, a la hora de comer también...) ofreciéndote cosas. Debería estar prohibida la publicidad por teléfono y en tu buzón.

Dargor dijo...

Pero aun asi los anuncios se pegan a la pared valorando la vida

Metis dijo...

a veces es la muerte misma quien tira del papel para recordarnos que hagamos lo que hagamos siempre esta alli debajo esperando vernos desgarrar por dentro.

besos

Haideé Iglesias dijo...

Cierta de bien seguro, negra no me lo parece,y atractiva para algunos, para otros es muy fea.
Pero, aparte de la entrada en el otoño que simboliza la necesaria muerte para renacer, la muerte es una fiel compañera, hermosa y silenciosa que nos acompaña y alienta para aprender a querela... sin estridencias, sin rasgaduras de vestimentas, dulcemente nos deja... Bonita reflexión a partir de un gesto tan sencillo, me gusta el dibujo abstracto que ha quedado impreso.

Me gusta lo abstracto, siguiendo a Sacks, igual se me está deteriorando una parte de mi cerebro... hoy tengo el día un poco jocoso:)
Un abrazo.

SAUVIGNONA dijo...

holaaaaaaaaaaaaaaaaaa pedro hermoso
mira mejor ya no tires de esos papelillos que cuelgan...porque te va a pasar lo que pasa cuando estiras esa lanita que cuelga de un sweter de lana...te vas quedando sin swueter porque se va destejiendo....
no habria que temerle a la muerte atodos no llega antes o despues...lo importante seria aprovechar esta vida.....graciosa
besines muchos besines!

Anónimo dijo...

O sea, que no tienes bastante con sacarle fotos a la superficie, al lado noble de las cosas, ya provocas para hacérselas al interior, a lo escondido. Gran foto, me recuerda algún cuadro de Pollock o De Kooning, de esos que pintan sin pinceles: lanzando la pintura al óleo.
No tenemos ni idea de cómo es la muerte (nadie ha vuelto a contárnoslo), sí estamos seguros de que existe. pancho

São dijo...

O fundo da morte é sempre o que nos espera, mesmo se está tapado e disfarçado com milhares de ouropéis.
Besos, amigo.

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro.
No hay nada más cierto que morir, en realidad morimos cada día, cada segundo, cada instante.. Desde el momento de nacer ya estamos en el camino de la muerte. Pero sabes? Realmente se tiene miedo a morir?. Creo que no, sino a la forma.. al sufrimiento degenerativo. Particularmente no tengo temor alguno en lo que para mi es un cambio de "traje", yo lo describo como morir un nuevo amanecer.

Te dejo un abrazo lleno de luz para tu ser y que esa fuerza que tienes en tu interior siga tan "viva" para seguir delitándonos con tu escritos.

Besos

Nome Digas dijo...

Está el anverso y el reverso. Quizá haya más verdad en la cara que no vemos.
un saludo

María dijo...

La muerte debería ser nuestra amiga, y, en cambio, la vemos todos con miedo como si fuera nuestra mayor enemiga, como una sombra, una oscuridad, un más allá para no volver, una despedida sin un reencuentro...

Nos deberían haber educado desde muy niños, o nosotros hacerlo con nuestros hijos, que la muerte es algo que debemos aceptar, que forma parte de la vida, es de la única manera que no tendríamos temor a ella y la veríamos como un paso más de la vida.

Pedro, con tu permiso, voy a dejar enlazado tu blog al mío, y, además, enlazado entre mis diez blogs recomendados.

Un beso.

BIPOLAR dijo...

Pues sí parece la mandíbula de una calavera y los orificios nasales. Para un diseño mola bastante.
Haría una serie con la misma imagen repetida y cambiando el color negro por otros.

manuel-tuccitano dijo...

Ese es el color que se le supone...ya lo descubriremos...lo que ocurre es que no podremos contarlo. Jo...como está hoyu el patio...Saludos

Salondesol dijo...

La muerte se cumple sola, de lo que tenemos que preocuparnos es de la vida, y esta pasa incluso de si estamos preocupados o no, Así que vivamos tranquilos.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CARLOS: eso es lo malo del paseante de La Acequia, que de pronto se para y levanta un anuncio mal pegado. No sabe estar con las manos quietas.

ROSA C.: lo has conseguido. Lo has conseguido. Besos.

MAFALDIA: siempre se ha dicho que es lo único verdaderamente democrático. La muerte, claro, no la sepultura.

LICHAZUL: y nunca nos abandona. Besos.

AMELCHE: la publicidad nos invade, en efecto, por entero.

DARGOR: valorándola, en efecto, es decir: calculando el precio de vivir sin mirar la muerte.

METIS: eso es peor, porque ni nos deja mirarla a la cara. besos.

HAIDÉE: sin ella, además, no habría vida. Yo, cada vez soy más abstracto, así que también puede que se me esté deteriorando algo... Un abrazo.

SAUVIGNONA: no es incompatible, pero procuraré no tirar más de los papeles... Besos.

PANCHO: y tanto, aunque miremos para otro lado.

SAO: por mucho que lo disfracemos, querida amiga. Besos.

BEATRIZ: no sólo a la forma. Hay mucha gente que quiere negar la muerte, como si se pudiera... Besos.

NOME DIGAS: quizá esté allí la única verdad posible. Saludos.

MARÍA: nuestra cultura se ha apartado de la muerte porque, en el fondo, somos inmaduros. Te concedo el permiso, por supuesto. Y te lo agradezco. Del blog tengo muy abandonada la sección de enlaces, no actualizada, a ver si me pongo y os correspondo a todos. Un beso.

BIPOLAR: tengo diez fotos de ese lugar. Estuve por publicarlas, pero luego me llamáis raro...

MANUEL: no, no podremos. A lo mejor es rosa... Saludos.

SALONDESOL: aun así, no le demos la espalda, que es traidora. Un abrazo.

DianNa_ dijo...

Peor es estar muerto en vida.

Besos, niño

Tormenta. dijo...

Atractiva y cierta, pues yo no quiero encontrarme con esa imagen no no...quita quita, vida vida y vidaaaaaa!

Uissspor dios, como se me puso el cuerpo! Jejejeje Besos guapo!.

Esther dijo...

la verdad es que a veces con carteles como parches tapamos las cosas malas ,sobre todo en nuestra memoria tendemos a olvidar lo malo superponiendo un bonito recuerdo,es como una defensa propia para poder ser felices. Es la lectura que hago yo del cartel, más que de la muerte se trata de un mal recuerdo o algo..

besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DIANNA: y hay muchos así. Besos.

TORMENTA: lo es. Y está ahí. Besos.

ESTHER: el caso es que siempre tapamos aquello que es parte de nuestra vida. Ni siquiera queremos aprender de eso. Besos.

begoyrafa dijo...

Siempre la tengo presente Pedro, creo que es fundamental ser conscientes de que un día nos va a visitar al alba esa dama de negro. Creo que es fundamental para dos cosas: saber relativizar las dificultades y saber apreciar la belleza de lo que nos rodea. Parece contradictorio, pero creo que no lo es.
Un abrazo
Rafa

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

RAFA: no, no lo es. Lo contradictorio es no pensar en ella. Un abrazo.

jg riobò dijo...

Ayer comenté y no ha llegado.

Estas que te sales, un texto magnífico.
Voy a revisar mis collages no sea que debajo habite el rostro de la muerte.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JAVIER: no, no llegó. Hubo problemas en Google.
Ten cuidado, no mires de frente...

PILAR dijo...

No sé si quiero quitar y arrancar ese papel viejo.
No sé si volver a pegarlo,
no sé si me atrevo a mirar que hay debajo, y que hay detrás.
No sé si habrá echado unas raíces profundas, y al arrancar el papel tiré todo y me lo cargue.
Tal vez no quiera saber lo que hay detrás.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PILAR: a veces, da miedo, en efecto. Besos.

Myr dijo...

Sobre este tema, te contesto en el Post de la tumba de Ventura Garcia Escobar. Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MYR: leído. Un abrazo.