jueves, 31 de enero de 2008

Retrato del paseante sobre fondo de cristal y escalera en cuatro movimientos gráficos y texto




A veces te espera lo oscuro en el día más claro. No siempre la luz ayuda a encontrar el camino y no sólo porque ciegue. Podría creerse que, en el laberinto en el que consiste nuestra existencia, excepto para aquellos que prefieren habitar sólo uno de sus rincones y pueden recorrerlo a tientas o de memoria, alguien va encendiendo las luces que nos conducen de un lugar a otro a su capricho, al iluminar unos pasillos y oscurecer otros. Quién sabe si no vivimos desorientados por la luz y nuestro ámbito debiera ser más nocturno, en las tinieblas. Quizá veríamos mejor nuestra imagen degradada con el reflejo falso de nuestra esencia de seres humanos que hacen dejación continua y perversa de sí mismos. Por ello la disolución luminosa de estas escaleras, que descienden.

16 comentarios:

Dargor dijo...

Excelentes cuatro movimientos. Una pieza mas de una gran obra sinfónica.

Por cierto, respecto a la alcantarilla: Yo soy yo, y mis derrotas. Este producto da como resultado mis victorias.

blogochentaburgos dijo...

querencia especial por virgen del Manzano por algo????

pancho dijo...

Siempre habrá rebeldes que se arriesguen a no seguir por la senda marcada. Lo paradójico es que si sigues otro camino inédito, te conviertes en el pionero que abre camino, que arroja luz para que otros la sigan. Lo importante es que ese camino a seguir, sea consensuado por la mayoría, que no haya manipulación de unos pocos debido a la inhibición de los más.

Donce dijo...

La noche y yo hace tiempo que nos tuteamos, y cuando las dos cogimos confianza comenzó a enseñarme cosas: a observar las calles que antes parecían vacías, a saber que hay pájaros que cantan en las madrugadas. Que el silencio también puede hacer que estallen los oídos. Que el aire bajo las estrellas, a veces, es más puro...
En cierta ocasión me consoló diciendo que mis problemas menguarían a las claras del día, pero yo sé con certeza que la luz también es engañosa...

Un saludo

(repetí, eh! todo sea que "por allí" me echen la llave y no pueda volver a entrar)

Nana Lopes dijo...

Que belas transparencias?
J� notou que o momento em que o c�u � mais escuro � exatamente quando esta prestes a amanhecer??
Bom dia!

Anónimo dijo...

Alguna vez nos pasa como a los animales sueltos por la carretera de noche, que las luces, en vez de guiarnos y orientarnos, sólo sirven para ponernos en peligro.
Isabel.

Pilar dijo...

Qué bonito lo que has escrito.
Me ha calado.
Sabes que me llegan tus textos, hoy es uno de esos días.
Es como que deja un poso tan identificativo que lo único que queda por decir es, GRACIAS y un ABRAZO

Anónimo dijo...

¡Qué complicado! Palabras como oscuro, laberinto, tinieblas.... imagen degradada, reflejo falso, ¡qué pesimismo!

Merche Pallarés dijo...

En algunos de mis sueños la noche me envolvía con su negrura y yo andaba a tientas pero cuando despertaba, me inundaba una luz de brillantez extrema. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DARGOR: Gracias, espero no desafinar mucho. De la suma del individuo y sus derrotas sale la Historia.

BLOGOCHENTABURGOS: a Virgen del Manzano me llevó, provisionalmente, el amor. Ese día un amigo, Blogófago. En la serie, ese parque se convertirá en la intervención fría del ser humano en el paisaje.

PANCHO: Eso es, amigo, que no nos lleven por donde quieren.

DONCE: y tanto que engaña. Y no te preocupes, no creo que ni Luis Felipe ni yo te echemos. Un saludo.

NANA: sí, sí, a veces oscurece del todo cuando amanece y se levanta un viento frío y desagradable. Saludos.

ISABEL: es como si nos condujeran a la trampa.

PILAR: Gracias, es bueno saber que hay gente que siente como uno. GRACIAS y UN ABRAZO.

ANÓNIMO: ¿pesimismo? Sigue leyendo.

MERCHE: qué bien defines la sensación del sueño. Besos, mi pareja de baile.

Gracias a todos por vuestras palabras.

jg riobò dijo...

En verdad que voy a tientas por las tinieblas.
Con los ojos llenos de lágrimas por el viento que corta lo oscuro.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

los ciegos, querido JAVIER, serán los que podrán salvarse, en este caso, así que aprendamos a palpar el aire en las tinieblas

manuel-tuccitano dijo...

si pudiésemos elegir el destino de cada día que amanece sería diferente...por ello, en ocasiones somos cobardes en la incertidumbre de lo que nos podamos encontrar, por miedo nos quedamos cerca del rincón que conocemos...Cierto es que no me suele ocurrir...tengo espíritu de aventurero...imagina: vine a trabajar un año en tierras gaditanas y llevo 18 años...saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MANUEL: 18 años en Cádiz... qué suerte. Saludos.

Antonio dijo...

¡Qué mirada tan siniestra la que dejas entrever en una de las fotos! Más que a la disolución, invita a la concentración de fuerzas contra el miedo...

Salud.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

o contra la luz errónea, querido ANTONIO