viernes, 8 de febrero de 2008

El infierno es una disolución cremosa de azulejo blanco.

Siempre imaginamos el Infierno como un lugar tortuoso, oscuro y sofocante. El Papa católico Benedicto XVI ha dejado las cosas en su sitio y ha vuelto a hacer real lo que parecía ser una metáfora, lo que ha debido ser un ajetreo para el Demonio. Nadie ha podido narrarnos las crónicas de ese lugar, pero quizá el peor Infierno que yo pueda imaginar sea impoluto, aséptico, blando y anodino, y se encuentra entre nosotros, como esta disolución cremosa de azulejo blanco.

16 comentarios:

mafaldia dijo...

creo que tanto el cielo como el infierno los podemos intuir y vivir ya perfectamente en la tierra, en una contienda una estratagema perfecta para el enemigo es no ser visto y si piensa el otro bando que no existe, batalla ganada. Cada uno que piense y vea lo que quiera, el resultado se verá al final.

Paco dijo...

es cierto que existe el infierno, pero los curas estan muy a salvo de ellos (no todos, hay algunos religiosos que de verdad viven en el infierno, me refiero a aquellos que se van a zonas deprimidas y en guerra)

Infiernos varios:
IraK, Afghanistan, Darfour, Ruanda, el Sahara Occidental, el África Subsahariana... y muchos miles de infiernos repartidos por el mundo.

blogochentaburgos dijo...

muchos más que se disimilan y ocultan bajo nombres diversos vease: inmobiliarias, hipotéca, índice down Jones, euribor, interes fijo y variable y más y más

Bipolar dijo...

Los católicos deben defender la existencia del infierno porque creen en el cielo. En su verdad absoluta, lo uno no existe sin lo otro. Su bien y su mal, como la cara y la cruz de una moneda.
Al resto de mortales les puede parecer absurdo.

No obstante, el infierno de unas personas es el cielo de otras.

fernando dijo...

ummm, pues este infierno no tiene mala pinta. Siempre se ha representado como un lugar rojo, no sé la razón.

un abrazo.

jg riobò dijo...

Y todo el infierno en el blanco que quema como la nieve.
Otro color más y otra lección más.

São dijo...

O pastor alemão deixa-me muda de espanto!!
Inferno para mim é ter de suportar criaturas deste calibre!
Meu querido Pedro, feliz fim de semana para ti!

Dargor dijo...

El infierno disuelto en luz.

La metáfora cromática adquiere un nuevo cariz. Parece una gran sinestesia.

Caelio dijo...

En el cielo están los justos.

Venid conmigo, en el infierno hay sitio para todos.

Merche Pallarés dijo...

Me he despertado muy temprano hoy y ya estoy blogueando. Cada vez que salgo de viaje me pasa. El infierno, mi querido Pedro, está aquí en la tierra como muy bien dicen tus blogueros. Besotes, M.

Francisco O. Campillo dijo...

¡Hay! el infierno.
¿Puede haber algo peor que un campo de exterminio, o uno de "re-educación" o un gulag? ¿Puede haber un pánico más intenso que el temor a ser denunciado por tus vecinos, por tus propios hijos inclusive?
Son los infiernos que somos capaces de crear en este mundo los que debieran preocuparnos más.

Para quien quiera acercarse a la cara más siniestra del ser humano, me permito recomendar un libro excelente "El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad.

mi despertar dijo...

El corazon de las tinieblas excelente recomendación, lo leí, me encantó

Pilar dijo...

Si digo el infierno no existe, son los demás, ya sé que no soy original y ya lo dijo alguien antes que yo. Pero de ser yo creo que es eso. Aunque a veces hay infiernos que están dentro de cada uno.
Yo, debo ser muy optimista porque cuando alguna vez he creído en "algo" siempre ha sido bueno. Lo peor y lo mejor está aquí y ahora.
Hágamos pues un cielo de nuestro entorno, sí ya lo sé suena muy cursi pero hay que intentarlo al menos, siempre que los demás no nos pongan la zancadilla, claro.
Y si no, como dice Esquivias, pues en todo caso al Purgatorio.

manzacosas dijo...

Que no, que no tenéis razón. Que hay cielo y hay infierno, y al cielo iremos los buenos y al infierno iréis todos los demás, por malones. Yo estoy a salvo porque de chaval hice los nueve primeros viernes de cada mes en el cole, y eso garantizaba la salvación eterna. Os chincháis, so pecadores. De todas formas un saludo. Mnazacosas

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFALDIA: y tanto, y tanto. Lo malo es que ya no podremos contárnoslo...

PACO: miles de infiernos, generales y particulares. Pienso que nadie se salva.

BLOGOCHENTABURGOS: y esos, según cómo van las cosas sí son eternos.

BIPOLAR: no sólo eso, es también con lo que se amenazan los unos a los otros y la causa -o justificación- de muchas guerras.

FERNANDO: por el fuego, pero para mí que un infierno frío es mucho más terrible. Un abrazo.

JAVIER: Busquemos más colores, hasta agotarlos.

SAO: ¡cuánta razón! Buen fin de semana, amiga.

DARGOR: disolución de colores, de pensamientos y objetos, de la mirada y las cosas.

MERCHE: Buen viaje, pásalo bien. Y gracias por pasarte por aquí antes de marchar. Cuídate de los infiernos de los otros. Besos.

FRANCISCO: ¡Qué gran recomendación, Francisco! Si existiera el infierno nunca sería peor que lo que hemos hecho por aquí.

MI DESPERTAR: Bienvenida a La Acequia. Espero verte más por aquí. Un abrazo.

PILAR: pero hay tantas zancadillas, querida Pilar...

MANZACOSAS: ¡Así no vale, acumulando méritos de niño! Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CAELIO: No seas pillo, todos sabemos que eres un ángel de la guarda. Si no fuera por vosotros...