viernes, 11 de abril de 2008

Cena y fuegos artificiales


Ayer, en el bar Ancón de Valladolid, uno de esos pocos locales que se han salvado de la despersonalización y conservan la estética de los años cincuenta y que es peculiar en casi todo, cené con Óscar Esquivias, que anda de gira cumpliendo esa faceta, hoy obligatoria en todo escritor, que es la presentación y divulgación de su obra. Como los actores o los directores de cine, los meses siguientes o previos a que salga un nuevo título, son de continuo trajín que aleja del trabajo cotidiano y provechoso. De eso hablamos también (además de mucha literatura), de cómo puede influir en la vida de un artista esta parte que no solemos apreciar. Los dos comprendíamos que se impongan muchas veces la tarea de decir que no sistemáticamente a ofertas de conferencias, charlas o entrevistas a pesar de que quien invite se pueda molestar. Habría escritores que no se dedicarían a otra cosa, aunque muchos de estos que están continuamente de gira y participan con asiduidad en los medios de comunicación tampoco están presentes cuando se redactan sus textos. No es nuevo. Se cuenta de Dumas padre que se encontró con su hijo (evidentemente, Dumas hijo) y le preguntó si había leído su última novela, a lo que éste contestó:
-Yo no, amado padre, ¿y usted?

Fue una cena tranquila y de conversación agradable. Óscar me ha pedido presentar su próximo libro en la Feria del Libro de Valladolid, el día dos de mayo.
De paso, me trajo un regalo hermoso: Fuegos artificiales, un volumen agradable compuesto por láminas, publicado por la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Mérida en este año de 2008. Se trata de una selección de textos suyos, ya publicados, con un excelente poema venatorio e inédito, En la Biblioteca Nacional. El volumen se ilustra con excelentes fotografías -véase, como ejemplo, la de la portada- de otro gran artista de estas tierras: Asís G. Ayerbe que recientemente ha estado embarcado en la serie Camino del Cid (de la que salió un libro de fotografías muy recomendable) y que siempre sorprende en todo lo que hace. En cuanto Óscar me puso encima de la mesa su libro me acordé de que aun no había agradecido a Asís el envío de [interail], su magnífico libro de fotografías publicado en Burgos por Los Duelistas en el 2007. No tengo perdón, Asís.

24 comentarios:

Héctor Ojeda dijo...

La buena literatura se agradece y es como un detonante que enciende la mecha de nuestra mucha imaginación.

Un abrazo hermano, he robado un poco de tiempo a mi vértigo de vida actual.

Saludos.

Héctor.

fernando dijo...

Una tarde de amigos, lectura y confindencias. Genial. Un abrazo.

blogochentaburgos dijo...

Cena de talentos en la vecina Pucela. Ese libro ilustrado, Fuegos Artificiales, está pidiendo leemé.... Un saludo Pedro

PILAR dijo...

Por Dios, Pedro, menos mal que descansamos de tanto óxido, de verdad,...
Fíjate el título me encanta.
Cenar con un colega, pues eso es de las cosas sencillas y pequeñas de nuestra vida que a mí me inyectan buen rollo (ya verás ya, voy a desoxidarte todo lo que pueda...gegegeg)Y encima con Óscar Esquivias, vamos que me das envidia.
Fuegos artificiales, qué bonito el título. A mí me ocurre, soy así de superficial, que a veces los títulos me invitan a comprar un libro o a ver una película. Recuerdo que una vez vino a Burgos Carmen Martín Gaite y comentó que su libro "Nubosidad variable" se había vendido mucho por el título.
Asís, también tuve la oportunidad de conocerle y me he metido en su página. un tío genial. Tiempos de la escuela de hace 7 años, con nuestro amigo Fermín.
Me ha gustado esta entrada, Pedro, me has dado oxígeno que no óxido, que empiezan igual pero acaban diferente...
Abrazo, maestro.

Óscar E. dijo...

Fue una cena estupenda en un comedor casi desierto, mientras en la tele se oían, lejanos, los goles de un partido de fútbol. A mí del librito ferroviario de Asís lo único que no me gusta es el título. Será por deformación profesional, pero eso de suprimir las tildes y la erre doble (no es por descuido, sé que fue algo consciente por parte del editor) me parece un crimen. Menos mal que las fotos son maravillosas (que es lo que importa). Un abrazo y saludos a todos los navegantes de esta acequia.

DianNa_ dijo...

No conocía nada de Óscar Esquivias, gracias por "presentármelo".
He dado un largo paseo por todos los enlaces y he disfrutado redescubriendo a los Dumas y con las fotos de Asís.
Que bien rodeado estás...

Besos y buen fin de semana^^

Pd: aquí el tiempo no acompaña , nublado y viento :(

______________ dijo...

Vaya, me has destruido un mito(no el de Dumas). Siempre imaginé a los escritores profesionales con un montón de tiempo dedicandose a pulir ideas tranquilamente (o alocadamente en un desenfreno de juergas), pero sin tenerse que preocupar del mundanal ruido. Por lo que dices tienen tan poco tiempo como cualquiera, así que tendrán su propia versión de la libreta que uso para escribr en los ratos muertos.

Lo de los negros sería para una artículo propio ;)


Un saludo,


Pedro.

Blogofago dijo...

Soy un criminal...lo dice Esquivias Glupsss...

Serendipity dijo...

Me animo la lectura de tu entrada hoy. Me alegra que se conserven ejemplares arquitectonicos de otros tiempos... Un abrazo y feliz finde!

Francisco O. Campillo dijo...

Una cena entre amigos -y amantes de los libros- que los visitantes de LA ACEQUÍA hemos podido compartir.
Gracias, shukran por ello, Pedro.

Merche Pallarés dijo...

Oscar Esquivias, Oscar Esquivias... Tengo que retener ese nombre y leer (cuando me jubile que tendré todo el tiempo del mundo--el año que viene) sus libros. Por lo que dices, me parece un escritor interesante. Me ha gustado la anécdota de Dumas hijo. Besotes, M.

brujaroja dijo...

Por razones de trabajo y otras he tenido la suerte de compartir muchas cenas y comidas con escritores y son (en su mayoría) de los momentos más gratos de mi vida laboral. También es cierto que siempre he intentado que esos encuentros sean con escritores que además son amigos (o que se convierten en amigos), porque recuerdo una ocasión tremenda en que asistí a una especie de duelo intelectual y dialéctico entre dos escritores pedantes e insoportables que casi me cortan la digestión...
En fin, echaré un vistazo a la obra de Esquivias que apenas conozco. Muchas gracias.

manuel-tuccitano dijo...

bueno, al menos tu tienes un amigo literato-escritor que te "recuerda" lo que tienes pendiente... yo me tengo que acordar que tengo (en serio) 6 obras por leer (me confieso comprador compulsivo de literatura) menos mal que julio se acerca a paso agigantado

jg riobò dijo...

El viernes mismo tomé un pincho en El Ancón y comenté a mi mujer la excepcionalidad del lugar de otro tiempo.
Novelas me cuesta mucho leer, cosa de la edad y tener cada vez menos tiempo y tener la obligación de ajustarlo.

Nana Lopes dijo...

Que delicia é encontrar com amigos.
A fotografia e o titulo são belas.

Euphorbia dijo...

Dentro de nada, el 23, es Sant Jordi, lo máximo en publicidad para un autor. Creo que es muy importante el tiempo que emplean los escritores en dar a conocer su obra y el contacto directo con el lector. Días como el de Sant Jordi son mágicos para un lector que puede ver en persona a sus escritores preferidos.

No conocía a Esquivias, gracias.

noventera dijo...

Es increible la vida ajetreada que llevan los escritores. Da igual que estén de "bolos" o en pleno proceso creativo, no paran. El otro día lo comentábamos con Oscar durante una comida , donde por cierto me descubrió a Asís Ayerbe y a otra estupenda artista, Victoria Deihl.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

HÉCTOR: Te sé muy liado, por eso agradezco que vengas por La Acequia. Un fuerte abrazo.

FERNANDO: lo mejor para estos tiempos. Un abrazo.

BLOGOCHENTA: si puedes hacerte con él no te va a defraudar. Un saludo.

PILAR: un buen título vende un libro, en efecto, pero luego hay que dar algo más: Óscar, Martín Gaite lo hacen. Muchos no. No sabía que conocieras a Asís. Un buen tipo. Un abrazo.

ÓSCAR: algunos comienzan a decir que mi blog es la página "no oficial" de Esquivias. No me importa, sino todo lo contrario. Un abrazo, amigo.

DIANNA: merece la pena. Asís también. Besos y que mejore el tiempo.

PEDRO: son esclavos de su propio éxito en gran medida y, quien lo sufre, son los libros siguientes. Y sí, viajan con libreta. Yo vi la de Óscar encima de la mesa.

BLOGÓFAGO: criminal, confeso e irredento, amigo.

SERENDIPITY: se conservan, a pesar de la destrucción a la que los sometemos. Un abrazo.

FRANCISCO: donde yo voy como "cronista" de La Acequia venís conmigo. Un abrazo, amigo.

MERCHE: apúntalo y busca sus libros. Bastarán "Jerjes conqusita el mar" y "Viene la noche" para que te des cuenta de su valor. Besos.

BRUJAROJA: ahhh, cuando uno comparte mesa y mantel con esos divos pedantes... hay que procurarse tomárselos a broma para que no se te indigeste la comida. He conocido varios. Lee a Óscar, no te va a defraudar.

MANUEL: menos mal que julio está ya cerca, en efecto...

JAVIER: qué coincidencia. A mí, en la novela, me pasa casi lo mismo: cada vez voy más sobre seguro y no me importa abandonar la lectura en las primeras páginas.

NANA: en efecto, es un placer.

EUPHORBIA: más que importante, es necesario para el mercado y para que los lectores los conozcamos. Pero, si tienes éxito, te resta tiempo de trabajo.

NOVENTERA: cualquier tiempo con Óscar es tiempo bien empleado.

Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo.

Dargor dijo...

Yo tengo la maldita aficcion de deborar novelas

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, querido DARGOR: hay que comerse el arte. A bocados.

PILAR dijo...

Vaya, si el artista se comunica, lujazo tener a Óscar entre los comentaristas. Pues desde aquí, por si lo lees, me encantan tus libros, ya lo he dicho más veces aquí en la acequia. Te descubrí en "El suelo bendito", y te he leído casi todo. Me has hecho pasar ratos muy agradables. Y te he estoy agradecida. Un abrazo, y gracias Pedro.

PILAR dijo...

Lo estoy releyendo, odio las faltas de ortografía, habrán sido los nervios de estar dirigiéndome al artista. Ay, ¡por Dios!
La última frase, corrección:
"Y te estoy agradecida"

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Dilcupada, PILAR. Besos.

PILAR dijo...

Bueno si estoy dilcupada, me quedo tranquila, si hubiera estado disculpada hubiera sido distinto.